Mises Wire

Home | Wire | ¿Por qué los sindicatos policiales no protegen a los denunciantes?

¿Por qué los sindicatos policiales no protegen a los denunciantes?

  • whistleblower

Etiquetas Burocracia y regulaciónHistoria de EEUU

El sargento Javier Esqueda, del Departamento de Policía de Joliet (Illinois), pensó que estaba haciendo lo correcto al filtrar un vídeo grabado desde el interior de un coche patrulla en el que se veía a un hombre negro, Eric Lurry, en apuros médicos por una sobredosis de drogas, siendo abofeteado y con la porra de la policía metida en la boca. Lurry murió posteriormente a causa de la sobredosis. El sargento Esqueda recibió un premio del Proyecto Lamplighter, un grupo de defensa de los denunciantes policiales. Tras una investigación de asuntos internos, los agentes implicados recibieron castigos menores, uno de ellos una suspensión de seis días por apagar el sonido de la cámara después de que el sargento abofeteara a Lurry y le llamara «perra».

El pequeño tirón de orejas a los agentes no es el único aspecto cuestionable de esta situación. El departamento del sargento Esqueda abrió una investigación penal y los fiscales le han acusado de cuatro cargos de mala conducta oficial, con una pena máxima de veinte años de prisión, porque no estaba autorizado a acceder a estas grabaciones. Actualmente está de baja administrativa remunerada a la espera de los resultados de su juicio y de la investigación de asuntos internos. El jefe de la policía de Joliet, Alan Roechner, dice que no cree que Esqueda sea un denunciante, y algunos de sus compañeros de trabajo informaron de que creen que Esqueda obtuvo el vídeo para utilizarlo como «baza» para evitar la disciplina en un caso no relacionado. En noviembre, el sargento Esqueda fue expulsado de su sindicato, la Asociación de Supervisores de la Orden Fraternal de la Policía de Joliet, por 35 votos a favor y 1 en contra. Su excomunión es importante porque su sindicato ya no le proporcionará asesoramiento en caso de que el procedimiento vaya en su contra y se enfrente a un despido.

Esto puede parecer extraño a la luz de cómo los sindicatos policiales luchan con uñas y dientes por los oficiales acusados de mala conducta atroz. Pero tiene mucho sentido desde la perspectiva de los objetivos organizativos de los sindicatos policiales. Los sindicatos buscan maximizar los salarios, los beneficios y la seguridad laboral de sus miembros. Presentado en el sentido más caritativo, las protecciones laborales que negocian los sindicatos policiales evitan cosas como la disciplina arbitraria de los supervisores policiales y protegen a los agentes de los perjuicios de los reclamos maliciosos o dudosos. Dado que los sindicatos policiales suelen tener prohibido hacer huelga, lo que probablemente reduzca sus salarios, negocian con más ahínco las protecciones laborales.

Sin embargo, estas protecciones también tienen el potencial de proteger a los agentes de la responsabilidad por mala conducta. Dada la financiación por parte de los contribuyentes y el estatus privilegiado de las organizaciones policiales municipales, el mercado no puede decidir si los agentes están «sobreprotegidos» según los deseos de los consumidores. La competencia del mercado pone un límite máximo a lo que los sindicatos del sector privado pueden exigir. Por ejemplo, las exigencias del sindicato United Auto Workers contribuyeron posiblemente a la quiebra de General Motors al aumentar los costes laborales hasta niveles poco competitivos con los fabricantes de automóviles extranjeros. Entre los departamentos de policía no existe esa competencia y las ciudades pueden hacer más concesiones a los sindicatos. Como consecuencia, a los departamentos de policía les resulta imposible despedir a los agentes que demuestran una mala toma de decisiones. La Oficina de Policía de Pittsburgh, por ejemplo, despidió al agente Paul Abel, que golpeó con una pistola y disparó accidentalmente a un hombre al que había confundido con otra persona, sólo para que Abel fuera readmitido por un árbitro. Abel ha sido objeto de muchas quejas, la última de ellas por una detención por represalias, y actualmente está suspendido, contra lo que la Orden Fraternal de Policía ha dicho que luchará.

La respuesta a por qué los sindicatos policiales protegen a los agentes que incurren en conductas como la de Paul Abel pero no a los denunciantes como Javier Esqueda está clara. Los denunciantes en las filas de la policía socavan el objetivo del sindicato policial de proteger a los agentes de las medidas disciplinarias. El sargento Esqueda no era leal a sus compañeros. Mientras que los agentes de policía individuales pueden valorar la protección de los denunciantes, los sindicatos no quieren negociar la protección de los denunciantes porque eso socavaría el sindicato. Por analogía con los sindicatos del sector privado, los miembros individuales del sindicato pueden valorar el derecho a trabajar durante un paro laboral, pero los sindicatos tienen incentivos para declarar «esquirol» a cualquiera que lo haga, ya que esa opción socavaría el poder de negociación del sindicato.

Está claro que hay situaciones en las que los intereses de los sindicatos divergen del interés público en la transparencia y la buena vigilancia. Pero lo que puede ser menos obvio es que los intereses de los sindicatos pueden divergir de los intereses de los miembros individuales. La situación de Esqueda es otro ejemplo de algo que señaló el gran economista Walter E. Williams: El «trabajo», como tal, no tiene intereses totalmente unificados. Las narrativas populares pintan las disputas laborales como conflictos entre los trabajadores y la dirección, pero en realidad, son trabajadores que compiten contra otros trabajadores. Los sindicatos son cárteles que reducen la oferta de mano de obra manteniendo a los competidores fuera. Y aunque el estudio clásico de W.H. Hutt sobre los sindicatos encontró que la amenaza de huelga era la fuente más importante de costes sociales de los sindicatos, los sindicatos policiales ilustran que incluso cuando se elimina la amenaza de huelga, los sindicatos pueden seguir siendo una fuente sustancial de costes sociales. En el caso del sargento Esqueda, vemos cómo la amenaza a cualquier agente que viole el muro azul puede ser también una fuente de costes sociales, en este caso protegiendo a los agentes que incurren en conductas delictivas de las sanciones correspondientes cuando no protegen y sirven a los ciudadanos.

Authors:

Contact Tate Fegley

Tate Fegley is a Postdoctoral Associate at the Center for Governance and Markets at the University of Pittsburgh. Research Fellow at the Independent Institute.

Ilia Murtazashvili

Ilia Murtazashvili is an Associate Professor in the Graduate School of Public and International Affairs at the University of Pittsburgh, and Associate Director of the Center for Governance and Markets.
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire