Mises Wire

Home | Wire | Por qué es importante hacer la defensa moral del capitalismo

Por qué es importante hacer la defensa moral del capitalismo

  • choices

Etiquetas CapitalismoMedios y culturaFilosofía y Metodología

12/23/2020

Es cierto que el capitalismo de libre mercado es el mejor sistema para promover el florecimiento humano y la prosperidad. No es sorprendente, entonces, que muchos defensores del libre mercado exalten el dinamismo del capitalismo. Sin embargo, al hacer esta defensa utilitaria del capitalismo, los defensores también podrían estar cediendo la posición moral a los socialistas.

La importancia del argumento moral

Demostrar la impracticabilidad del socialismo es necesario, pero también es una estrategia ineficaz para galvanizar la buena voluntad por el capitalismo, porque las objeciones al capitalismo suelen basarse en motivos morales. Lamentablemente, incluso los críticos sobrios del socialismo pueden rechazar el capitalismo sobre la base de que es inhumano y funciona como un vehículo para enriquecer a la élite. Por lo tanto, los himnos libertarios a la superioridad del capitalismo de libre mercado pueden interpretarse erróneamente como una justificación para el dominio de la élite. Para mejorar la reputación del capitalismo, los defensores de los mercados deben recordar a los detractores que se trata de un sistema moral basado en la libertad y la participación voluntaria. A pesar de las protestas de los críticos, la esencia del capitalismo es la elección, no los beneficios.

¿Una búsqueda de beneficios?

Mark O'Connell en una revisión crítica del capitalismo elucida de manera conmovedora la tesis de que el capitalismo es principalmente una búsqueda de beneficios: «La prioridad en el capitalismo es siempre el beneficio, y por lo tanto debemos de una manera u otra priorizar lo que es rentable, incluso si es a expensas de otras necesidades, como vivir una vida significativa o espiritualmente satisfactoria».

La caricatura del capitalismo esbozada por O'Connell es ampliamente aceptada en todo el espectro político, aunque no tiene una base real. Las ganancias inspiran a los empresarios a mantener la operación de sus negocios, pero el capitalismo bien entendido no es sobre el dinero.

Dado que los libertarios y otros defensores del libre mercado frecuentemente promulgan argumentos utilitarios a favor del capitalismo, la mayoría de los detractores asumen que los defensores del capitalismo están obsesionados con la acumulación de riqueza.

Por ejemplo, algunos defensores laissez faire (correctamente) argumentan que un salario mínimo más alto limita las oportunidades de trabajo de los jóvenes. Pero es importante repudiar las leyes sobre el salario mínimo no sólo por su propensión a destruir empleos, sino porque los mandatos legales sobre salarios violan los derechos humanos básicos de los seres humanos que celebran acuerdos privados en beneficio mutuo. Las leyes sobre el salario mínimo representan la intrusión del Estado en las asociaciones contractuales. Como agentes morales, poseemos la capacidad de elegir, por lo que el establecimiento de tales leyes nos priva de nuestra capacidad de ejercer la elección.

Si un joven que necesita desesperadamente un trabajo y el propietario de un pequeño negocio en apuros acepta una cierta tarifa por hora, es impropio que el estado abrogue los derechos individuales haciendo este contrato inadmisible. Si las investigaciones indican que los mandatos sobre el salario mínimo no tienen repercusiones en el empleo, apoyarlos seguiría siendo objetable por motivos morales. Por consiguiente, sigue siendo importante oponerse a las leyes sobre el salario mínimo por motivos morales. A menos que los requisitos del salario mínimo sean aplicados voluntariamente por grupos comerciales o por trabajadores individuales, son simplemente injustos.

Asimismo, pontificar que los altos tipos impositivos disuaden la formación de capital y el crecimiento económico es un argumento poco elegante para el capitalismo. Las subidas de impuestos deben ser denunciadas, incluso cuando los investigadores pueden demostrar que no perjudican la innovación o el crecimiento económico. Después de todo, los ciudadanos ya toleran numerosos excesos del Estado impuestos simplemente a través de la recaudación de impuestos sobre la renta en cualquier tipo.

El hecho de que el gobierno dé a entender que los ricos deben pagar impuestos aún más altos bajo el pretexto de promover el bien común es algo más que descarado. Tal proposición intuye que el estado tiene derecho a la riqueza de los ciudadanos; sin embargo, nada más lejos de la realidad.

Del mismo modo, las restricciones comerciales son la bête noire de los economistas del libre mercado. Por lo tanto, no es sorprendente que hayan proporcionado una serie de estudios que elogian los efectos beneficiosos del libre comercio. Por ejemplo, los destacados economistas Donald J. Boudreaux y Nita Ghei en un informe publicado por el Centro Mercatus señalan perceptiblemente las ventajas del libre comercio:

  • El libre comercio mejora la eficiencia y la innovación. Con el tiempo, el libre comercio trabaja con otros procesos del mercado para desplazar los trabajadores y los recursos hacia usos más productivos, permitiendo que prosperen las industrias más eficientes. Los resultados son salarios más altos, inversión en cosas como la infraestructura y una economía más dinámica que sigue creando nuevos empleos y oportunidades.
  • El libre comercio impulsa la competitividad. El libre comercio requiere que las empresas y los trabajadores estadounidenses se adapten a las cambiantes demandas del mercado mundial. Pero estos ajustes son críticos para seguir siendo competitivos, y la competencia es lo que alimenta el crecimiento a largo plazo.

Estas afirmaciones son bastante poderosas; sin embargo, una afirmación del capitalismo debe basarse en supuestos morales. La naturaleza perniciosa del proteccionismo se revela en su capacidad de robar a los consumidores el derecho a elegir. Es una grave injusticia que los políticos determinen los bienes y servicios que consumen los ciudadanos. Al favorecer el proteccionismo, el Estado reduce la diversidad de los productos ofrecidos a los consumidores, privándolos indirectamente de su derecho a elegir. Esencialmente, la hipocresía se pone de manifiesto cuando los socialistas castigan a los regímenes autoritarios por prohibir Facebook en nombre de la unidad nacional, pero defienden el proteccionismo en el altar del bien nacional. Ambos actos constituyen un atroz asalto al derecho a elegir. Claramente, aquellos interesados en preservar la libertad deben elegir el capitalismo.

Sí, el capitalismo es más eficiente que el socialismo, pero para construir un argumento convincente para el capitalismo de libre mercado, los defensores de la libertad también deben articular que es un sistema moral superior. Recordar a los críticos que el capitalismo ha desencadenado una ola de prosperidad no les hará perder de vista la afirmación de que es inmoral. Para ganar la batalla de las ideas, los defensores del capitalismo deben proponer un caso convincente para el capitalismo apoyado en ideales morales.

Author:

Contact Lipton Matthews

Lipton Matthews is a researcher, business analyst, and contributor to Merion West, The Federalist, American Thinker, Intellectual Takeout, mises.org, and Imaginative Conservative. Visit his YouTube channel, with numerous interviews with a variety of scholars, here. He may be contacted at lo_matthews@yahoo.com or on Twitter (@matthewslipton).

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire