Mises Wire

Home | Wire | ¿Qué es exactamente el neoliberalismo, y es algo malo?

¿Qué es exactamente el neoliberalismo, y es algo malo?

  • neoliberalism

La verità, vi prego, sul neo-liberismo: Il poco che c'è, il tanto che manca (La verdad, por favor, sobre el neoliberalismo)
por Alberto Mingardi
Marsilio, 2019
333 páginas

Pocas cosas hay hoy en día que enciendan más el odio, especialmente dentro de los campus universitarios, que declararse neoliberal (si el lector no está convencido, se le invita a que lo pruebe él mismo y vea lo que ocurre). Tanto los exponentes de la derecha como los de la izquierda, de hecho, ven el neoliberalismo como el instrumentum regni con el que los líderes políticos globales y sus intereses especiales han intentado, especialmente desde la década de 1980, exprimir a la clase media y a los pobres.1 Instituciones internacionales como la Unión Europea, el Fondo Monetario Internacional o el Banco Mundial, según este punto de vista popular, forman parte del mismo gran esquema neoliberal que pretende centralizar el poder en manos de unos pocos mediante la promoción de políticas que están en consonancia con lo que el multimillonario de izquierda George Soros denominó «fundamentalismo de mercado»2, un «saco de ideas basado en la noción fundamentalista de que los mercados se autocorrigen, asignan los recursos de manera eficiente y sirven bien al interés público».3

Esta historia, que los medios de comunicación y los intelectuales repiten hasta la saciedad, es tan intrigante como tentadora de tragar. Identificar un chivo expiatorio es siempre una forma muy cómoda de eludir la responsabilidad a la hora de la verdad, y más aún cuando ese chivo expiatorio es tan abstracto e impersonal como una ideología de la que todo el mundo habla pero a la que nadie puede señalar con el dedo. Por eso no es de extrañar que se haya llegado a culpar al neoliberalismo de causar problemas no económicos como la dispersión del ébola: la mortal enfermedad vírica surgida en el África subsahariana. A este respecto, se anima a los lectores más valientes a echar un vistazo a los trabajos de los científicos Robert y Rodrik Wallace o a las palabras pronunciadas por la ex presidenta de la Cámara de Diputados italiana Laura Boldrini.

Sólo hay un pequeño problema con esta historia: es errónea. Alberto Mingardi, director del Istituto Bruno Leoni, ha intentado enterrar este mito de una vez por todas en su libro más reciente, La verità, vi prego, sul neo-liberismo (La verdad, por favor, sobre el neoliberalismo). En un extenso ensayo de 398 páginas, el erudito italiano muestra cómo la idea de que hemos sido dominados en el último cuarto de siglo por una clase política decidida a aumentar la escala y el alcance de la empresa privada es sencillamente infundada: nunca el gasto público, los impuestos y la regulación han sido tan elevados en la historia de las naciones modernas como lo son hoy. Vilfredo Pareto (1897), el gran economista y sociólogo liberal clásico, señaló con la mirada puesta en los historiadores del futuro que, aunque el libre mercado y la libre competencia se consideren despreciables, no se les puede culpar de los males que se producen allí donde no están presentes.4 El caso que Pareto tenía en mente era el de Italia en la última parte del siglo XIX, pero, como muestra Mingardi, su advertencia es en gran medida aplicable a nuestros días.

EL NEOLIBERALISMO FRENTE AL LIBERALISMO CLÁSICO

Mingardi comienza su ensayo recordando, en primer lugar, que «las palabras son importantes». Así, dando un paso atrás, se pregunta: ¿cuál es el origen del concepto moderno de neoliberalismo y cuáles fueron sus rasgos significativos? El lector podría pensar que estas preguntas son triviales, pero muy pocos escritores que han empleado este término se han tomado el tiempo de definirlo correctamente y de rastrear sus orígenes: una indicación más de que el propio término es simplemente un latiguillo académico utilizado por los intelectuales de izquierda para ridiculizar a sus oponentes.5 Mingardi señala, de hecho, que en 2009 Taylor Boas y Jordan Gans-Morse estudiaron 148 artículos académicos, publicados entre 1990 y 2004, que identificaban el neoliberalismo como una variable en el proceso de desarrollo económico. Lo que encontraron fue que el 65% de ellos ni siquiera se molestó en definir dicho término.6 Lo que uno aprende es que, estrictamente hablando, el movimiento neoliberal real tenía muy poco que ver con una plataforma política que pretende que la sociedad capitule a lo que el mercado quiere, como críticos como Philip Mirowski quieren hacernos creer.7

Se dice que el término neoliberalismo fue propuesto por el sociólogo alemán Alexander Rustow en 1938, pero el padre intelectual del movimiento fue el periodista estadounidense Walter Lippmann, firme partidario del New Deal hasta que se dio cuenta, en 1935, del monumental crecimiento del poder gubernamental que tuvo lugar tras la gran depresión. Tras el crack de 1929, observó Lippmann, había sucedido algo sin precedentes: por primera vez en la historia de Estados Unidos, la recuperación de una crisis se convirtió en una tarea del Estado y no en una responsabilidad de los individuos. Así, pudo darse cuenta, antes que muchos otros intelectuales «sofisticados», de la continuidad esencial entre Herbert Hoover y Franklin Delano Roosevelt, hecho que fue reconocido explícitamente por los propios miembros del «brain trust» de FDR, figuras como Rexford G. Tugwell y Raymond Moley.8

Desilusionado por esta repentina invasión por parte del gobierno, en su famoso libro La buena sociedad, Lippmann (1937) advirtió de los peligros de una economía planificada centralmente y subrayó los beneficios de un mercado ampliamente libre y competitivo. Sin embargo, a pesar de sus muchas y buenas intuiciones, como señala Mingardi, Lippmann estaba lejos de abrazar el liberalismo clásico: su «bête noir era el poder discrecional, no necesariamente la intervención del gobierno» (p. 53). Incluso llegó a considerar el liberalismo clásico como un «arma ideológica utilizada para justificar las injusticias y la opresión» (p. 47). Esta ambigüedad en el pensamiento de Lippmann ya era evidente en sus reconocimientos: por un lado, se sentía en deuda con las ideas de Ludwig von Mises y Friedrich von Hayek por su crítica al socialismo y, por otro, con John Maynard Keynes por demostrar a «los pueblos libres que la economía moderna puede regularse sin dictadura».9

El proyecto neoliberal, que surgió en torno al libro de Lippmann durante una reunión parisina entre compañeros liberales en 1938 organizada por Louis Rougier —conocida como el Coloquio Walter Lippmann— estaba, pues, ya desde el principio infectado por una especie de sueño de tercera vía que mitigaría los excesos de la planificación central y los de la soberanía del mercado.10 Como dijo el propio Mingardi «El neoliberalismo en su verdadero sentido, el de Lippmann y el de los ordoliberales alemanes, fue un intento de salvar algo de la economía de mercado en un mundo que había decidido, convincentemente, darle la espalda» (p. 70, énfasis añadido).

LA TIERRA INVISIBLE DE LA REVOLUCIÓN «NEOLIBERAL»

A diferencia de lo que los críticos neoliberales siguen diciéndonos, después de la Segunda Guerra Mundial, los casos en los que la escala de la intervención estatal disminuyó han sido extremadamente raros: incluso las proclamadas revoluciones neoliberales de Margaret Thatcher y Ronald Reagan en la década de los ochenta hicieron poco o nada para recortar el tamaño del estado de bienestar y aplicar desregulaciones sistemáticas. Algunos sectores regulados quedaron intactos, y otros, como el de los contratos laborales y el del seguro de enfermedad, acabaron estando más regulados que antes (p. 153). Por otra parte, en promedio, los gastos sociales en los países de la OCSE han aumentado en el último cuarto de siglo: de poco más del 15% del PIB a finales de la década de 1980 al 21% en 2016.

Incluso el proceso de globalización, que siguió a la caída del muro de Berlín, se ha caracterizado por acuerdos comerciales multilaterales mucho más restrictivos, vinculantes y proteccionistas que los acuerdos de libre comercio unilaterales o incluso bilaterales del siglo XIX. Como escribe Mingardi

Desde mediados del siglo XIX hasta hoy, las funciones del Estado han aumentado de forma espectacular. La idea que se ha extendido es que todos los aspectos de la vida social deben, si no controlarse, al menos regularse y que la complejidad de la realidad exige ... que las normas sean cada vez más complejas. Las 1.700 páginas del TLCAN reflejan esta visión del mundo ... hay muy poca desregulación en el comercio internacional actual. (p. 125).

Aunque en el siglo pasado las reformas fundamentales del libre mercado fueron escasas y temporales, siempre dieron lugar a una ola de creatividad, innovación y prosperidad. Este fue, por ejemplo, el caso de Alemania, Francia e Italia en los años cincuenta y sesenta, cuando estos países se guiaron respectivamente por las políticas de Ludwig Erhard, Jacques Rueff y Luigi Einaudi: todos ellos cercanos a las ideas de la escuela austriaca de economía.11 No fue, sin embargo, el caso de Gran Bretaña, ya que, como señala Mingardi, éste fue «el único país que nunca tuvo una fase neoliberal en su verdadero sentido» (p. 83). De hecho, bajo el liderazgo de Clement Attlee, Gran Bretaña se embarcó en el camino del welfarismo y el sindicalismo y, sobre todo, influenciada por el «fetiche del pleno empleo» keynesiano12, comenzó a desarrollar «una historia de amor con las nacionalizaciones» (p. 86). Por esta razón, Gran Bretaña experimentó la recuperación económica más lenta de la posguerra.

¿Pero qué pasa con Estados Unidos? ¿El hecho de que su edad de oro económica haya coincidido con el dominio de la economía keynesiana no desmiente el mensaje central de este libro? Mingardi rebate hábilmente esta postura tanto con la teoría como con la historia. Aunque a primera vista el sistema fiscal estadounidense parecía bastante invasivo —con tipos impositivos marginales para rentas superiores a 200.000 dólares que alcanzaban el 91%— su relativa complejidad hizo posible que los empresarios creadores de riqueza encontraran una forma de escapar de él. Mingardi cita aquí al economista Lawrence Lindsey, según el cual, en el año 1960 el tipo impositivo del 91% sólo lo pagaban en realidad ocho individuos.13 La presión fiscal real era, pues, mucho menor de lo que se podría pensar a primera vista.

Además, a partir de 1947, el gobierno estadounidense recortó el gasto en un 75% en comparación con los años anteriores, creando así las condiciones para que los escasos recursos se dirigieran libremente hacia su uso productivo más valorado. Además, los bajos impuestos (reales), el bajo gasto público y el entorno institucional estable que siguió, incentivaron a los productores de riqueza a pensar a lo grande y a largo plazo, aumentando su cuota de mercado mediante el ahorro, la inversión y la acumulación de capital: una carrera que acabó aumentando la producción y los ingresos reales de forma generalizada.

EL LIBRE COMERCIO Y LA LIBERTAD DE PRECIOS: DOS SEÑAS DE IDENTIDAD DE LA CIVILIZACIÓN

Sin embargo, Mingardi no se contenta con demostrar que este «síndrome neoliberal» que supuestamente padecemos es una pura invención: también realiza algunos análisis positivos y perspicaces. Esto puede verse, por ejemplo, en el capítulo 2, cuando presenta lúcidamente los beneficios del libre comercio y la globalización sobre la base de la ley ricardiana de la asociación: «La apertura del comercio internacional tiende a empujar hacia una mejor asignación de los recursos: la mayor competencia [procedente del exterior] lleva a los menos eficientes a revisar sus formas de operar para no perder terreno frente a los nuevos participantes, mientras que los más eficientes desembarcan en nuevos mercados» (p. 118).

Su discusión en el capítulo 3 sobre el debate del cálculo socialista a la luz de los recientes llamamientos a ampliar el papel del Estado en la economía, es también bastante sugerente. Mingardi explica el papel indispensable que desempeñan los precios libres del dinero en una economía compleja al permitirnos dar una respuesta racional a las preguntas fundamentales que nos plantea un mundo de escasez: ¿qué bien debe producirse con mayor urgencia? ¿en qué cantidad hay que producirlos? ¿con qué combinación de factores de producción hay que ir a producirlos? ¿dónde hay que venderlos y a qué precio? Para demostrarlo utiliza el ejemplo del chef italiano Antonino Cannavacciuolo, showman del programa italiano Hell's Kitchen, en el que restaurantes al borde del fracaso piden la ayuda del jefe para recuperar su competitividad.

La ventaja comparativa de Cannavacciuolo consiste en analizar el comportamiento y las elecciones de los distintos restaurantes no de forma aislada o abstracta, sino con referencia al marco indispensable del cálculo monetario.

Cannavacciuolo mira las facturas e intenta explicar a los empresarios al borde del colapso cómo razonar sobre sus suministros: una pizzería no puede servir todas las noches carne de venado fina, porque sus clientes esperan otra cosa y porque incurriría en el riesgo de tener la nevera siempre llena y una montaña de deudas a sus espaldas; un pequeño restaurante de campo del interior de Turín no puede darse el gusto de poner en la carta crustáceos y pescados carísimos, sobre todo si, en la cocina, no tiene el tacto adecuado para poder ganar una estrella Michelin. (p. 200)

La lección de Cannavacciuolo es que el éxito económico a largo plazo depende de la capacidad del empresario para mejorar su producto y reducir el despilfarro: dos objetivos que solo pueden alcanzarse gracias a la existencia de precios monetarios, que a su vez solo son posibles en un régimen caracterizado por la propiedad privada, la libertad de intercambio y un dinero políticamente independiente.14 En relación con esto último, también es sugerente e informativo el extenso y crítico análisis que hace Mingardi de la obra de Mariana Mazzucato (2013) The Entrepreneurial State, y los muchos mitos populares que la han acompañado: desde el relato estatista del nacimiento de Internet hasta la creencia de que la economía japonesa posterior a la Segunda Guerra Mundial fue causada por las sabias decisiones de planificación a largo plazo del Ministerio de Comercio Internacional e Industria.

EL LUGAR PARA ALGUNAS CRÍTICAS

Aunque el libro es en su mayor parte un tour de force libertario, no está exento de críticas en algunos puntos. En el primer capítulo, al tratar la interpretación keynesiana de la gran depresión, Mingardi afirma, por ejemplo, que «la crisis de 1929 es un acontecimiento complejo, y como todo acontecimiento complejo es improbable que se haya originado por una sola causa» (p. 76). Aunque esta afirmación es hasta cierto punto razonable, Mingardi se equivocaría si pensara que no se puede, por tanto, determinar la causa principal o fundamental sin la cual no podría haberse producido una crisis tan grave: el crédito bancario inflacionario prestado por debajo del tipo de interés natural. En efecto, descubrir y desentrañar las causas y consecuencias fundamentales es la naturaleza y el propósito mismo de la teorización económica.

Mingardi parece incurrir en otro error al final del capítulo 2. Al hablar de la moneda sana, el autor señala con razón que uno de los principales méritos del patrón oro era proporcionar un control contra la acción discrecional por parte de la élite política. Como escribe:

En un modelo basado en la convertibilidad del oro, cuando la demanda de billetes aumenta (debido, por ejemplo, a la decisión del Estado de aumentar la retribución de sus funcionarios) el banco emisor, si quiere acomodar este aumento de la demanda, debe aumentar también las reservas de oro en las que se pueden convertir esos billetes.... esto representa por sí mismo una restricción que tiende a asegurar que la oferta de billetes sólo aumenta cuando es realmente necesaria, es decir, cuando la productividad ha aumentado. (p. 173)

El problema de este último párrafo se encuentra en la última frase, en la que Mingardi parece asumir, como un perfecto monetarista, que un aumento de la productividad debe ser compensado por un aumento de la oferta monetaria. La inyección de nuevo dinero, sin embargo, no sólo disminuye los ingresos reales y el nivel de vida de las personas productivas más de lo que habrían sido de otro modo al contrarrestar los efectos de las mejoras tecnológicas, sino que, en última instancia, debido a los aspectos no neutrales del dinero, distorsiona las señales del mercado, creando así las condiciones para que se produzca un desajuste entre la estructura de producción y las preferencias de los consumidores. La historia es aún más problemática porque, en la medida en que los nuevos medios de pago entren a través del mercado de préstamos, el tipo de interés artificialmente bajo que se derivará de dicha política llevará muy probablemente a los empresarios a cometer errores sistémicos en la asignación intertemporal de los recursos, preparando así el terreno para que se produzca una crisis financiera y una recesión económica.15 Como señaló Fritz Machlup «A pesar de su efecto estabilizador sobre el nivel de precios, la aparición de los nuevos medios de circulación en forma de capital monetario puede hacer que se lleven a cabo procesos de producción indirecta que no pueden mantenerse a largo plazo».16

En el último capítulo, Mingardi, después de ofrecer su defensa económica y «humana» de la libre inmigración (que considera sólo una extensión del derecho individual a la libre asociación) entra a explicar por qué la verdadera razón detrás del realineamiento tanto de la derecha como de la izquierda hacia el populismo y la política de identidad es la evitación de cualquier reforma del mercado por parte de las élites. Sin embargo, en la posición y el análisis de Mingardi está implícito que el populismo es de alguna manera incompatible con el libertarismo, una posición que es insostenible una vez que uno se da cuenta de que el populismo, en palabras del economista austriaco Joseph Salerno, «no es una ideología de derechas, sino una estrategia que puede ser utilizada por cualquier grupo ideológico cuya agenda política difiera radicalmente de la de la clase dominante».17 No sólo no es incompatible con una defensa de la libertad individual, sino que bien puede ser la única estrategia factible —a corto y medio plazo— que, sorteando el aparato estatal y sus guardaespaldas intelectuales, puede conducir a la insurrección masiva de los contribuyentes (los trabajadores y empresarios de la clase productiva) contra los consumidores de impuestos (la clase improductiva que dirige el gobierno y vive de sus desembolsos coaccionados). Murray Rothbard, el Sr. Libertario, mantuvo esta opinión desde principios de los años 50 hasta el final de su vida.18

CONCLUSIÓN

A pesar de estos pequeños desacuerdos, el libro de Mingardi es una adición muy bienvenida a la literatura sobre este término oscuro y raramente estudiado que es el neoliberalismo. El autor es capaz de integrar un sólido análisis económico con interesantes anécdotas y referencias históricas que pueden ser útiles para futuras investigaciones. Este ensayo, pues, debe ser leído y estudiado: recuerda al lector, como dijo el famoso presidente estadounidense Harry Truman, que «lo único nuevo en el mundo es la historia que no se conoce».

  • 1. El nacimiento del neoliberalismo se atribuye comúnmente a este periodo debido a la caída de la economía keynesiana y el ascenso concomitante del thatcherismo en el Reino Unido, el reaganismo en Estados Unidos y el Consenso de Washington como política económica internacional para los países menos desarrollados. Supuestamente, en el centro de todas estas plataformas políticas, estaban las reformas que impulsaban la privatización radical, la desregulación y la liberalización. Para una exposición de esta visión estándar, véase Thomas I. Palley, «From Keynesianism to Neoliberalism: Shifting Paradigms in Economics», Economía UNAM 2, no. 4 (abril de 2005), https://www.researchgate.net/publication/241645271_From_Keynesianism_to_Neoliberalism_Shifting_Paradigms_in_Economics.
  • 2. George Soros, The Crisis of Global Capitalism (Londres: Little, Brown, 1998).
  • 3. Joseph Stiglitz, «The End of Neo Liberalism?», Proyect Syndicate, 7 de julio de 2008, https://www.project-syndicate.org/commentary/the-end-of-neo-liberalism?barrier=accesspaylog.
  • 4. Vilfredo Pareto, Corso di economia politica, (1897; Turín: Einaudi, 1943).
  • 5. Según el historiador económico Philip Magness, el término neoliberalismo ha sido un latiguillo académico con connotaciones profundamente negativas desde la década de los veinte, cuando fue empleado por primera vez por colectivistas como Max Adler, Alfred Meusel y Othmar Spann para designar con un toque de disgusto el marginalismo liberal de escritores como Ludwig von Mises. Véase Philip Magness, «The Pejorative Origins of the Term 'Neoliberalism'» (Los orígenes peyorativos del término 'neoliberalismo'), American Institute for Economic Research, 10 de diciembre de 2018, https://www.aier.org/article/the-pejorative-origins-of-the-term-neoliberalism/.
  • 6. Taylor C. Boas y Jordan Gans-Morse, «Neoliberalism: From New Liberal Philosophy to Anti-Liberal Slogan», Studies in Comparative International Development 44, no. 2 (2009): 142.
  • 7. Philip Mirowski, «The Political Movement That Dared Not Speak Its Own Name: The Neoliberal Thought Collective under Erasure» (Documento de trabajo INET nº 23, 2014), p. 12. Para una crítica constructiva y articulada de las ideas de Mirowski sobre el neoliberalismo, véase Philipp Bagus, «Why Mirowski Is Wrong about Neoliberalism and the Austrian School», Instituto Mises, 18 de diciembre de 2015, https://mises.org/library/why-mirowski-wrong-about-neoliberalism-and-austrian-school.
  • 8. Steven Horwitz, «Herbert Hoover: Father of the New Deal» (Cato Briefing Paper nº 122, 29 de septiembre de 2011), http://www.cato.org/publications/briefing-paper/herbert-hoover-father-new-deal.
  • 9. Walter Lippmann, The Good Society (Boston: Little, Brown, 1938), p. viii.
  • 10. El economista austriaco Richard Ebeling también hizo hincapié en este punto. Como escribió: «El neoliberalismo no nació como un intento de racionalizar y restaurar un capitalismo desenfrenado de laissez-faire, sino como una idea para introducir una amplia red de programas reguladores y redistributivos que permitieran salvar políticamente algunos de los elementos esenciales de un orden de mercado competitivo». La tarea difícil, a los ojos de la mayoría de los asistentes, era averiguar cómo hacer esto sin que el propio sistema intervencionista amenazara con salirse de control y degenerar en ese tipo de sistema fragmentario de privilegio colectivista, saqueo y corrupción que el propio Walter Lippmann había dicho que podía ser fácilmente una puerta trasera incremental hacia una sociedad planificada.» Richard M. Ebeling, «Neoliberalism Was Never about Free Markets», Fundación para la Educación Económica, 13 de octubre de 2017, https://fee.org/articles/neoliberalism-was-never-about-free-market.
  • 11. Guglielmo Piombini, «Los éxitos de la Escuela Austriaca y los fracasos keynesianos», Libertycorner.eu, 18 de mayo de 2017, http://libertycorner.eu/index.php/2017/05/18/successi-della-scuola-austriaca-fallimenti-keynesiani/.
  • 12. La expresión procede del capítulo 10 de Henry Hazlitt, Economics in One Lesson (Londres: Ernest Benn, 1947).
  • 13. Tax policies for 4% Growth: Evidence from the States, American History, Markets, and Nations (George W. Bush Presidential Center, 2012), p. 46.
  • 14. Ludwig von Mises, Economic Calculation in the Socialist Commonwealth (Auburn, AL: Ludwig von Mises Institute, 2008).
  • 15. Para una exposición articulada de los efectos distorsionadores de la expansión del crédito sobre la estructura de la producción, véase el capítulo 5 de Jesús Huerta de Soto, Money, Bank Credit and Economic Cycles (Auburn, AL: Ludwig von Mises Institute, 2006).
  • 16. Fritz Machlup, The Stock Market, Credit and Capital Formation (Londres: William Hodge, 1940), p. 177.
  • 17. Joseph T. Salerno, J. «Populism Is Not an Ideology», Mises Wire, 26 de octubre de 2016, https://mises.org/wire/populism-not-ideology.
  • 18. Ya en un manuscrito escrito en 1954 se encuentra Rothbard afirmando lo siguiente «Toda demagogia, toda perturbación del carro de la manzana, provendría casi con seguridad de la oposición individualista. Además, el Estado está ahora al mando, y siempre que esta condición prevalece, el Estado está ansioso por evitar la interrupción y la agitación ideológica.... A corto plazo... el único camino hacia la libertad es un llamamiento a las masas por encima de las cabezas del Estado y de su guardaespaldas intelectual. Y este llamamiento puede ser realizado de forma más eficaz por el demagogo, el hombre del pueblo tosco y sin pulir, que puede presentar la verdad en un lenguaje sencillo y eficaz, aunque emotivo». Murray N. Rothbard, «In Defense of Demagogues,», Instituto Mises, 23 de abril de 2002 (manuscrito original de 1954), https://mises.org/library/defense-demagogues.
Author:

Bernardo Ferrero

Bernardo Ferrero is an Italian college student working toward a BA in economics and politics at Soas University of London.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Attac Austria via Flickr
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire