Mises Wire

Home | Wire | Una «mente abierta» no sirve de nada cuando está abierta a las mentiras

Una «mente abierta» no sirve de nada cuando está abierta a las mentiras

  • lighthouse

Etiquetas Filosofía

06/25/2021

En nuestro mundo, hay muy pocas cosas en las que la gente esté de acuerdo. Una cosa que parece ser una excepción es que tener una mente abierta está casi universalmente bien visto, mientras que tener una mente cerrada es casi universalmente criticado. Sin embargo, esa retórica presupone que aquello a lo que estamos abiertos o cerrados es la verdad. Eso conduce a algunos problemas de comprensión, porque estamos expuestos de forma rutinaria a una gran cantidad de tonterías, a las que no queremos estar abiertos, así como a la verdad.

Esto es particularmente importante de entender en un período en el que a los americanos se les ha dicho repetidamente que «sigan la ciencia» (digamos, sobre las restricciones a las máscaras) para demostrar que no son sólo obstinadamente cerrados de mente, cuando el propósito principal era abrir las mentes de la gente a las falsedades, mientras que al mismo tiempo se les ha amedrentado para que cierren sus mentes a las preguntas legítimas sobre las vacunas, los cierres obligatorios, la teoría crítica de la raza, y más, con ambos tipos de argumentos utilizados para reducir nuestras libertades.

Leonard Read abordó con perspicacia estas cuestiones en «Mentes abiertas frente a mentes cerradas», capítulo 22 de su obra de 1973 Who’s Listening? Deberíamos tener la mente abierta a lo que escribió.

La mentalidad abierta es aclamada en casi todas partes como una virtud.... Una persona de mente cerrada, en cambio, suele ser condenada como estrecha, superficial, ingenua.... Pero esto, por supuesto, plantea la pregunta: ¿A qué debe estar cerrada la mente y a qué debe estar abierta?

A mí me gustaría tener la mente abierta a las verdades aún por percibir y cerrada a todas las tonterías.

Aunque nadie sabe demasiado, cada uno de nosotros sabe algunas cosas.... Una buena regla: Cerrar la mente a lo que se sabe y se entiende y mantenerla abierta a lo que no se sabe ni se entiende. En cualquiera de las dos funciones, la mente le sirve de guía... ayudándole a evitar las zanjas y a mantenerse en el camino hacia su destino.

Read comienza explicando por qué el hecho de que alguien sea de mente cerrada sobre algo no tiene por qué ser un indicador inverso de su sabiduría sobre el tema, y el hecho de ser de mente abierta sobre algo no tiene por qué ser un indicador positivo de su sabiduría sobre el tema.

Cuanto más sabe y comprende uno, más son las cuestiones sobre las que su mente está cerrada. Pero, aunque una mente cerrada puede indicar el número de cuestiones sobre las que un hombre ha reflexionado y ha llegado a conclusiones definitivas, también puede ser una señal de que uno no ha percibido casi nada. El grado de cerrazón mental no es necesariamente un indicador preciso de cuánto se sabe y se entiende.

¿La lección? Nunca intentes estimar el conocimiento y la sabiduría de los demás por el grado de cerrazón o apertura de sus mentes.

La mente de una persona puede estar cerrada con... cosas que sabe o cree sinceramente y sobre las que puede actuar; o puede estar cerrada y bastante vacía, receptiva a ninguna idea. Del mismo modo, una mente puede estar abierta, pero abierta a todo tipo de ideas, sabias o tontas; o puede estar tan abierta por todos lados que ninguna idea puede ser registrada allí para referencia o uso. Por lo tanto, la cuestión no es totalmente si una mente está abierta o cerrada, sino si es una mente que funciona y, si es así, con qué propósito.

A continuación, Read adopta su punto de vista sobre a qué deberíamos, y a qué no, estar abiertos, y plantea una pregunta muy poco común al respecto—¿qué tipo de apertura nos serviría tanto a nosotros mismos como a la sociedad, tanto a los que nos rodean hoy como a la posteridad?

La idea de que la mente debe estar abierta a lo que no se conoce o no se entiende y que nuestro objetivo es crecer en conocimiento y sabiduría, da lugar a una pregunta lógica y pertinente. ¿Cómo podemos servirnos mutuamente de la mejor manera posible mientras cada uno de nosotros persigue este fin? Abriendo nuestras mentes a los demás. Al hacerlo, exponemos la luz que hemos obtenido y, así, maximizamos la iluminación total. ¡La apertura mental en su mejor sentido!

Sin duda, este proceso de compartir explica la mayor extensión de conocimiento y sabiduría... que hemos heredado del pasado.... Somos libres de recoger sus cerebros, por así decirlo, en la medida en que estemos dispuestos a abrir nuestras mentes a sus ideas. Del mismo modo, podemos recoger los cerebros de los demás entre nuestros contemporáneos en la medida en que cada uno esté dispuesto, teniendo siempre presente la responsabilidad personal de elegir y juzgar qué ideas aceptar o rechazar, y cuáles de las nuestras son dignas de compartir con los demás.

Como decía Ortega, «lo conocido es lo que ya no es un problema». Tan numerosos y omnipresentes son nuestros problemas que lo desconocido debe considerarse infinito.... Aquellas cuestiones a las que la mente sigue abierta son problemas más que respuestas.... Por lo tanto, lo mejor que uno puede hacer por los demás es enumerar aquellas ideas y proposiciones sobre las que su propia mente está cerrada—expresar lo que cree que es verdad.

Leonard Read no sólo contribuyó a nuestra capacidad de saber de qué hablamos con la mente abierta y cerrada, sino que nos proporcionó un ejemplo, exponiendo las cosas a las que su mente estaba cerrada—principios básicos que él creía verdaderos, y premisas sólidas desde las que razonar y evaluar el comportamiento. Escribió: «Aquí estoy, no puedo hacer otra cosa».

  1. La Regla de Oro y los Diez Mandamientos.
  2. La buena sociedad se basa en que los individuos tengan elevados escrúpulos morales y directrices éticas; ningún artilugio organizativo, por muy hábilmente que esté concebido, puede superar las deficiencias morales y éticas.
  3. El gobierno que se limita a administrar la justicia y mantener la paz—la igualdad ante la ley—es un complemento esencial de la moralidad...
  4. El gobierno—la fuerza organizada—sólo puede inhibir, restringir y penalizar. No tiene por qué interferir en el ámbito creativo.
  5. La creatividad surge exclusivamente de los individuos que actúan de forma privada, competitiva, cooperativa y voluntaria.
  6. Ningún hombre que viva, ninguna asociación, ni ningún gobierno es competente para decidir por otro dónde debe trabajar, cuál debe ser su horario o su salario, qué y con quién puede intercambiar, o qué pensamientos debe tener.
  7. La libertad en las transacciones es un principio absoluto.
  8. El valor de cualquier bien o servicio es lo que otro dará en un intercambio voluntario.
  9. El buen o mal político no es la causa de un buen o mal gobierno. Refleja el pensamiento de sus electores. Cuando el pensamiento es lo suficientemente bueno, entonces los hombres buenos pueden y serán elegidos para el cargo.
  10. La obediencia a la conciencia más elevada es buscar la aprobación de Dios, no de los hombres.

La cerrazón de Leonard Read sobre ciertos principios como verdaderos nos proporciona material para una seria reflexión sobre lo que creemos. Y refleja cierta sabiduría antigua que, por desgracia, se honra más a menudo en el incumplimiento que en la práctica moderna. Parece estar canalizando a Marco Aurelio, que escribió en las Meditations: «Si alguien es capaz de mostrarme que lo que pienso o hago no es correcto, cambiaré con gusto, porque busco la verdad, por la que nadie ha sido verdaderamente perjudicado. Es la persona que continúa en su autoengaño e ignorancia la que resulta perjudicada». Además, Heráclito, en Fragments, sugiere quizás un término mejor que mente cerrada para el enfoque de Read: «Ser ecuánime es la mayor virtud. La sabiduría es decir la verdad y actuar de acuerdo con su naturaleza».

Read también nos proporcionó una forma de evaluar la calidad de nuestra propia cerrazón.

Hay una prueba fiable para saber si la cerrazón de uno deriva de un conocimiento creciente o de una falta de comprensión. Si es por falta, habrá una sensación de saberlo todo; si es por crecimiento, cuantas más cuestiones tenga cerradas la mente, mejor pavimentado estará su acceso a lo desconocido. Esta prueba no hace más que subrayar lo evidente: cuanto más se sabe, más se es consciente de lo desconocido.

Author:

Gary Galles

Gary M. Galles is a Professor of Economics at Pepperdine University and an adjunct scholar at the Ludwig von Mises Institute. He is also a research fellow at the Independent Institute, a member of the Foundation for Economic Education faculty network, and a member of the Heartland Institute Board of Policy Advisors.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here