Mises Wire

Home | Wire | Los votantes de California derrotaron la acción afirmativa y la izquierda se sorprendió mucho

Los votantes de California derrotaron la acción afirmativa y la izquierda se sorprendió mucho

  • diversity

Etiquetas Sistema legalMedios y cultura

12/24/2020

Mientras que todo el mundo estaba paralizado por las elecciones presidenciales de 2020, una de las mayores victorias contra el activismo woke tuvo lugar en California el 3 de noviembre de 2020.

Considerado como uno de los bastiones de la izquierda progresista, California vio a sus votantes derribar completamente la iniciativa de acción afirmativa de la proposición 16. Después de que los votantes rechazaran la proposición 16 por un margen de 57 a 43 por ciento, los observadores de la izquierda se quedaron rascándose la cabeza ante la forma en que California, un estado que es 36,5 por ciento blanco no hispano, rechazaría una iniciativa que supuestamente combate la injusticia racial.

La proposición 16 habría revocado la prohibición de la acción afirmativa en California. La proposición 209, la prohibición de acción afirmativa, fue aprobada por los votantes en 1996. La prop. 209 puso fin a la discriminación o a la concesión de trato preferencial a los individuos por su etnia, origen nacional, raza o sexo en la educación pública, el trabajo en el sector público o el trabajo por contrato estatal.

Cómo la proposición 16 sacude la sabiduría convencional en la política

El éxito de la prop. 16 es un signo probable de los obstáculos que tanto el gobierno federal como los gobiernos estatales enfrentarán cuando intenten hacer experimentos radicales de ingeniería social. Incluso en estados de izquierda como California, habrá mucha resistencia. Aunque las minorías han sido tradicionalmente votantes confiables para los demócratas, no necesariamente están de acuerdo con todos los aspectos de la agenda de los demócratas. Cuando los temas individuales se ponen ante los votantes, la hegemonía percibida de la izquierda comienza a romperse.

Las disputas partidistas de la política diaria sólo ofuscan las numerosas contradicciones dentro de las respectivas coaliciones de los dos partidos principales. Ahora que el wokeismo se está convirtiendo en parte integral de la ética del Partido Demócrata, muchas minorías empiezan a no sentirse a gusto con una coalición política que cada vez más atiende a los deseos políticos de los progresistas blancos adinerados.

Los asiáticos y los hispanos desempeñaron un papel sustancial en el descarrilamiento de la proposición 16

Es innegable que las minorías ayudaron a descarrilar la proposición 16. Los asiático-estadounidenses han sido históricamente conocidos por sus bajos niveles de participación electoral. Sus menores tasas de participación política no han impedido que los estadounidenses de origen asiático sean uno de los grupos más exitosos del país. En 2015, el ingreso medio por hogar de los asiáticos era de 73.060 dólares, que es aproximadamente un 36 por ciento más alto que el ingreso medio nacional de 53.600 dólares.

Tal vez haya una lección que pueda aprenderse de la historia de éxito de asiático en América. La actividad política no es la bala de plata para los problemas sociales. Sin embargo, la política es omnipresente hoy en día, y ningún grupo está exento del pérfido comportamiento del Estado gerencial. Los asiáticos han aprendido de primera mano cómo el Estado se utiliza para discriminarlos a través de la acción afirmativa, que generalmente castiga a los asiáticos, que tienden a ser muy exitosos en el ámbito académico. Como resultado, las organizaciones asiáticas se levantarán ocasionalmente para protestar contra las iniciativas de acción afirmativa que ganan fuerza en los estados con poblaciones asiáticas considerables, como Washington. En el caso de California, los asiáticos hicieron sentir su presencia en condados desde el condado de Santa Clara hasta el condado de Orange rechazando la proposición 16.

A diferencia de los izquierdistas woke, los estadounidenses de origen asiático se han dejado llevar por el espíritu meritocrático de Estados Unidos y están dispuestos a defenderlo no sólo porque conviene a sus intereses, sino también porque cuando los burócratas intentan subvertirlo creando un sistema de botín étnico se crean malos precedentes. Muchos padres asiáticos temen que la acción afirmativa no sólo perjudique las perspectivas educativas y económicas de sus hijos, sino que también pueda socavar el concepto de admisiones basadas en el mérito, al tiempo que añade a la ecuación la división racial. Mezclar la política con los agravios étnicos es sólo pedir inestabilidad social. Muchos países como la ex Yugoslavia, el Líbano y Sudáfrica ya nos han dado una idea de cómo es un conflicto político sectario y étnico. ¿Por qué añadir un capítulo americano a la tragedia de la lucha étnica que se ha vuelto política?

Los asiáticos también tuvieron un aliado poco probable en los hispanos durante la lucha contra la Prop. 16. Aunque no tan exitosos como sus contrapartes asiáticas, los hispanos han sido un grupo minoritario ascendente en las últimas décadas. De 2012 a 2017, el ingreso medio de los hispanos creció más de un 20 por ciento. A partir de 2017, el ingreso familiar promedio de los hispanos es de alrededor de $50.486 cuando se ajusta a la inflación. Además, el número de jóvenes adultos hispanos que se inscriben en las universidades aumentó del 22 al 37 por ciento entre 2000 y 2015. Con el tiempo, los hispanos están mostrando rasgos similares a los grupos étnicos católicos que los precedieron hace más de un siglo.

El voto de la Proposición 16 demostró que los hispanos no caminan a ciegas por el camino woke. El New York Times informó que los 14 condados hispanos de California votaron en contra de esta medida. Algunos condados como el Condado Imperial, que es casi 85 por ciento hispano, votaron en contra de esta medida por un margen de 16 por ciento. Esto ocurrió a pesar de que el condado Imperial fue a parar al ex vicepresidente Joe Biden por un amplio margen de 27 puntos.

Por qué las preferencias políticas de las minorías son difíciles de predecir

Los expertos políticos a menudo dicen saber cómo se comportarán los votantes. Creen que porque una política es supuestamente racista, x grupos étnicos deben votar en contra. Sin embargo, el mundo real no funciona de manera tan reduccionista racialmente. A medida que los inmigrantes y otros grupos minoritarios se establecen, sus intereses pueden cambiar. Es el colmo de la arrogancia asumir que estos grupos seguirán las pautas establecidas por las comisarías woke.

Un caso similar de minorías que desafían la sabiduría convencional ocurrió cuando los votantes de California aprobaron la Proposición 187 en 1994. Casi el 59 por ciento de los votantes tiraron de la palanca para una medida que impedía que los extranjeros ilegales recibieran beneficios públicos. Aunque los opositores de la Prop. 187 hicieron las habituales acusaciones de racismo, la aprobación de la Proposición 187 contó con una coalición diversa de partidarios. El 56% de los afroamericanos apoyaron la Proposición 187, además del 57% de los asiáticos. Aunque los medios de comunicación de la época estaban convencidos de que los hispanos californianos rechazarían universalmente la iniciativa, el 31 por ciento de los hispanos terminaron apoyándola. En el condado de Los Ángeles, una de las áreas metropolitanas con las mayores comunidades hispanas del país, el 51 por ciento de los votantes apoyaron esta propuesta

El sucio secreto que la mayoría de los expertos políticos no quieren que el público en general sepa es que las iniciativas electorales ofrecen oportunidades únicas para que grupos de todos los orígenes se desvíen de las preferencias de sus jefes de partido.

La acción afirmativa se trata de sembrar el descontento racial y las elites políticas lo adoran

La acción afirmativa es una política impulsada por la élite que es rechazada categóricamente por la gente normal una vez que se pone en la boleta electoral. En conjunto, las elites disfrutan usando la política de identidad como una forma de consolidar su poder. Fundaciones prominentes como la Fundación Ford y la Fundación Carnegie son notorias por prodigar movimientos de activismo étnico como el Consejo Nacional de la Raza y el Fondo Mexicano Americano de Defensa Legal con grandes sumas de dinero. Estos grupos están entre los más activos en solicitar a los burócratas que les concedan generosidad relacionada con la etnia. La buena noticia es que muchos hispanos han dado a estos grupos la espalda. Hoy en día, los grupos de presión étnicos de este tipo están mayormente involucrados en la acción en vivo sobre la opresión, mientras que las personas que dicen defender siguen con sus vidas normales e ignoran su constante chillido sobre la justicia racial.

Lo ideal sería que las élites políticas no quisieran nada más que un conflicto étnico patrocinado por el Estado. El hecho de que múltiples grupos se enfrenten entre sí en pequeñas disputas políticas hace que la oposición efectiva contra la clase gerencial sea prácticamente imposible. Mientras tanto, la clase dirigente está encaramada en sus altas moradas dibujando tramas sobre cómo seguir haciendo miserable la vida de los americanos, sabiendo muy bien que no se enfrentarán a ningún desafío coherente a su poder.

Dividir y conquistar 101.

Por qué la acción afirmativa debe irse

La acción afirmativa es hija de la revolución de los derechos civiles, en la que el Estado americano se ha encargado de microgestionar los asuntos privados y voluntarios de las empresas y las organizaciones de la sociedad civil bajo los estandartes de la igualdad y la justicia racial. En una sociedad en la que existe una clara separación entre la economía y el Estado, se debe permitir a los individuos libres contratar y asociarse con quien deseen. Pueden hacerlo sobre cualquier base que elijan: étnica, de género, religiosa, etc.

Aunque la acción afirmativa se asocia generalmente con la izquierda, ambos partidos políticos la han mantenido en gran medida. Las primeras políticas de acción afirmativa se implementaron bajo la administración de Nixon a través de su Plan de Filadelfia, una medida que integró por la fuerza a los sindicatos de la construcción que trabajaban en proyectos federales. Como todas las decisiones administrativas, los gobiernos sucesivos han ampliado el alcance de la acción afirmativa. Incluso republicanos como el difunto George H.W. Bush han utilizado el Departamento de Educación para evitar que los grupos minoritarios tengan que lidiar con un «ambiente de trabajo hostil». George W. Bush fue más allá al promover el «acceso afirmativo» en la campaña del año 2000.

Dejando a un lado el cambio de imagen orwelliano, cualquier «alternativa» conservadora a la acción afirmativa mantendrá sin duda alguna las mismas facetas destructivas de los derechos de propiedad. A favor de la administración Trump, se deshizo de una serie de políticas de la era de Obama que pedían a las universidades que usaran la raza como criterio para diversificar sus instituciones. La administración optó por un enfoque más neutral en cuanto a la raza para las admisiones. Sin embargo, no ha dado lugar a ninguna medida significativa para eliminar por completo la acción afirmativa.

Cualquier tipo de resistencia significativa contra la acción afirmativa tendrá que venir de los estados debido a la dificultad de implementar el cambio a nivel federal.

El sistema federalista de Estados Unidos todavía funciona, y otros estados están empezando a recibir el memorándum. A principios de este año, el gobierno del estado de Idaho firmó una ley que prohíbe el uso de la acción afirmativa para las agencias estatales, la contratación estatal y la educación pública. Estados como Washington, Michigan, Nebraska, Arizona y Oklahoma han aprobado previamente enmiendas constitucionales para prohibir la acción afirmativa. Es muy probable que la actividad política a nivel estatal, ya sea una legislación o un referéndum, sea el principal instrumento de cambio en Estados Unidos. Centrar demasiado la atención en el ámbito federal ya no la cortará, por lo que se requiere un enfoque más de abajo-arriba para desechar las políticas de ingeniería social.

Author:

Contact José Niño

José Niño is a freelance writer based in Austin, Texas. Sign up for his mailing list here. Contact him via Facebook or Twitter. Get his premium newsletter here.

 
 
 
 
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire