Mises Wire

Home | Node | Por qué la metáfora de "la economía es un motor" es tan errónea

Por qué la metáfora de "la economía es un motor" es tan errónea

  • engine1.PNG
0 Views

Tags Booms and BustsThe Entrepreneur

09/06/2018

¿Se está "sobrecalentando" la economía, o está "ronroneando" suavemente? ¿Debería la Reserva Federal "cebar la bomba" para estimular la inversión, o "apretar el pedal"?

Tales preguntas, por supuesto, usan una metáfora de motores para describir la economía. ¿Pero por qué?

De hecho, la economía se parece más a un ecosistema complejo que a un motor o una máquina.

De hecho, una máquina está diseñada conscientemente para lograr un propósito principal y sus partes se unen para lograr ese objetivo.

La economía, en cambio, está compuesta por una compleja red de transacciones en constante evolución entre compradores y vendedores. Aparecen patrones elaborados e intrincados de producción e intercambio que involucran a seres humanos, basados ​​en la multitud de sus preferencias y deseos individuales. Estos patrones están constantemente en flujo.

A diferencia de una máquina, que está hecha para lograr una meta o propósito singular, la economía no tiene un solo objetivo o propósito, sino miles de millones.

¿Qué es 'el mercado'?

En su obra magna de 1949 "Acción humana", el economista Ludwig von Mises proporcionó una descripción perspicaz de la economía. Refiriéndose a él como "el mercado", Mises escribió:

"El mercado no es un lugar, una cosa o una entidad colectiva. El mercado es un proceso, actuado por la interacción de las acciones de los diversos individuos que cooperan bajo la división del trabajo. Las fuerzas que determinan el estado del mercado, en constante cambio, son los juicios de valor de estos individuos y sus acciones según lo ordenado por estos juicios de valor."

Tenga en cuenta el énfasis de Mises en que el mercado no es ningún tipo de entidad, lo que significa que no puede tener un propósito diseñado o un resultado deseado. Por el contrario, describe la economía como un proceso, que comprende "el ajuste de las acciones individuales de los diversos miembros de la sociedad de mercado a los requisitos de la cooperación mutua".

Por lo tanto, la economía no es una entidad u organización con voluntad propia. En cambio, es un proceso de auto organización de personas y entidades que interactúan entre sí y que implica ajustes constantes por parte de sus participantes.

Las personas alteran constantemente sus necesidades y deseos, y se ajustan a los precios y elecciones cambiantes. Los empresarios se ajustan continuamente a las preferencias del consumidor e intentan anticiparse a la demanda en un mundo que ofrece opciones y combinaciones casi ilimitadas con las cuales crear bienes y servicios pero recursos escasos.

El objetivo es el control

Entonces, ¿por qué el deseo de los progresistas y muchos de la izquierda de reducir la economía a una máquina fría y sin rostro con un propósito propio?

La respuesta se puede reducir a dos palabras: control social.

Es mucho más fácil para los planificadores gubernamentales controlar la economía cuando el público la percibe como una entidad mecánica, que se puede mejorar simplemente presionando los botones correctos o girando los diales correctos.

Por ejemplo, durante las profundidades de la Gran Recesión, Paul Krugman en 2008 encontró inspiración en una de sus citas favoritas de John Maynard Keynes: "tenemos problemas con el magneto [alternador]". Krugman comparó la recesión económica con un ejemplo de "crucial parte” del mal funcionamiento del “motor económico", y preguntando retóricamente "¿alguien sabe una buena mecánica?".

Dando a la economía una voluntad propia

O, lo que es peor, intenta personificar a la economía misma, como lo expresan Hillary Clinton y muchos otros: "una economía que funciona para todos". Como si la economía fuera una entidad con voluntad propia, que decide para quién "trabaja" y un objetivo que tiene en mente y por la que está "trabajando".

Los motores deben ser diseñados y controlados por una fuerza externa para garantizar que funcionen "correctamente". Una entidad masiva con una voluntad de supervisión de sus propias necesidades para garantizar que esas intenciones no sean malas.

Así que imagínese cuánto más fácil es venderle al público los controles gubernamentales de una herramienta o motor, o refrenar las siniestras intenciones de una entidad malvada, en comparación con la intervención económica del gobierno: controlar las acciones voluntarias de los seres humanos que intentan mejorar sus vidas como mejor les parezca.

Más allá de proteger los derechos de propiedad y hacer cumplir los contratos para garantizar el robo, daño o fraude; la intervención Estatal en el mercado implica necesariamente que la clase dominante anule forzosamente las preferencias de usted, sus vecinos y sus seres queridos.

La regulación de "la economía" significa invalidar las preferencias individuales

La mayoría de las regulaciones gubernamentales implican restricciones a las acciones de las personas. Ciertos comportamientos están prohibidos u ordenados, a menudo con la amenaza de castigo. Eso no suena tan romántico como encontrar un "buen mecánico" para arreglar un "motor defectuoso", ¿o sí?

O considere los programas de redistribución de la riqueza del gobierno. Esto implica que el Estado toma a la fuerza los ingresos obtenidos de algunos para otorgarlos como un beneficio no derivado del trabajo a los demás, mientras que gran parte del botín va a los burócratas encargados de administrar estos gigantescos esquemas. Si esta descripción más precisa se usara realmente, dudo que las ventas del argumento "la economía que funciona para todos" reuniría mucho apoyo.

Desde su comienzo, los izquierdistas han visto el mercado como un "caos" a menos que sea guiado por la dirección consciente de un supervisor centralizado. Lo que hace que tal pensamiento sea tan peligroso es que los izquierdistas tienen la arrogancia de designarse a sí mismos como los señores sabios que deciden cómo asignar los escasos recursos entre sus súbditos. En dicho sistema, las personas son simples peones en un tablero de ajedrez para ser movidos por los planificadores.

Tales verdades están ocultas por los planificadores económicos que ocultan hábilmente su ansia de control social al caracterizar la economía como una especie de máquina que necesita un operador, o una entidad con una voluntad propia que, sin la debida orientación, causaría estragos y destrucción en la sociedad.

Pero despegue esa capa y comprenda que la planificación central, las regulaciones y la intervención gubernamental de todo tipo implican el control forzoso de las acciones de los humanos de carne y hueso.

Porque la economía no es un motor o una herramienta y no realiza ningún "trabajo". La economía somos usted y yo.

Brian Balfour is Executive Vice President for the Civitas Institute, a free market advocacy organization in Raleigh, North Carolina

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
iStock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon library