Mises Wire

Home | Node | Dinero: ¿qué es? La pregunta más importante: ¿por qué lo es?

Dinero: ¿qué es? La pregunta más importante: ¿por qué lo es?

Tags Economic FreedomInflationMonetary PolicyMonetary Theory

05/10/2022

El dinero no es la raíz del mal, como mucha gente cree erróneamente. Sin embargo, el dinero corrupto (es decir, el dinero fiat y la degradación de la moneda) es la raíz de muchos males económicos, sociales y culturales.

La mayoría de la gente sabe lo que es el dinero, superficialmente, sí. Además, la mayoría no entiende del todo el concepto de dinero. Por lo demás, como dijo Henry Ford «Ya está bien que la gente de la nación no entienda nuestro sistema bancario y monetario, porque si lo hiciera, creo que habría una revolución antes de mañana». De hecho, si se entendiera bien el dinero, no existiría el sistema actual de dinero fiat.

El dinero es, ante todo y fundamentalmente, un medio de intercambio. Un bien generalmente aceptado (físico y ahora también digital) que intermedia las transacciones dentro de las sociedades y entre ellas. En su nuevo libro Understanding Money Mechanics, que recomiendo porque ofrece una visión general, fácil de digerir pero completa, de la teoría, la historia y la práctica del dinero, el economista Robert P. Murphy escribió:

Una definición formal del dinero es que es un medio de intercambio universalmente aceptado. La explicación de Menger mostraba cómo tal mercancía podía surgir de sus pares simplemente a través de transacciones voluntarias y sin que ningún individuo viera el panorama general o tratara de «inventar» el dinero.

Además de ser un medio de cambio, el dinero puede funcionar, y de hecho lo hace, como unidad de cuenta y depósito de valor.

Medio de cambio

Antes de que el concepto de dinero surgiera de forma espontánea (sí, el dinero es un invento/descubrimiento del mercado, no del Estado) los primeros seres humanos comerciaban directamente con los bienes —la economía del trueque (sociedad de intercambio directo).

El intercambio directo significa que para que se produzca un comercio, un intercambio voluntario de bienes o servicios, digamos, entre un cazador y un agricultor, sus deseos tendrían que coincidir. El agricultor tendría que querer un trozo de carne y el cazador una porción de las patatas del agricultor. Esto es lo que los economistas llaman la coincidencia de necesidades.

El dinero surgió de forma natural como solución al problema de la «coincidencia de necesidades» y dio paso a una nueva forma de comercio más eficaz y a un sistema social superior en su conjunto—la sociedad de intercambio indirecto. Las sociedades humanas son economías de intercambio indirecto desde hace miles de años gracias al dinero, un medio de intercambio.

Unidad de cuenta (una medida de valor económico)

Utilizamos medidas como los kilogramos para la masa, los minutos para el tiempo y los litros para el volumen. Del mismo modo, el dinero, como unidad de cuenta, funciona como medida de valor económico. No hace falta decir que el valor es, sin duda, subjetivo. Los bienes y servicios son valorados subjetivamente por cada uno de nosotros en función de nuestras necesidades, deseos, preferencias, percepciones y circunstancias. Para más información, véase la teoría subjetiva del valor.

Cuando digo que el dinero como unidad de cuenta mide el valor económico, me refiero, por supuesto, a que es el patrón monetario objetivo para la medición de las transacciones económicas subjetivas. Los precios son fundamentalmente relaciones de intercambio entre bienes y servicios. Sin embargo, en las sociedades de intercambio indirecto, los precios se cotizan en dinero. Por tanto, el dinero es una herramienta, una medida monetaria objetiva, con la que se miden todos los bienes y servicios.

Por ejemplo, si un ramo de flores tiene un precio de quince euros, los quince euros representan, en ese momento, la medida monetaria objetiva con respecto a la cual los individuos, o el grupo de individuos, categorizarán subjetivamente este o aquel ramo como caro/inasequible, razonable o barato. A partir de la cual los compradores potenciales deciden si lo compran ahora, más tarde, o no lo compran.

Otro ejemplo: un dólar americano es un dólar americano y lo ha sido durante más de doscientos años. Ahora bien, que un dólar compre la misma cantidad de bienes o servicios hoy que ayer o hace doce años, es una cuestión distinta. Del mismo modo, una onza de oro fino es una onza de oro fino, no importa cuándo ni dónde. Tal es la función del dinero como patrón monetario absoluto para medir el valor económico. Por lo tanto, la actividad económica en su conjunto.

La función de unidad de cuenta/medida de valor del dinero es lo que hace posible el mecanismo de los precios. Así, hace posible el cálculo económico de los individuos, las familias, las empresas y todos los miembros de la sociedad. Además, hace posible la contabilidad de pérdidas y ganancias. La contabilidad de pérdidas y ganancias es vital para determinar las mejores formas (más eficientes y productivas) de asignar y gestionar los recursos (limitados).

Almacén de valor económico

En tercer lugar, el dinero también funciona como depósito de valor. Los participantes en el mercado aceptan una determinada moneda como pago de las transacciones porque creen y/o saben que podrán adquirir bienes y servicios con ella hoy, mañana o más adelante.

El dinero moderno (por ejemplo, las monedas fiat, las criptomonedas, la plata y el oro) puede funcionar como medio de intercambio (intermediario de las transacciones), unidad de cuenta (medida de valor) y depósito de valor económico simultáneamente. Este es el caso de las monedas nacionales actuales, en las que estas funciones del dinero están inextricablemente vinculadas.

Sin la función de depósito de valor del dinero, la sociedad moderna no puede existir. Porque un instrumento de almacenamiento de valor económico permite el ahorro (la acumulación de capital) que permite la inversión, que permite el espíritu empresarial y la producción de bienes y servicios.

El dinero, en este sentido, es también una herramienta para transferir el valor económico del presente al futuro. Los bienes y servicios disponibles para el consumo hoy representan el ahorro, la inversión, el espíritu emprendedor y la producción del pasado.

Asimismo, los bienes y servicios disponibles para el consumo en el futuro reflejarán y representarán necesariamente el ahorro (y, por supuesto, los bienes de capital, que se originaron a partir del ahorro), los préstamos, las inversiones, la producción y las actividades empresariales del presente.

Dinero: ¿por qué lo es?

¿Por qué no abolir el dinero para liberar al mundo de la tiranía, la pobreza, la codicia y la injusticia? Simplemente porque el dinero es una herramienta moral e indispensable de la que la sociedad moderna no puede prescindir.

Por lo tanto, es imperativo que el dinero, debido a las funciones económicas, sociales y morales vitales que desempeña, sea lo más estable, fiable e incorruptible posible. Cuando la forma de dinero que utiliza una sociedad es sólida e independiente de políticos y burócratas (los principales pervertidores del dinero a lo largo de la historia del dinero), se convierte en un gran facilitador de la estabilidad social, la prosperidad económica y la libertad.

Sin embargo, cuando se corrompe y se manipula políticamente, el dinero puede ser una herramienta del mal con consecuencias económicas, sociales y morales desastrosas. Como se ha visto de forma más evidente en los numerosos casos de hiperinflación de la historia. Los más recientes en Zimbabue, Venezuela y Líbano.

Por ello, el dinero fiat —moneda sin respaldo e inconvertible de suministro ilimitado— debe ser rechazado, ya que es notoriamente conocido por ser una forma de dinero poco fiable y ruinosa. Las monedas fiat tienden a ser inestables, inflacionarias y fácilmente corruptibles. Peor aún, las monedas fiat no resisten la prueba del tiempo y tienen un amplio historial de fracasos.

El dinero permite el intercambio indirecto

La sociedad moderna se basa en el intercambio indirecto que hace posible el dinero, como ya se ha mencionado. Así pues, el concepto de dinero es uno de los descubrimientos más importantes de la historia de la humanidad. Es el concepto que, en gran medida, permitió a la humanidad salir de un estado primitivo de existencia para llegar a la sociedad moderna y al nivel de vida actual.

Si se suprimiera el dinero, la sociedad moderna dejaría de existir tal como la conocemos y el nivel de vida se hundiría por completo. El dinero debe existir debido a la impracticabilidad del trueque: una sociedad de intercambio directo.

La economía del trueque es antisocial y extremadamente limitante, por decir algo, debido al problema de la «coincidencia de necesidades». El comercio, el progreso y la cooperación humana se verían agónicamente restringidos y la sociedad permanecería en el primitivismo.

El trueque era inviable entonces y lo es aún más hoy. Las sociedades actuales no pueden funcionar sin esta maravillosa herramienta que llamamos dinero. Los beneficios del intercambio indirecto para la sociedad y el progreso humano no pueden ser exagerados.

El dinero permite la especialización

Gracias al dinero, vivimos en sociedades de intercambio indirecto. Por lo tanto, la gente puede especializarse en tareas elegidas en lugar de tener que ser un gato de todos los oficios. Ya no necesitas cultivar tus alimentos, construir tu casa, pescar para comer pescado y todas las demás tareas que tendrías que hacer por ti mismo, con tu familia o con tu tribu como ocurría en las sociedades de trueque.

Tampoco es necesario obtener bienes y servicios mediante la fuerza y la violencia. En cambio, puedes, basándote en tus habilidades naturales o aprendidas, producir bienes o servicios, venderlos en el mercado y, con el dinero ganado, comprar bienes y servicios para satisfacer tus necesidades y las de tu familia.

Esto es la división del trabajo. El dinero es la herramienta que hace posible la división del trabajo en la sociedad.

La división del trabajo tiene enormes beneficios que van más allá de la creación de un conjunto mejor, más barato y creciente de bienes y servicios entre los que la gente puede elegir. La división del trabajo también promueve la cooperación social pacífica y a gran escala, la amistad, un mayor comercio, el intercambio cultural, el intercambio de conocimientos y mucho más.

Tal es la naturaleza civilizatoria y de cooperación del dinero.

El dinero comunica

La economía de mercado es superior a las alternativas disponibles porque, entre otras muchas razones, es más eficiente, eficaz y oportuna a la hora de asignar recursos para la producción, distribución y consumo de bienes y servicios.

Esto es posible gracias al mecanismo de los precios, que transmite información, señales, incentivos y desincentivos que guían a los participantes en el mercado en el proceso dinámico e interminable de determinar cuándo asignar el capital, qué producir, dónde, cómo, por quién y para quién, así como qué consumir y dónde comprar bienes y servicios.

Esto ocurre de forma totalmente descentralizada y voluntaria. No es necesario un comité central de planificación. No hay necesidad de coerción, control y mando por parte del gobierno.

Esto es maravillosamente posible gracias al dinero. Por los precios del dinero. Así es, en esencia, como los precios del dinero comunican y coordinan una economía de mercado hasta un nivel de desarrollo económico y de prosperidad individual y social que ningún otro sistema puede igualar. El asombroso poder del mecanismo de los precios (es decir, el sistema de precios libres) es esencialmente lo que Adam Smith denominó la mano invisible.

El dinero permite la cooperación

En una sociedad de intercambio directo, la cooperación humana está agónicamente restringida y la vida es primitiva. Como facilitador del intercambio indirecto y, por tanto, de la división del trabajo, el dinero es tanto una herramienta económica extraordinaria como un instrumento esencial para la cooperación pacífica y voluntaria a gran escala dentro de la sociedad y entre sociedades.

Por ejemplo, tengo un amigo que conocí a través de una venta de coches hace cinco años. Estoy seguro de que usted tiene una historia similar. Una persona que se ha convertido en amigo o conocido a través de una transacción comercial. Incluso es habitual oír hablar de personas que se conocieron a través de una transacción comercial y pasaron a formar una familia. Muchos de nuestros amigos suelen ser personas que conocimos en el trabajo. Aunque esto parezca evidente, la mayoría de la gente no se da cuenta de que el dinero es la herramienta subyacente que facilita la división del trabajo y, por tanto, la cooperación social a gran escala.

El dinero permite el progreso humano

Ya he dicho que el concepto de dinero es uno de los descubrimientos o inventos más importantes de la historia de la humanidad. Esto se debe a que, sin el dinero, la humanidad seguiría en un estado primitivo de existencia —la sociedad del trueque. A lo largo de los últimos miles de años, y especialmente en los últimos cientos de años, el nivel de vida de los seres humanos ha mejorado de forma asombrosa. Un progreso que se produjo, y sigue produciéndose, en el contexto del comercio, el ahorro, las inversiones y el espíritu emprendedor basados en el dinero.

Es como un dominó. El dinero permite la sociedad de intercambio indirecto, que permite la división del trabajo, que permite un mayor comercio, que permite la acumulación de capital y conocimiento, que permite una mayor productividad y producción de bienes y servicios, que permite una mejora constante del nivel de vida. Con altibajos, pruebas y errores en el camino, no hace falta decirlo.

Conclusión

El dinero es una herramienta moral e indispensable que intermedia las transacciones, mide, almacena y transfiere el valor económico. El dinero permite la existencia de la economía de intercambio indirecto (la sociedad moderna), posibilita la división del trabajo y comunica señales esenciales que coordinan la economía de mercado de forma descentralizada, voluntaria y armoniosa.

Como herramienta cuyas implicaciones alcanzan todos los aspectos de la vida humana, el dinero debe ser, por tanto, lo más estable, fiable, independiente e incorruptible posible. Cuando se corrompe y se manipula políticamente, aunque no deja de cumplir sus funciones vitales, el dinero se convierte en una herramienta de injusticia y opresión sistémica que acaba arruinando a la sociedad en su conjunto.

Dado que el tipo de dinero que utiliza una sociedad determina en gran medida su prosperidad o su decadencia, un individuo, o un grupo de individuos, que prefiera la justicia a la injusticia, la prosperidad a la pobreza y la libertad a la tiranía debe rechazar de plano los regímenes de dinero fiat y abrazar el dinero sólido.

Author:

Manuel Tacanho

Manuel Tacanho is founder of Afridom, a sound money based digital banking startup for Europe and Africa. He's also an advocate of free markets and sound money for Africa’s economic development.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon library