Mises Wire

Home | Wire | Si los déficits no importan, ¿por qué molestarse con los impuestos?

Si los déficits no importan, ¿por qué molestarse con los impuestos?

  • deceived by carrot

Etiquetas Impuestos y gasto

03/25/2021

El 18 de marzo, Joe Wiesenthal de Bloomberg Markets tuvo a la economista de la TMM Stephanie Kelton en el programa. Si no estás familiarizado con la teoría monetaria moderna, piensan que los gobiernos deberían imprimir más dinero porque los déficits no son un gran problema. En un momento del programa, Wiesenthal preguntó: «Si no tenemos que preocuparnos por los déficits, ¿por qué tenemos impuestos?». La respuesta de Kelton fue esclarecedora.

Ahora, la excusa tradicional para los impuestos es, parafraseando a Oliver Wendell Holmes, que son el «precio de la civilización». Los escépticos señalan que, históricamente, las sociedades con impuestos muy bajos solían ser mucho más civilizadas —pensemos en la Edad de Oro holandesa, en la Edad de Oro islámica, en la Inglaterra victoriana, en la peyorativamente llamada «Edad Dorada» de la historia americana— esa edad de oro de treinta años en la que se inventó casi todo lo útil. Y, sin embargo, a lo largo de ese período, los ingresos federales eran una quinta parte de lo que son hoy.

¿Por qué tanta civilización? Porque gran parte de lo que hacen los gobiernos hoy en día lo hacían las organizaciones benéficas o las empresas que competían por los dólares de los clientes en lugar de apoderarse de su presupuesto en impuestos. Cuando los médicos, los bomberos y las escuelas tienen que satisfacer a los clientes, las cosas se vuelven bastante civilizadas.

Aun así, incluso si aceptamos el argumento del «Estado vigilante» para, por ejemplo, la defensa nacional o los salarios de los jueces del Tribunal Supremo, resulta complicado que el gobierno pueda simplemente imprimir el dinero fresco para pagar toda esa civilización.

¿La respuesta de Kelton? Los impuestos seguirían siendo necesarios, porque nos hacen pobres. Y porque pueden castigar a la gente que no le gusta.

En concreto, a Kelton le gusta que los impuestos «nos quiten dólares de las manos, para que no podamos gastarlos», dejando más poder adquisitivo para el gobierno. Así que los impuestos hacen que la gente sea pobre, y eso es un argumento de venta para ella, presumiblemente porque piensa que los gobiernos son realmente buenos para sacar a la gente de la pobreza. Cualquiera que haya pasado un tiempo en los centros urbanos de América, donde el dinero del gobierno es prácticamente el único dinero, podría estar en desacuerdo.

Ah, pero no sólo se trata de gastar nuestro dinero de forma más inteligente de lo que podríamos, Kelton añade dos razones secundarias por las que le encantan los impuestos: castigar a determinadas personas redistribuyendo su dinero, y castigar a la gente por hacer cosas que no le gustan. Por ejemplo, por no comprar electrodomésticos de bajo consumo (no, en serio). En otras palabras, ingeniería social con zanahorias para los amigos y palos para los no tan amigos.

Aparte de la moralidad de aprovecharse de nuestros vecinos, exigiéndoles que paguen una «cuota justa» cada vez mayor que invariablemente supera lo que, por ejemplo, paga un periodista o un profesor, el uso de los impuestos para redistribuir y castigar —«empujar», en la jerga de moda— conlleva enormes daños colaterales. Porque la redistribución organiza la sociedad en facciones hostiles que tratan de despojarse violentamente unas a otras o que se defienden de ese despojo. Además, la redistribución no es simplemente una inocente barajada de fichas; es una destrucción al por mayor. Un estudio coautorizado por Christina Romer, ex presidenta del Consejo de Asesores Económicos de Obama, descubrió que cada dólar de gasto gubernamental conlleva entre 2 y 3 dólares de pérdida de actividad económica. Otro estudio realizado por el economista de Harvard Martin Feldstein llegó a estimaciones de peso muerto similares que «pueden superar los 2 dólares por cada dólar de ingresos». En otras palabras, para mover un dólar, hay que destruir al menos dos o tres dólares.

Hay una mezcla similar de costes morales y prácticos en el uso de impuestos predatorios para la ingeniería social. También rompe el pacto social de vivir y dejar vivir, sometiendo cada una de nuestras decisiones a la votación pública, desde lo que comemos, hasta dónde vamos de vacaciones, pasando por el tipo de bolsa que usamos para llevar la compra. No hay nada que quede fuera del ámbito de los empujadores, ningún detalle es demasiado pequeño.

Además, mediante la imposición masiva de lo que en realidad son multas judiciales por delitos que no son tales, estos impuestos pueden alcanzar un nivel de control que nunca sería constitucional si se redactara como ley. Por ejemplo, hoy en día, en Estados Unidos, el 90% de los estudiantes asisten a escuelas públicas, a pesar de la pésima calidad de la educación. ¿Por qué se quedan? Porque cada votante debe pagar por las escuelas públicas, las utilice o no, pero tendría que cargar con 11.200 dólares por niño al año por optar por no acudir al sistema público, mientras sigue pagando esos 12.600 dólares anuales en impuestos por el sistema público «gratuito». Especialmente para la clase trabajadora, esta penalización se convierte en algo prohibitivo para todos, excepto para los más comprometidos.

Si se combinan estos hechos —ningún detalle es demasiado pequeño para los ingenieros sociales y su capacidad para lograr una obediencia casi universal mediante multas y subvenciones—, corremos el riesgo de una sociedad totalitaria «autorizada» en la que somos libres sobre el papel, pero el uso de esa libertad conlleva multas ruinosas.

Si, en efecto, la única justificación que queda para los impuestos en un régimen inflacionista es redistribuir y castigar —para erosionar la armonía social en una guerra fiscal de todos contra todos, al tiempo que se empobrece la sociedad y se permite un totalitarismo rastrero—, entonces está mucho más cerca de la realidad que los impuestos modernos se han convertido no en el precio de la civilización, sino en el depredador de la civilización.

Author:

Peter St. Onge

Peter St. Onge is a Mises Institute Associated Scholar and an Economic Research Fellow at the Heritage Foundation.  For more content from Dr. St. Onge, subscribe to his newsletter where he writes about Austrian economics and cryptocurrency

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire