Mises Wire

Home | Wire | Tras más de un mes de combates, ¿cómo están las cosas en la guerra Rusia-Ucrania?

Tras más de un mes de combates, ¿cómo están las cosas en la guerra Rusia-Ucrania?

  • tank

Etiquetas Guerra y política exterior

A medida que la invasión rusa de Ucrania entra en su segundo mes, hay muchas cosas que todavía no están claras y nuestra información está lejos de ser perfecta, pero hay tres cosas que destacan.

En primer lugar, Vladimir Putin parece estar cerca de conseguir muchos de los objetivos que se propuso antes de invadir Ucrania. En segundo lugar, esta invasión ha sido un error masivo. En tercer lugar, aunque Joe Biden ha encontrado la manera de ponerse a la cabeza de una coalición de voluntarios, corre el riesgo de echar a perder la ventaja que ha obtenido a costa de la guerra en Ucrania, alienando a los aliados y a los posibles neutrales por igual.

Por qué Putin invadió Ucrania

Que Putin esperaba inicialmente derrocar al gobierno de Kiev parece suficientemente claro por el empuje inicial del ataque procedente de Bielorrusia. En el momento de escribir este artículo, las fuerzas rusas siguen bombardeando las principales ciudades de Kiev, Mariupol y Mykolaiv, mientras que otras unidades están en proceso de redespliegue para concentrarse en la seguridad de la región del Donbás.

Por supuesto, es en el Donbás donde los combates entre las fuerzas leales al gobierno de Kiev y los separatistas prorrusos han matado a un número estimado de catorce mil personas, desde que comenzó la primera fase del conflicto actual en 2014. Siendo la mayoría de la zona de etnia rusa, Putin se ha quejado durante años de que considera esto algo cercano al genocidio, y cuando anunció la «operación militar especial», este era uno de los objetivos centrales esbozados.

Desde que comenzó la invasión rusa de Ucrania, es probable que otro de los objetivos declarados por Putin, la «desnazificación» de las fuerzas armadas ucranianas, ya se haya cumplido en gran medida, según el analista Ian Bremmer, que en Twitter señaló la devastación de Mariupol y la concentración de combatientes del batallón Azov en esa región.

Aunque el conflicto está en marcha y las negociaciones continúan con idas y venidas, las exigencias básicas de Putin siguen centrándose en el reconocimiento de ciertos territorios ucranianos ocupados por Rusia y el reconocimiento oficial del estatus neutral permanente de Ucrania con respecto a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), sin que haya tropas ni bases extranjeras estacionadas allí.

Esto equivaldría básicamente a un reconocimiento de los hechos sobre el terreno y de las realidades de la pertenencia a la alianza de la OTAN.

Por qué invadir Ucrania fue un error

Para empezar, como reconoció la semana pasada el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, la unidad, la determinación y la firmeza de la OTAN y la UE fueron inesperadas. Armas y equipos pesados de países antes impensables como Alemania llegaron a Ucrania a través de Polonia, se recaudaron miles de millones de euros de la noche a la mañana, países como Hungría e Italia se sumaron a un severo conjunto de sanciones, y el intercambio de inteligencia de la OTAN ayudó al gobierno de Kiev a sobrevivir a un asalto inicial de un enemigo enormemente mejor equipado y numéricamente superior.

Aparte de las pérdidas de hombres y material que ha sufrido Rusia en las cinco semanas de combates, con estimaciones incluso bajas de bajas rusas que ya se cuentan por miles, sus fuerzas armadas también han perdido parte de su prestigio —al fin y al cabo, una mínima ayuda de la mayor y más poderosa alianza militar de la historia ha hecho que Ucrania sea indigesta. Mientras tanto, las protestas internas contra la propia guerra se combinaron rápidamente con la subida de los precios al caer precipitadamente el rublo.

En resumen, mientras continúan los combates y las negociaciones, Putin se encuentra en una situación difícil. Se trata de una situación en la que se puede sobrevivir, independientemente de lo que le guste a Biden o a cualquier otra persona, pero Rusia ya será mucho más pobre y estará mucho más aislada en el futuro. Como consecuencia, Putin se ha hecho más vulnerable en su país y, al mismo tiempo, ha perdido cualquier flexibilidad estratégica de la que pudiera haber disfrutado en su nueva asociación con la China de Xi Jinping. Ahora, Rusia no tiene otro lugar al que acudir que Beijing.

Francamente, era una trampa, y Putin finalmente cayó en ella.

Después de años en los que Kiev no hizo nada a propósito para avanzar hacia la implementación de Minsk II, después de años de provocadoras maniobras militares conjuntas con fuerzas de la OTAN en suelo ucraniano, después de años de fuertes envíos de armas a un gobierno en Kiev que Putin ya consideraba ilegítimo y que masacraba a los rusos, Putin finalmente insistió en la neutralidad de Ucrania sobre el papel. Y aunque el gobierno de Biden admitió públicamente que Ucrania no estaba cerca de entrar en la OTAN, y que tal vez nunca entraría en la OTAN, eligió decir no a Putin, desafiándolo públicamente a seguir con lo que sabían que eran sus planes de invadir y destruir Ucrania.

En segundo lugar, cuando lo hizo, se promulgaron casi inmediatamente las máximas medidas económicas posibles: El Nord Stream 2 fue eliminado, Rusia fue expulsada del SWIFT, se le bloqueó el acceso a sus propias reservas, se detuvieron las transferencias comerciales y tecnológicas vitales; y los activos rusos en todo el mundo pasaron a ser objeto de confiscación. Junto con una serie de otras sanciones, se pusieron en marcha mecanismos secundarios de aplicación para garantizar el cumplimiento global. Independientemente de que su objetivo fuera o no el de disuadir, ahora que están en vigor, las sanciones sirven para dar ejemplo, como el asesor de seguridad nacional de Biden, Jake Sullivan, tuvo la amabilidad de declarar claramente para nosotros esta semana pasada: «Al final del día, el pueblo ruso se va a hacer la pregunta más fundamental de por qué ha ocurrido esto». Y concluyó: «Creemos que, al final del día, serán capaces de conectar los puntos».

Las implicaciones eran obvias, y la administración Biden se aseguró de que Beijing no las pasara por alto. Porque aunque Rusia sigue siendo un país poderoso por derecho propio, China es claramente la potencia ascendente que lleva más de una década preocupando a los planificadores de seguridad americanos.

Rusia está siendo francamente un ejemplo. China, cuya economía nacional está mucho más ligada al comercio mundial, acaba de ver lo que puede hacer una respuesta coordinada de las naciones occidentales más ricas.

A largo plazo, Rusia podrá sobrevivir a las sanciones de Estados Unidos trasladando las exportaciones de productos básicos a un mundo en desarrollo dispuesto a ello. Si se produjera una situación similar en Taiwán en la próxima década, China no tendría ninguna salida para su abundancia de productos manufacturados, y su mercado interno, aunque está creciendo, está todavía demasiado subdesarrollado para absorber los excedentes.

La interdependencia económica de los Estados Unidos y China formaba parte de la estrategia de Clinton de integrar a China en la economía mundial. A medida que la relación se profundizaba, ambas partes llegaron a reconocer que estaban encerradas en una situación de destrucción económica mutuamente asegurada —como lo demuestra la falta de voluntad de Beijing para abalanzarse sobre los Estados Unidos durante su prolongada crisis económica de hace una década. Sin embargo, existe una asimetría clave en la relación, y todos los estrategas de seguridad americanos la conocen: en caso de un colapso económico masivo, en una democracia hay nuevas elecciones, mientras que en un Estado autoritario hay una revolución.

Por qué Biden se arriesga a perderlo todo

Habiendo conseguido la confrontación que quería, enfrentando a la «democracia global» con el «autoritarismo», Biden se arriesga a perder la ventaja al intentar forzar al resto del mundo a elegir un bando. Porque no es sólo China la que no quiere subirse al carro. Medido por la población, la mitad del mundo está representada por un Estado que no votó para condenar la invasión de Putin. Incluso entre los que lo hicieron, muchos no estaban dispuestos a hacerlo y no están ansiosos por lo que viene después.

Aunque los grandes actores regionales como India y Brasil acaparan los titulares, esta reticencia está presente en todo el mundo en desarrollo. Como informó The Economist la semana pasada, muchas naciones en desarrollo no quieren tener que elegir entre tener relaciones con Occidente y con Rusia, un proveedor fundamental de recursos naturales baratos. Ya se quejan de estar soportando de forma desproporcionada el peso de las externalidades que las superpotencias en competencia han impuesto al mundo sobre Ucrania, un proveedor de alimentos vital para el mundo en desarrollo.

Los increíbles extremos a los que ha llegado el régimen de sanciones de Occidente, en particular su focalización en las reservas de divisas de Rusia, también está provocando la reconsideración de otros regímenes no democráticos que poseen grandes cantidades de dólares americanos, incluidos aliados nominales no democráticos como Arabia Saudí, que esta semana pasada bromeó con la idea de vender petróleo en yuanes.

Conclusión

Cualesquiera que sean los beneficios potenciales de convertir este conflicto en un Afganistán 2.0 de estudio de Rand, también es cierto que cuanto más se prolongue la guerra, mayor será la posibilidad de una escalada o ampliación de la misma —involuntaria o no.

Aparte de la resistencia a las sanciones existentes, los intentos de imponer nuevas sanciones corren el riesgo de resquebrajar un bloque aliado ya tenso.

Putin se ha debilitado, Rusia ha disminuido y Beijing ha enviado un mensaje.

Author:

Joseph Solis-Mullen

A graduate of Spring Arbor University and the University of Illinois, Joseph Solis-Mullen is a political scientist and graduate student in the economics department at the University of Missouri. An independent researcher and journalist, his work can be found at the Ludwig Von Mises Institute, Eurasian Review, Libertarian Institute, Journal of the American Revolution, Antiwar.com, and the Journal of Libertarian Studies. You can contact him through his website http://www.jsmwritings.com or find him on Twitter @solis_mullen.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here