Mises Wire

Home | Wire | Los ahorros reales son el corazón de los préstamos

Los ahorros reales son el corazón de los préstamos

  • potatoes

Etiquetas Dinero y Banca

03/30/2021

Después de subir hasta el 12,2% en abril del año pasado, la tasa de crecimiento anual de los préstamos combinados de la banca comercial a los inmuebles y a los consumidores y empresas se desplomó hasta el -2,6% a principios de marzo.

loans

Para la mayoría de los comentaristas, un factor importante para poner en marcha la prosperidad económica es el préstamo bancario. De ahí que este fuerte descenso de la tasa de crecimiento anual de los préstamos bancarios aumente la probabilidad de que la actividad económica americana esté sometida a una fuerte presión a la baja. En consecuencia, la mayoría de los comentaristas opinan que las autoridades centrales deben proporcionar el apoyo necesario para reforzar el crecimiento de los préstamos bancarios. Sin embargo, ¿es cierto que los préstamos bancarios son un factor importante para la prosperidad económica?

Por ejemplo, el agricultor Joe, que ha producido dos kilogramos de papas. Para su propio consumo, necesita un kilogramo, y el resto decide prestárselo durante un año al agricultor Bob. El kilogramo de papas no consumido que se compromete a prestar es su verdadero ahorro. Este ejemplo es necesario para ilustrar que para que se produzca un préstamo debe haber primero ahorros reales. El préstamo debe estar totalmente respaldado por ahorros reales.

Al prestar un kilo de papas a Bob, Joe acepta renunciar a la propiedad de esas papas durante un año. A cambio, Bob proporciona a Joe una promesa por escrito de que al cabo de un año le devolverá 1,1 kilogramos de papas. Los 0,1 kilogramos constituyen un interés.

Lo que tenemos aquí es un intercambio de un kilo de papas actuales por 1,1 kilos de papas dentro de un año. Tanto Joe como Bob han realizado esta transacción voluntariamente, porque ambos han llegado a la conclusión de que serviría a sus objetivos.

La introducción del dinero no altera la esencia del préstamo. En lugar de prestar un kilo de papas, Joe cambiará primero su kilo de papas por dinero, digamos que por 10 dólares.

Joe puede decidir ahora prestar su dinero a otro agricultor, John, durante un año a un tipo de interés del 10%. Obsérvese que la introducción del dinero no cambió el hecho de que los ahorros reales preceden al acto de prestar.

Además, no es el acto de prestar como tal lo que fortalece el crecimiento económico, sino los ahorros reales que apoya al prestatario mientras se ocupa de mejorar su infraestructura. Con la ayuda de una infraestructura mejorada, el prestatario de ahorros reales puede impulsar la producción de su producto.

Además, hay que tener en cuenta que cuando un ahorrador presta dinero, lo que de hecho presta a un prestatario son bienes de consumo final que no ha consumido.

Los bancos como intermediarios

Ahora, en lugar de que Joe preste directamente sus 10 dólares a John, puede hacerlo a través de una institución llamada banco. En este caso, el banco cumple el papel de intermediario. Por los servicios de mediación de la transacción, el banco cobra una comisión de servicio.

El banco también cumple otra función importante al proporcionar un servicio de almacenamiento de dinero. (Obsérvese que los particulares pueden ejercer su demanda de dinero, ya sea reteniendo el dinero o depositándolo en las instalaciones de almacenamiento del banco, lo que se conoce como depósitos a la vista).

Los bancos facilitan el flujo de ahorros reales al presentar a los «proveedores» de ahorros reales a los «demandantes». En este sentido, al cumplir el papel de intermediarios, los bancos son un factor importante en el proceso de formación de riqueza real. (Los bancos también pueden dedicarse al préstamo directo empleando fondos propios o fondos prestados).

Por ejemplo, el agricultor Joe vende su kilo de papas guardado por 10 dólares. A continuación, deposita estos 10 dólares en el Banco A. Observe que los 10 dólares están totalmente respaldados por el kilogramo de papas ahorrado. Además, observe que Joe está ejerciendo su demanda de dinero al mantenerlo en los depósitos a la vista del Banco A. (Joe también podría haber ejercido su demanda de dinero manteniendo el dinero en casa en un frasco, o guardándolo bajo el colchón).

Ahora, si Joe decide prestar parte de su dinero depositado —digamos 5 dólares— a John a través de la mediación del Banco A, sus 5 dólares se transferirán al depósito a la vista de John desde su depósito a la vista. Obsérvese que, al actuar como mediador, el Banco A presta un importante servicio a Joe, el prestamista, al presentarle a John, el prestatario.

La esencia del crédito de la «nada»

Cada vez que un banco toma una parte del dinero depositado sin el permiso del propietario del depósito y lo presta, esto pone en marcha graves problemas. Digamos que el Banco A presta 5 dólares a Bob tomando 5 dólares del depósito a la vista de Joe. Al prestar los 5 dólares a Bob, el Banco A abre un depósito a la vista a Bob por valor de 5 dólares. Obsérvese que Joe nunca ha accedido a prestar su dinero. Recuerde que Joe tiene un derecho ilimitado sobre sus 5 dólares. Además, tenga en cuenta que ningún ahorro real adicional respalda los 5 dólares prestados.

Una vez que Bob, el prestatario de los 5 dólares, utiliza el dinero prestado, de hecho realiza un intercambio de nada por algo, ya que los 5 dólares no están respaldados por ningún ahorro real, es dinero vacío. Lo que tenemos aquí son 15 dólares de depósitos a la vista que sólo están respaldados por 10 dólares propios. Además, nótese que el aumento de los depósitos a la vista debido al préstamo a Bob hace que la oferta monetaria aumente en 5 dólares.

Cuando el dinero prestado está totalmente respaldado por los ahorros, el día del vencimiento del préstamo se devuelve al prestamista original. Bob, el prestatario de 5 dólares, devolverá al banco, en la fecha de vencimiento, la suma prestada y los intereses.

El banco, a su vez, pasará a Joe, el prestamista, sus 5 dólares más los intereses, ajustados por las comisiones bancarias. En pocas palabras, el dinero hace un círculo completo y vuelve al prestamista original. Obsérvese, de nuevo, que el banco aquí es sólo un mediador; no es un prestamista, por lo que el dinero prestado se devuelve al prestamista original, que en nuestro caso es Joe.

Por el contrario, cuando el crédito se origina de la «nada» y se devuelve al banco en la fecha de vencimiento, se produce una retirada de dinero de la economía, es decir, una disminución de la masa monetaria, ya que en este caso nunca hubo un ahorrador/prestamista, puesto que este crédito surgió de la «nada».

Joe nunca aceptó prestarle los 5 dólares a Bob, ya que sigue ejerciendo un derecho ilimitado sobre sus 10 dólares depositados (recuerde que Joe ahorró el kilo de papas, que a su vez cambió por los 10 dólares, y que a su vez depositó en el Banco A).

Obsérvese que si Joe aceptara prestar sus 5 dólares a Bob, lo único que tendríamos aquí es una transferencia de 5 dólares de Joe a Bob. En ese caso, los 5 dólares prestados a Bob estarían totalmente respaldados por ahorros reales. (De nuevo, los 5 dólares son parte del depósito de 10 dólares de Joe, que se originó en su kilo de papas ahorrado).

Ahora, cuando Bob devuelve los 5 dólares, el dinero sale de la economía, ya que el banco no está obligado a transferirlo al prestamista original. Aquí no hay prestamista original: el banco ha creado el préstamo de 5 dólares de la nada. De nuevo, cuando el banco genera un nuevo depósito de 5 dólares que no está respaldado por ahorros reales, no tenemos aquí ningún prestamista/ahorrador original.

El crédito de la «nada» crea una plataforma para las actividades no productivas

Obsérvese de nuevo que estos 5 dólares adicionales de dinero nuevo ponen en marcha un intercambio de nada por algo. Esto proporciona una plataforma para diversas actividades no productivas que antes de la generación de crédito de la «nada» no habrían surgido.

Mientras los bancos continúen expandiendo el crédito de la «nada», varias actividades no productivas continúan expandiéndose. Sin embargo, una vez que la generación continua de crédito de la «nada» eleva el ritmo del consumo de la riqueza real por encima del ritmo de la producción de la riqueza real, el flujo positivo de ahorros reales se detiene y se pone en marcha una disminución del conjunto de ahorros reales. En consecuencia, los resultados de las distintas actividades comienzan a deteriorarse y los préstamos dudosos de los bancos empiezan a aumentar.

En respuesta a esto, los bancos reducen sus actividades de préstamo, y esto, a su vez, pone en marcha un descenso de la masa monetaria. (Recordemos que la masa monetaria disminuye una vez que los préstamos generados de la «nada» se devuelven y no se renuevan). La caída de la masa monetaria comienza a socavar diversas actividades no productivas de la burbuja, es decir, surge una recesión económica. (Obsérvese que las actividades no productivas no pueden valerse por sí mismas. Necesitan la ayuda del crédito de la «nada». El crédito de la «nada» desvía hacia ellas la riqueza real de los productores de riqueza real).

Según una opinión popular sostenida por muchos comentaristas, la depresión económica de los años 30 se produjo por una fuerte caída de la oferta monetaria. Esta forma de pensar tiene su origen en la escuela de Chicago, defendida por el profesor Milton Friedman. La depresión económica no fue causada por el colapso de la masa monetaria como tal, sino en respuesta a la disminución de la reserva de ahorros reales a causa de la política monetaria fácil anterior.

La disminución de la reserva de ahorros reales conduce a un descenso de la masa monetaria. Por consiguiente, aunque el banco central consiga evitar la caída de la masa monetaria, esto no puede impedir una depresión si la reserva de ahorros reales está disminuyendo.

Resumen y conclusión

Sin ahorros reales, el acto de prestar no puede tener lugar. El papel de los bancos en la concesión de préstamos es mediar entre los prestamistas, es decir, los ahorradores, y los prestatarios. Otro papel importante que cumplen los bancos es el de proporcionar instalaciones de almacenamiento de dinero conocidas como depósitos a la vista.

Sin embargo, los problemas surgen cuando los bancos comienzan a conceder préstamos sin el respaldo de ahorros reales; esto da lugar a la expansión del crédito de la «nada». Esto, a su vez, pone en marcha la amenaza del ciclo de auge y caída. De nuevo, en contra del pensamiento popular, no es posible aumentar el crédito sin un aumento previo de ahorros reales. Cualquier intento de hacerlo resulta en la expansión del crédito de la «nada».

Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire