Mises Wire

Home | Wire | Por qué la libertad de asociación es tan importante

Por qué la libertad de asociación es tan importante

  • gather

Etiquetas Reseñas de librosSistema legalFilosofía y Metodología

09/10/2020

Si se llegara a inventar una nube de palabras para el año 2020, entre las palabras más grandes, tales como «horrible» y «desastre» uno encontraría con toda seguridad la palabra «solitario». Gracias a la conveniente excusa de covid, numerosos gobiernos estatales instituyeron un régimen de verdadero arresto domiciliario para sus ciudadanos. Las calles estaban desiertas, las tiendas vacías, las iglesias cerradas por decreto gubernamental. Los restaurantes y bares normalmente llenos hasta el borde de gente charlando felizmente se llenaron en cambio de un espeluznante silencio, puntuado, quizás, sólo por los gritos apagados de los propietarios lamentando su inminente bancarrota. Aunque en la mayoría de los lugares el «distanciamiento social» ha disminuido en su gravedad, todavía hay muchos obstáculos para lo que se consideraría una existencia social normal, como lo demuestran claramente las historias de horror que salen de los colegios y escuelas. Lamentablemente, pero no de forma inesperada, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades informan de un aumento generalizado de la ansiedad, la depresión, el abuso de sustancias y la ideación suicida en la población. Los jóvenes se han visto especialmente afectados, ya que más del 25 por ciento de las personas de 18 a 24 años experimentan ideas suicidas.

Nada de esto es sorprendente. En palabras de Aristóteles, «el hombre es un animal social», después de todo. Bajo tales circunstancias, la reciente publicación del libro Why Associations Matter: The Case for First Amendment Pluralism por el profesor Luke Sheahan en la Universidad de Duquesne no podría ser más oportuna y necesaria. En esta obra breve y fácil de seguir, aunque exhaustiva, Sheahan guía al lector no sólo a través de un curso intensivo sobre por qué el derecho de libre asociación es necesario para la vida y la libertad humanas, sino también a través del estado actual de la jurisprudencia de la Primera Enmienda sobre el tema y una posible teoría jurídica en virtud de la cual el derecho de asociación podría hacerse efectivo en los tribunales.

Sheahan abre el libro con un breve ejemplo de la libertad de asociación que está siendo atacada por la serie de Harry Potter, concretamente la forma en que el Ministerio de Magia, tras haber nacionalizado y tomado efectivamente Hogwarts, prohibió cualquier grupo y reunión no sancionada por las autoridades del colegio. Sheahan pregunta: «¿Qué pasa con una fuente alternativa de autoridad, incluso una tan leve como un grupo estudiantil independiente, que pone en jaque al Ministerio?» Los tiranos, en cualquier forma que tomen, inevitablemente odian y trabajan para destruir las asociaciones privadas. Tales asociaciones están fuera de su control y son un polo alternativo de lealtad, y por lo tanto deben ser eliminadas.

Un ataque tan obvio a una libertad esencial puede parecer imaginativo a los fans de Harry Potter, señala Sheahan, pero por desgracia, debido a la reciente jurisprudencia del Tribunal Supremo, dicho ataque guarda un incómodo parecido en algunos aspectos con el mundo que habitamos actualmente.

El villano al que Sheahan apunta no es Aquel que no debe ser nombrado, sino el caso de la Corte Suprema de 2010 Sociedad Legal Cristiana vs. Martínez, un caso que trata sobre si a un grupo de estudiantes se le permitió o no exigir a los miembros votantes y a los líderes que aceptaran una declaración de fe. Sheahan anuncia este caso como el punto en el que la Corte Suprema borró completamente la libertad de asociación del precedente legal. Meticulosamente traza la forma en que la jurisprudencia de la Primera Enmienda sobre el tema ha evolucionado hasta la decisión de Martínez. Identifica una tendencia de la libertad de asociación que se reconoce sólo en el contexto de la libertad de expresión, que identifica como la dicotomía de la Primera Enmienda.

Esta evolución culmina en el caso mencionado, en el que, en palabras de Sheahan, el tribunal «sólo consideró los derechos de la Primera Enmienda en cuanto a la expresión. Esta maniobra del Tribunal elimina efectivamente la libertad de asociación de la protección de la Primera Enmienda. En resumen: un foro público, regido por la Primera Enmienda y creado por una universidad pública con el propósito expreso de permitir la formación de grupos, no fue requerido por la Corte Suprema para proteger la libertad de asociación de los grupos que se formaron allí».

Si la Sociedad Jurídica Cristiana vs. Martínez es central para el aspecto legal del argumento de Sheahan, los trabajos del sociólogo Robert Nisbet sirven como fundamento subyacente para la comprensión sociológica y política de la asociación que explica por qué la libertad de asociación es tan importante en primer lugar. Sheahan ofrece un resumen por capítulos de muchos de los puntos clave de Nisbet en relación con la sociología de los grupos y el pluralismo social que establece una «teoría de lo social» que sirve de base para el resto del libro. Incluso por sí sola, esta sección es un valioso recurso introductorio a la obra de Nisbet y sería beneficiosa para los lectores que aún no están familiarizados con sus fuertes críticas al estado centralizador.

Tras exponer una teoría de lo social que contextualiza justamente por qué la libertad de asociación es necesaria para la vida humana en sí misma y demostrar que esa libertad está claramente amenazada por la doctrina jurídica imperante, Sheahan pasa a explicar una doctrina jurídica alternativa a la dicotomía de la Primera Enmienda, a la que llama pluralismo de la Primera Enmienda.

Sheahan sostiene que los tribunales deben reconocer que la asociación expresiva, si bien es importante, no es el único aspecto de la asociación que debe protegerse. La Primera Enmienda garantiza el derecho a reunirse, pero la gente se reúne por mucho más que para ejercer la libertad de expresión. Cada grupo tiene algún tipo de función y desarrolla dogmas para ayudar a lograr ese fin. Si el sistema legal sólo protege a los grupos cuando se dedican a la libre expresión y no protege su integridad funcional, es decir, su capacidad para ejercer una autoridad dentro del propio grupo que preserve el fin para el que existe el grupo, el sistema ha dejado indefenso el núcleo existencial del grupo.

Habiendo trabajado en lo que sería el pluralismo de la Primera Enmienda, Sheahan propone una prueba judicial que denomina prueba de autonomía funcional como método de funcionamiento y también sugiere un proyecto de legislación basado en la Ley de Restauración de la Libertad Religiosa de 1993 que podría servir de base legislativa para el principio.

En este breve libro, Sheahan explora muchas de las facetas de la sociología de los grupos y las interpreta en la esfera jurídica y judicial de una manera que cualquier lego razonablemente informado debería encontrar fácil de entender. Lo hace con minuciosidad tanto para sus propias ideas como para las interpretaciones y propuestas alternativas. Su imparcialidad se pone especialmente de manifiesto cuando aborda la espinosa cuestión de la libertad de asociación en lo que respecta a los grupos que desean restringir la afiliación por motivos de raza y cómo deben ser considerados, tanto desde el punto de vista sociológico como jurídico. Los laicos, así como los que se dedican o están interesados en dedicarse a la profesión jurídica, encontrarán probablemente el libro como una lectura muy edificante y digna de ser leída.

Author:

Zachary Yost

Zachary Yost is a freelance writer and Mises U alum. You can subscribe to his newsletter here.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire