Mises Wire

Home | Wire | Mantengan a EEUU fuera de la guerra

Mantengan a EEUU fuera de la guerra

  • war

Etiquetas Guerra y política exterior

Los acontecimientos en Ucrania están sucediendo muy rápido, y si intentara predecir lo que va a pasar allí, mi predicción sería pronto superada por los acontecimientos. Pero una cosa es cierta. Tenemos que entender el trasfondo de la crisis, y también tenemos que recordar los principios básicos que deben guiar la política americana.

Para entender los antecedentes, el mejor guía es Stephen Cohen, una autoridad de renombre mundial tanto en los bolcheviques como en la Rusia contemporánea. Él señaló en noviembre de 2019:

Durante siglos, y aún hoy, Rusia y amplias zonas de Ucrania han tenido mucho en común: una larga frontera territorial, una historia compartida, afinidades étnicas, lingüísticas y culturales, relaciones personales íntimas, un importante comercio económico, etc. Incluso después de los años de escalada del conflicto entre Kiev y Moscú desde 2014, muchos rusos y ucranianos siguen pensando en sí mismos de manera familiar. Estados Unidos no tiene casi ninguno de estos puntos en común con Ucrania.

Lo que también quiere decir que Ucrania no es «un interés nacional vital para Estados Unidos», como declaran ahora la mayoría de los líderes de ambos partidos, tanto Republicanos como Demócratas, y gran parte de los medios de EEUU. Por otra parte, Ucrania es un interés vital para Rusia según cualquier cálculo geopolítico o simplemente humano.

Entonces, ¿por qué Washington está tan profundamente involucrado en Ucrania? (Los casi 400 millones de dólares propuestos en ayuda militar de Estados Unidos a Kiev significarían, por supuesto, una participación aún más intrusiva). Y ¿por qué está Ucrania tan profundamente involucrada en Washington, de una manera diferente, que se ha convertido en un pretexto para los intentos de impugnar al presidente Donald Trump?

La respuesta corta pero esencial es la decisión de Washington, tomada por el presidente Bill Clinton en la década de los noventa, de ampliar la OTAN hacia el este desde Alemania y, finalmente, hasta la propia Ucrania. Desde entonces, tanto Demócratas como Republicanos han insistido en que Ucrania es un «interés nacional vital de EEUU». Los que nos opusimos a esa locura advertimos que conduciría a peligrosos conflictos con Moscú, posiblemente incluso a la guerra. Imaginen la reacción de Washington, señalamos, si las bases militares rusas comenzaran a aparecer en las fronteras de Canadá o México con América. No nos equivocamos: Se calcula que ya han muerto 13.000 personas en la guerra entre Ucrania y Rusia en el Donbas y que unos dos millones de personas han sido desplazadas.

A los propagandistas del descerebrado Biden les gusta decir que Putin tenía rodeada a Ucrania. Pero en realidad, Estados Unidos y sus satélites de la OTAN tenían a Rusia rodeada. En los años anteriores a la crisis actual, tuvimos amplias oportunidades de llegar a un acuerdo de compromiso. En lugar de ello, mantuvimos abierta la opción de ingreso en la OTAN para Ucrania y derrocamos a un presidente ucraniano que era prorruso.

En el Kremlin, la semana pasada, [en noviembre de 2021] Putin trazó su línea roja:

«La amenaza en nuestras fronteras occidentales está... aumentando, como hemos dicho en múltiples ocasiones.... En nuestro diálogo con Estados Unidos y sus aliados, insistiremos en el desarrollo de acuerdos concretos que prohíban toda nueva expansión de la OTAN hacia el este y el emplazamiento allí de sistemas de armas en las inmediaciones del territorio ruso.»

Eso se acerca a un ultimátum. Y el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha echado atrás al presidente de Rusia por haberlo emitido:

Sólo Ucrania y 30 aliados de la OTAN deciden cuando Ucrania está preparada para entrar en la OTAN.... Rusia no tiene veto, Rusia no tiene voz, y Rusia no tiene derecho a establecer una esfera de influencia tratando de controlar a sus vecinos.

Putin no es tonto de nadie y ha decidido actuar con decisión para liberar a Rusia del cerco. Las invasiones matan gente, y esto es triste, pero esta es la forma en que opera la política de poder europea y ha operado durante cientos de años. Por eso George Washington, en su Discurso de Despedida, nos advirtió que no nos metiéramos en ellas. «Europa tiene un conjunto de intereses primarios, que para nosotros no tienen ninguna, o una muy remota relación. Por lo tanto, ella debe participar en frecuentes controversias, cuyas causas son esencialmente ajenas a nuestros intereses. De ahí que sea imprudente por nuestra parte implicarnos, mediante vínculos artificiales, en las vicisitudes ordinarias de su política o en las combinaciones y colisiones ordinarias de sus amistades o enemistades».

Que Rusia controle Ucrania no es asunto nuestro. En particular, las sanciones económicas son una mala idea. Son inmorales. Como dice Mike Rozeff,

Las sanciones son erróneas por la misma razón que lanzar una bomba de hidrógeno sobre Moscú sería erróneo. Apuntan a personas inocentes. Son erróneas por la misma razón por la que atacar al gobierno talibán en Afganistán fue erróneo, cuando Bin Laden era el acusado. Se equivocan por la misma razón por la que atacar Irak fue un error cuando Saddam Hussein era el objetivo acusado. Se equivocan por la misma razón que bombardear Libia fue un error cuando Gadafi era el objetivo acusado.

Las sanciones no sólo son erróneas, sino que no funcionan, perturban la economía mundial y reducen las posibilidades de una solución pacífica. Dice Rachel Lloyd, analista de políticas del Comité de Asuntos Públicos de Rusia,

Que las sanciones funcionen —o no— no es un gran secreto. Una y otra vez, Estados Unidos se ha aferrado a las sanciones como su poder de facto de diplomacia dura. Sin embargo, Washington no está reconociendo la realidad obvia: simplemente no funcionan, salvo quizás como una herramienta para intimidar o con la que jugar a las multitudes.

De hecho, se ha demostrado que las políticas económicas que parecen duras casi nunca tienen el efecto deseado contra los adversarios de América. En cambio, con demasiada frecuencia, las sanciones refuerzan a los gobernantes, que utilizan la amenaza de que Washington se extralimite en sus asuntos internos como forma de influir en la opinión nacional y reforzar su apoyo.

El esfuerzo de Estados Unidos por estrangular la economía de cualquier país o gobierno que se oponga a la visión del Congreso sobre cómo debe funcionar el mundo le ha llevado a entrar en conflicto con varias naciones. Esto se ha visto en Irán, donde las sanciones impuestas tras la revolución de 1979 alimentaron las políticas agresivas del país de mayoría chiíta en Oriente Medio. Igualmente, en Cuba, donde las sanciones existen desde hace más de 60 años, y sin embargo la nación sigue dominada por un régimen autoritario.... Los empresarios señalarán el hecho de que los efectos de las sanciones pueden ir más allá del sector afectado y del individuo, perjudicando a los americanos mucho más allá de la esfera originalmente sancionada. Aunque el objetivo de Estados Unidos sea restringir los negocios y el comercio con una empresa o un individuo concreto, con demasiada frecuencia los efectos de la sanción se filtran en otras facetas de la economía y la diplomacia, ya que el país sancionado modifica sus políticas y enfoques para mantenerse a flote.

Para los americanos, esto significa una reducción de los ingresos de las compañías de EEUU y de quienes trabajan para ellas, así como la pérdida de oportunidades que las estadísticas no pueden medir por sí solas. También supone una presión innecesaria para los americanos que viven en el extranjero, así como para los turistas y estudiantes de intercambio, que tienen que pasar por el aro para realizar incluso las tareas más básicas relacionadas con la banca, las finanzas y los visados.

Y para los americanos que esperan seguir el sueño americano, iniciando o ampliando negocios, o trabajando en el extranjero, las sanciones se convierten en una barrera para ese sueño. En el momento en que una cuenta comercial tiene una conexión con Rusia u otro país sancionado, los bancos dejan de querer tener algo que ver con ella. Cuando este pináculo del emprededorismo americano se ve sometido a la presión de políticas que, en el mejor de los casos, han demostrado ser ineficaces, existe un problema evidente.

El historial de fracasos, unido a los perjuicios reales y potenciales de las sanciones para los ciudadanos americanos, deja clara una cosa: no es sincero decir que las sanciones se aplican en interés de la seguridad nacional de Estados Unidos y de la comunidad internacional. En realidad, lo único que hacen es poner más barreras a la democracia y a la prosperidad económica. Incluso para los americanos.

Algunas personas, incluidos muchos de los llamados libertarios, rechazan este mensaje. ¿No tenemos el deber, dicen, de proteger la «democracia» y resistir la «agresión»? Murray Rothbard tenía la mejor respuesta a esto, y deberíamos tener en cuenta su sabiduría hoy. La necesitamos.

El concepto de seguridad colectiva que tanto encantó a la antigua izquierda (antes de 1965) sonaba bastante bien: Cada Estado-nación se consideraba como si fuera un individuo, de modo que cuando un Estado «agredía» a otro, era deber de los gobiernos del mundo intervenir y castigar al «agresor». De este modo, la amarga y larga guerra de Corea se convirtió, según la famosa frase del presidente Truman, en una «acción policial», que no necesitaba una declaración de guerra, sino simplemente una decisión ejecutiva del principal policía del mundo, el presidente de Estados Unidos, para ponerse en marcha. Se suponía que todas las demás naciones «respetuosas de la ley» y los órganos de opinión responsables debían unirse a ella.

La derecha «aislacionista» vio varios defectos graves en esta noción de seguridad colectiva y en la analogía entre Estados e individuos. Uno de ellos, por supuesto, es que no existe un gobierno mundial ni una policía mundial, como sí hay gobiernos y policías nacionales. Cada Estado tiene su propia máquina de hacer la guerra, muchas de las cuales son bastante impresionantes. Cuando las bandas de Estados se meten en un conflicto, lo amplían inexorablemente. Cada controversia de pacotilla, la última y más flagrante de las cuales ha sido la de las Islas Malvinas, invita a otras naciones a decidir cuál de los Estados es «el agresor» y a intervenir en el lado virtuoso. Cada disputa local amenaza con convertirse en una conflagración mundial.

Y puesto que, según los entusiastas de la seguridad colectiva, Estados Unidos ha sido aparentemente designado de forma divina para ser el principal policía del mundo, está justificado que arroje su enorme peso en todas las controversias sobre la faz del globo.

El otro gran problema de la analogía de la seguridad colectiva es que, a diferencia de lo que ocurre con la detección de ladrones y asaltantes, en los conflictos entre Estados suele ser difícil, o incluso imposible, identificar a los únicos culpables. Porque aunque los individuos tienen derechos de propiedad bien definidos que hacen que la invasión de esa propiedad por parte de otra persona sea un acto de agresión culpable, las líneas fronterizas de cada Estado apenas se han establecido por medios justos y adecuados. Todo Estado nace y existe gracias a la coerción y la agresión sobre sus ciudadanos y súbditos, y sus fronteras se han determinado invariablemente mediante la conquista y la violencia. Pero al condenar automáticamente a un Estado por cruzar las fronteras de otro, estamos reconociendo implícitamente la validez de las fronteras existentes. ¿Por qué las fronteras de un Estado en 1982 deberían ser más o menos justas que en 1972, 1932 o 1872? ¿Por qué deben ser automáticamente consagradas como sagradas, hasta el punto de que un simple cruce de fronteras debe llevar a todos los Estados del mundo a obligar a sus ciudadanos a matar o morir?

No, mucho mejor y más sabia es la vieja política exterior liberal clásica de neutralidad y no intervención, una política exterior expuesta con gran elocuencia por Richard Cobden, John Bright, la escuela de Manchester y otros «pequeños ingleses» del siglo XIX, por los liberales clásicos antiimperialistas de finales del siglo XX en Gran Bretaña y Estados Unidos, y por la vieja derecha desde los años treinta hasta los cincuenta. La neutralidad limita los conflictos en lugar de intensificarlos. Los Estados neutrales no pueden engrosar su poder mediante la guerra y el militarismo, ni asesinar y saquear a los ciudadanos de otros Estados.

Author:

Contact Llewellyn H. Rockwell Jr.

Llewellyn H. Rockwell, Jr., is founder and chairman of the Mises Institute in Auburn, Alabama, and editor of LewRockwell.com.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here