Mises Wire

Home | Wire | Los comunistas europeos están tratando de culpar del COVID-19 a los mercados y el «neoliberalismo»

Los comunistas europeos están tratando de culpar del COVID-19 a los mercados y el «neoliberalismo»

  • sni
0 Views

Etiquetas Capitalism

A medida que la pandemia de COVID-19 se desarrolla en todo el mundo, muchos expertos de izquierda y políticos comunistas culpan de su propagación a los supuestos defectos innatos del neoliberalismo, que identifican con la globalización, el laissez-faire, la ausencia de solidaridad y una mayor desigualdad. Sin embargo, todas sus afirmaciones y teorías son o bien erróneas en cuanto a los hechos o bien deductiva y praxeológicamente absurdas.

La globalización es una mayor cooperación social

En primer lugar, los izquierdistas y los comunistas antiglobalización no parecen entender claramente qué es realmente la globalización, es decir, un marco económico e institucional en el que tanto los productos económicos (bienes y servicios de consumo) como los factores de producción (productos básicos, mano de obra y capital) pueden moverse y circular por todo el mundo con relativa libertad.

Como puede comprenderse fácilmente, esa libertad de circulación y movimiento no difiere en nada de una mayor cooperación social. De hecho, cuanto menores sean las limitaciones en la asignación de recursos (tanto los bienes de los consumidores como los de los productores), mayor será la eficiencia (con respecto a la asignación de los bienes de los productores, la minimización de los costos y la maximización de los beneficios) y la satisfacción (en términos de variedad de bienes de consumo y ahorro de costos) de que puedan disfrutar los productores y los consumidores.

De hecho, como todos sabemos, la cooperación social es el único medio por el que las sociedades humanas pueden progresar y proporcionar mejores condiciones de vida a todos sus miembros. Como Mises ([1949] 1998) declaró en La acción humana,

Cada paso por el que un individuo sustituye la acción concertada por una acción aislada da lugar a una mejora inmediata y reconocible de sus condiciones. Las ventajas derivadas de la cooperación pacífica y la división del trabajo son universales. (p. 146, énfasis añadido)

Siempre que la globalización no signifique nada más que la cooperación pacífica internacional y la división del trabajo, está claro que ofrecería (y de hecho ofrece) mejores condiciones económicas y de bienestar que las que podrían ofrecer el aislacionismo y la autarquía. Este hecho puede deducirse praxeológicamente (como hemos hecho brevemente hasta ahora) o probarse empíricamente mediante innumerables ejemplos históricos de desastres, miseria y hambrunas que han afectado a personas inocentes por políticas autárquicas y aislacionistas.

El laissez-faire es un aprendizaje de ensayo y error

En segundo lugar, los políticos comunistas y los expertos de izquierda se equivocan totalmente en cuanto a lo que es realmente el laissez-faire, lo que implica y lo beneficioso (o, mejor aún, lo fundamental e indispensable) para el correcto funcionamiento del capitalismo, que es el único marco de cooperación social (tanto histórica como praxeológicamente) adecuado para mejorar las condiciones materiales de los seres humanos.

El laissez-faire sin restricciones es el único escenario institucional en el que los agentes económicos (consumidores y productores) pueden ajustar libre y rápidamente sus elecciones y comportamientos a los cambios que se producen en el libre mercado, lo que constituye la muestra y el epítome últimos de la cooperación social. Siempre que el laissez-faire se ve perjudicado por la intervención del gobierno, la cooperación social funciona peor y la sociedad pierde algo en términos de eficiencia en la asignación de recursos.

Además, el laissez-faire es indispensable en un marco capitalista estropeado por la banca de reserva fraccionada y el dinero fiduciario gubernamental. De hecho, como enseña la teoría austriaca del ciclo económico, la facultad de crear «dinero de la nada» (medios fiduciarios) que se concede legalmente a los bancos comerciales provoca divergencias entre el ahorro (recursos de los que los agentes de consumo están dispuestos a prescindir hoy en día) y las inversiones (los medios de producción se desplazan hacia órdenes de producción más elevados para producir un aumento del consumo mañana). En palabras del propio Mises ([1949] 1998),

La inferencia que deben extraer de la teoría del ciclo monetario quienes quieren evitar la reaparición de los auges y de las depresiones subsiguientes es... que ellos [los bancos] deben abstenerse de la expansión del crédito. (p. 789n5, énfasis añadido)

Sin embargo, dado que la reforma del sistema bancario de reserva fraccionaria y del sistema de dinero fiduciario del Estado en el que vivimos no parece ser factible (al menos no a corto plazo), dejar a los agentes libres para que corrijan los errores que cometen en la asignación de recursos parece ser la única forma de hacer frente a los ciclos de auge y declive inducidos por el crédito que experimentamos.

A este respecto, el laissez-faire y la globalización están entrelazados. Lo que la conmoción económica de COVID-19 nos está enseñando (además de la cuestionabilidad de las paralizaciones económicas indiscriminadas) es que, tal vez, los empresarios subestimaron el riesgo de pandemia mientras diseñaban la cadena de valor mundial de la que todos nos beneficiamos.

Pero esto no significa que el laissez-faire y la globalización fueran la opción equivocada: son herramientas, nada más. Y a través de estas herramientas, una sociedad capitalista puede ajustar su estructura productiva y funcionar mejor en el futuro, aprendiendo de los errores anteriores. Si el mundo occidental tuviera un planificador central socialista en lugar de empresarios de libre elección, este proceso correctivo de mejora no podría ocurrir.

El neoliberalismo: ¿mayor desigualdad y menor solidaridad?

Por último, el laissez-faire no implica el rechazo de la protección social de la que disfrutamos en el mundo occidental. Esto se puede demostrar brevemente tanto teórica como empíricamente.

Los críticos del capitalismo y el neoliberalismo culpan a los mercados por un sistema que supuestamente converge hacia una distribución cada vez más desigual de los recursos. Sin embargo, incluso si esto fuera cierto (los cambios intertemporales en la desigualdad son complejos y difíciles de medir), la alternativa igualitaria es evidentemente peor.

Consideremos dos posibles funciones de bienestar social (es decir, dos posibles cuantificaciones del bienestar de las personas en una sociedad determinada): la igualitaria y la «rawlsiana». La primera postula que la sociedad está mejor si las utilidades de los agentes más igualitarios (es decir, los estados de bienestar) lo están, mientras que la segunda postula que el bienestar de la sociedad depende de la condición de sus miembros menos prósperos.

Como muestra la figura 1, se puede tener una sociedad más desigual en la que, sin embargo, cada uno de sus miembros está mejor que en el escenario anteriormente más igualitario: esto es lo que implica el paso del escenario 1 al escenario 2, y es lo que conlleva la globalización. Obsérvese que, desde un punto de vista igualitario, la sociedad estaría mejor en el 1, cuando es «más igual», que en el 2, donde tanto los agentes A como B disfrutan de mayores (aunque menos iguales) utilidades.

Figura 1: Funciones de bienestar individual y de bienestar social

Individual and Social Welfare Functions

Este sencillo esbozo proporciona valiosas ideas sobre el comunismo y las ideologías utópicas: con la esperanza de lograr el escenario 3, donde todos estarían mejor y la sociedad sería más igualitaria, lo cual podría no ser factible bajo las limitaciones de producción y tecnológicas, los comunistas y los utópicos prefieren forzarnos el escenario 1, donde todos somos más pobres y estamos peor, pero, ¡hemos derrotado la desigualdad! Además, aceptar el escenario 2 (es decir, seguir un enfoque «rawlsiano») es exactamente para lo que están diseñados los modernos Estados de bienestar capitalistas: nadie se queda atrás si está realmente en desventaja, ningún libertario del libre mercado se opone a ello. Sin embargo, ocuparse de las personas desfavorecidas no significa adoptar un punto de vista igualitario.

Además, históricamente observamos que el nivel de solidaridad en el mundo occidental ha aumentado (no disminuido, como sostienen los anticapitalistas modernos) a medida que los mercados y la globalización se han afirmado. Incluso utilizando las propias medidas de «solidaridad» de la izquierda -como el gasto social- el gasto público social ha ido aumentando en los países de la OCDE (Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos) desde el decenio de 1980 y es más alto hoy en día -incluso después de la Gran Recesión- de lo que era entonces.1

Figura 2: Gasto público social, porcentaje del PIB, 1980-2018
Social Public Spending GDP

Fuente: OCDE, https://data.oecd.org/socialexp/social-spending.htm.

Conclusión

Incluso si los izquierdistas y los antiglobalistas estuvieran en lo cierto (y creo que no lo están) al culpar al capitalismo y sus diversas facetas de la actual pandemia, están totalmente equivocados al restar importancia a la capacidad del capitalismo para curar y corregir su trayectoria.

Lo que ellos consideran como los defectos del capitalismo (globalización y laissez-faire) son en realidad sus puntos fuertes. Y lo que acusan al capitalismo de falta de solidaridad y de abandono de las personas desfavorecidas se basa en un análisis teórico e histórico incorrecto. No confíe en ellos y en sus narrativas falaces.

Author:

Fabrizio Ferrari

Fabrizio Ferrari is a graduate student in economics.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire