Mises Wire

Home | Wire | Sólo di no a la nueva guerra eterna

Sólo di no a la nueva guerra eterna

  • ukraine soldier

Etiquetas ProgresismoGuerra y política exterior

Siempre que se le ha preguntado si los EEUU cambiará su política respecto al conflicto en Ucrania, para empezar a presionar a Kiev para que entre en negociaciones en lugar de proporcionar aparentemente tanto dinero y tantas armas como piden, el estribillo de la administración Biden ha sido una variación constante de «Vamos a seguir haciendo lo que estamos haciendo mientras sea necesario.»

¿El tiempo que haga falta para qué?

Que Ucrania «gane» su guerra contra Rusia, recuperando todo el territorio ocupado o anexionado por Rusia desde 2014.

Aunque no está claro que esto sea posible, y menos aún que perseguir un resultado tan maximalista redunde en el interés nacional americano, Joe Biden y los funcionarios de su administración se hacen continuamente los tontos ante la idea de que podrían poner fin a la guerra, o fingen ofenderse ante la sugerencia de que la decisión no depende enteramente de los ucranianos, una decisión en la que la administración de Biden no puede ni debe influir en modo alguno; al fin y al cabo, fueron los ucranianos quienes eligieron a Volodymyr Zelenskyy con una plataforma de guerra.

Excepto, por supuesto, que fue votado en una plataforma de paz.

Como ahora se reconoce abiertamente, en lugar de respaldar a Zelenskyy cuando intentó que los ultranacionalistas de la parte oriental de Ucrania se sometieran a la autoridad central y aceptaran la celebración de elecciones según la Fórmula Steinmeier para aplicar Minsk II, negociada por los gobiernos de Ucrania, Rusia, Francia y Alemania, la administración Trump se encogió de hombros y dijo a Zelenskyy que se largara. Los ultranacionalistas de primera línea que mandaron a Zelenskyy al infierno son los tipos con los que el gobierno de EEUU ha estado trabajando desde 2014 y armando con armas pesadas desde 2017.

No es que les estén llegando todas las armas, como a nadie le sorprendió descubrir, ni tampoco gran parte del dinero. La situación se ha vuelto tan inaceptable que el Washington Post, aunque sigue aplaudiendo la aprobación apresurada de cada nuevo crédito destinado a Ucrania, se ha atrevido a cuestionar abiertamente adónde van a parar todas las armas y el dinero que no van a Ucrania. La CBS publicó un documental entero, del que luego se retractó parcialmente casi de inmediato bajo presión, en el que se arrojaba una mirada crítica sobre la política, que es la jerga de los medios corporativos para decir «¡Esto es un gran problema!».

En lugar de detener o ralentizar el proceso en respuesta a estas objeciones justificadas, el Pentágono siguió adelante en octubre y envió tropas de EEUU a Ucrania para supervisarlo.

¿Qué?

Pero mientras se acumulan las muertes y continúa el estancamiento, los americanos deberían tener en cuenta que todo esto forma parte del plan: hacer que otras personas mueran para que el gobierno de EEUU pueda debilitar a Rusia e intimidar a China. Al menos, eso es lo que creen que está haciendo el plan. Es difícil asegurarlo. Rusia será menos robusta económica y tecnológicamente a largo plazo, y a nadie le gusta tener problemas con el Tesoro de EEUU, pero es obvio que esto parece acercar a Rusia y China. ¿Formaba parte del plan? Si es así, ¿era un buen plan?

Aparte de admitir por fin lo que ya sabíamos, que arrojar armas por un agujero negro a medio mundo de distancia en uno de los países más corruptos del mundo industrializado era una mala idea, el llamado Cuarto Poder ha estado fracasando realmente de forma abismal. Aunque previsible, la prensa corporativa nunca ha encontrado una guerra que no le guste; lo que han estado publicando el Wall Street Journal y el Washington Post es pornografía bélica desnuda: ensoñaciones sobre la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) volando por los aires los barcos rusos que bloquean Odessa o sobre aprovechar la ventaja de China y militarizar, o más bien militarizar aún más, el estrecho de Taiwán para demostrar a Beijing que el Tío Sam no se va a dejar intimidar.

Porque, ya sabes, así es como se resolvió la Crisis de los Misiles de Cuba sin volar el mundo.

Yikes.

Luego están los trágicamente mal llamados «think tanks»,  los que suelen estar financiados por alguna combinación de dinero extranjero y amables donaciones de terceros igualmente desinteresados como Lockheed Martin y Northrup Grumman, todos ellos tan total y obviamente legítimos, que no se les exige que declaren ningún conflicto de intereses mientras vociferan sin aliento sus jeremiadas sobre los peligros de repetir Múnich, sobre la necesidad de mantener la credibilidad de las garantías de seguridad americana, independientemente de lo mal pensadas, ambiguas o claramente inapropiadas que sean estas garantías dadas las cambiantes circunstancias actuales.

Aunque Tom Cotton no crea que debamos cuestionar si una política de seguridad diseñada hace setenta años en circunstancias muy distintas merece ser cuestionada, parece algo prudente.

¿De qué va la guerra, otra vez? ¿La pertenencia a una alianza de seguridad para la que Ucrania no cumplía los requisitos ni la habría reforzado, que ya es demasiado grande para la mitad y que ni siquiera sirve ya concretamente a los intereses americanos? ¿La democracia? ¿La democracia está en juego en todas partes si desaparece en uno de los países más periféricos y corruptos de toda Europa, calificado a la par que la propia Rusia?

Corramos el riesgo.

Digamos «¡NO!» a otra guerra eterna. Porque mientras que los conflictos interminables de las guerras del terror podrían sentarse y cocerse a fuego lento descuidados y con seguridad fuera de la vista, costando tranquilamente sólo unos pocos billones de dólares adicionales y un par de miles de vidas (americanas), en ningún momento ninguno de estos conflictos se acercó a los peligros inherentes de un posible intercambio directo entre la OTAN y Rusia, ni sus efectos de arrastre amenazaron la hambruna y el empobrecimiento de tantos en todo el mundo.

Esto ya ha durado demasiado.

Se han cometido errores, eso es normal. Nadie va a admitirlos, previsible, pero eso tampoco importa ya.

Lo que importa es que la multipolaridad es un hecho, véase Olaf Scholz en Foreign Affairs, y que el terrible ejemplo del propio Washington ha hecho más que ninguna otra cosa por socavar el «orden internacional liberal basado en normas», véanse todas las invasiones de un país por otro en los últimos treinta años. Y aunque la capacidad de Washington para resistirse a los hechos es casi tan legendaria como su afición a inventárselos, todavía queda tiempo y esperanza de que los americanos sean capaces de frenar a su gobierno. La mayoría sigue sin encontrar a Ucrania en un mapa, sabe que un cheque en blanco no es una buena política y no cree que Ucrania vaya a ganar.

Las perspectivas de un liderazgo político americano con la valentía y la visión necesarias para trazar un nuevo rumbo pueden ser escasas, pero eso no debe impedir que quienes se oponen a la política actual expresen su oposición.

Ni mucho menos.

Como ponen de manifiesto los informes del Times de Londres sobre el «apoyo tácito» del Pentágono a los ataques ucranianos en Rusia, el precario equilibrio actual entre las partes beligerantes podría cambiar repentinamente y tener consecuencias terribles.

La única forma de que esto acabara alguna vez, fuera de una escalada hacia una guerra entre Rusia y la OTAN y el probable fin de la civilización humana, era mediante un acuerdo negociado. Parece preferible que cualquier división se haga con un bolígrafo y no con una pistola.

Si algo ha quedado claro con la invasión rusa de Ucrania es que el resto de Europa no corre peligro. Si se pudo llegar a acuerdos con personajes de la talla de Joseph Stalin y Mao Zedong, los mayores asesinos en masa del siglo XX, y se prestó apoyo directo a los regímenes represivos y dictatoriales de Suharto, Anastasio Somoza Debayle, Mobutu Sese Seko y Syngman Rhee, por nombrar solo algunos, seguro que se puede llegar a un acuerdo con el actual ocupante del Kremlin.

Author:

Contact Joseph Solis-Mullen

A graduate of Spring Arbor University and the University of Illinois, Joseph Solis-Mullen is a political scientist and current graduate student in the economics department at the University of Missouri. An independent researcher and journalist, his work can be found at the Ludwig Von Mises and Libertarian Institutes, Antiwar.com, the Journal of the American RevolutionJournal of Libertarian Studies, and the QJAE. You can email him at theauthor@jsmwritings.com or find him on Twitter @solis_mullen.

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock