Mises Wire

Home | Wire | Los peligros escondidos detrás de un euro digital

Los peligros escondidos detrás de un euro digital

  • digital euro

Etiquetas Dinero y Banca

La China neosocialista lo hace, Suecia lo hace, y muchos otros estados quieren hacerlo también: emitir dinero digitalizado del banco central para todos. El Banco Central Europeo (BCE) también está trabajando en un plan de este tipo. Quiere lanzar el «dinero digital del banco central en euros» lo antes posible. Muchos economistas alaban el proyecto como una «innovación», como un paso importante e indispensable en un mundo cada vez más digitalizado.

El BCE también quiere dar a conocer sus intenciones, declarando que un euro digital será accesible para todo el mundo, robusto, seguro, eficiente y conforme a la legislación aplicable. Sin embargo, debe quedar claro que el camino para convertirse en un régimen de estado de vigilancia se acelerará considerablemente si se emite un euro digital. Pero no nos adelantemos.

Un euro digital no es «mejor dinero» que el euro que ya está en circulación actualmente. El euro digital previsto es dinero fiduciario, al igual que el efectivo en euros y los saldos bancarios en euros representan dinero fiduciario: todos ellos son creados «de la nada» por el BCE, que tiene el monopolio de la producción de euros. Al igual que ocurre con el euro actual, la cantidad de euros digitales puede aumentar en cualquier momento, no está respaldada por nada y el euro digital conlleva un riesgo de devaluación del 100%. Como se ha señalado anteriormente, un euro digital sería un euro fiduciario.

El euro digital puede ser «basado en una cuenta» -lo guardas en una cuenta en el BCE- o puede ser «basado en un token» —los usuarios de dinero reciben un «token» que puede transferirse de un smartphone a otro a través de una aplicación—. Esperar el «anonimato» en las transacciones de pago sería inútil en ambos casos, hay que temer.

Una mirada a China muestra probablemente hacia dónde se dirige el viaje: el dinero digital del banco central chino debe tener un «anonimato controlado». En otras palabras, «sólo» el Banco Popular de China -es decir, el Partido Comunista Chino- debe tener acceso a los datos de las transacciones de pago.

El BCE dice que el euro digital es un «complemento» del efectivo y los saldos bancarios. Pero eso no convence. Porque los que pagan en efectivo obviamente lo encuentran cómodo y quieren asegurar su anonimato. De lo contrario, pagarían electrónicamente, es decir, transferirían los saldos a través de PayPal, Apple Pay o tarjetas de débito o crédito.

En este contexto, hay que tener en cuenta que la gente no sólo tiene dinero en efectivo para pagar. También lo exigen para protegerse de las quiebras bancarias, por ejemplo, o también guardan efectivo para tener liquidez incluso en caso de cortes de electricidad, para ser independientes de la banca online.

Dicho esto, la sospecha de que el BCE está más interesado en retirar el dinero en efectivo de la circulación no puede refutarse fácilmente. Pero si sólo son posibles los pagos electrónicos, lo poco que queda de «privacidad financiera» desaparecerá. El ciudadano se vuelve completamente transparente, a gusto del Estado y de sus beneficiarios.

Tan pronto como el dinero en efectivo ha sido retirado o eliminado por completo, los responsables de la política monetaria pueden aplicar una política de tipos de interés negativos sin restricciones para devaluar la deuda. Los clientes ya no pueden salir del «balance bancario»; entonces se cierra la última puerta de escape.

Es poco probable que el euro digital se imponga de forma natural al efectivo. Más bien, el BCE tendrá que hacer que el uso del efectivo sea poco atractivo: aumentando los costes del efectivo mediante el incremento de las comisiones en los cajeros automáticos o mediante límites máximos para los pagos en efectivo, o mediante la estigmatización social del efectivo (palabras clave: blanqueo de dinero, financiación del terrorismo, etc.).

El euro digital no compite con criptomonedas como el bitcoin. Al fin y al cabo, un euro digital es —como ya se ha mencionado— dinero fiduciario emitido por el Estado, que es exactamente lo que no quieren tener todos aquellos que buscan un dinero mejor.

Más bien, el grupo objetivo del euro digital incluye a los que están básicamente satisfechos con el euro tal como es actualmente y a los que están preocupados por una posible quiebra bancaria. Este grupo representa probablemente un número bastante grande de personas que se cuestionan como clientela potencial del euro digital.

El plan es permitir un intercambio 1:1 de efectivo en euros y saldos de bancos comerciales con euros digitales. Desde el punto de vista económico, esto significa que el BCE asegura de facto los pasivos de los bancos en euros: el BCE transfiere su solvencia, que está fuera de toda duda, a los bancos comerciales en euros.

Con una opción de cambio 1:1 nadie tiene que preocuparse de perder sus saldos monetarios en los bancos comerciales de euros, ya que el BCE tiene el monopolio de la producción de euros. El BCE no puede quebrar; puede crear euros en cualquier momento para liquidar sus obligaciones de pago, independientemente de su importe.

Dicho esto, nadie debe preocuparse de que sus saldos en un banco comercial puedan perderse si el banco quiebra y el fondo de protección de depósitos fracasa. Si se acepta públicamente un euro digital, el escenario de colapso de los bancos comerciales en euros se vuelve improbable; el sistema monetario y crediticio en euros estaría más respaldado que nunca por la omnipotencia del BCE.

Como es sabido, en su Manifiesto Comunista (1848) Karl Marx y Friedrich Engels nombraron diez «medidas» cuya aplicación conduciría al comunismo. La quinta medida dice lo siguiente «Centralización del crédito en manos del Estado mediante un banco nacional con capital estatal y monopolio exclusivo». La emisión de un euro digital y las consecuencias resultantes son, sin duda, otro paso crucial para llevar a cabo la visión de los marxistas de su deseada revolución.

Author:

Thorsten Polleit

Dr. Thorsten Polleit is Chief Economist of Degussa and Honorary Professor at the University of Bayreuth. He also acts as an investment advisor.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire