Mises Wire

Home | Wire | Los problemas de la UE son un problema político, no económico

Los problemas de la UE son un problema político, no económico

  • integration

Etiquetas Descentralización y SecesiónEconomía GlobalProteccionismo y Libre Comercio

La Unión Europea, al menos en teoría, está concebida para permitir a los residentes hacer uso de lo que tradicionalmente se conoce como las «Cuatro libertades fundamentales». Éstas suelen definirse como la libertad de circulación de bienes, mano de obra, servicios y capitales dentro de los Estados miembros del bloque comercial y entre ellos. Preservar las libertades económicas promueve la paz y la prosperidad, un sentimiento ilustrado que se remonta a la reconstrucción del continente europeo tras los horrores de la Segunda Guerra Mundial.

Aunque el conjunto de la literatura jurídica que discute las libertades fundamentales hoy en día tiende a ampliar su definición y alcance —por ejemplo, ampliando la importancia de la libertad de establecimiento o discutiendo cuándo un bien se convierte en un servicio en los mercados digitales—, la premisa de preservar la libertad económica y la circulación se mantiene. Aunque sin duda esta noción de base es un fin deseable, hay muchas complicaciones y problemas que surgen de la política que hay detrás de todo esto.

Por un lado, la preservación de las libertades económicas como bloque comercial integrado conlleva beneficios para los ciudadanos como individuos e incluso para los Estados miembros en su conjunto. Esto se traduce en una mayor facilidad a la hora de buscar soluciones legales a las disputas sobre los derechos de propiedad y la titularidad individual. Otra ventaja es el aumento de los intercambios comerciales a través de mercados de más fácil acceso y con lazos históricos y culturales establecidos. Por otro lado, la Unión Europea también se ha enfrentado a numerosos retos y crisis a lo largo de los años en el ámbito político, como las cuestiones relacionadas con la deuda y la migración. En consecuencia, ahora lucha por mantener la credibilidad como proyecto político.

Andrew Moran escribió un perspicaz artículo sobre cómo las diferentes naciones europeas se enfrentan actualmente al aumento del populismo, un movimiento político comúnmente descrito como antiestablecimiento, radical o indeseable por los medios de comunicación prointegración. Si la integración europea y estas libertades económicas son tan grandes ventajas, probablemente uno se pregunte por qué hay tanta negatividad y crítica en torno a la Unión Europea después de todo. ¿No debería Europa apostar por una mayor integración en todo momento? En realidad, el problema podría ser que mientras los fines económicos son deseables a los ojos de muchos europeos, los fines políticos no lo son.

Uno de los argumentos en contra de la Unión Europea se basa en el hecho de que no se trata de una mera unión económica, sino de una unión política. Nigel Farage resumió bien el sentimiento en un discurso en el Parlamento Europeo, cuando dijo que la Unión Europea es un «experimento político con el que los británicos francamente nunca han estado muy contentos» y luego continuó: «Mi madre y mi padre firmaron para... un mercado común, no para una unión política, no para banderas, himnos, presidentes... ¡y ahora incluso quieren su propio ejército!» De hecho, la dificultad estriba en que, si bien la gente podía estar de acuerdo con los innegables beneficios de la protección de las libertades económicas, el alcance y el poder de la maquinaria política que las respaldaba se volvió inaceptable para muchos, lo que finalmente culminó en acontecimientos dramáticos como la salida efectiva del Reino Unido del bloque a través del Brexit.

Fusionar economía y política es una mala idea

Una política económica aislacionista o proteccionista para el Reino Unido, o para cualquier otro país del mundo en la actualidad, es bastante indeseable desde el punto de vista económico. Sin embargo, comprender las motivaciones de las personas que se muestran favorables a la salida de la Unión Europea añade profundidad a una cuestión que está extremadamente polarizada. No debería pintarse como una simple cuestión de políticas nacionalistas independientes frente a una entidad supranacional que promueve el comercio.

Se trata de un caso en el que la soberanía de los Estados y la interdependencia económica van unidas, lo que obliga a debatir hasta qué punto es necesaria la integración para maximizar realmente la libertad económica. Aunque la Unión Europea suele trabajar internamente en la reducción de las barreras reguladoras que obstaculizan las libertades fundamentales, la planificación de políticas que afectan a otros ámbitos de la vida de sus ciudadanos puede ponerse en tela de juicio. La gente quiere tener libertad económica, pero no necesariamente con el nivel de centralización que los responsables políticos suelen insistir en que debe acompañarla.

¿Bloque comercial o bloque proteccionista?

Otra objeción es que, aunque el mercado interior pueda gozar de esas libertades entre sus propios ciudadanos y Estados miembros, eso no significa que el resto del mundo reciba el mismo trato. Lipton Matthews sostiene que los acuerdos regionales de libre comercio son también una forma educada de proteccionismo, lo que significa que la integración del mercado interior de la Unión Europea no significa ciertamente que tenga una política igualmente abierta con todos los demás países fuera de ella.

Un mayor compromiso con la integración económica dentro del continente es algo positivo, en igualdad de condiciones. Pero si esta integración va acompañada de una exclusión de los bienes de fuera del bloque, resulta, como mínimo, problemática. Sin ello, el mismo sistema que impone la preservación de la libertad a través del bloque se convierte también en una herramienta de poder para los Estados que compiten por aumentar su fuerza de negociación y su influencia política en la escena mundial.

Author:

Harald Eustachius Tomintz

Harald Eustachius A. Tomintz teaches at the Department of Economics of the Ateneo De Manila University in the Philippines.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire