Mises Wire

Home | Wire | Por qué EEUU quiere bajar los salarios reales de los alemanes

Por qué EEUU quiere bajar los salarios reales de los alemanes

  • natgas1
0 Views

01/03/2020

El 20 de diciembre de 2019, el presidente Trump autorizó sanciones contra las empresas y personas que participan en la construcción del Nord Stream Two, un gasoducto bajo el Mar Báltico que llevará gas natural ruso a Europa occidental, principalmente a Alemania. El oleoducto está completado en más de un 80 por ciento. Las sanciones se incluyeron en la Ley de Autorización de la Defensa Nacional de 2020, que financia a las enormes fuerzas armadas de Estados Unidos y será difícil de anular. Una empresa de colocación de tuberías ya ha suspendido sus operaciones. Alemania, el principal beneficiario de este enorme proyecto, ha denunciado las sanciones de los Estados Unidos. Estas sanciones son erróneas en dos frentes y es muy probable que sean contraproducentes para los intereses de Estados Unidos a largo plazo.

El caso económico para el Nord Stream Two

El caso económico a favor de completar el Nord Stream Two es simple. En un mundo libre, o en su mayoría libre, son los participantes del mercado — y no los políticos — quienes deciden cuáles son los proyectos que probablemente generen beneficios. El hecho mismo de que el gasoducto se esté construyendo nos indica que los inversores esperan que tenga éxito en la sustitución de las fuentes de energía existentes y de mayor precio y/o que proporcione una fuente de energía sólida y de menor coste para el futuro crecimiento económico de Alemania y Europa occidental. De hecho, nadie ha afirmado lo contrario.

El gobierno alemán ha apoyado el proyecto, porque el gas natural es una fuente de energía más limpia que el carbón y se considera, con razón o sin ella, más seguro que la energía nuclear. La medida también cuenta con apoyo político, ya que muchos alemanes comunes y corrientes están interesados en evitar los aumentos del coste de la vida mediante el acceso a fuentes de energía asequibles. Los límites a estas fuentes aumentarán el costo de la vida y disminuirán los salarios reales.

Mientras tanto, el gobierno alemán planea cerrar todas sus plantas de carbón, excepto ocho, para el año 2030 y todas sus plantas de energía nuclear para el año 2022. Así que Alemania se quedará con molinos de viento, paneles solares y poco más, lo que puede estar bien con su gran sector activista del medio ambiente, pero no proporcionará suficiente energía para apoyar a la nación. El gas natural parece ser la respuesta, y Rusia tiene grandes suministros a la venta.

Económicamente, este es el final de la controversia, ya que los participantes del mercado son mucho mejores que los políticos para prever la viabilidad económica de tal proyecto. Pero aunque las regulaciones ambientales están perjudicando a los alemanes promedio, el gobierno de los EE.UU. está tratando ahora de hacer las cosas aún más difíciles para los europeos comunes al tratar de controlar el flujo de los recursos energéticos en Europa.

El caso geopolítico para el Nord Stream Two

El caso públicamente declarado de EE.UU. contra Nord Stream Two es que dejará a Alemania demasiado dependiente de un poder potencialmente hostil para alimentar su economía. Digo «públicamente» porque los Estados Unidos quieren vender gas natural licuado a Alemania pero a un costo que se estima que es el doble que el del gas por gasoducto desde Rusia. Los Estados Unidos se están encargando de decidir qué es lo mejor desde el punto de vista económico y geopolítico para la tercera economía más grande del mundo. ¿Tienen nuestros políticos una mejor comprensión de estos asuntos que los propios políticos alemanes? Lo dudo mucho.

Puede que Alemania sea tonta al cerrar sus fuentes de carbón y energía nuclear, pero en este sentido es más rehén de su propio grupo de presión ambiental radical que de Rusia. De hecho, una forma de ver este asunto es que Rusia está salvando a Alemania de su propia estupidez. Predigo que este grupo de presión ambiental nunca estará satisfecho y simplemente pasará a hacer campaña contra otro pilar de la industria alemana.

Además, Alemania tiene muchas opciones energéticas, incluso si cierra sus plantas de carbón y nucleares. Puede importar energía nuclear de Francia y energía de carbón de Polonia. Polonia también está haciendo campaña para detener el nuevo oleoducto. Una persona escéptica se preguntaría si lo hace por razones geopolíticas o porque teme una pérdida de ingresos de exportación y/o una pérdida de influencia sobre un antiguo enemigo. En cualquier caso, esta es una decisión de Alemania, no de los Estados Unidos y especialmente no de Polonia.

El caso geopolítico a favor del Nord Stream Two es tan sencillo como el económico. Las economías alemana y rusa se convertirían en interdependientes hasta cierto punto. Si Alemania depende del gas natural ruso, Rusia también dependerá de los ingresos por exportación de Alemania. Esta teoría de la interdependencia para la paz entre antiguos enemigos fue clave para la fundación de la Unión Europea.

Nuestros estadistas de la segunda guerra mundial fueron más sabios que los actuales. Vieron que el intento de Alemania de crear un estado autárquico estaba ligado a su objetivo de controlar los recursos naturales de sus vecinos (como el trigo de Rusia y el petróleo de los Balcanes) a través de la invasión y la anexión. En el frente occidental, Francia tenía abundantes suministros de carbón y Alemania tenía fábricas de acero de última generación. Al aceptar unirse a la Comunidad Europea del Carbón y del Acero, Francia y Alemania pusieron fin a su centenaria y sangrienta competencia por controlar los recursos de la otra parte. Una cosa tan simple de hacer, y sin embargo, ¿cuántos millones murieron y fueron esclavizados para perseguir al falso dios de la autarquía económica? El supuesto dictado de Frederic Bastiat nunca fue tan presciente:

Cuando los bienes no cruzan las fronteras, los soldados lo harán.

La gran oportunidad perdida de nuestros tiempos es que Rusia no ha sido bienvenida de nuevo en la comunidad de naciones pacíficas. ¿Dónde está la culpa? Algunos dirán que la anexión de Crimea por parte de Rusia en 2014 expuso sus objetivos todavía expansionistas. Otros dirán que la culpa es de la expansión de la OTAN para abarcar a la mayoría de las naciones del antiguo Pacto de Varsovia. Puede que la integración y la cooperación económicas no sean la panacea para detener una nueva Guerra Fría, pero la desaparición del Nord Stream Two casi garantiza que la tensión geopolítica aumentará.

Los EE.UU. no deberían asumir que Alemania y los demás países de Europa occidental que desean comprar gas natural ruso aceptarán esta afrenta a su soberanía. Si EE.UU. persiste en aplicar sanciones, se puede prever la eventual desintegración de la propia OTAN.

Lo viste por aquí primero.

Author:

Contact Patrick Barron

Patrick Barron is a private consultant to the banking industry. He has taught an introductory course in Austrian economics for several years at the University of Iowa. He has also taught at the Graduate School of Banking at the University of Wisconsin for over twenty-five years, and has delivered many presentations at the European Parliament.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire