Mises Wire

Home | Wire | El populismo puede estar en aumento de nuevo en Europa

El populismo puede estar en aumento de nuevo en Europa

  • eu time

Etiquetas Economía global

02/12/2021

Tras la derrota electoral del expresidente Donald Trump, los medios de comunicación heredados y las criaturas del pantano declararon elogiosamente que el populismo está muerto y enterrado, y que nunca más resucitará a escala masiva. Pero ¿fueron las victorias de Trump y del Brexit las que encendieron las llamas de los movimientos populistas? A pesar de que el resto de Europa descartó esencialmente a las figuras y partidos que defendían políticas comparables antiestablishment y antiinmigración en 2017, los votantes podrían estar dando a estas mismas fuerzas una segunda mirada ahora que «los expertos» han fallado a decenas de millones de personas en la era de la pandemia. De Francia a Portugal y a los Países Bajos, la ola populista puede aumentar una vez más.

Le Pen es más fuerte que la espada

El presidente Emmanuel Macron no es el hombre más popular de Francia en estos momentos. Según docenas de encuestas de opinión desde julio de 2020, el índice de desaprobación del líder francés ha superado sistemáticamente el 50%, y la última tanda de encuestas supera el 60%. ¿Podría esto señalar su desaparición en las elecciones presidenciales del próximo año? Podría ser un caso en el que Le Pen es más poderosa que la espada.

Marine Le Pen, jefa del partido Agrupación Nacional, se acerca ostensiblemente a Macron en las encuestas. Según el último estudio online de Harris Interactive, si se celebrara hoy la última ronda de las presidenciales, Le Pen obtendría el 48% de los votos, frente al 52% de Macron. Aunque esto da a Macron una ligera victoria en la reelección, es el margen más estrecho registrado.

Le Pen parece lanzar su candidatura electoral proponiendo nuevas medidas, entre ellas la prohibición del velo musulmán en todos los lugares públicos. En una rueda de prensa, Le Pen sugirió prohibir las «ideologías islamistas», a las que se refirió como «totalitarias y asesinas».

Pero mientras que este tipo de posición no logró impulsar a Le Pen al Palacio del Elíseo en 2017, la frustración de los ciudadanos por la gestión de Macron de la pandemia de coronavirus y la pésima recuperación económica podría impulsar a más votantes a votar por ella en quince meses. Dicho esto, muchas cosas pueden cambiar durante el próximo año. Pero si otras tendencias sugieren algo, es que el populismo está regresando a Francia. Próxima parada, ¿Italia?

Ciao Bello

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, acaba de dimitir tras más de dos años de caos político en un frágil gobierno de coalición. Conte dimitió después de que Matteo Renzi retirara su pequeño partido Italia Viva de la frágil alianza, aunque el populista Movimiento Cinco Estrellas (M5S) y el Partido Democrático (PD) de centro-izquierda se mantienen detrás del primer ministro saliente. Dicho esto, la salida de Matteo Salvini hizo que Conte dirigiera el gobierno con una escasa mayoría, y en la política italiana esto no es garantía de promulgación de políticas.

¿Fue una victoria del populismo y una señal del futuro de la nación? No del todo. Según una nueva encuesta de IXE, el 45% de los votantes italianos quiere que Conte siga en el cargo, y solo el 26% está a favor de nuevas elecciones. Salvini se enfrenta actualmente a un juicio por las acusaciones de que abusó de su poder al impedir que un barco de refugiados anclara en 2019 mientras era ministro del Interior. Pero Salvini no se disculpa, aceptando las acusaciones como una insignia de honor. Dijo a la prensa tras una audiencia a puerta cerrada:

Estoy totalmente tranquilo y orgulloso de lo que he hecho. Sólo lamento el coste del procedimiento que está siendo asumido por los contribuyentes italianos y el tiempo del magistrado que he perdido.

El juez ha aplazado el proceso judicial hasta el 20 de marzo.

El auge del populismo portugués

El mes pasado, el presidente portugués, Marcelo Rebelo de Sousa, ganó la reelección de forma aplastante, obteniendo el 61% de los votos. A pesar de su victoria, muchos analistas políticos están pendientes de André Ventura, un político populista de derechas que obtuvo el 12 por ciento de las papeletas. Aunque Lisboa ha estado liderada por una coalición de centroderecha con el Partido Socialista en el escaño de la oposición, los expertos afirman que este equilibrio podría estar cambiando antes de las próximas elecciones parlamentarias, dentro de dos años, ante el ascenso de Ventura.

Ventura ha sido una voz creciente en la política desde 2017, abogando por menos inmigración y más ley y orden. Tras abandonar el Partido Socialdemócrata de centroderecha, formó su propio partido populista llamado Chega (Suficiente).

Foreign Policy señala que «los portugueses tienen un mayor nivel de desconfianza en su democracia que la mayoría de las poblaciones», y añade: «este descontento podría alimentar una marca única de populismo de extrema derecha en Portugal que no se basa principalmente en el sentimiento anti-inmigrante». En un país en el que el gobierno ha ampliado y endurecido los cierres y se prevé que la economía se desplome aún más, un candidato antiestablishment podría atraer a la población.

¿Los holandeses se vuelven salvajes?

Geert Wilders, jefe del Partido por la Libertad, no se convirtió en general político, como algunos esperaban en las elecciones de 2017, a pesar de que su partido obtuvo el segundo mayor número de escaños parlamentarios. Sin embargo, tras el escándalo del bienestar de los niños bajo el mandato del primer ministro Mark Ruttle, y con una nación cada vez más amargada por los encierros del 19 de julio, ¿podría Wilders triunfar en la primavera, cuando millones de ciudadanos se aventuren a volver a las urnas? Los últimos datos de las encuestas sugieren que la composición del gobierno sería relativamente la misma que ahora. De hecho, el Partido Popular por la Libertad y la Democracia (VVD) podría aumentar su número de escaños a pesar del desastre político que pende sobre la cabeza del partido.

MAGA, MEGA, y Patriotas

En Estados Unidos, la pérdida del presidente Trump puede haber sido solo el comienzo. Si los rumores son ciertos, los trumpistas pueden ser una fuerza a tener en cuenta en los próximos años en forma de Partido Patriota. Mientras que los conservadores han advertido de las consecuencias políticas a largo plazo de un Partido Republicano fracturado que daría a los demócratas el control durante muchos años, esto demuestra que la población del país MAGA no está desapareciendo. El mismo espíritu ha viajado al otro lado del charco, filtrándose en cierto segmento del público votante que se ha sentido abandonado e insultado por los internacionalistas que apaciguan a sus amos globalistas en Bruselas. ¿Se canalizará finalmente este enfado en una conquista electoral?

Author:

Andrew Moran

Andrew Moran is the Economics Correspondent at LibertyNation.com and is the author of The War on Cash. You can find more of his work at AndrewMoran.net.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire