Mises Wire

Home | Wire | Las materias primas no causan inflación. La impresión de dinero sí.

Las materias primas no causan inflación. La impresión de dinero sí.

  • oil rig

Etiquetas Dinero y bancos

03/31/2022

En este mundo de locura monetaria, los defensores de la flexibilización constante de los bancos centrales intentan cada día convencerte de que la inflación está causada por numerosos factores, no por la impresión de moneda.

Muchos achacan la inflación a factores de empuje de los costes o incluso a la especulación, pero en última instancia todo eso son consecuencias, no causas. El aumento de los precios siempre se debe a que se destinan más unidades de moneda a bienes escasos o tangibles.

Los fondos cotizados de materias primas (ETF) son un claro ejemplo. En 2022, los inversores han estado comprando estos productos para protegerse de la inflación y generar rendimientos reales. Estas compras no son una causa; son una consecuencia. Con el aumento de las preocupaciones inflacionistas, la probabilidad de que suban los tipos de interés y las elevadas preocupaciones geopolíticas, los fondos centrados en las materias primas han registrado entradas récord en 2022. En lo que va de año, hasta el 25 de febrero, los ETFs de materias primas reunieron 8.500 millones de dólares de entradas netas en ETFs, según Wealthmanagement.com. Sin embargo, este no es el panorama completo. Según la Comisión de Comercio de Futuros de Materias Primas (CFTC), el valor total de los diversos instrumentos relacionados con los índices de materias primas adquiridos por los inversores institucionales ha pasado de unos 15.000 millones de dólares en 2003 a unos 200.000 millones. El tamaño del mercado mundial de servicios de materias primas se estima en 4 billones de dólares en 2020, según Market Research.

En 2020, la mayoría de los inversores estaban muy infra-ponderados en energía y materias primas. El auge de la inversión socialmente responsable, así como el reciente historial de resultados insuficientes de las materias primas en relación con la renta fija y la renta variable, habían creado una enorme infraponderación. A medida que la preocupación por la inflación y los acontecimientos geopolíticos se desvaneció, los fondos reasignaron el capital desde la infraponderación a la igual ponderación y ahora, en 2022, a la sobreponderación.

Esto ocurrió al mismo tiempo que los bancos centrales inyectaron cantidades de dinero sin precedentes en la economía. Entre 2020 y 2021, los activos de los principales bancos centrales aumentaron en más de 10 billones de dólares. Además, el crecimiento de la oferta monetaria amplia (M3) aumentó a un ritmo de dos dígitos en 2020 y 2021 en las principales economías.

Evidentemente, uno o dos precios pueden subir de forma independiente debido a acontecimientos particulares. Una guerra puede provocar eso, pero no un aumento generalizado y generalizado de todos los precios. Además, los precios de las materias primas y los alimentos ya estaban subiendo a máximos de varios años incluso antes de que la invasión de Ucrania fuera un rumor.

Los lectores pueden creer que todo esto se debe a la especulación de los operadores, pero las acciones de los operadores funcionan en ambos sentidos. Los comerciantes no crean los precios, sino que comercian con ellos. Además, los operadores no pueden influir en el precio marginal de una materia prima durante mucho tiempo si los fundamentos, la inflación y la realidad monetaria no están ahí. Hay numerosos informes de la CFTC que demuestran que la inversión no influye en los precios de las materias primas. Entre 2013 y 2019, los precios de las materias primas no subían. ¿Por qué? Porque el crecimiento del dinero en sentido amplio no subía por encima de la demanda real de dinero.

El petróleo y el gas han subido por igual en todas partes y, sin embargo, la inflación del Índice de Precios al Consumo (IPC) es muy diferente en la zona del euro y en Estados Unidos en comparación con los países en los que las importaciones de energía son mucho mayores, como Japón y Corea. ¿Por qué la inflación del IPC es dos veces mayor en la zona del euro y en Estados Unidos que en esos países asiáticos? Un crecimiento monetario amplio mucho mayor en 2020-21.

La guerra de Ucrania ha creado otra excusa para culpar de la inflación al petróleo y al gas natural. Sin embargo, parece que todos los que achacan las presiones inflacionistas a las materias primas siguen ignorando las enormes subidas de precios en la vivienda, la sanidad y la educación, así como en los bienes y servicios en los que había un evidente exceso de capacidad. Los precios mundiales de los alimentos muestran un problema similar. El índice de precios de los alimentos de las Naciones Unidas y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación no ha dejado de aumentar y ha alcanzado máximos históricos incluso antes de la crisis covídica.

El petróleo y el gas se utilizarán como excusa para la inflación mientras se mantengan los bajos tipos de interés y la creación masiva de moneda. Pero la realidad es que cuando ambos se desinflen de alguna manera, el problema del envilecimiento de la moneda permanecerá.

La inflación ya era superior a la medida del IPC antes de la crisis del covid-19. El aumento de los precios de los bienes y servicios no sustituibles, la vivienda, la asistencia sanitaria, los alimentos frescos y la educación era significativamente mayor que el porcentaje del IPC. Según el Deutsche Bank, éstos subían hasta cinco veces más rápido que el IPC. Había una alta inflación en las cosas que consumimos todos los días, incluso en los días en que algunos decían que «no había inflación».

Ahora el aumento del dinero amplio se ha traducido en una explosión de todos los precios, relacionados o no con la energía. Algunos culparán a los salarios, otros a la guerra de Ucrania y otros a la débil recuperación. El hecho es que la destrucción de la moneda está en el centro de la subida generalizada de los precios en todas partes. Todo lo demás son anécdotas o consecuencias, no causas.

Más unidades de moneda se destinan a activos escasos, ya que los inversores buscan protección contra la inflación. No se trata de especulación, sino de protección contra el deterioro de la moneda.

Author:

Daniel Lacalle

Daniel Lacalle, PhD, economist and fund manager, is the author of the bestselling books Freedom or Equality (2020), Escape from the Central Bank Trap (2017), The Energy World Is Flat (2015), and Life in the Financial Markets (2014).

He is a professor of global economy at IE Business School in Madrid.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here