Mises Wire

Home | Wire | Lo que realmente quieren decir cuando dicen «haz lo correcto»

Lo que realmente quieren decir cuando dicen «haz lo correcto»

  • pointed finger

Etiquetas Historia de EEUU

09/15/2021

Cuando estaba en el último año de la secundaria, me presenté a presidente de la clase con el lema «Haz lo correcto». Aunque hace años me di cuenta de lo totalmente pretencioso que es ese mensaje, a menudo me recuerdan que es una buena política, lo que demuestra que la política es un veneno. Votar a otro es «hacer lo malo», y uno no quiere ser una mala persona, ¿verdad? Es un truco siniestro que se presenta en muchas frases—todas ellas muy eficaces para embaucar a la mayoría—y que sigue endiosando a la democracia. Al igual que «la ciencia» insulta al método científico, «lo correcto» tiene la capacidad de reducir las interacciones pacíficas. ¿Cómo puede ser pacífico «lo correcto» si no es consensuado? Si lo «correcto» se impone, lo correcto está mal.

¿Por qué «lo correcto» requiere una obediencia ciega? Si la cosa fuera correcta, no se castigaría a los disidentes. Aceptando que fui arrogante al decir a mi clase de último año lo que es o no es correcto, imaginen la arrogancia necesaria para dictar la moralidad a un tercio de mil millones de americanos. El presidente de Estados Unidos reprendió recientemente a algunos gobernadores que «no están dispuestos a hacer lo correcto para vencer esta pandemia», pero ¿por qué el régimen de Biden presume de saber lo que es correcto para, por ejemplo, los tejanos? En primer lugar, las pandemias sólo se «vencen» cuando se convierten en endémicas. Sí, la acción involuntaria (léase «política») puede acelerar ese proceso, pero ¿a qué precio? Los que responden a esta pregunta con un «a cualquier precio» son los mismos que se mortificarían si se prohibieran las vacunas. Estas personas ven los horrores de privar de la elección sólo cuando la elección es la suya, lo que ilustra por qué la política saca lo peor de las personas. Sus aspiraciones infantiles y violentas, si se llevan a cabo, se castigan con la cárcel, pero a través de la política, «lo correcto» es legal y se aplica. La democracia tiende a legalizar la inmoralidad, que se ve reforzada por la incapacidad de debatir las compensaciones, el mejor indicador de la histeria de las masas.

Cuando «serví» en Afganistán, mi jefe invitaba ocasionalmente a los religiosos a rezar con él antes de ejecutar una misión. Pedía a Dios que ayudara a sus hombres y que obstaculizara al enemigo—al que consideraba «pura maldad»—sin parecer pensar nunca que los talibanes probablemente estaban rezando la misma oración y llamándonos malvados. Es como si ambos bandos estuvieran rogando a Dios que hiciera lo correcto, y más de una década después, el absurdo todavía me desconcierta. ¿Quién puede argumentar que veinte años de imposición de la democracia en un país que no la quiere fue lo correcto, especialmente después de que los recursos de veinte años fueran anulados en una semana? Los crímenes de guerra o los crímenes contra la humanidad comienzan cuando quienes los cometen los racionalizan primero. Aunque los asesinos no consideraran que sus acciones fueran «correctas», actuaron de todos modos, porque «sólo cumplían órdenes». Pero, ¿qué pasa con los que dan las órdenes, los sociópatas que creen que pueden definir «el bien mayor» sin el conocimiento de la mayoría de la población? La historia se repite, y el hecho de que demasiados hayan desestimado este hecho por considerarlo «pesimista» es una de las razones por las que no podemos despertar de esta pesadilla distópica. ¿No es razonable esperar que se produzca algo catastrófico cuando el demagogo define lo correcto?

En abril y noviembre del año pasado sostuve que los edictos de arriba abajo hacen inútiles los niveles de gobierno entre los gobernantes y el individuo. Sólo por la proximidad, el gobernador puede «servir» mejor al individuo que el presidente, el comisionado del condado que el gobernador y el alcalde que el comisionado. ¿Ha olvidado el régimen de Biden que este país fue fundado por personas que no veían con buenos ojos a los gobernantes distantes? El desafío americano es una cosa del pasado, pero ¿no les conviene a los parásitos mantenerlo así? Los individuos que consienten son los que mejor pueden ponerse de acuerdo sobre lo correcto, y se supone que los políticos que se enseñorean de ellos deben prohibir a los demás que interfieran; sin embargo, como deja claro la actual (y cada vez peor) psicosis de masas, cada nivel de gobierno sólo compartimenta, persigue y parasita a los individuos. Es como si el régimen de Biden y todos los gobernadores y burócratas que sufren los mismos delirios estuvieran haciendo todo lo posible para fomentar la violencia. En octubre de 2020, un partido político pensó que lo correcto era rechazar la entonces próxima vacuna, pero hoy, ese mismo partido político declara abiertamente y a veces con alegría su desprecio por cualquiera que decida lo que es correcto para sí mismo, siempre que lo «correcto» contrarreste la ideología imperante. Si eso no te convence de que la política es veneno, no sé qué lo hará.

Esto es lo que implica hacer lo correcto: haz lo que te haga sentir cómodo siempre que no impongas tu voluntad (o tu cobardía) a los demás. Y para los fanáticos de la brevedad, he oído que «no te metas en lo que no te importa» está probado. Todo americano que quiera vacunarse tiene la oportunidad de hacerlo. Los vacunados no tienen autoridad moral para proteger a los no vacunados de sí mismos. Todo padre que desee abusar de su hijo obligándole a llevar una mascarilla tiene ese derecho, pero nadie me obligará a amordazar a mi hijo de tres años. Si las máscaras son tan eficaces como afirman los «covidianos» acérrimos, ¿por qué la visión de una sonrisa descubierta enfurece a los enmascarados? Que lo haga es un problema de los que se amordazan servilmente, no de nadie más. Calificar de «egoístas» a los desenmascarados y no vacunados no es más que pura proyección. ¿Te has dado cuenta de que los que bien podrían llevar tatuada la palabra «inclusión» en la frente son los mismos que desean excluir a todo aquel que no se trague el bombo? «¡Confórmense a la locura o de lo contrario!». Después de todo, «lo correcto» es «por tu propio bien». Eso no es compasión; es totalitarismo. Los acosadores no se cansan de acosar; sólo dejan de hacerlo cuando se les demuestra que el cese de su comportamiento antisocial es lo mejor para ellos. Será incómodo, pero si esperas perseguir alguna vez lo que consideras correcto, ya es hora de enfrentarte a la turba viciosa.

Author:

Casey Carlisle

Contact Casey Carlisle: LinkedInTwitter.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire