Mises Wire

Home | Wire | Los «virus mentales» creando guerreros de la justicia social

Los «virus mentales» creando guerreros de la justicia social

  • vir

Etiquetas Reseñas de libros

04/03/2021

The Parasitic Mind: How Infectious Ideas Are Killing Common Sense
por Gad Saad. Regnery, 2020
xvi + 240 páginas

Gaad Saad, un psicólogo especializado en la aplicación de la biología evolutiva al estudio del comportamiento del consumidor, ha escrito un libro de gran valor y, además, es un libro que requirió gran valor para escribirlo. El libro está repleto de ideas interesantes, y aquí sólo tengo espacio para mencionar algunas de ellas.

Lo que más me atrae del libro es que Saad tiene un giro filosófico y, como tal, se ocupa de los intentos de moda de negar la existencia de la verdad objetiva. Dice,

El enfoque central de este libro es explorar otro conjunto de patógenos que son tan peligrosos [como los parásitos biológicos] para la condición humana: los patógenos parasitarios de la mente humana. Estos están compuestos por patrones de pensamiento, sistemas de creencias, actitudes y mentalidades que parasitan la capacidad de uno para pensar de forma adecuada y precisa. Una vez que estos virus mentales se apoderan de los circuitos neuronales, la víctima afectada pierde la capacidad de usar la razón, la lógica y la ciencia para navegar por el mundo. En su lugar, uno se hunde en un abismo de locura infinita que se define mejor por un alejamiento obstinado y orgulloso de la realidad, el sentido común y la verdad. (p. 17)

Los virus mentales que Saad tiene en mente son en gran medida los que niegan que los seres humanos tengan una naturaleza biológica. Dice, por ejemplo,

Muchos patógenos de ideas comparten un hilo común, un profundo deseo de liberar a la gente de los grilletes de la realidad. Por ejemplo, la premisa de la pizarra en blanco de la mente humana. Esta premisa postula que los humanos nacen sin ningún tipo de esquema biológico evolucionado ni diferencias individuales innatas. Se cree que nuestras trayectorias vitales finales están totalmente moldeadas por el entorno distinto al que hemos estado expuestos. (p. 70)

Es precisamente aquí donde Saad ha manifestado su valentía, ya que los seguidores de muchos movimientos de moda niegan lo que él afirma y se han apresurado a boicotear y poner en la lista negra a los disidentes. Nos dice que el

Los patógenos de ideas en los campus universitarios se dividen en varias grandes categorías. El posmodernismo postula que todo el conocimiento es relativo (no hay verdades objetivas).... El constructivismo social propone que la gran mayoría de los comportamientos, deseos y preferencias de los seres humanos no están formados por la naturaleza humana o nuestra herencia biológica, sino por la sociedad, lo que significa, entre otras cosas, que no hay diferencias de sexo determinadas biológicamente, sino sólo «roles de género» impuestos culturalmente. El feminismo radical afirma que estos roles de género se deben a las nebulosas y nefastas fuerzas del patriarcado. El activismo transgénero pretende que el sexo biológico y el «género» son construcciones fluidas no binarias. Desde el punto de vista científico, el posmodernismo, el constructivismo social, el feminismo radical y el activismo transgénero se basan en falsedades demostrables. (p. 69, énfasis en el original)

Saad ha hecho mucho hincapié en los hallazgos, según él, de la biología evolutiva, pero ¿cómo sabemos que estos hallazgos son ciertos y, además, están tan firmemente establecidos que la resistencia a ellos puede caracterizarse como patología mental? En un pasaje crucial, dice que la teoría evolutiva se apoya en «redes nomológicas de evidencia acumulada». «Este enfoque personifica el don del intelecto humano. Es similar a la construcción de un rompecabezas. Ninguna pieza es suficiente para ver la imagen completa, pero una vez que todas las piezas se colocan en su posición correcta, el patrón final emerge con claridad» (p. 146).

Saad cree firmemente que la ciencia es nuestro mejor medio para alcanzar la verdad objetiva. «Los filósofos han ofrecido muchos marcos para definir la verdad. Las pruebas matemáticas, por ejemplo, son verdades axiomáticas. Las verdades empíricas, en cambio, se buscan mediante el método científico» (p. 143, énfasis en el original). Los puntos de vista de Saad sobre la evolución y la ciencia merecen una cuidadosa consideración, pero mi objetivo aquí es presentarlos más que evaluarlos. Sin embargo, me gustaría señalar un problema. Cuando dice que «el método científico es el marco epistemológico universal para comprender el mundo que nos rodea» (p. 57, énfasis añadido), está haciendo una afirmación que da por cierta, aunque sea una afirmación filosófica y no científica.

En su énfasis en la objetividad de la lógica y la razón, Saad encuentra un aliado en Ludwig von Mises, a quien cita:

El mantra progresista contemporáneo considera loable argumentar que las diferentes razas, culturas o religiones poseen formas de conocimiento distintas. Sin embargo, no hace mucho tiempo, la idea de que las personas de diferentes razas o clases posean formas distintas de pensar y razonar, estaba reservada a los racistas y otros malhechores. Ludwig von Mises ... acuñó el término polilogismo para captar exactamente esta locura. Mises diferenció entre el polilogismo marxiano y el polilogismo racial.... El polilogismo es una noción anticientífica, como bien sabía Mises.... No hay una «mente negra» o una «mente blanca», no hay una «forma de conocimiento masculina blanca» o una «forma de conocimiento indígena», sólo hay una verdad, y la encontramos a través del método científico. (pp. 59-60)

A algunos lectores se les puede ocurrir una objeción, pero Saad tiene una respuesta para ella. Saad dice que sólo hay una forma de conocer, no formas masculinas y femeninas separadas de conocer, pero ¿no destaca también, en contra de las que él llama feministas radicales, las diferencias de base biológica entre el comportamiento de hombres y mujeres? Saad respondería que no hay ninguna contradicción: hay razones evolutivas tanto para la lógica universal como para las diferencias de comportamiento basadas en el sexo.

Para que la ciencia siga progresando, es esencial que todas las líneas de investigación estén abiertas. Esta apertura no debe ceder a las exigencias de ciertos grupos «oprimidos» de que se prohíban las opiniones controvertidas que hieren sus sentimientos:

Dado que están tan equivocados, ¿cómo defienden los ideólogos sus ideas patéticas? En los regímenes totalitarios, la solución es directa. Se criminaliza, si no se suprime violentamente (o se mata) cualquier voz disidente. En Occidente, el adoctrinamiento ideológico es más sutil. Se logra mediante un ethos de corrección política y se aplica mejor creando campus universitarios que carecen de diversidad intelectual ... los terroristas intelectuales instruyen a generaciones de estudiantes crédulos para que permanezcan callados en sus asientos de clase mientras les inculcan tonterías anticientíficas. (p. 92, énfasis en el original)

Los «guerreros de la justicia social» han encontrado su pareja en Gad Saad, y los lectores se beneficiarán de las numerosas y estimulantes ideas de The Parasitic Mind.

Author:

Contact David Gordon

David Gordon is Senior Fellow at the Mises Institute and editor of the Mises Review.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here