Mises Wire

Home | Wire | Mientras la Fed de Powell sigue tambaleándose, ¿podría un presidente de la Fed defensor de la TMM ser lo siguiente?

Mientras la Fed de Powell sigue tambaleándose, ¿podría un presidente de la Fed defensor de la TMM ser lo siguiente?

  • 48425118861_a5b4b180b8_b.jpg

Etiquetas La FedDinero y Banca

07/23/2021

La inflación en América sigue aumentando, y con ella el escepticismo en la insistencia del presidente de la Reserva Federal, Jay Powell, en que el aumento de los precios es «transitorio». Este doble golpe de dolor de los consumidores y la disminución de la confianza institucional aumenta las probabilidades de otro desafío a los planes actuales de la Fed: un cambio de liderazgo.

Hasta la fecha, ni Kamala Harris ni Joe Biden han indicado que Jay Powell vaya a acabar cobrando su propio subsidio de desempleo. Mientras que un partido político que pierde el control de la rama ejecutiva suele significar el despido de la mayoría de los responsables políticos elegidos por sus predecesores, los presidentes de la Reserva Federal han tenido históricamente la habilidad de quedarse.

En 1983, Ronald Reagan renunció a la selección de la Fed de Jimmy Carter —Paul Volker— antes de nombrar a Alan Greenspan para la Fed en 1987. Mientras la política americana de los años noventa se caracterizaba por la escalada de disputas personales y partidistas entre republicanos y demócratas, Greenspan se consolidó como uno de los hombres más poderosos del mundo con el apoyo tanto de George H.W. Bush como de Bill Clinton. Incluso Ben Bernanke, el primer presidente de la Reserva Federal que fue objeto de una nueva generación de merecidas -y a menudo hilarantes- burlas en Internet, recibió el apoyo tanto de George W. Bush como de Barack Obama.

Los románticos argumentarían que esto es una ilustración de la apreciada —y mítica— «independencia» de los bancos centrales; los cínicos señalarían que refleja un compromiso bipartidista con la expansión del crédito y el dinero fácil. Incluso Trump, que hizo campaña con un sorprendente conocimiento de las consecuencias del hedonismo monetario de la Fed, acabó seleccionando para el cargo a un gobernador de la Fed nombrado por Obama.

Por supuesto, hay una razón adicional para dudar en cambiar el nombre en la papelería del edificio Eccles: la certeza del régimen. En 2009, por ejemplo, la sabiduría convencional de DC y Wall Street era que una interrupción en el liderazgo de la Fed socavaría la ya anémica recuperación de Estados Unidos de las recientes crisis financieras.

Por razones similares, Politico ha informado de que un segundo mandato para Jay Powell es «suyo para perder». También apoya su caso el grado en que sus opiniones sobre la economía han reflejado las de su predecesora convertida en secretaria del Tesoro, Janet Yellen.

Sin embargo, hay mucho tiempo entre ahora y el final de su mandato en 2022.

Mientras que los presidentes de la Fed en el pasado han sido renombrados ante el débil crecimiento económico y el bajo rendimiento de los mercados laborales, el cálculo político de mantener el statu quo es muy diferente en un país que siente el dolor diario del aumento de los precios al consumidor. Cuanto más admita la Fed que la inflación durará más de lo previsto, más probable será que los mercados de apuestas pierdan la fe en el regreso del presidente Powell.

¿Cómo sería una Fed post-Powell? Ahí es donde las cosas se ponen interesantes.

Como se ha ilustrado anteriormente, un cambio de personal en la Fed en los últimos años no ha supuesto un cambio radical en la política. Por lo tanto, el heredero sería un partidario fiable del statu quo, como Lael Brainard, un gobernador de la Fed nombrado por Obama que fue finalista para ser el actual secretario del Tesoro.

Sin embargo, existe un creciente interés en la izquierda progresista por el trabajo de Stephanie Kelton y otros defensores de la teoría monetaria moderna. Además, la gran ventaja política de la TMM —como el keynesianismo en los años treinta—es que proporciona un barniz intelectual a una izquierda política que cree que el mayor problema de la política económica americana es su frugalidad. Kelton ha defendido públicamente que el gobierno de Biden se apoye en la Reserva Federal -en lugar de en los impuestos- para respaldar los aumentos agresivos del gasto federal.  

[LECTURA ADICIONAL: Una reseña de The Deficit Myth de Stephanie Kelton por Robert Murphy]

El entusiasmo por la TMM no es compartido por la Sra. Brainard, ni por ninguno de los otros candidatos obvios dentro de la actual Fed. Neel Kashkarki, por ejemplo, director de la Fed de Minneapolis y una de las voces más moderadas del banco central, ha sido un fuerte crítico del trabajo de Kelton. ¿Podría la presión progresista, mezclada con la creciente presión económica, empujar a los responsables de la Casa Blanca a adoptar una opción radical y fuera de lo común para dirigir la Fed?

La administración anterior tuvo la oportunidad de remodelar significativamente la ideología de la Fed gracias a las múltiples vacantes potenciales en la Junta de Gobernadores de la Reserva Federal. Aunque se consideraron algunos candidatos interesantes, el statu quo se impuso.

Con múltiples vacantes en el horizonte en 2022, puede que eso no sea así durante mucho tiempo.

Author:

Contact Tho Bishop

Tho is an assistant editor for the Mises Wire, and can assist with questions from the press. Prior to working for the Mises Institute, he served as Deputy Communications Director for the House Financial Services Committee. His articles have been featured in The Federalist, the Daily Caller, and Business Insider.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Federalreserve | Flickr | https://www.flickr.com/photos/federalreserve/48425118861
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire