Mises Wire

Home | Wire | No, el capitalismo no amenaza a la humanidad

No, el capitalismo no amenaza a la humanidad

  • capplanetvillains2.png
0 Views

Tags Gran GobiernoEl EmprendedorLibre Mercado

Presumiblemente reforzada por las ardientes afirmaciones de Greta Thunberg y el tema general de la Semana del Clima, la gente en Twitter ha estado declarando que el capitalismo amenaza a la humanidad. Esta angustia reavivó el interés en un artículo de The Guardian que se publicó hace unos meses, en el que el autor George Monbiot argumentaba que la naturaleza misma del capitalismo es «incompatible con la supervivencia de la vida en la Tierra». Estas afirmaciones no sólo ignoran el obvio progreso de la humanidad que nos mira a la cara (y se supone que los activistas medioambientales son los empíricos en este debate), sino que incluso si las preocupaciones de Monbiot sobre el clima fueran correctas, el capitalismo seguiría siendo el mejor sistema social para hacer frente a la crisis.

El caso de Monbiot contra el capitalismo

El siguiente extracto resume el doble argumento de Monbiot de por qué el capitalismo amenaza a toda nuestra especie:

Los fracasos del capitalismo surgen de dos de sus elementos definitorios. El primero es el crecimiento perpetuo. El crecimiento económico es el efecto agregado de la búsqueda de acumular capital y extraer beneficios. El capitalismo se derrumba sin crecimiento, pero el crecimiento perpetuo en un planeta finito conduce inexorablemente a la calamidad ambiental.

...El desacoplamiento absoluto necesario para evitar la catástrofe medioambiental (una reducción en el uso de recursos materiales) nunca se ha logrado, y parece imposible mientras continúe el crecimiento económico. El crecimiento verde es una ilusión.

Un sistema basado en el crecimiento perpetuo no puede funcionar sin periferias y externalidades. Siempre debe haber una zona de extracción (de la que se extraigan los materiales sin pago completo) y una zona de eliminación, donde se vierten los costes en forma de residuos y contaminación. A medida que la escala de la actividad económica aumenta hasta que el capitalismo afecta a todo, desde la atmósfera hasta el fondo del océano profundo, el planeta entero se convierte en una zona de sacrificio: todos habitamos en la periferia de la máquina del beneficio.

El segundo elemento definitorio es la extraña suposición de que una persona tiene derecho a una parte tan grande de la riqueza natural del mundo como su dinero pueda comprar. Esta confiscación de los bienes comunes causa otras tres dislocaciones. En primer lugar, la lucha por el control exclusivo de los bienes no reproducibles, lo que implica violencia o truncamiento legislativo de los derechos de otras personas. En segundo lugar, la inmiseración de otras personas por una economía basada en el saqueo tanto en el espacio como en el tiempo. Tercero, la traducción del poder económico en poder político, ya que el control de los recursos esenciales conduce al control de las relaciones sociales que los rodean.

La crítica de Monbiot al capitalismo es totalmente infundada. En primer lugar, desafía toda base empírica, lo cual es irónico porque es mi lado de este debate que supuestamente está compuesto de «negadores» no científicos. Especialmente a medida que los países que antes eran comunistas avanzan hacia mercados más libres, el mundo ha visto mejoras dramáticas en los niveles de vida, mientras que la disponibilidad relevante de recursos «agotables» ha aumentado; incluso las muertes relacionadas con el clima han caído en picado con el paso del tiempo.

Pero se pone aún peor para la tesis de Monbiot. Incluso si imaginamos un escenario (contrario a la realidad) en el que la humanidad si se encontrara con una crisis debido a la escasez de recursos naturales, la mejor manera de lidiar con la situación sería depender de la propiedad privada y de los precios del mercado. Culpar al capitalismo por los problemas potenciales de un mundo finito es como culpar a los termómetros por la gripe.

Sólo los hechos: Se está poniendo mucho mejor todo el tiempo

En esta sección ilustraré algunos de los hechos básicos, documentando que el bienestar humano ha mejorado drásticamente durante el mismo período en el que ostensiblemente hemos visto los estragos del cambio climático inducido por el hombre.

Primero, considere un gráfico de Bjørn Lomberg (y reproducido por Marlo Lewis) que muestra las muertes relacionadas con el clima entre 1920 y 2017:

Climate-1-1-768x728.png

Es difícil ver evidencia de un desastre inminente en la tabla anterior.

A continuación, como Monbiot está preocupado por el planeta «finito», veamos las «reservas probadas» de petróleo crudo de Estados Unidos, de la Administración de Información Energética (EIA por sus siglas en inglés):

U.S. Crude Oil Proved Reserves

Climate-2-768x286.png

Como muestra el gráfico, las «reservas probadas» de crudo de Estados Unidos se encuentran en un máximo histórico de unos 39.200 millones de barriles (a partir de 2017), frente a los 13.600 millones de barriles de 1930. El aumento de las reservas de crudo se ha producido a pesar de que los EE.UU. han producido una enorme cantidad de crudo durante este período.

De hecho, como se muestra en el gráfico de EIA que aparece a continuación, desde 1950 la producción de crudo de EE.UU. rara vez ha caído por debajo de los 5 millones de barriles por día, y en la actualidad (a junio de 2019) se encuentra en un máximo histórico de unos 12,1 millones de barriles por día.

U.S. Field Production of Crude Oil

Cliamte-3-768x284.png

El patrón es similar para las reservas y la producción mundiales de petróleo, pero elegí usar datos de Estados Unidos porque es el más confiable. También hay un patrón similar para el gas natural y el carbón; como muestra este informe de la IER de 2011, sólo Norteamérica tiene suficientes combustibles fósiles en la categoría más amplia de «recursos recuperables» para satisfacer las tasas de consumo actuales durante literalmente siglos. Y están creciendo. Según el último informe del Potential Gas Committee, las reservas de gas natural de Estados Unidos aumentaron en el equivalente energético de 100.000 millones de barriles de petróleo en sólo los últimos dos años.

¿Cómo puede ser posible? ¿Cómo puede Estados Unidos, por ejemplo, tener ahora más «reservas probadas» de petróleo que en 1950? La respuesta es que no tiene sentido que los humanos salgan y encuentren hasta la última gota de petróleo (o trozo de carbón) alojado en el planeta Tierra. En un momento dado, sólo es sensato haber localizado los depósitos precisos de un margen saludable de tales recursos agotables, que es sólo una pequeña fracción de las reservas físicas.

Sí, puesto que hay una cantidad finita de petróleo crudo, debe ser el caso que la humanidad eventualmente tendrá que cambiar a alguna otra fuente de energía. Pero la humanidad, especialmente en la era moderna de las instituciones relativamente capitalistas, no ha tenido hasta ahora problemas para mantener aumentos consistentes en la producción total, a pesar de los recursos «finitos» en la Tierra (o en el universo físico, para el caso).

Presumiblemente Monbiot diría que el éxito pasado no es garantía de rendimiento futuro, pero como explica un artículo diferente de The Guardian, la ONU informa que el mundo ha visto mejoras «asombrosas» en el bienestar humano desde 1990. Específicamente, más de mil millones de personas salieron de la «pobreza extrema», con «el número de personas que viven con menos de 1,25 dólares al día [cayendo] de 1.900 millones en 1990 a 836 millones en 2015».

¿Cómo tendrían que ser los datos para reivindicar el capitalismo de las acusaciones de Monbiot?

Incluso en un mundo en colapso, el capitalismo sería nuestra mejor defensa

Como ilustré en la sección anterior, las advertencias histéricas de Monbiot están totalmente divorciadas de la realidad. Como mucho, tiene que argumentar que el futuro será radicalmente diferente del pasado. En otras palabras, Monbiot debe argumentar, «El capitalismo va a empezar a matarnos, comenzando... AHORA».

Sin embargo, incluso los pronósticos más nefastos en el último resumen del IPCC de las Naciones Unidas sobre la ciencia del clima y los análisis de impacto no se acercan en absoluto a amenazar a la propia humanidad. Sigue siendo el caso, incluso en los peores escenarios examinados, que el PIB mundial per cápita es mucho mayor en (digamos) el año 2100 que en la actualidad. En un excelente artículo para CEI, Marlo Lewis da los detalles, junto con otras líneas de evidencia para mostrar que el cambio climático, aunque posiblemente un reto serio, no es una «amenaza existencial» como Monbiot y varios candidatos presidenciales demócratas están afirmando con naturalidad.

Pero se pone aún peor. Incluso si el entorno natural fuera tal que la humanidad tuviera que conformarse con un nivel de vida constante (o incluso en declive), la propiedad privada y los precios de mercado (es decir, el capitalismo) seguirían siendo vitales para ayudar a los seres humanos a organizar sus actividades de la mejor manera posible.

Por ejemplo, Harold Hotelling demostró en 1931 cuál sería la trayectoria de equilibrio de los precios spot del petróleo, en un escenario hipotético en el que empezamos con un pool fijo y sabíamos cuál sería la tasa de consumo para varios precios spot posibles. La respuesta elegante (dadas ciertas suposiciones) es que el precio de mercado del petróleo subiría de acuerdo a la tasa de interés, de modo que en el margen el propietario del fondo sería indiferente entre vender un barril más hoy, frente a mantenerlo fuera del mercado para venderlo el próximo año. (Por ejemplo, si el petróleo se vendiera hoy por 100 dólares y la tasa de interés fuera del 5%, entonces el precio al contado tendría que subir a 105 dólares el próximo año. Esto se debe a que el propietario siempre podría vender un barril hoy por 100 dólares y luego invertir en bonos para producir 105 dólares el próximo año.)

Supongo que Monbiot se escandalizaría con tal conteo de frijoles, pero este es exactamente el tipo de resultado que queremos que fomente el capitalismo.  Dado que existe una cantidad finita de un recurso útil como el petróleo, el patrón óptimo de uso es que se va reduciendo gradualmente con el tiempo, dedicándose a usos cada vez más importantes a medida que se hace más y más escaso.  El mayor precio spot del futuro asegura que las generaciones lejanas «registren su derecho» al uso del petróleo, mientras que el tipo de interés positivo refleja en cierto modo la «impaciencia» de los seres humanos.  (Si el tipo de interés fuera 0% y la población siempre estuviera creciendo, tendríamos el absurdo resultado de que nunca se usaría petróleo, seguiría pasando de generación en generación, creciendo en valor de mercado pero sin que fuera rentable quemar un solo barril).

Conclusión

George Monbiot alega que el capitalismo, sin control, causará la extinción literal de la humanidad. Sus argumentos ignoran toda la evidencia de los beneficios del capitalismo que nos miran a la cara. Sin embargo, incluso a nivel teórico, la propiedad privada y los precios de mercado ayudan a organizar la actividad humana para que podamos desplegar nuestros escasos recursos de la manera más eficiente posible. Empíricamente, el capitalismo ha permitido que la humanidad florezca con un nivel de vida cada vez mayor. Pero incluso en un escenario catastrófico en el que chocamos con una fuerte limitación de recursos, el capitalismo seguiría siendo una herramienta importante en nuestra defensa, de la misma manera que necesitaríamos urgentemente las matemáticas y la ciencia para ayudarnos a hacer frente a la emergencia.

 

Robert P. Murphy is a Senior Fellow with the Mises Institute. He is the author of many books. His latest is Contra Krugman: Smashing the Errors of America's Most Famous KeynesianHis other works include Chaos Theory, Lessons for the Young Economist, and Choice: Cooperation, Enterprise, and Human Action (Independent Institute, 2015) which is a modern distillation of the essentials of Mises's thought for the layperson. Murphy is co-host, with Tom Woods, of the popular podcast Contra Krugman, which is a weekly refutation of Paul Krugman's New York Times column. He is also host of The Bob Murphy Show.

Add Comment

Shield icon wire