Mises Wire

Home | Wire | Rusia no está tan aislada como Washington quiere hacerte creer

Rusia no está tan aislada como Washington quiere hacerte creer

  • saudi

Etiquetas Guerra y política exterior

03/16/2022

Algunos hacedores políticos de EEUU declaran que Rusia —y su población— están aisladas del resto del mundo. Por ejemplo, la politóloga Nina Khrushcheva ha declarado que «Rusia es odiada por el resto del mundo» y que «Rusia es el enemigo global». El New York Times concluye que Rusia es ahora «un paria económico» y que está cayendo un «nuevo telón de acero».

No hay duda de que las sanciones impuestas por las naciones occidentales ricas tendrán un impacto negativo en el régimen ruso, la economía rusa y el pueblo ruso. Los rusos de a pie, que actualmente disfrutan de un PIB per cápita que es sólo una fracción del de muchos países occidentales, sufrirán mucho.

Pero cuando se trata del grado de aislamiento de Rusia, los que se regodean en que Rusia está «aislada» están exagerando el caso. De hecho, muchos de los países más grandes del mundo se han mostrado reacios a participar en los planes de sanciones de Estados Unidos y, en cambio, han adoptado un enfoque mucho más comedido. Mientras China, India y otros grandes Estados sigan mostrando, al menos parcialmente, su simpatía por Moscú, éste proporcionará un gran mercado para los recursos naturales de Rusia y sus otras exportaciones. La India y otros países importantes han señalado que no van a cortar el paso a Rusia todavía.

Además, si Estados Unidos va a exigir que el mundo se alinee tras las sanciones de EEUU, eso significa que tendrá que aplicar su política de sanciones a las naciones reticentes. Eso significa, en última instancia, que Estados Unidos tendrá que amenazar -o, en algunos casos, aplicar- sanciones secundarias diseñadas para castigar a las naciones que no sancionen también a Rusia.  Los efectos a largo plazo de la construcción de un bloque global antirruso coaccionado pueden resultar costosos para Washington y, en cualquier caso, los pronunciamientos sobre la caída de un nuevo telón de acero alrededor de Rusia parecen prematuros.

35 Estados miembros de la ONU —que representan la mitad de la población mundial— se abstienen

Para los americanos que ven las noticias en la televisión, sin duda parece que el mundo entero se ha unido detrás de una campaña de rectitud moral contra los rusos dirigida por americanos. Sin embargo, en la mayor parte del mundo real, las cosas parecen un poco diferentes. Anthony Faiola y Lesley Wroughton resumieron la situación en The Washington Post la semana pasada:

Muchos países del mundo en desarrollo, incluidos algunos de los aliados más cercanos de Rusia, están inquietos por la violación de la soberanía ucraniana por parte de Putin. Sin embargo, los gigantes del Sur Global —incluyendo India, Brasil y Sudáfrica— están cubriendo sus apuestas mientras China sigue apoyando públicamente a Putin. Incluso Turquía, miembro de la OTAN, está actuando con timidez, cerrando los estrechos del Bósforo y los Dardanelos a todos los buques de guerra, no sólo a los rusos.

Al igual que los espectadores occidentales suelen encogerse de hombros ante los conflictos lejanos de Oriente Medio y África, algunos ciudadanos de las economías emergentes miran a Ucrania y se ven a sí mismos sin un perro en esta lucha, y con intereses nacionales convincentes para no alienar a Rusia. En una amplia franja del mundo en desarrollo, los argumentos del Kremlin se están filtrando en las noticias principales y en los medios sociales. Pero evaluaciones aún más mesuradas describen a Ucrania no como la batalla real entre el bien y el mal que está presenciando Occidente, sino como un maquiavélico tira y afloja entre Washington y Moscú.

Mientras tanto, James Pindell en el Boston Globe concluye

posiblemente se haya perdido en todos los titulares [sobre la unión del mundo entero contra Rusia] que no es el mundo entero contra Rusia. De hecho, la mayor parte de tres grandes continentes —Asia, África y Sudamérica— siguen colaborando con Rusia o tratan de proyectar una imagen de neutralidad.

Sin embargo, es fácil ver por qué muchos llegan a conclusiones erróneas. Muchos de los que alardean de un mundo unido contra Rusia suelen extrapolar el hecho de que la mayoría de los regímenes del mundo votaron a favor de una reciente resolución de la ONU que condenaba la invasión rusa de Ucrania.  De hecho, 141 Estados miembros de la ONU votaron a principios de este mes para condenar a Rusia por la invasión. Sólo cinco estados, incluida Rusia, votaron en contra de la medida.  De ello se deduce que prácticamente todo el mundo ha condenado a Rusia y también está entusiasmado con las sanciones de Estados Unidos.

Sin embargo, 35 Estados decidieron abstenerse en la votación que condenaba a Rusia, y muchos de estos Estados que se abstuvieron son, de hecho, Estados muy grandes: son esos grandes Estados del Sur Global mencionados por Faiola y Wroughton.

De hecho, los Estados que se abstuvieron en la votación de la ONU, o votaron en contra, son Estados que contienen más de la mitad —53%— de la población mundial. Entre los Estados que se abstuvieron se encuentran China y otros 33 Estados que, en conjunto, suman más de 3.900 millones de los 7.700 millones de habitantes del mundo. Si combinamos los votos en contra con los estados que se abstienen, eso añade otros 200 millones de personas al bloque de estados que se niegan a condenar la invasión de Ucrania.

Muchos de los antiguos estados soviéticos están en el bloque que no vota para condenar a Rusia, al igual que todos los grandes estados del sur de Asia: Pakistán, India y Bangladesh. África también parece encajar bien en la región que aparentemente concluye que no tiene «perro en esta pelea». Casi un tercio de todos los regímenes africanos —16 estados— se abstuvieron en la votación de la ONU. Irak —un país al que Estados Unidos dedicó 20 años y billones de dólares para convertirlo (sin éxito) en un Estado cliente de Estados Unidos— también se abstuvo.

rs

Por supuesto, la forma en que un régimen vota en la asamblea general de la ONU no nos dice mucho sobre las opiniones del hombre de la calle en cada país. Pero hay que tener en cuenta —y por muy chocante que les parezca a los americanos— que millones de personas en el mundo no están automáticamente de acuerdo con lo que diga el gobierno de Estados Unidos sobre a quién se supone que odia el mundo en un momento dado. En cualquier caso, el hombre de la calle no hace política. Si un tercio de los regímenes de África, la mayor parte del sur de Asia, además de China y Vietnam, se niegan ahora a condenar siquiera la invasión de Ucrania, eso no habla precisamente de un mundo que se alinea para obedecer las sanciones dirigidas por Estados Unidos y «aislar» a Rusia.

Es cierto que si se tiene en cuenta la población se exagera el peso geopolítico de estos disidentes, y la población nos da una visión limitada del tamaño de las economías de estos Estados. No obstante, si se mira a través de esta lente, se observa que el bloque económico de los abstencionistas no es precisamente insignificante. Además, incluso entre los países que votaron con Estados Unidos en la resolución de la ONU han mostrado una falta de entusiasmo por las sanciones dirigidas por americanos.

Tanto México como Brasil, por ejemplo, votaron a favor de la resolución de la ONU, pero también han señalado que no están interesados en imponer sanciones severas a Rusia. El presidente de México ha declarado rotundamente que no tiene intención de seguir el ejemplo de Estados Unidos en materia de sanciones. El régimen de Argentina se resiste a las sanciones y ha declarado que cree que éstas son contrarias al proceso de paz. Brasil, Chile, Uruguay y otros países latinoamericanos están tratando de abrir agujeros en las demandas de sanciones de Estados Unidos.

Cuando se trata de África, Pindell señala:

Al otro lado del océano, ningún país de África, incluida Sudáfrica, se ha sumado a la petición de convertir a Rusia en un país atípico en las relaciones mundiales. Esto tiene que ver, en parte, con los vínculos militares rusos con ciertas naciones, o con el hecho de que algunas naciones africanas no sienten la necesidad de meterse en las relaciones europeas tras siglos de imperialismo y colonización europeos.

Entonces, ¿qué parte de la economía mundial es probable que mantenga vínculos con Moscú durante este supuesto período de aislamiento? Pues bien, observando una muestra limitada de los países que se resisten a las sanciones —es decir, los PIB de Rusia, India, China, Brasil y México combinados— encontramos que este «bloque» representa un tercio del PIB mundial. (China e India, por supuesto, representan la mayor parte), lo que es similar a las economías combinadas de Estados Unidos y la UE.

En otro tiempo, por supuesto, estar aislado de Estados Unidos y Europa habría dejado a cualquier paria con sólo una pequeña porción del mercado global. En 1990, por ejemplo, EEUU y la UE representaban conjuntamente más del 40% de la economía mundial, mientras que China, India, México, Rusia y Brasil sumaban un mísero 18%.

Pero las cosas han cambiado en los últimos treinta años, y ahora los dos bloques están igualados:

rs

Para utilizar un viejo término de la Guerra Fría, todo esto deja a un tercio de la economía mundial «no alineada». Como hemos visto, gran parte de África, Asia e incluso América Latina siguen sin estar convencidos de la necesidad de cortar el comercio con Rusia.

Podríamos ser aún más conservadores al medir la fuerza económica fuera del bloque Estados Unidos-UE. Ningún análisis del peso económico geopolítico está completo sin considerar el papel de la riqueza total.

Y es aquí donde Estados Unidos y sus aliados más cercanos parecen más poderosos. Al fin y al cabo, según Credit Suisse, el 30% de la riqueza mundial es riqueza americana, mientras que la riqueza china representa el 18% de la riqueza mundial. La riqueza de Europa occidental es también inmensa, con el Reino Unido, Francia, Italia, España y Alemania, que suman un total del 16%. Así que, sí, el bloque China-India-Rusia representa sólo una quinta parte de la riqueza mundial, mientras que Estados Unidos y Europa Occidental suman casi la mitad de la riqueza mundial.

russia

Pero eso también hace que casi la mitad de la riqueza mundial se encuentre en lugares que no se pueden dar por seguros en lo que respecta a las sanciones de Estados Unidos.

Cómo los EEUU podría acabar aislándose

La gran pregunta ahora es cómo responderá Washington a otros países que se niegan a subirse al carro de las sanciones. Si Estados Unidos decide contentarse con «enviar un mensaje» con las sanciones y dejarlo así, no tendrá que preocuparse por mantener buenas relaciones con sus socios comerciales y geopolíticos. Incluso las relaciones con China continuarían en gran medida con normalidad. Pero cada vez está más claro que la mayoría de los regímenes del mundo no planean arrojar voluntariamente a Rusia a la oscuridad exterior. Eso significa que si Estados Unidos quiere aislar realmente a Rusia, Washington tendrá que amenazar y coaccionar a otros regímenes que no estén de acuerdo.

Estados Unidos se encuentra entonces en la situación de gastar un valioso capital geopolítico para coaccionar a socios potenciales como India y Pakistán y México para que se plieguen a las sanciones. Queda por ver hasta dónde está dispuesto a llegar Estados Unidos. Si va a por todas, dañaría las relaciones con sus aliados y esto podría acabar limitando la posición geopolítica de Estados Unidos. Eso, por supuesto, es exactamente lo que Moscú y Beijing desearían ver.

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and Power and Market, but read article guidelines first. Ryan has a bachelor's degree in economics and a master's degree in public policy and international relations from the University of Colorado. He was a housing economist for the State of Colorado. He is the author of Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here