Mises Wire

Home | Wire | Superando los mitos del PIB comunista chino

Superando los mitos del PIB comunista chino

  • chinese flag

Etiquetas Gran GobiernoPolítica económicaSocialismoHistorial mundial

En marzo, en la Asamblea Popular Nacional, Beijing fijó su objetivo de crecimiento anual del producto interior bruto (PIB). Desde 1985, en todos los años menos uno, China ha cumplido o superado sus previsiones oficiales, lo que plantea dudas sobre si las afirmaciones de Beijing sobre el rápido crecimiento pueden creerse o no. La Reserva Federal de Nueva York publicó un informe en 2020 que cuestionaba las cifras, afirmando que el gráfico de crecimiento del PIB chino era demasiado suave para que los datos fueran auténticos.

Típico de un sistema comunista, el objetivo de crecimiento del gobierno central se divide y se asigna en forma de cuotas a los gobiernos provinciales, que a su vez establecen cuotas para los gobiernos locales, y así sucesivamente. Los políticos que no cumplen las cuotas pueden esperar consecuencias negativas, por lo que se les incentiva a mentir, inflando las cifras. Los informes se inflan en cada nivel hasta que dejan de reflejar la realidad cuando llegan a la cima. La Oficina Nacional de Estadística de China lo sabe y utiliza un deflactor del 5% para ajustar las cifras a la baja. Este simple hecho demuestra que los valores oficiales del PIB chino se basan en datos falsificados. Además, no hay pruebas de que la reducción del 5% devuelva las cifras a la realidad. Tampoco explica por qué el crecimiento del PIB chino alcanza el objetivo año tras año.

El mes pasado falleció el ex primer ministro de China —el hombre que dirigía la economía—  Li Keqiang. Doctor en economía, conocía la importancia del libre mercado y quería liberalizar la economía, dando prioridad al sector privado. Sin embargo, nunca consiguió tener un gran impacto ni realizar cambios históricos en la economía porque Xi Jinping se hizo con el control de la economía, arrebatándole todo el poder al primer ministro. Para los economistas extranjeros, sin embargo, el mayor logro de Li es uno que la mayoría de la gente en China desconoce, uno que no se puede discutir ni publicar en el país: el Índice Li Keqiang.

Según WikiLeaks, Li declaró: «Las cifras del PIB están 'hechas por el hombre' y, por tanto, no son fiables». En consecuencia, utilizó datos indirectos para intentar cuantificar la economía. El enfoque de Li se basaba en tres indicadores clave: el consumo de electricidad, el volumen de carga ferroviaria y los préstamos bancarios. Su razonamiento era que si el consumo de electricidad aumentaba, las fábricas debían estar funcionando. Lo mismo puede decirse de la carga ferroviaria, si los trenes están ocupados llevando productos a distribuidores y puertos marítimos. Por último, el volumen de préstamos bancarios indica cuántas fábricas nuevas o ampliaciones de negocios existentes se están llevando a cabo.

En 2014, el gobierno chino afirmó un crecimiento del PIB del 7,5 por ciento, pero los economistas de Citibank tenían sus dudas. El banco decidió aplicar el Índice Li Keqiang con estas ponderaciones específicas: tráfico ferroviario de mercancías (25%), consumo eléctrico (40%) y préstamos a medio y largo plazo (35%). Efectivamente, el índice sugería que el crecimiento del PIB era mucho menor de lo que afirmaba Beijing. Citibank se fijó entonces en otros indicadores, como los precios de las materias primas. China por sí sola representa un porcentaje tan significativo de la demanda mundial de materias primas que el aumento de la actividad industrial y de la construcción en China hace subir los precios mundiales. Sin embargo, en 2014, esos precios estaban bajando.

El índice de Li Keqiang es un buen punto de partida, pero los economistas occidentales han añadido otros elementos de consideración, como las luces nocturnas medidas por satélite. Las luces nocturnas se han utilizado, al menos informalmente, en el pasado. Es habitual, al describir la diferencia de riqueza entre Corea del Norte y Corea del Sur, mencionar el hecho de que Corea del Norte está casi a oscuras por la noche, mientras que Corea del Sur es brillante. Otros datos utilizados son «las ventas al por menor, la construcción de nuevas superficies, la inversión inmobiliaria, el tráfico aéreo de pasajeros y las exportaciones». Estos datos pueden corroborarse con datos de fuera de China, como las importaciones chinas reales comunicadas por los países exportadores.

Un trabajo de la Universidad de Chicago descubrió que las afirmaciones de crecimiento de las autocracias eran, de media, un 35% mayores que el crecimiento estimado por las luces nocturnas. En el caso concreto de China, se cree que los datos oficiales están falseados en un tercio. Cuatro economistas que llevaron a cabo una investigación forense de las afirmaciones sobre el PIB chino descubrieron que Beijing había falsificado los datos una media de 1,7 puntos porcentuales al año. Tomando 2008 como año base, determinaron que, en 2018, el PIB chino se había sobreestimado en un 20% acumulativo.

Para Beijing, esta discrepancia es importante porque Xi Jinping se ha fijado el objetivo de superar el PIB nominal de los Estados Unidos en 2049. Ese objetivo se retrasará ahora. Para el ciudadano común chino, un PIB menor significa un PIB per cápita menor. El PIB per cápita oficial es de 12.556 dólares al año, o más de 1.000 dólares al mes. Dadas las cifras ajustadas del PIB, el PIB per cápita de China no superará al de los EEUU hasta 2076.

La hipótesis de que el PIB per cápita de China es inferior a lo que afirma Beijing parece muy probable dados los bajos salarios que perciben muchos chinos. El salario mínimo más alto del país está en Shanghai, donde es de 370 dólares al mes. Otras grandes ciudades y regiones tienen salarios mínimos cercanos a los 270 dólares al mes, mientras que el más bajo está en Liaoning, donde es de 195 dólares. Según datos oficiales, los salarios urbanos son más del doble que los rurales. Se calcula que 295 millones de habitantes de zonas rurales han emigrado del campo a las ciudades para ocupar puestos de trabajo en fábricas. Esto representa casi la mitad de la mano de obra del país.

El gobierno central cree que controla la economía, pero Li Keqiang demostró que lo único que controlan es la información sobre la economía. El Partido Comunista Chino puede ordenar que se falsifiquen los resultados, pero es impotente para cambiar las realidades subyacentes u obligar a que las cifras sumen la suma deseada.

Author:

Contact Antonio Graceffo

Antonio Graceffo, Ph.D., has spent more than 20 years in Asia. He earned a PhD. at Shanghai University of Sport, holds a China-MBA from Shanghai Jiaotong University, and studied national defense at American Military University. Graceffo works as an economics professor and China economic analyst, writing for various international media. Some of his books on China include "Beyond the Belt and Road: China’s Global Economic Expansion" and "A Short Course on the Chinese Economy."

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock