Mises Wire

Home | Wire | La última mentira de la Fed: ella puede hacer que todo vuelva a la normalidad

La última mentira de la Fed: ella puede hacer que todo vuelva a la normalidad

  • pow

Etiquetas Auges y DeclivesInflationLa Reserva Federal

09/03/2020

El programa de ropa nueva del emperador de la Fed es una comedia continua sin risas. El último acto, la conferencia virtual de Jackson Hole (27 de agosto), fue terrible.

El público del programa está acostumbrado a que el presidente de la Fed y su junta se pronuncien solemnemente sobre sus objetivos: baja inflación, alto empleo y estabilidad financiera. Estos funcionarios juegan sus papeles de acuerdo con el guión. Nunca explican cómo cumplirán su promesa, es todo fanfarronería y nada de sustancia. Los cortesanos reunidos, incluyendo los representantes de los medios financieros que forman parte de la máquina de propaganda de la Fed, nunca hacen preguntas difíciles. Los que se inclinan por el escepticismo temen exponer su propia falta de conocimiento o perder sus trabajos.

En el recién terminado episodio de Jackson Hole, el jefe Powell reveló que la Fed tiene ahora como objetivo una inflación promedio del 2% a mediano y largo plazo, lo que significa que «dirigirá» la inflación por encima de ese nivel según sea necesario para compensar los períodos en que ha languidecido por debajo. Sin embargo, en el sistema monetario contemporáneo sin anclaje, no hay ningún agregado monetario de alta potencia cuyo crecimiento establezca firmemente los límites de la trayectoria a largo plazo de los precios de los bienes y servicios. En su lugar, la Fed trata de alcanzar su objetivo empleando los instrumentos contundentes y sumamente imprecisos de la manipulación de los tipos de interés, contando con la inercia de la inflación y las expectativas de inflación. Esa es siempre una receta para una enorme inestabilidad económica y financiera.

La esencia del examen del marco normativo, que acaba de desvelar el Jefe Powell, es que la Fed tardará más que en los últimos ciclos en adaptar ese instrumento contundente a cualquier acumulación incipiente de síntomas de inflación monetaria en los mercados de bienes y servicios. Por consiguiente, el peligro de un brote de inflación en algún momento del futuro ha aumentado. Una recesión profunda y prolongada durante la presente pandemia y más allá retrasaría ese punto.

Las especulaciones sobre este ajuste de la política de la Fed han sido abundantes durante muchos meses. Se están produciendo cambios similares en el extranjero, sobre todo en Europa y Japón. La realidad, sin embargo, es que el ejército de doctores en economía de la Fed no ha hecho ningún descubrimiento en la ciencia econométrica que permita vincular de manera fiable la trayectoria de los tipos de interés manipulados con el nivel de los precios a lo largo del tiempo.

De hecho, el jefe Powell anunció que su personal de economía ha descartado al fin un componente notorio de su oficio, la famosa curva de Phillips (que pretende relacionar el nivel de desempleo con la inflación) sin poner nada en su lugar. Y el jefe ha bromeado sobre las estrellas r y u (estimaciones de tipos de interés neutras y tasas de desempleo naturales) que alguna vez figuraron tan fuertemente en la econometría de la Fed, en particular en la aplicación de la notoria «regla de Taylor».

Muchos de nosotros ya estamos tan desencantados con los banqueros centrales dirigidos por el hegemón de la Fed que simplemente ignoramos los teatros diarios, semanales o mensuales, a menos que estemos tratando de sacar provecho de las fluctuaciones del precio de los activos que éstos provocan a corto plazo. Sin embargo, al no asistir a estos espectáculos no debemos pasar por alto las degradaciones que las decisiones monetarias anunciadas allí nos están infligiendo, ya sea en términos de nuestras libertades personales o de nuestras esperanzas razonables de disfrutar de la prosperidad económica.

En cuanto a la libertad, esta revisión de la política de Jackson Hole abre otra gran brecha en las barandillas constitucionales que tienen por objeto garantizar el derecho de los ciudadanos de EEUU a disfrutar de dinero sano. Por supuesto, esas barandillas fueron dañadas severamente hace casi un siglo cuando la Corte Suprema finalmente aprobó el radicalismo monetario de la administración Roosevelt. Pero ahora tenemos a la Reserva Federal expandiendo y haciendo cumplir su estándar de inflación del 2 por ciento sin ningún desafío en perspectiva, ya sea del Congreso, ante el cual la Fed es «responsable», o de los tribunales.

En lo que respecta a la amenaza a la prosperidad económica, considere la actual situación histórica única de frenesí de los mercados de activos y de crédito creados por la Fed en medio de un vasto choque de oferta inducido por la pandemia. La secuela podría ser una recesión aún más pronunciada, a pesar del reciente repunte de los agregados económicos a medida que los gobiernos levantan los confinamientos.

La combinación de la pandemia con la hambruna de los ingresos por intereses creada por la política de la Fed ha demostrado ser un terreno notablemente fértil para dos narrativas especulativas. La primera es que la «acción decidida» de la Fed (y de los bancos centrales extranjeros), incluidos los enormes programas de compra de activos en el mercado financiados por la impresión de dinero, ha eliminado el riesgo de solvencia; de ahí la gran demanda de créditos de alto rendimiento (arriesgados) durante esta pandemia. La segunda se refiere a los beneficios monopolísticos de la digitalización acelerada. Según esta narrativa, estos mega beneficios actuales o potenciales sobrevivirán con creces a la pandemia.

Toda esta espuma especulativa se ha sumado a la aparición de un gigantesco estímulo monetario.

La espuma, sin embargo, podría disiparse repentinamente, mucho antes de la llegada de cualquier economía en auge postpandémico. La madre de todos los estímulos monetarios podría resultar ser peor que un fracaso, un catalizador para un deslizamiento hacia una mayor recesión justo cuando el choque de la oferta de la pandemia se reduzca. Los esfuerzos de la Fed para evitar la crisis financiera durante el punto álgido de la pandemia podrían precipitar una crisis aún mayor

Nadie puede predecir (con honestidad) la dinámica del impulso masivo de comercio en «acciones pandémicas» y crédito de alto rendimiento impulsado por narraciones muy dudosas de treinta años de altas rentas de monopolio por delante o de que la Fed haya extinguido los riesgos de insolvencia. Eso depende de saber cuándo una ronda de inversores que deciden tomar beneficios en estos esquemas cuasi Ponzi descubre que no hay una nueva capa de inversores a los que vender y los otros compradores potenciales —cortos que cierran su posición— hace tiempo que salieron del campo, en la mayoría de los casos aterrorizados por las pérdidas hasta la fecha.

Sin embargo, sabemos que la garantía contra enormes cantidades de crédito está ligada en valor a las expansiones de las malas inversiones, ya sea en los mercados emergentes, en las cadenas de suministro mundiales o en la economía del ladrillo y el mortero, incluidos los bienes inmuebles comerciales, los viajes y la extracción de energía. La temida y real destrucción del valor colateral es lo que impulsa la dinámica de la recesión y la depresión, y es probable que esto trascienda la trayectoria de la pandemia.

El daño económico de la pandemia, tal como se ha visto hasta la fecha, no nos libra de la revelación de una enorme mala asignación y despilfarro como consecuencia de la gran inflación de activos de 2013-20. El choque de la oferta ha puesto de relieve algunas áreas de mala inversión (especialmente aviones, viajes, centros comerciales) mientras que camufla otras (por ejemplo, la excesiva digitalización). Los bancos y las instituciones de crédito, especialmente en Europa, son muy vulnerables al colapso de los valores colaterales. Ni la fantasía sobre las rentas de los grandes monopolios de tecnología ni las vacunas y terapias con medicamentos pueden eliminar la malinversión acumulada y las pérdidas de crédito relacionadas.

El emperador en el show, ya sea que lo tomemos como el Jefe Powell o en última instancia el presidente de la Casa Blanca que lo nombró, está ahora prometiendo a la audiencia un retorno a la «prosperidad de la economía pre-pandémica». Es dudoso que esto hubiera durado ostensiblemente mucho más tiempo sin la interrupción de la pandemia. Pero la prosperidad que nos prometen ahora los grandes monopolistas, basada en una digitalización acelerada impulsada por las exigencias de la pandemia, es seguramente un espejismo. Mientras tanto, el jefe Powell no revela abiertamente que el mayor beneficiario de su objetivo de inflación reformado será el gran gobierno, para el cual su institución es ahora un colector de impuestos gigantesco, con énfasis en un primer momento en el impuesto de represión monetaria, y más tarde en el impuesto sobre la inflación.

Author:

Brendan Brown

Brendan Brown is a founding partner of Macro Hedge Advisors (www.macrohedgeadvisors.com) and senior fellow at Hudson Institute. As an international monetary and financial economist, consultant, and author, his roles have included Head of Economic Research at Mitsubishi UFJ Financial Group. He is also a Senior Fellow of the Mises Institute. He is the author of Europe’s Century of Crises under Dollar Hegemony: A Dialogue on the Global Tyranny of Unsound Money with Philippe Simonnot. His other books include The Case Against 2 Per Cent Inflation (Palgrave, 2018) and he is publisher of “Monetary Scenarios,” Euro Crash: How Asset Price Inflation Destroys the Wealth of Nations and The Global Curse of the Federal Reserve: Manifesto for a Second Monetarist Revolution.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire