Mises Wire

Home | Wire | Rothbard explica cómo recuperarse de una crisis económica

Rothbard explica cómo recuperarse de una crisis económica

  • recovery

Etiquetas Auges y caídas

Enfrentados a una economía gravemente debilitada como consecuencia de los cierres ordenados por la política, los gobiernos se preparan ahora para aplicar otro duro golpe a la economía. El medio favorito es más gasto deficitario. En Estados Unidos, el presidente Biden anunció un programa de estímulo por valor de 1,9 billones de dólares. Esta cantidad entraría en una economía que ya está llena de liquidez. Durante los últimos doce años, el banco central estadounidense ha ampliado su balance en tres grandes impulsos, primero de 900.000 millones de dólares en julio de 2008 a 2,1 billones en noviembre de 2008, luego de 2,8 billones en noviembre de 2012 a 4,5 billones en noviembre de 2014 y, finalmente, de 3,8 billones en septiembre de 2019 a 7,6 billones en febrero de 2021.

Esta expansión monetaria aún no ha provocado un aumento significativo del nivel de precios, ya que durante este periodo la velocidad de las transacciones monetarias (PIB/M1) ha pasado de un factor de 10,6 en el cuarto trimestre de 2007 a 3,5 en el cuarto trimestre de 2020. El efecto de la inflación monetaria aún no se ha manifestado en los precios de los bienes de servicios, pero sí en los precios de los activos financieros e inmobiliarios.

Junto con el estímulo monetario vino un enorme impulso fiscal desde 2008. El cociente de la deuda pública (deuda del gobierno federal como porcentaje del PIB) aumentó del 62,6% en 2007 al 100% en 2012 y había alcanzado el 107,6% en 2020. Sin embargo, estas políticas de estímulo fiscal y monetario masivo en respuesta a la crisis de 2008 no han conducido a un fuerte crecimiento económico (figura 1).

Figura 1: Tasa de crecimiento económico anual del PIB real en EEUU, 1995-2020

 

Fuente: TradingEconomics

Hay poco que esperar del plan de Biden para impulsar el crecimiento económico a largo plazo. Lo más probable es que su plan fracase, como lo han hecho todas las políticas anteriores. Tras un breve repunte, la economía volverá a caer en una depresión. Sin embargo, después de este rápido repunte, las condiciones empeorarán más que antes. En lugar de salir de la depresión, estas políticas de estímulo profundizan y prolongan el estancamiento a largo plazo.

Recuperar la prosperidad requiere un conjunto diferente de políticas. Lo que se necesita es un crecimiento económico basado en la acumulación de capital. Esta política es especialmente urgente ante la crisis actual, porque los cierres han disminuido el stock de capital de la economía a escala mundial y han interrumpido las cadenas de suministro. En esta situación, la aplicación del keynesianismo vulgar equivale a una auténtica locura. Esa política que promete evitar la depresión y sacar a la economía del estancamiento producirá el resultado contrario. Esta política de estímulo profundizará y prolongará la depresión. Hay muchas pruebas de que el llamado multiplicador fiscal del gasto público no funciona como se promete.

Un camino diferente es liberar al sector privado de los confines normativos y aliviar la carga fiscal. Estas políticas preparan el camino para la recuperación económica. En lugar de ampliar las ayudas públicas, hay que avivar el espíritu empresarial. Los trucos de gestión de la deuda y los nuevos planes de política monetaria no servirán de nada. La clave es el crecimiento económico sostenible. A medida que la economía crece y los ingresos y el empleo aumentan, la proporción de la deuda pública disminuye y, por tanto, la amenaza de una mayor inflación se aleja.

Una recuperación impulsada por la deuda tiene dos posibles consecuencias. Puede ocurrir que incluso los grandes estímulos no conduzcan a una expansión de la demanda. En este caso, la consecuencia final de la política expansiva no es sólo que la depresión continúe, sino que la política también ha provocado un mayor ratio de deuda pública, lo que a su vez disminuye el potencial de crecimiento económico futuro. Si, por el contrario, la política de estímulo funciona como se pretende y la economía experimenta un fuerte repunte, esta expansión económica se verá abortada por una mayor inflación de precios, ya que la expansión de la demanda encuentra su limitación en una capacidad deficiente.

La receta de Rothbard

La forma correcta de salir del embrollo es la aplicación de la receta rothbardiana tal y como la desarrolló Murray Rothbard en su análisis de la Gran depresión. En este libro, Rothbard explica que la salida de una depresión no es más deuda pública, sino la expansión del sector privado. Estudios empíricos recientes confirman esta tesis.

La reducción del Estado obeso a través de la reducción fiscal conduce a la expansión económica. Cuanto más se reduzca el sector público, más podrá expandirse el sector empresarial privado. No es más deuda pública lo que impulsa la economía, sino el espíritu empresarial, que prospera en los mercados liberados.

El sector privado no necesita estímulos más allá de las perspectivas de beneficios. Cuando las expectativas de beneficios aumentan porque las condiciones de la actividad empresarial privada mejoran, las inversiones aumentan. A esto le seguirá un aumento del empleo y de los ingresos. El aumento de las expectativas de beneficios provoca la inversión de capital, con lo que se sientan las bases para un mayor crecimiento económico.

Menos gasto, más ahorro y laissez-faire es la receta rothbardiana contra la crisis. En su libro La gran depresión, Murray Rothbard aplica la teoría austriaca del ciclo económico y denuncia las medidas que tomó la administración Roosevelt para luchar contra la depresión de los años treinta. Las medidas para fomentar un mayor gasto e inflar la economía mientras se mantenían los salarios altos y se subvencionaba el desempleo empeoraron la crisis. La receta de Rothbard para salir de la depresión es la opuesta a lo que se hizo en el pasado durante la Gran Depresión y a lo que se practica hoy (cuadro 1).

Cuadro 1: La receta rothbardiana: Qué hacer y qué no hacer

Qué hacer

Lo que no hay que hacer

Acelerar la liquidación de las inversiones malas

Retraso en la liquidación de las inversiones malas

Dejar que la deflación siga su curso

Reinflar la economía

Aumentar el ahorro

Estimular el consumo

Reducir el gasto público

Aumentar el gasto público

Reducir los impuestos

Subir los impuestos

Que bajen los salarios

Estabilizar las tarifas salariales

 

A pesar de todas las pruebas contrarias sobre la Gran Depresión, debido a la incesante repetición en los medios de comunicación y en las escuelas de enseñanza superior, sigue prevaleciendo el mito de que las políticas económicas de Roosevelt sacaron al país de la Depresión. Lo cierto es lo contrario. Las políticas mal concebidas de Roosevelt prolongaron y profundizaron la depresión. A diferencia de los mitos keynesianos y monetaristas, ni la política fiscal expansiva ni la monetaria expansiva ayudaron a sacar a la economía de la Depresión.

El problema de la Gran Depresión no fue la falta de demanda, sino que las políticas económicas de Roosevelt devastaron el espíritu empresarial y apagaron la confianza en el capitalismo.

Se están difundiendo mitos similares sobre el Plan Marshall. Su éxito no dependía del tamaño del paquete (que era relativamente pequeño), sino de la condición de que, para obtener la ayuda, los países receptores debían consentir la liberalización económica, la estabilidad monetaria y fiscal, y el fomento de la integración en la economía mundial.

Aunque la economía keynesiana del lado de la demanda ya no es el sello de la economía como disciplina académica, sigue estando profundamente arraigada en la política y en la banca central. El activismo político está detrás de las medidas, no la economía sólida. Las instituciones gubernamentales excluyen la solución, el laissez faire, desde el principio sin más. Las soluciones laissez faire se dejan de lado, porque los políticos quieren acción. Las autoridades del gobierno juegan con el dinero de los demás y se ganan el aplauso de las personas que obtienen alguna parte de este gasto público, aunque este tipo de política sea perjudicial para la prosperidad de la nación.

Desde el punto de vista de la economía rothbardiana, este juego político continuo es totalmente absurdo. La receta de Rothbard no sólo es una receta para salir de la depresión, sino que también es una pauta para no caer en ella: alejarse del endeudamiento y dejar que los empresarios de los mercados competitivos hagan su trabajo.

Conclusión:

Gran parte del mundo se ha sumido en una grave crisis económica no por el fracaso de la economía de mercado, sino por la política de los cierres. Ahora la política económica se encuentra en una encrucijada. Por un lado, existe la tentación de seguir con una política de gasto deficitario y de expansión monetaria. La otra salida sería una audaz reforma económica a favor del libre mercado. El camino de las políticas de estímulo empujaría a la economía a una depresión prolongada o, si va acompañada de inflación, a una estanflación. La otra vía consistiría en crear un entorno favorable a las empresas y confiar en el espíritu empresarial para lograr un crecimiento económico basado en la inversión de capital privado. Por ahora, hay pocas esperanzas de que se tome el camino correcto. Desgraciadamente, parece que hará falta otra catástrofe para que mucha gente despierte.

Author:

Antony P. Mueller

Dr. Antony P. Mueller is a German professor of economics who currently teaches in Brazil. Write an email. See his website and blog.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire