Mises Wire

Home | Wire | Sobreviviendo purgas tecnológicas: lo que estamos haciendo en el Instituto Mises

Sobreviviendo purgas tecnológicas: lo que estamos haciendo en el Instituto Mises

  • 404

Etiquetas EstrategiaHistoria de la Escuela Austriaca de Economía

01/13/2021

El Instituto Mises nació del espíritu de «construye tu propia plataforma».

A principios de los años ochenta, existían pocas salidas para los interesados en la escuela austriaca de economía o en la robusta erudición libertaria. Pocas universidades enseñaban a Hayek, mucho menos a Mises o Rothbard. Las bibliotecas y librerías tenían poco interés para los economistas y pensadores serios de la vieja tradición liberal.

Lew Rockwell y otros se propusieron construir un hogar institucional para la escuela austriaca, y resucitar a Mises como el líder más importante y más completo de esa escuela. En esos primeros años el Instituto utilizó las plataformas a su disposición para hacer llegar el mensaje, principalmente en forma de correo físico, catálogos de libros, conferencias y videocintas. No era fácil, pero no había alternativas.

Hoy en día ese hogar existe en gran medida en la esfera digital, centrada en mises.org. Los medios sociales y las plataformas de video también juegan un gran papel en la forma en que hacemos llegar el contenido a millones de personas en todo el mundo. En comparación con los analógicos años ochenta, estas plataformas digitales son milagros de innovación y comunicación barata e instantánea. Prácticamente cualquier persona en el mundo con electricidad y acceso a Internet puede leer las obras austriacas más importantes (a menudo traducidas a su lengua materna) en cualquier momento sin costo alguno.

Sin embargo, durante muchos años, las llamadas para controlar y enfriar el contenido en línea se han hecho más fuertes. Hemos monitoreado esas llamadas, y tomado medidas proactivas e incrementales para salvaguardar nuestros diversos canales. Hoy en día, el entorno para la comunicación libre y abierta, una característica de las sociedades liberales, está en graves problemas. En las últimas semanas, empresas como Amazon (servicios web), YouTube, Facebook y Twitter han eliminado o prohibido a usuarios que van desde Donald Trump a Ron Paul a podcasts de izquierda como Red Scare. Parler, una creciente alternativa a Twitter, no sólo perdió su capacidad de ofrecer aplicaciones en dispositivos Android o Apple, sino también su alojamiento web en Amazon, que lo dejó completamente fuera de línea.

En este punto el debate sobre las «empresas privadas» y las plataformas es casi irrelevante. Lo que se necesita es acción, dirección e innovación por parte de personas de buena voluntad, independientemente de su color político. Sí, muchas empresas tecnológicas y medios de comunicación social son malos actores y cómplices voluntarios de la peor acción del Estado. Sí, muchas compañías tecnológicas tienen su origen en los subsidios federales, y muchas reciben contratos del gobierno. Muchas son virtualmente instrumentos del poder estatal, o «gubernamentalidades», como las llama el profesor Michael Rectenwald.

Ahora mismo, sin embargo, lo que importa no son los argumentos sobre la censura o la regulación o la Primera Enmienda. Lo que importa es la acción.

Queremos que todos ustedes, fans y seguidores del Instituto Mises, sepan que estamos bien posicionados para sobrevivir a las purgas de las plataformas y los alojamientos. Sin dar demasiados detalles, aquí está lo básico:

  • Mantenemos y poseemos (no alquilamos) servidores internos y servidores de respaldo, mientras que también mantenemos almacenamiento en el exterior;
  • Nos estamos moviendo a un proveedor de servicios de internet muy local (ISP) con banda ancha robusta;
  • Tenemos proveedores alternativos de registro de dominios para proteger el uso de mises.org;
  • Tenemos sitios con «hot standby» en dos jurisdicciones extranjeras en caso de una denegación por parte de nuestro anfitrión de la web;
  • Tenemos todo el contenido de video, audio y gráfico alojado en nuestros servidores de respaldo en caso de una negación de nuestro proveedor de nube;
  • Sincronizamos y reflejamos todos los videos de YouTube en plataformas alternativas, incluyendo Odysee (iniciado por un fan del Instituto Mises);
  • Hemos registrado el nombre del Instituto Mises en todos los medios sociales nuevos o alternativos posibles, con la expectativa de que Facebook y Twitter nos eliminen eventualmente. Afortunadamente, en un sentido, sólo alrededor del 20 por ciento del tráfico de nuestro sitio llega a través de los medios de comunicación social (que no es el caso de muchos sitios más nuevos). Además, menos de la mitad del tráfico de mises.org llega a través de la búsqueda orgánica de Google. Así que aunque odiaríamos perder visitas si Google «desapareciera» nuestros resultados de búsqueda, bastantes personas llegan a mises.org directamente a través de sus navegadores o de correos electrónicos de suscripción;
  • Hemos dejado de usar los documentos internos compartidos de Google Docs;
  • Hemos avanzado hacia proveedores de correo electrónico encriptado;
  • Mantenemos una estricta seguridad en nuestra base de datos de donantes y hacemos copias de seguridad frecuentemente usando el almacenamiento interno;
  • Trasladamos nuestras listas de correo electrónico/suscripción a un proveedor alternativo después de leer sobre cuentas de Mailchimp revisando el contenido de los usuarios; y
  • Hemos tomado medidas para mantener vías de pago alternativas y diversificar nuestros proveedores bancarios a nivel local, nacional e internacional.

Ninguno de estos pasos garantiza nada, pero queremos que sepan que nos tomamos muy en serio la amenaza del borrado digital.

En cierto modo, el Instituto Mises tiene la ventaja de estar acostumbrado al escrutinio y a las amenazas. Siempre hemos sido orgullosamente radicales: antiestado, antiguerra, revisionistas, propropiedad, promercados, y prosecesión, a través de décadas y sin importar qué políticos tenían el poder. Siempre hemos estado dispuestos a considerar la posibilidad de una sociedad totalmente privada. Como tal, hemos sido durante mucho tiempo un objetivo tanto de los medios de comunicación dominantes como de las organizaciones impostoras dentro y fuera del Beltway.

Pero nunca diluiremos nuestro mensaje para satisfacer a los censores o mantener una plataforma particular, sino que trabajaremos alrededor de ellos. Nuestra visión y mensaje radical no cambiará. La sociedad puede administrarse a sí misma, y organizarse en torno a la propiedad, los mercados y la sociedad civil en lugar de los gobiernos monopólicos centralizados. La economía real es la clave para entender la cooperación social real. Pero no podemos defender las ideas sin canales para difundirlas. Esperemos que nunca tengamos que volver al círculo completo, de vuelta al mundo analógico.

Author:

Contact Jeff Deist

Jeff Deist is president of the Mises Institute. He previously worked as chief of staff to Congressman Ron Paul, and as an attorney for private equity clients. Contact: email; Twitter.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire