Mises Wire

Home | Wire | No es discriminación, incluso cuando el gobierno diga lo contrario

No es discriminación, incluso cuando el gobierno diga lo contrario

  • woman owned

Etiquetas Mercados libresProgresismo

11/25/2022

La discriminación injusta puede ser costosa para las empresas y la economía en general. Las empresas que se niegan a contratar a solicitantes en función de rasgos como el sexo o la raza limitan la capacidad de la sociedad de aprovechar el capital humano para producir innovaciones. Las economías funcionan mejor cuando la mano de obra y el capital se asignan eficazmente a los sectores adecuados.

Por lo tanto, las sociedades que penalizan a las personas por sus características innatas obtendrán resultados económicos menos que ideales. Pero, como observaremos más adelante, los programas para aumentar la participación de las mujeres en la ciencia y el emprendimiento son decepcionantes debido a las diferencias de sexo en la personalidad.

Los gobiernos están promoviendo la inclusión de la mujer en la fuerza laboral como estrategia económica. En todo el mundo se están anulando las leyes que restringen el empleo femenino. Recientemente, Benín levantó las restricciones al empleo femenino en la construcción para permitir que las mujeres realicen una mayor variedad de tareas. La eliminación de los obstáculos al empleo femenino permite a la sociedad beneficiarse de la productividad de las mujeres.

El empleo de las mujeres supone una oportunidad para que las empresas liberen un potencial creativo sin explotar y enriquezcan la sociedad con el ingenio de las mujeres. Es probable que el aumento de la participación de las mujeres en la mano de obra aporte mayores beneficios a los países en desarrollo con menores niveles de empleo femenino. Los economistas estiman que el aumento del empleo femenino en la India podría estimular el crecimiento económico en un 2,4%.

Puede parecer una cifra pequeña, pero este crecimiento podría traducirse en ganancias considerables para algunos electores. Además del crecimiento económico, el empoderamiento femenino está vinculado a resultados sociales positivos. Las investigaciones demuestran que en África la producción agrícola aumentaría un 20% si las mujeres tuvieran el mismo acceso a los insumos agrícolas. Además, al observar que las mujeres invierten una mayor proporción de sus ingresos en asuntos familiares y comunitarios, su inclusión en la población activa haría mella en los índices de pobreza.

Además, como las mujeres son las principales responsables de los asuntos domésticos, el empleo femenino tiene un impacto directo en el bienestar de los niños. Un estudio histórico realizado en Brasil reveló que las posibilidades de supervivencia de los niños aumentaban en un 20% cuando las madres controlaban los ingresos del hogar. A la inversa, el empleo de las mujeres también las dota de los conocimientos necesarios para convertirse en innovadoras y resolver problemas poco estudiados que afectan a las mujeres. En un estudio reciente, Rem Koning descubrió que las patentes presentadas por equipos integrados por mujeres tenían más de un 35% de probabilidades de perseguir invenciones centradas en la salud de las mujeres.

Las mujeres liberadas hacen una inmensa contribución a la sociedad. Sin embargo, las políticas para intensificar su participación en la ciencia y el emprendimiento podrían ser infructuosas debido a las diferencias de personalidad. El gobierno americano y empresas como Google y Microsoft patrocinan programas para aumentar la participación de las mujeres en la ciencia y la tecnología. Sin embargo, las mujeres siguen estando infrarrepresentadas en estos campos. Google admite a regañadientes en un informe reciente que ha habido pocos avances para las mujeres en su plantilla.

Sin embargo, basándose en los resultados de los estudios que exploran la infrarrepresentación de las mujeres en la ciencia y la tecnología, la conclusión de Google no es sorprendente. Varios estudios sostienen que las disparidades de género en la ciencia son consecuencia de las diferencias de personalidad. A diferencia de las mujeres, los hombres prefieren trabajar con cosas más que con personas y disfrutan con el pensamiento abstracto. Los estudios afirman incluso que hay más hombres que mujeres trabajando en informática porque los hombres están más interesados en este campo.

Además, aunque algunos piensan que las instituciones discriminan a las mujeres, la evidencia sostiene que la contratación las favorece. Es obvio que la escasez de mujeres en algunas profesiones se debe a las diferencias de personalidad y no puede mejorarse con ingeniería social. Incluso los índices de invención científica están influidos por las diferencias de personalidad. Es menos probable que la confianza de un hombre se vea afectada por el rechazo, por lo que está menos dispuesto a abandonar tras un fracaso. Un estudio de 2021 publicado por la Academy of Management Proceedings informa a los lectores de que las disparidades en las patentes son atribuibles a la resistencia de los hombres, que evitan abandonar.

Del mismo modo, la brecha de género en la actividad empresarial está en función de las diferencias de personalidad. El éxito de mujeres como Estée Lauder y Melanie Perkins demuestra que las mujeres pueden ser tan excepcionales como los hombres o incluso mejores, pero el perfil de la mujer media es más relevante que los logros de los atípicos. Por término medio, los hombres tienen mayores intenciones empresariales que las mujeres, son más emprendedores y crean empresas más grandes y duraderas.

Ahora bien, si las mujeres tienen una ventaja comparativa en el sector de la belleza, y Google decide patrocinar un proyecto para mujeres fabricantes, esto podría ser un paso positivo. Sin embargo, las iniciativas de las empresas tecnológicas para aumentar el emprendimiento femenino en general podrían ser infructuosas debido a las diferencias de personalidad. Las empresas son libres de abogar por el emprendimiento femenino; sin embargo, dado que los hombres poseen rasgos de personalidad que los hacen proclives al emprendimiento y las mujeres exhiben tales rasgos en menor escala, es probable que la brecha de género en el emprendimiento sea persistente.

Las investigaciones suelen constatar que las mujeres no son tan seguras de sí mismas y tolerantes al riesgo como los hombres; por lo tanto, las mujeres son menos emprendedoras por término medio, teniendo en cuenta que el emprendimiento se correlaciona con estos rasgos. Debería preocupar a los responsables políticos que, a pesar de los miles de millones invertidos en proyectos de emprendimiento femenino, las mujeres aún no hayan creado empresas como Amazon, Google y Netflix.

Una posible explicación podría ser que, dado que los hombres son más propensos a alterar los valores culturales dominantes para convertirse en empresarios, es más probable que lancen empresas más revolucionarias. Además, las mujeres tienden a estar más motivadas por objetivos sociales que por la creación de valor económico, por lo que podrían estar menos inclinadas a establecer colosos financieros que los hombres, ya que ese no es su objetivo.

Los hacedores de políticas y los empresarios cuentan con estudios que refutan el argumento de que la escasa representación de las mujeres en algunas profesiones es resultado de la discriminación, por lo que financiar programas para aumentar la representación femenina es inútil. Empoderar a las mujeres es un objetivo loable, pero las iniciativas para impulsar la participación de las mujeres en la ciencia y el emprendimiento  son un desperdicio de recursos, ya que es evidente que las mujeres están menos representadas en algunos sectores porque sus objetivos e intereses difieren de los de los hombres.

Author:

Contact Lipton Matthews

Lipton Matthews is a researcher, business analyst, and contributor to Merion West, The Federalist, American Thinker, Intellectual Takeout, mises.org, and Imaginative Conservative. Visit his YouTube channel, with numerous interviews with a variety of scholars, here. He may be contacted at lo_matthews@yahoo.com or on Twitter (@matthewslipton).

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here