Mises Wire

Home | Wire | Por qué el salario mínimo es tan malo para los trabajadores jóvenes

Por qué el salario mínimo es tan malo para los trabajadores jóvenes

  • wages
0 Views

Tags Trabajadores y Salarios

01/02/2020

En el discurso político actual, el salario mínimo es frecuentemente mencionado por los miembros más progresistas del Congreso. A nivel básico, el aumento del salario mínimo parece ser una política favorable para los asalariados de bajos ingresos. Sin embargo, a menudo se mantienen fuera de la conversación los efectos posteriores de esta propuesta. El consenso entre los economistas siempre ha sido que un piso de precios en «mano de obra poco calificada» lleva al desempleo «entre la misma gente que la legislación del salario mínimo supuestamente ayuda». Seguramente los que mantengan su empleo cosecharán el salario por hora más alto, pero no sin consecuencias para el resto del mercado laboral de «baja calificación».

Los aumentos de salario mínimo ordenados por el gobierno resultan directamente en un piso de precios más alto para la mano de obra por hora. Las consecuencias más indirectas incluyen reducciones de horas trabajadas, despidos, automatización, cambios operativos y pérdida de oportunidades. En economía básica, se enseña a los estudiantes acerca de las compensaciones. Una compensación, según la definición del Diccionario de Negocios, es «una técnica de reducir o renunciar a uno o más resultados deseables a cambio de aumentar u obtener otros resultados deseables para maximizar el rendimiento total». Todos los días incurrimos en compensaciones, como la decisión de comprar la cena de un restaurante por 10 dólares o de comer las sobras de las fiestas. Las empresas también incurren en compensaciones.

Por ejemplo, consideremos su tienda de comestibles local. El tendero puede emplear a diez personas, incluyendo un gerente y nueve empleados. El gerente gana mucho más que el salario mínimo actual, pero seis de los otros nueve empleados ganan el salario mínimo actual. Si se aumenta el salario mínimo actual de 7,25 a 12,50 dólares por hora, la tasa de aumento es del 72,4 por ciento. Aunque este incremento puede parecer razonable desde la perspectiva de algunos lectores, se trata de un gran aumento dados los márgenes de beneficio relativamente bajos de esta industria. ¿Cuáles son los efectos secundarios?

El empleador puede reducir las horas trabajadas para los empleados o despedir al personal. Varias cosas resultan:

  • Los que no sean despedidos cosecharán los beneficios de un salario mínimo más alto, pero tendrán que trabajar más duro para compensar la reducción de personal.
  • El personal que gana un salario superior al antiguo salario mínimo pero inferior a la nueva tasa también solicitará que se aumente su salario para diferenciarse de sus compañeros (aquellos que conservaron sus puestos de trabajo con el salario mínimo más alto) y para compensarles por sus habilidades.
  • Los que son despedidos se verán obligados a encontrar otro empleo.
  • Puede haber una falta de empleo debido a que estos empleados están fuera del mercado.

Los efectos en el empleo de los jóvenes

Mientras tanto, los rápidos avances en la tecnología pueden resultar en menos oportunidades de trabajo cuando el costo de la mano de obra es más alto. Piense en la línea de auto-registro de Kroger de su localidad o en la aplicación de pedidos por móvil de Chick-fil-A.

No es sorprendente que la evidencia del Foro de Acción Americana indique que los jóvenes de las minorías pueden ser los más afectados por los pisos de precios salariales. Diversos estudios han analizado el impacto de los aumentos del salario mínimo, la mayoría de los cuales han sido aumentos graduales implementados a lo largo de un período de años. En un podcast EconTalk con Russ Roberts, Jacob Vigdor compartió sus principales hallazgos sobre el aumento del salario mínimo de Seattle: «En primer lugar, el salario mínimo parecía aumentar los salarios. ... Eso es lo que esperábamos ver. Pero cuando miramos el empleo, en realidad vimos una reducción». Vigdor menciona además que las horas trabajadas disminuyeron a medida que los salarios aumentaron.

El estudio mostró que la cantidad de dinero pagada en el mercado laboral de bajos salarios disminuyó en general, o en su conjunto. Los resultados variaron según el nivel de experiencia del trabajador; los que tenían más experiencia laboral salieron adelante. El estudio de Vigdor muestra que, en promedio, sus cheques de pago eran veinte dólares más altos por semana. Pero la mayor pérdida «en términos de salarios mucho más bajos sería entre los trabajadores que aún no habían entrado en el mercado laboral cuando el salario mínimo comenzó a aumentar, porque les resultaba más difícil encontrar cualquier tipo de trabajo».

La clave del estudio de Vigdor fue el efecto del salario mínimo en los trabajadores que aún no habían entrado en el mercado laboral. En efecto, el salario mínimo más alto creó una barrera para entrar en el mercado laboral por hora para aquellos sin experiencia. ¿Quién tiende a carecer de experiencia? Jóvenes e inmigrantes.

Como cualquier joven que busca una pasantía o su primer trabajo sabe, lo más difícil de la búsqueda es tener suficiente experiencia. La experiencia significa que el individuo necesita menos entrenamiento y puede ser productivo el primer día. Los negocios entienden que «la capacitación en el trabajo es una inversión, y a 15 dólares por hora esa inversión no tiene sentido desde la perspectiva del dueño del negocio». Esta inversión tiene aún menos sentido cuando se entiende que el adolescente sólo trabajará durante unos meses y luego se irá, un dilema al que se enfrentan muchos empleadores durante las vacaciones de verano e invierno.

El Instituto de Políticas de Empleo aborda el desempleo de los adolescentes en un artículo titulado «The Teen Unemployment Crisis: Questions and Answers». Señala que uno de los objetivos de la Ley de Normas Laborales Justas es «proteger las oportunidades educativas de los menores». Problemáticamente, el aumento del costo de la mano de obra desincentiva a las empresas a contratar trabajadores, especialmente a aquellos que requieren capacitación. Además, a medida que la tecnología avanza rápidamente, las funciones fácilmente automatizadas pueden quedar obsoletas para los trabajadores. Los responsables de la formulación de políticas deben considerar los intereses de asegurar un mercado laboral viable para la juventud de nuestra nación, a la vez que promueven políticas que incentiven a las empresas a pagar salarios decentes.

Aunque muchos adolescentes pueden estar predispuestos a simpatizar con las políticas progresistas como los aumentos del salario mínimo, deben entender las implicaciones más amplias de tales propuestas. Los mercados pueden soportar cambios graduales, pero no pueden ajustarse adecuadamente a los fuertes incrementos en el costo de la mano de obra. En New State Ice Co. v. Liebmann, el juez de la Corte Suprema de los Estados Unidos Louis Brandeis describió de manera célebre cómo un «estado puede, si sus ciudadanos así lo deciden, servir de laboratorio; y probar experimentos sociales y económicos novedosos sin riesgo para el resto del país»; el juez Brandeis acuñó la frase «laboratorios de la democracia». Hasta 2019, nueve estados y el Distrito de Columbia han experimentado con aumentos del salario mínimo. Pero los estudios han demostrado que estos «éxitos» progresivos no se producen sin consecuencias imprevistas.

Author:

Add Comment

Shield icon wire