Mises Wire

Home | Wire | Otra inútil campaña antimonopolio de los reguladores federales

Otra inútil campaña antimonopolio de los reguladores federales

  • chi

10/30/2020

Gracias a Dios que el Departamento de Justicia de EEUU ha salvado de nuevo a los consumidores de alimentos de... bueno, es un poco difícil de decir. Esta vez, el objetivo son los productores de pollo, pero escribí sobre eventos similares hace varios años con la industria láctea.

Los últimos acontecimientos implican un acuerdo de 110 millones de dólares y acusaciones de ejecutivos, como el productor de pollo Pilgrim's Pride por acusaciones de fijación de precios, una violación de las leyes antimonopolio. Los habituales argumentos apasionados relacionados con el ahorro del desafortunado consumidor son sacados a relucir, pero como en el caso de los productos lácteos, incluso un mínimo examen de los detalles entre bastidores deja poco o nada que desear en todo el proceso.

Comencemos con la fijación de precios—la idea de que varias empresas de la misma industria trabajen juntas para controlar el suministro de un producto en beneficio mutuo. La definición de la fijación de precios es sorprendentemente abierta, por ejemplo, el acuerdo puede «inferirse a partir de la conducta» (no escrita ni declarada) y va más allá de los precios al consumidor para incluir «los gastos de envío, las garantías, los programas de descuento o las tasas de financiación». Además, la evidencia «circunstancial» de la fijación de precios puede ser todo lo que se necesita. Como se indica en el enlace anterior, «Cuando los competidores acuerdan restringir la competencia, el resultado es a menudo precios más altos». Pero seguramente incluso los reguladores pueden entender que otros factores, como el aumento de los costos de los insumos o de los impuestos, también pueden dar lugar a precios más altos para los consumidores...

El panorama se vuelve más confuso a medida que se investigan las pruebas. Nos damos cuenta de cómo lo que pudo haber sido una métrica sin sentido jugó un papel importante. La estimación del mercado de Georgia Dock, ahora suspendida, era un estudio voluntario en curso de los precios que las empresas avícolas han estado recibiendo. Un empleado del Departamento de Agricultura de Georgia se limitaba a llamar y recopilar los datos de los productores en un informe. Por supuesto, no había manera de auditar la información que se recibía y comunicaba, pero eso no impidió que un grupo de inversores de Wall Street hiciera una gran apuesta contra los productores de pollo. No importa la validez de los datos—si se veían bien en una hoja de cálculo, eso es aparentemente todo lo que les importaba. Cuando el pago no se produjo como estaba previsto, los geniales inversores contrataron a un abogado que descubrió un documento del Departamento de Agricultura de Georgia (de la misma persona que compiló el Georgia Dock) que ponía en duda su validez. Esto, combinado con las discrepancias en los diferentes informes de precios, es lo que llevó a la demanda de fijación de precios, al acuerdo y al posible encarcelamiento de algunos ejecutivos del sector avícola, sin tener en cuenta la posibilidad muy real de que los supermercados simplemente ignoraran el Georgia Dock y negociaran los precios con los productores de pollo por su cuenta. O que los productores estuvieran respondiendo de alguna manera a las fuerzas del mercado por su cuenta. Supongo que no se puede culpar a un grupo de inversionistas de Wall Street por no entender que los mercados que funcionan pueden hacer varias cosas—subir, bajar, mantenerse igual—y no aumentar durante décadas por diseño.

También es cómico que, mientras que existe evidencia de ejecutivos de la industria del pollo discutiendo sobre los precios, los mismos documentos también informaron sobre la competencia indiscutible, ya sabes, lo que el Departamento de Justicia dice que deberían estar haciendo. En un caso, un ejecutivo declaró que otra compañía debería «sentir el dolor» de la escasez de suministro. «No debemos ayudarlos ni un micrón» fue otra respuesta.

El hecho de que esto esté sucediendo a los productores de carne de pollo indica una descarada falta de perspectiva histórica para esta industria y lo que ha significado para los consumidores. La carne de pollo es ahora omnipresente en EEUU y en todo el mundo, y esto sólo ha ocurrido en las últimas décadas debido a los enormes avances en la productividad y la eficiencia. Hace varias décadas, el pollo era más caro que la carne de vacuno, pero gracias a la investigación y a los avances tecnológicos, el tiempo que tarda un ave en llegar al mercado es menos de la mitad de lo que era hace unas décadas. No hay duda de que existen problemas de contaminación originada por los desechos de pollo y preocupaciones por el bienestar de los animales (sin mencionar las preocupaciones por los empleados de las plantas de procesamiento), pero dados los enormes progresos dentro de la industria, no hay razón para pensar que estas cosas no seguirán mejorando también. Especialmente si todavía le damos al mercado un respiro de vez en cuando.

Desafortunadamente, esta última ronda del teatro de DC puede prolongarse durante años. Sin embargo, podemos sentir cierto alivio al saber que, si los grupos productivos como la industria del pollo nos han enseñado algo, es que encontrarán alguna manera de perseverar mientras continúan suministrando a más y más personas una fuente de calidad de proteínas y nutrientes animales—las mismas cosas que necesitamos para sobrevivir, crecer y prosperar.

Author:

Contact Dave Albin

Dave Albin conducts process development research and provides technical support for a food equipment manufacturer in Iowa.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
wikoski via Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire