Mises Wire

Home | Wire | Mises y los neoliberales alemanes

Mises y los neoliberales alemanes

  • mises

Etiquetas Historial mundial

La reunión de la Sociedad de Mont Pèlerin de 1947 [en Suiza] fue suficiente para satisfacer la curiosidad de Mises sobre Europa y los académicos europeos durante bastante tiempo. Europa estaba en ruinas, incluso París estaba en harapos. Ni siquiera quería pensar en viajar a Austria. Todo lo que era bueno y memorable de Europa estaba en el pasado. No era necesario que volviera al viejo continente sólo para presenciar la miseria inducida por esas mismas locuras estatistas contra las que había pasado toda una vida. Cuando fue invitado a la siguiente reunión de la Sociedad Mont Pèlerin, programada para julio de 1949 en la ciudad suiza de Seelisberg, declinó la invitación.1

Pero sus amigos americanos del Fondo Volker pensaron que era crucial tenerlo a bordo, para que los intervencionistas no tuvieran vía libre. La Sociedad Mont Pèlerin proporcionó a los libertarios americanos no sólo un cierto aire cosmopolita, sino que también les puso en contacto con una masa de intelectuales afines a su causa que no podían encontrar en su país.

Además, en una de las grandes ironías de la historia, los principios liberales acababan de ser aplicados con un éxito abrumador en Alemania, y un conocimiento profundo de Ludwig Erhard y de los líderes intelectuales de las reformas alemanas prometía ser útil para los libertarios americanos en sus luchas en casa. Nadie en los Estados conocía a los reformistas, y la curiosidad era grande. Impulsado por las noticias de Alemania, Leonard Read preguntó a Mises por Erhard. La respuesta:

El único dato que conozco sobre el profesor Erhard es que es el presidente del Consejo Asesor Económico. Este consejo es moderadamente intervencionista y se opone al New Dealismo radical de los partidos políticos alemanes y del Gobierno Militar británico abiertamente socialista. Es posible que la firmeza del Consejo en este asunto sea un logro de la actitud inflexible de Erhard y de la persuasión de su exposición de los principios del verdadero liberalismo.2

Sin embargo, la única manera de averiguarlo era ir a Europa y reunirse con el hombre y sus partidarios. Pero, desde el punto de vista de Luhnow, esto sólo valdría la pena si se pudiera traer a hombres como Mises para dar a las reuniones la orientación adecuada. A través de la intermediación de Herbert Cornuelle y Loren Miller, Luhnow instó a Mises a asistir a la reunión de Seelisberg. Mises aceptó. Sería su segundo regreso a Europa tras la emigración.3

Salió de Nueva York en algún momento de junio, y luego fue a Seelisberg del 3 al 10 de julio. Se suponía que la reunión iba a tratar en particular cuestiones relacionadas con el mercado laboral.4 Pero, como era de esperar, quedó totalmente eclipsada por la discusión de los recientes acontecimientos en Alemania Occidental.

En marzo de 1948, Ludwig Erhard había sido nombrado director de la administración económica de la zona de ocupación británico-americano. Discípulo del sociólogo social-liberal Franz Oppenheimer, Erhard era un desconocido en el mundo del libertarismo, lo que probablemente fue la razón por la que obtuvo el puesto en primer lugar.5 Pero el Sr. Nobody no perdió tiempo en dar un golpe liberal. Tres meses después de su nombramiento, tomó dos decisiones audaces. En contra de las intenciones del gobierno militar británico, (1) abolió prácticamente todos los controles de precios y (2) introdujo una nueva moneda: el marco alemán.

Al día siguiente, las tiendas y los comercios estaban llenos de mercancías. Los empresarios habían reducido la producción durante los años de la posguerra, y los minoristas retenían los productos básicos, reservándolos para su venta en el mercado negro, donde se podían obtener precios más altos. Este lamentable estado de cosas había sido consecuencia, por supuesto, del sistema nazi de control de precios, que había hecho imposible una producción rentable y había convertido el mercado abierto en un mercado negro. Las fuerzas de ocupación aliadas habían mantenido este sistema insensato a instancias de un pequeño grupo de influyentes asesores económicos de izquierdas, para quienes la planificación central y los controles gubernamentales eran el estado del arte.6 Erhard derrocó este sistema, creando así los fundamentos económicos de la República Federal de Alemania (occidental), que llegó a establecerse en el otoño de 1949. Además, puso en práctica una alternativa liberal clásica al Plan Marshall para la reconstrucción de posguerra.

Un año antes de las reformas de Erhard, el 5 de junio de 1947, Mr. Marshall había presentado su propuesta para la reconstrucción económica de Europa mediante el gasto a gran escala del dinero de los contribuyentes americanos.7 En años y décadas posteriores, la historia del Plan Marshall se ha contado y recontado desde el punto de vista de sus patrocinadores, convirtiéndose así en parte de la mitología moderna del Estado benefactor. Los estudiantes de secundaria de todos los países occidentales aprenden que el gasto gubernamental financiado por el Plan Marshall inició una nueva fase de crecimiento económico tras la Segunda Guerra Mundial.

Sin embargo, a la fría luz del razonamiento económico, podemos ver que el Plan Marshall era en esencia un plan para posponer la bancarrota del socialismo y del Estado benefactor. En correspondencia privada, Mises señaló que los países europeos ya habían «nacionalizado los ferrocarriles, el telégrafo, la energía eléctrica, el teléfono, las minas y muchas fábricas», y añadió:

Ya han expropiado mediante impuestos todas las rentas más altas y no pueden esperar ningún ingreso adicional por impulsar aún más la política de empapar a los ricos. Por lo tanto, quieren que el contribuyente americano pague la factura de los déficits incurridos por su glorificada política de socialización. Llaman a este esquema el plan Marshall.8

Si bien las reformas de Erhard se comparan muy positivamente con el abortado Plan Marshall, aún están lejos de ser satisfactorias desde el punto de vista libertario. Además, Erhard y sus asesores no eran defensores acérrimos del laissez-faire, sino campeones de políticas intermedias.9 Esto era mucho más grave que cualquier incapacidad política para poner en práctica un programa más amplio.

En diciembre de 1948, cuando Leonard Read le pidió su opinión sobre Erhard, Mises no lo conocía. En los años siguientes, sin embargo, se familiarizó con los escritos de Erhard y descubrió que reflejaban fielmente las opiniones de sus asesores: El profesor de economía de Colonia Alfred Müller-Armack, así como Wilhelm Röpke y Walter Eucken. En la década de 1950, Mises se dio cuenta de que el propio éxito de las reformas de libre mercado de Erhard podía ser utilizado en contra de la economía de mercado, porque las reformas se «vendían» en términos de retórica intervencionista. Por ello, honró a los reformistas alemanes con un extenso comentario en su libro más destacado:

Los partidarios de la variedad más reciente de intervencionismo, la «soziale Marktwirtschaft» alemana, subrayan que consideran que la economía de mercado es el mejor sistema posible y más deseable de organización económica de la sociedad, y que se oponen a la omnipotencia gubernamental del socialismo. Pero, por supuesto, todos estos defensores de una política intermedia subrayan con el mismo vigor que rechazan el manchesterismo y el liberalismo del laissez-faire. Es necesario, dicen, que el Estado interfiera en los fenómenos del mercado siempre y cuando el «libre juego de las fuerzas económicas» dé lugar a condiciones que parezcan «socialmente» indeseables. Al hacer esta afirmación, dan por sentado que es el gobierno el que está llamado a determinar en cada caso si un hecho económico concreto debe considerarse o no como reprobable desde el punto de vista «social» y, en consecuencia, si el estado del mercado requiere o no un acto especial de interferencia gubernamental.

Todos estos defensores del intervencionismo no se dan cuenta de que su programa implica así el establecimiento de la plena supremacía del gobierno en todos los asuntos económicos y, en última instancia, da lugar a un estado de cosas que no difiere de lo que se llama el modelo alemán o de Hindenburg del socialismo. Si es competencia del gobierno decidir si determinadas condiciones de la economía justifican o no su intervención, no se deja ningún ámbito de actuación al mercado. Entonces ya no son los consumidores los que determinan en última instancia qué debe producirse, en qué cantidad, de qué calidad, por quién, dónde y cómo, sino el gobierno. Porque en cuanto el resultado obtenido por el funcionamiento del mercado sin trabas difiere de lo que las autoridades consideran «socialmente» deseable, el gobierno interfiere. Esto significa que el mercado es libre siempre que haga precisamente lo que el gobierno quiere que haga. Es «libre» para hacer lo que las autoridades consideran «correcto», pero no para hacer lo que consideran «incorrecto»; la decisión sobre lo que está bien y lo que está mal corresponde al gobierno. Así, la doctrina y la práctica del intervencionismo tienden finalmente a abandonar lo que originalmente los distinguía del socialismo puro y duro y a adoptar por completo los principios de la planificación totalitaria.10

Las reservas de Mises no se debilitaron por el contacto personal con los representantes de la escuela alemana «Ordo» del neoliberalismo. Más bien al contrario: en correspondencia privada de mediados de los años 50, afirmaba: «Cada vez tengo más dudas de que sea posible cooperar con el Ordointervencionismo en la Sociedad de Mont Pèlerin».11

  • 1. Al parecer, también rechazó una invitación para dar una conferencia en la Universidad de Viena en un programa patrocinado por EEUU en 1948. Participó Fritz Machlup. Véase Thieberger a Mises, 18 de abril de 1948; Grove City Archive: Archivos de Thieberger.
  • 2. Mises a Read, carta fechada el 4 de diciembre de 1948; Grove City Archive: Archivos de la FEE.
  • 3. En marzo de 1950 dijo que había estado en Europa dos veces, pero no en Austria. Véase Mises a Ernest Neurath, carta del 13 de marzo de 1950, Grove City Archive: Expediente Neurath.
  • 4. Véase Miller a Mises, carta del 26 de marzo de 1949; Grove City College Archive: Archivos MPS. 5. Véase el reportaje de portada en el Neue Zürcher Zeitung (25 de julio de 1949). En junio de 1949, Mises estaba en Europa. Véase Margit von Mises a R. Ziegler; Grove City Archive: Archivo de Cluett, Peabody & Co.
  • 5. Sobre la influencia de Franz Oppenheimer en su alumno Erhard, véase por ejemplo la entrevista con Erhard en Deutsche Zeitung (30/31 de diciembre de 1961), p. 20. Durante la época nazi, Erhard había trabajado para dos institutos de investigación económica. Después de la guerra, se convirtió en ministro de economía de Baviera y también asistió al seminario privado del amigo de Mises, Adolf Weber, que en aquella época era probablemente el profesor de economía más «austriaco» (véase Der Spiegel, 16 de octubre de 1963, mencionado por Gibson a Mises, carta del 3 de marzo de 1964; Archivo de Grove City: Archivo «G»). Weber defendió una teoría del proceso de mercado y de la soberanía del consumidor que era prácticamente indistinguible de las opiniones de Mises; véase, por ejemplo, Weber, Weltwirtschaft, pp. 86, 102, 106, 108. Probablemente fue bajo el impacto de las discusiones en el círculo de Weber que Erhard recibió la visión y la inspiración para sus reformas de junio de 1948.
  • 6. En aquellos días, Walter Eucken, uno de los líderes intelectuales detrás de las reformas de Erhard, escribió a Mises sobre la necesidad de una mayor desregulación: «Las autoridades alemanas, con las que estoy en contacto constante, intentan todo en este sentido. Pero la política económica americana en Alemania sigue basándose esencialmente en la planificación central». Eucken a Mises, carta del 25 de junio de 1948; Archivo de Grove City: Leer archivos.
  • 7. Véase Adolf Wittkowski, Schrifttum zum Marshallplan und zur volkswirtschaftlichen Integration Europas (Bad Godesberg: Bundesministerium für den Marshallplan, 1953).
  • 8. Mises a Mark Jones, carta fechada el 31 de marzo de 1948; Grove City Archive: Expediente Jones.
  • 9. Unos años más tarde, el teórico de la banca Heinrich von Rittershausen especuló en correspondencia privada con Mises que Gemeinwirtschaft había sentado las bases del éxito de Erhard, «porque todos los jóvenes importantes lo han leído con atención en los 12 años sin lecturas». Rittershausen a Mises, carta del 22 de agosto de 1957; Archivo de Grove City: Expediente Rittershausen. De todos los teóricos monetarios de la posguerra en Alemania, Rittershausen era probablemente el que más simpatizaba con las opiniones de Mises.
  • 10. Mises, Human Action (3ª ed., Chicago: Regnery, 1966), p. 723-24. Hasta mediados de la década de 1950, Mises era aparentemente reacio a reunirse con Erhard. Röpke pensaba que esto se debía a que Mises estaba bajo la influencia de su aliado intelectual alemán más cercano, Volkmar Muthesius, un crítico agudo e implacable de las políticas económicas de Erhard. Véase Muthesius a Mises, carta fechada el 2 de enero de 1954; Grove City Archive: Expediente Muthesius.
  • 11. Mises a Muthesius, carta del 1 de junio de 1955; Grove City Archive: Expediente Muthesius.
Author:

Contact Jörg Guido Hülsmann

Jörg Guido Hülsmann is senior fellow of the Mises Institute where he holds the 2018 Peterson-Luddy Chair and was director of research for Mises Fellows in residence 1999-2004.  He is author of Mises: The Last Knight of Liberalism and The Ethics of Money Production. He teaches in France, at Université d'Angers. His full CV is here.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire