Mises Wire

Home | Wire | Reseña de Stalin’s War: A New History of World War II

Reseña de Stalin’s War: A New History of World War II

  • FDR and Stalin

Etiquetas Reseñas de libros

08/26/2021

Stalin’s War: A New History of World War II
por Sean McMeekin
Basic Books , 2021

831 pp.

Probablemente, la visión dominante de la Segunda Guerra Mundial es la siguiente. La Segunda Guerra Mundial fue la «guerra buena». Aunque Joseph Stalin era culpable de muchos crímenes, Adolf Hitler, con sus vastas conquistas acompañadas de asesinatos en masa a una escala colosal, era una amenaza inmediata para Gran Bretaña y Estados Unidos, y por esta razón, una alianza con Stalin era el mejor curso de acción para estos países una vez que Hitler invadió la Unión Soviética el 22 de junio de 1941. Además, una vez que la guerra se convirtió en una lucha entre las potencias aliadas y del Eje, los rusos se llevaron la peor parte. Dadas las inmensas pérdidas del pueblo ruso, tanto de soldados como de civiles, deberíamos considerar a Stalin con algo parecido a la gratitud, por mucho que vaya en contra de la corriente hacerlo, debido a su liderazgo de su país durante este conflicto a vida o muerte. (La filósofa Susan Neiman, en su libro Learning From the Germans, es un buen ejemplo de este punto de vista. Véase mi reseña aquí).

Por lo menos, ésta no es la opinión de Sean McMeekin. Se trata de un historiador que ha escrito destacados estudios sobre la Revolución Rusa, los orígenes de la Primera Guerra Mundial y el Imperio Otomano, caracterizados por una extensa investigación de archivos en múltiples idiomas. En La guerra de Stalin, se ha superado a sí mismo. La lista de los archivos que ha consultado ocupa más de veinte páginas (pp. 767-88), y ha examinado también un inmenso número de colecciones impresas de documentos, memorias y fuentes secundarias.

Llega a la conclusión de que la posición dominante es falsa. Stalin, desde sus primeros días como revolucionario en la Rusia zarista, era un marxista comprometido que buscaba el derrocamiento del mundo capitalista. Para ello, trató de exacerbar la tensión entre Hitler, deseoso de derrocar el Tratado de Versalles, y Gran Bretaña y Francia. En consecuencia, firmó un pacto de no agresión con Hitler el 23 de agosto de 1939, liberando a los alemanes para que atacaran Polonia y, no por casualidad, asegurando un territorio sustancial para Rusia. En la guerra mundial que comenzó con la invasión alemana de Polonia el 1 de septiembre de 1939, esperaba que los alemanes se encontraran en una prolongada lucha con Gran Bretaña y Francia, dejando a ambos bandos exhaustos y despejando el camino para la revolución comunista y la expansión rusa.

Cuando los alemanes sometieron a Francia con una rapidez inesperada en 1940, Stalin presionó sus propias demandas territoriales y económicas hasta tal punto que el pacto con Alemania se tensó, situación que no se resolvió con la visita del ministro de exteriores soviético Vyacheslav Molotov a Berlín en noviembre de 1940, cuando la intransigencia de Molotov sorprendió y consternó a Hitler. La guerra entre Rusia y Alemania era cada vez más probable. McMeekin subraya que Stalin desplegó sus fuerzas de una forma que sugiere que, al igual que Hitler, él también tenía en mente un ataque: es un error pensar en la Operación Barbarroja como un ataque alemán no provocado.

Después de que los alemanes invadieran Rusia el 22 de junio de 1941, tanto Winston Churchill como Franklin D. Roosevelt hicieron todo lo posible para ayudar a Stalin. Churchill había suspendido durante muchos años su anticomunismo, pues consideraba que Hitler era el mayor peligro, y Roosevelt, a pesar de que Estados Unidos aún no estaba en la guerra, prestó ayuda a Rusia en condiciones mucho mejores que las que ofreció a Gran Bretaña, una pauta que continuó durante toda la guerra.

La ayuda que recibió Stalin resultó esencial para su capacidad de resistir el ataque alemán y, finalmente, montar un contraataque, pero lejos de estar agradecido, actuó con total desprecio por los intereses americanos y británicos. A medida que la guerra continuaba, la pauta de sumisión americano y británica a los soviéticos continuó, y McMeekin muestra cómo una y otra vez Roosevelt y Churchill ignoraron los dictados del interés nacional para ayudar a Stalin. Entre los ejemplos que analiza están el abandono del gobierno polaco en el exilio en Londres a instancias de Stalin, el apoyo a Josip Broz Tito en Yugoslavia y el debilitamiento del gobierno nacionalista chino. Por si fuera poco, la política de «rendición incondicional» y el Plan Morgenthau, que exigía la pastoralización de Alemania, también ayudaron a la política soviética, ya que impidieron las posibilidades de derrocar a Hitler y de resolver la guerra de forma pacífica en el frente occidental. Aplicada a Japón, la rendición incondicional prolongó la guerra innecesariamente y permitió a Stalin, que no había hecho nada para ayudar a los Aliados durante la guerra, declarar la guerra en el último momento para poder asegurar ganancias territoriales para Rusia.

Sólo he podido dar una pequeña muestra del vasto lienzo de McMeekin, y sólo tengo espacio para comentar algunos puntos de interés. Los lectores familiarizados con el argumento del cálculo socialista de Mises pueden preguntarse cómo fue posible que Stalin construyera un tremendo arsenal militar mediante la planificación central. Parte de la respuesta está en la concentración de recursos en bienes militares, en detrimento del consumo civil, pero otra parte de la respuesta es más sorprendente. McMeekin señala que muchos empresarios americanos invirtieron en Rusia, ayudaron a Stalin a construir fábricas e incluso exportaron sus propias plantas. En este caso, el autor utiliza adecuadamente el estudio pionero en tres volúmenes de Anthony Sutton, Western Technology and Soviet Economic Development (1973), así como su propia investigación de archivo (p. 677n8. La obra posterior de Sutton Wall Street and the Bolshevik Revolution [1974] también merece ser leída, pero debe utilizarse con precaución).

Al considerar los acontecimientos que condujeron a la guerra, McMeekin se pregunta: ¿Por qué emitió Gran Bretaña una garantía a Polonia en marzo de 1939, cuando no había ninguna perspectiva de que Gran Bretaña acudiera en defensa de Polonia en caso de una invasión alemana? Además, la garantía no se extendía a las fronteras orientales de Polonia: ¿Por qué era más importante defender a Polonia de la invasión alemana que a la rusa? Rusia no aceptaba las fronteras existentes tras la guerra ruso-polaca de 1920 y quería al menos que se restablecieran las fronteras de la línea Curzon del acuerdo de Versalles. Por cierto, gran parte del trabajo de esa conferencia para determinar los límites de la línea Curzon fue realizado por el gran erudito de Kant H.J. Paton.

En respuesta a la pregunta de por qué Gran Bretaña emitió la garantía, me gustaría llamar la atención sobre el importante estudio de Simon Newman, March 1939: The Guarantee to Poland, (1976) que sugiere que el gobierno de Chamberlain estaba bastante dispuesto a entrar en guerra con Alemania. En este sentido, no debe pasarse por alto la influencia de Lord Halifax, el secretario de Asuntos Exteriores, que, como señala R.A. Butler en sus memorias, fue la influencia dominante en la política exterior británica en los meses posteriores a la conferencia de Munich. McMeekin hace una observación intrigante sobre el efecto de la presión británica: «Es significativo que Hitler se arrepintiera en los últimos días de agosto de 1939, intuyendo que estaba llevando a Alemania a un conflicto más grande de lo que esperaba» (p. 93).

Uno de los puntos clave del libro es la importancia del control de recursos como el aluminio y el petróleo para llevar a cabo la guerra. En este sentido, McMeekin sugiere que un ataque concertado de británicos y franceses contra los campos petrolíferos de Bakú, controlados por Rusia, tras la invasión de Finlandia por parte de Stalin en noviembre de 1939, podría haber mermado la capacidad de Rusia para hacer la guerra contra Alemania y evitar así los horrores de la guerra ruso-alemana. «Pero los aliados perdieron su oportunidad.... El comunismo había estado a punto de ganar su lucha existencial con el mundo capitalista, pero las artimañas de Stalin habían alejado las amenazas reales y potenciales y restaurado la posición soviética» (p. 155).

McMeekin, en su evaluación de los objetivos políticos de Stalin antes de la invasión alemana, hace uso del excelente libro de Ernst Topitsch, Stalin's War (1987), citando su informe del discurso de Stalin del 5 de mayo de 1941 a los graduados militares soviéticos que deja claros sus objetivos agresivos (p. 675n5). Contrariamente a la reseña del libro de Topitsch realizada por Gerhard Weinberg en la American Historical Review (junio de 1989), Topitsch no era en absoluto un ideólogo nazi. Por el contrario, era un filósofo que simpatizaba con los empiristas lógicos del Círculo de Viena y escribió de forma crítica sobre la ideología nazi.

Stalin no sólo tenía intenciones hostiles hacia Alemania, sino que mostraba poco deseo de mantener buenas relaciones con Gran Bretaña y Estados Unidos. El pacto de neutralidad de Stalin con Japón, firmado por Stalin y el ministro de exteriores japonés Yosuke Matsuoka el 13 de abril de 1941, era hostil a los intereses americanos. «Con su posición en Manchuria asegurada, Japón era ahora libre, si lo deseaba—y la insinuación de Stalin no podía ser más clara—de golpear el sudeste asiático y el Pacífico contra los intereses británicos y americanos» (p. 258). Matsuoka, por cierto, pasó su adolescencia en agradables circunstancias en Portland, Oregón, y hablaba un inglés fluido.

Stalin deseaba involucrar a Estados Unidos y Japón en un conflicto, ya que la paz entre ambos países podría animar a Japón a actuar contra Rusia. Por lo tanto, le interesaba una política americana intransigente de resistencia a la expansión japonesa en el sudeste asiático, y el agente comunista Harry Dexter White, instalado en el Departamento del Tesoro, redactó en junio de 1941 un memorando que fue la base de la exigencia del secretario de Estado Cordell Hull a los japoneses, el 26 de noviembre de 1941, de que se retiraran totalmente de sus conquistas, un ultimátum que llevó a los japoneses a considerar inevitable la guerra con Estados Unidos. La obra de Anthony Kubek How the Far East Was Lost (1972), que McMeekin incluye en su bibliografía, contiene un valioso capítulo, escrito en realidad por Stephen H. Johnsson, sobre las actividades de White para fomentar el conflicto entre Estados Unidos y China. En términos más generales, la obra de Charles Callan Tansill Back Door to War (1952), basada en una extensa investigación en los archivos del Departamento de Estado de los Estados Unidos, contiene un largo relato de los esfuerzos de paz japoneses antes de Pearl Harbor. Tansill, considerado en su día como uno de los principales historiadores diplomáticos de Estados Unidos, es hoy poco citado.

Como se ha mencionado anteriormente, el autor ha subrayado acertadamente la actitud poco crítica de Estados Unidos y Gran Bretaña hacia los partisanos yugoslavos dirigidos por Tito. La excelente discusión del autor apoya el estudio anterior de Slobodan Draskovich, Tito: Moscow's Trojan Horse (1957). Draskovich era hijo de un ministro del interior serbio asesinado en 1921 y hermano de Milorad Drachkovitch, durante muchos años miembro de la Hoover Institution. En términos más generales, las investigaciones posteriores de los archivos han respaldado las conclusiones de los «anticomunistas prematuros» durante la guerra e inmediatamente después de ella. Los comentarios del autor sobre el comandante George Racey Jordan, que protestó por los envíos americanos de uranio y otros materiales necesarios para la construcción de armas atómicas (pp. 532-34), y sobre las protestas del gobernador de Pensilvania George H. Earle ante Roosevelt por la rendición incondicional (p. 451 y, especialmente, p. 737n31) deben consultarse sobre este punto.

Terminaré con una observación que los estudiantes de economía de libre mercado encontrarán intrigante. McMeekin dice: «[E]l argumento de repliegue protokeynesiano que a veces se escucha—que la movilización del «arsenal de la democracia» sacó a la economía de Estados Unidos (y más tarde del mundo) de la Depresión de una manera que el New Deal de Roosevelt no hizo—se basa en última instancia en la falacia de la ventana rota identificada por Frédéric Bastiat» (p. 664).

Stalin’s War es un libro magnífico y todos los interesados en las causas y consecuencias de la Segunda Guerra Mundial—y qué persona razonable podría no estarlo—deberían leerlo.

Author:

Contact David Gordon

David Gordon is Senior Fellow at the Mises Institute and editor of the Mises Review.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here