Mises Wire

Home | Wire | Notas desde el gulag digital

Notas desde el gulag digital

  • phone showing social media apps

Etiquetas Burocracia y regulaciónMedios y culturaPolitics

Como autor de Archipiélago Google: el gulag digital y la simulación de la libertad, supongo que no debería sorprenderme encontrarme de lleno en el gulag digital: vetado, quizá permanentemente, de Twitter y Facebook. Twitter suspendió permanentemente mi cuenta hace varias semanas, apenas unos días antes de que Elon Musk tomara el timón. Aunque no puedo estar seguro, es posible que me hayan vetado porque sugerí que el movimiento transgénero forma parte de una campaña de despoblación neomaltusiana múltiple. (Nótese que no dije nada sobre ningún transexual y, por tanto, no infringí las normas de Twitter», sean cuales sean. Puede que me haya equivocado, pero seguro que ser «correcto» no es una condición para utilizar los medios sociales. ¿O no? Por supuesto que lo es).

Ahora Facebook me ha exigido pruebas de que soy quien digo ser, y me ha vetado por completo mi cuenta, que ha sido, al menos temporalmente, borrada por completo del sitio. Presenté una foto de mi carné de conducir, que Facebook rechazó, y luego una foto de mi pasaporte junto con mi carné. Espero la respuesta de Facebook, que, según he leído, podría tardar entre cuarenta y ocho horas y cuarenta y cinco días en llegar.

Estoy considerando la posibilidad de eliminar mi cuenta, con lo que perderé miles de seguidores y el contacto con muchas personas con las que me he hecho amigo. Así funciona el sistema del gulag digital. Uno es absorbido por las redes de medios sociales, y luego las redes de medios sociales tienen el control sobre tus conexiones, que pueden cortar a su antojo.

Discúlpenme si encuentro el momento de mi destierro un tanto curioso, ya que acabo de escribir un nuevo libro sobre la agenda global del Gran Reinicio, con prólogo de Lew Rockwell, que saldrá a la venta en Amazon a principios de enero.

A estas alturas debería ser evidente que los elementos de Big Digital —los servicios de megadatos, las plataformas de redes sociales, los agentes de inteligencia artificial (IA), las aplicaciones y el desarrollo de Internet de las cosas, Internet de los cuerpos, la identidad digital y las monedas digitales de los bancos centrales (CBDC)— no sólo son productos de monopolios o aspirantes a monopolios, sino que también han sido incorporados por el Estado como aparatos de un nuevo poder corporativo—estatal.

Con la publicación en curso de «los archivos de Twitter» y otras revelaciones, ya no se puede negar de forma creíble la connivencia entre las grandes digitales y el Estado, ni tampoco el intercambio de datos y la coordinación entre los sitios de medios sociales y Google. Google y Facebook rastrean el comportamiento en línea y «fuera de línea» (si es que «fuera de línea» puede seguir considerándose que existe) y esencialmente saben todo lo imaginable sobre sus usuarios.

A menudo se sugiere que estos datos se utilizan exclusivamente con fines publicitarios. Pero los datos de los usuarios también se comparten con el Estado de vigilancia, y esto es mucho más preocupante. ¿Has visitado un sitio web prohibido? Imagínese cómo podría utilizar el Estado esa información.

Una de las soluciones que se sugieren es ir a lo Galt: buscar un Barranco de Galt digital y alejarse uno mismo y, por tanto, sus huellas digitales, en la medida de lo posible, del ámbito del Gran Digital. Esto es fácil de decir para quienes no dependen de los medios sociales para promocionar sus productos, pero sin duda es posible salir del Googleplex totalitario, al menos en principio.

De hecho, para muchos verdaderos disidentes, es probable que sea inevitable. Pero, ¿qué significará? ¿Hará el Gran Digital imposible la supervivencia fuera de su alcance? ¿Cuándo se convertirá el gulag digital en algo más que virtual? ¿En qué momento tu vida dependerá del Gran Digital? La identidad digital y las CBDC sellarán muchos destinos; o se opta por el régimen totalitario o se afrontan las consecuencias de la exclusión total.

Author:

Contact Michael Rectenwald

Michael Rectenwald is the author of twelve books, including The Great Reset and the Struggle for Liberty: Unraveling the Global AgendaThought CriminalBeyond WokeGoogle Archipelago, and Springtime for Snowflakes. He is a distinguished fellow at Hillsdale College.

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock