Mises Wire

Home | Wire | Suprime el ruido mediático y recuerda las prioridades económicas

Suprime el ruido mediático y recuerda las prioridades económicas

  • priorities

Etiquetas Política económicaEl emprendedorLa FedDinero y bancosEconomía de EEUU

10/25/2023

Intentar mantenerse al día de las noticias económicas es agotador. Sintonice los canales de noticias financieras o navegue por cualquier blog de economía y se encontrará con una manguera de titulares alarmantes, gráficos aterradores y una clase dirigente sorda que declara con rotundidad que la economía está mejor que nunca.

En las redes sociales y en el Congreso se debate sobre los detalles políticos más triviales. Todo ello mientras los mercados financieros oscilan drásticamente con cada payasada política o estallido geopolítico. Es difícil separar lo que tiene sentido de las distracciones y las falsedades absolutas en el diluvio diario de información. Lo importante puede perderse.

Vivimos en la época de mayor riqueza material de la historia de la humanidad. La cantidad de confort, comodidad y abundancia de la que disfrutamos hoy en día es asombrosa si la comparamos con toda la historia de la humanidad. Y, sin embargo, los jóvenes americanos tienen más dificultades para permitirse las mismas opciones de estilo de vida —como comprar una casa y formar una familia— que disfrutaron las generaciones anteriores. Está claro que algo funciona en nuestra economía y que hay algo que no funciona.

Así pues, si queremos mantener los pies en la tierra entre todo el ruido del ciclo de noticias económicas, es imperativo que demos un paso atrás y comprendamos qué políticas están realmente en la raíz de nuestros problemas económicos, así como cuáles son las responsables de todo lo que ha ido bien.

En la conferencia inaugural de la Cumbre de Partidarios del Instituto Mises a principios de este mes, el Dr. Jörg Guido Hülsmann situó el sistema monetario en el centro no sólo de gran parte de nuestro dolor económico, sino también de nuestros problemas culturales.

Nuestro sistema monetario, explicó Hülsmann, no tiene precedentes en la historia de la humanidad. Hasta hace poco, los únicos ejemplos históricos comparables eran las economías de guerra alimentadas por la impresión de dinero. Pero desde la Segunda Guerra Mundial, el gobierno federal ha optado por someternos a una economía de guerra perpetua.

El resultado han sido ochenta años de inflación permanente de los precios. Los que están lo suficientemente conectados políticamente como para recibir pronto el dinero recién creado se benefician enormemente de este sistema. Pero para el resto de nosotros, los efectos adversos son difíciles de subestimar. En primer lugar, los bienes perecederos —especialmente la mano de obra— cotizan con descuento en comparación con los bienes y activos más duraderos. Por eso se tarda más en acumular suficiente riqueza en el mercado laboral para permitirse bienes duraderos como la vivienda.

La inflación permanente de los precios también incentiva la financiación de la deuda, provocando lo que Hülsmann llama una «cultura de la deuda». El sistema monetario anima a la gente a ser más miope y reduccionista en sus decisiones económicas. Políticamente, una población endeudada es también mucho más fácil de controlar.

Otros efectos esbozados en el discurso son que las compañías se hacen artificialmente grandes, el consumo de cosas prima sobre el cultivo y la producción de recursos, la calidad de nuestras élites y líderes disminuye, y la generosidad se aleja de la vida comunitaria.

Hay, por supuesto, otros innumerables problemas a los que nos enfrentamos, incluso en el ámbito de la política económica. Pero la destrucción de nuestro dinero es la raíz tóxica de muchos de esos otros problemas.

Pero comprender las causas de los problemas de nuestra economía es sólo la mitad de la batalla. También necesitamos saber qué es lo que funciona. Porque no todo es malo. Cada día se sigue creando mucha riqueza. Y si queremos volver a una economía sostenible y en crecimiento, necesitamos saber cómo se crea la riqueza.

A principios de este año, Shawn Ritenour, investigador principal del Instituto Mises, publicó un libro premiado sobre este mismo tema, The Economics of Prosperity. En él, Ritenour utiliza la teoría económica y la historia para definir las condiciones necesarias para el crecimiento económico. Se trata de la división del trabajo en el mercado, una estructura de capital sólida y las consiguientes mejoras tecnológicas. Toda esta producción e inversión debe coordinarse, lo que convierte a los empresarios en un componente necesario del crecimiento económico. En palabras de Ritenour, «El progreso económico es la feliz consecuencia de una división del trabajo muy desarrollada, que aprovecha una estructura de capital cada vez mayor, plasmada en bienes de capital técnicamente avanzados, todo ello sabiamente invertido por los empresarios.»

Los empresarios están en una posición única para coordinar el proceso porque, a diferencia de los líderes políticos, están sujetos a la retroalimentación y los incentivos del sistema de pérdidas y ganancias. Eso les permite realizar cálculos económicos, reasignando constantemente los recursos a sus usos más valiosos.

Fundamentalmente, todo el proceso de crecimiento económico depende de la institución de la propiedad privada. Como explica Ritenour, «las personas sólo pueden beneficiarse de la división del trabajo si son libres de intercambiar los bienes que producen». Los empresarios necesitan la propiedad sobre el capital y los recursos para abrir nuevas líneas de producción y vender los productos resultantes.

Por último, Ritenour cita la necesidad de un dinero sólido. Si los empresarios van a realizar cálculos económicos, necesitan una unidad monetaria fiable. Además, ninguna de las condiciones anteriores para el crecimiento tiene importancia a menos que la gente esté dispuesta a renunciar a parte del consumo actual para ahorrar e invertir en la producción, que es, recuérdese, el tipo exacto de comportamiento que la inflación permanente de precios desalienta.

Este tipo de consideraciones generales suelen estar ausentes del discurso económico actual. Es una buena noticia para la clase política y sus amigos, que se benefician del statu quo. Pero para aquellos de nosotros que queremos lograr un cambio significativo, estas son las consideraciones exactas que debemos trabajar para mantener en mente, día tras día. El sistema monetario político es una estafa debilitante y destructiva que hay que desenmascarar y abolir. Necesitamos un sistema monetario sólido y volver a comprometernos con la institución de la propiedad privada. No dejes que el melodrama del ciclo diario de noticias te haga olvidarlo.

Author:

Contact Connor O'Keeffe

Connor O’Keeffe (@ConnorMOKeeffe) produces media and content at the Mises Institute. He has a master's in economics and a bachelor's in geology.

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.