Mises Wire

Home | Wire | La TMM es economía falsa

La TMM es economía falsa

  • magician conjuring money

Etiquetas Dinero y Banca

03/15/2021

En esta época de ficción monetaria, uno tiende a leer todo tipo de opiniones indocumentadas y equivocadas sobre la política monetaria. Sin embargo, si hay una que realmente resulta exasperante es la ciencia ficción de la TMM (teoría monetaria moderna).

Uno de sus principales principios se basa en una falacia.

https://youtu.be/qdEaWkxfoYg

«Un país con soberanía monetaria puede emitir toda la deuda que necesite sin riesgo de impago»

En primer lugar, es falso. Un informe de David Beers en el Bank Of Canada ha identificado 27 soberanos involucrados en impagos en moneda local entre 1960 y 2016 (base de datos aquí).

 

Fuente: Banco de Canadá, David Beers.

David Beers explica: «Una opinión largamente sostenida por algunos inversores es que los gobiernos rara vez incumplen la deuda soberana en moneda local o nacional. Al fin y al cabo, dicen, los gobiernos pueden atender el servicio de estas obligaciones imprimiendo dinero, lo que a su vez puede reducir la carga real de la deuda a través de la inflación, y de forma espectacular en casos como el de Alemania en 1923 y Yugoslavia en 1993-94. Por supuesto, es cierto que la alta inflación puede ser una forma de incumplimiento de facto de la deuda en moneda local. Aun así, los impagos y las reestructuraciones contractuales ocurren y son más comunes de lo que se supone».

Source: Bank of Canada, David Beers.

Fuente: Banco de Canadá, David Beers.

No, un país con soberanía monetaria no puede emitir toda la deuda que necesita sin riesgo de impago. Necesita emitir en moneda extranjera precisamente porque pocos confían en sus políticas monetarias. La mayoría de los ciudadanos locales son los primeros en evitar la exposición a la moneda nacional y comprar dólares estadounidenses, oro o criptodivisas (ahora), temiendo lo inevitable:

La mayoría de los gobiernos intentarán cubrir sus desequilibrios fiscales y comerciales devaluando y empobreciendo a todos los ahorradores.

«Un país con soberanía monetaria puede emitir toda la moneda que necesite» también es una falacia.

La soberanía monetaria no es algo que decida el gobierno. La confianza y el uso de la moneda fiduciaria no son dictados por el gobierno ni le da a dicho gobierno el poder de hacer lo que quiera con las políticas monetarias. Los ciudadanos de todo el mundo han dejado de aceptar la moneda emitida y denominada por el gobierno cuando se ha destruido la confianza en su poder adquisitivo tras aumentar la oferta monetaria muy por encima de su demanda real.

Por eso el Sucre en Ecuador o el Colón en El Salvador se derrumbaron o por eso el peso argentino y el bolívar venezolano o el rial iraní son ampliamente rechazados por los ciudadanos locales e internacionales. Hay numerosas monedas fiduciarias que han fracasado o desaparecido. Como escribe Michael Sanibel, «la moneda de una nación no está exenta de las leyes de la oferta y la demanda, por lo que cuanto más se imprime, menos vale». Los colapsos y fracasos de las monedas son frecuentes, pero, lo que es más importante, aunque alguna sobreviva, su demanda nacional e internacional queda irremediablemente dañada.

Dado que el mundo de las monedas es relativo, el ciudadano medio del mundo preferirá el oro, las criptomonedas, los dólares estadounidenses o los euros y yenes, a pesar de sus propios desequilibrios, antes que sus propias monedas.

https://youtu.be/f1HIYfdIUxg

¿A qué se debe esto? Cuando los gobiernos y los bancos centrales de todo el mundo intentan aplicar la misma política monetaria errónea de EEUU y Europa o Japón, pero sin su seguridad de inversión, instituciones y libertad de capital, entonces caen en su propia trampa. Debilitan la confianza de sus propios ciudadanos en el poder adquisitivo de la moneda.

La respuesta de la TMM sería que todo lo que se necesita entonces son instituciones estables y dignas de confianza. Pues bien, esto tampoco funciona. La primera grieta en esa confianza es, precisamente, la manipulación de la moneda para financiar el abultado gasto público. Puede que el ciudadano medio no entienda el envilecimiento monetario, pero seguro que entiende que su moneda no es una reserva de valor válida ni un sistema de pago. Porque el valor de la moneda no lo dicta el gobierno, sino los últimos acuerdos de compra realizados con esos medios de pago.

Los gobiernos siempre ven los ciclos económicos como un problema de falta de demanda que deben «estimular». Ven la deuda y las burbujas de activos como pequeños «daños colaterales» que vale la pena asumir en la búsqueda de la inflación. Y las crisis se hacen más frecuentes mientras la deuda se dispara y las recuperaciones son más débiles.

Fuente: Banco Mundial, Deutsche Bank.

Los desequilibrios de EEUU, la eurozona o Japón también se manifiestan en el débil crecimiento de la productividad, el elevado endeudamiento y la disminución de la eficacia de las políticas (leer «Monetary Stimulus Does Not Work, The Evidence Is In»).

Fuente: IIF, BIS.

Los países no se endeudan en moneda extranjera porque sean tontos o ignoren la ciencia ficción de la TMM, sino porque los ahorradores no quieren el riesgo de degradación de la moneda del gobierno, sin importar el rendimiento. Los primeros que evitan la deuda en moneda nacional suelen ser los ahorradores e inversores nacionales, precisamente porque comprenden la historia de destrucción del poder adquisitivo de las políticas monetarias de sus gobiernos.

Según el Banco de Pagos Internacionales, el 48% de los 30 millones de dólares de préstamos transfronterizos del mundo se cotizan en dólares, frente al 40% de hace una década. De nuevo, no porque los países sean estúpidos y no quieran emitir en moneda local. Porque hay poca demanda real.

Fuente: IIF.

Por ello, los gobiernos no pueden decidir unilateralmente emitir «toda la deuda que necesiten en moneda local», precisamente por la falta de confianza generalizada en el banco central o el perverso incentivo de los gobiernos para devaluar a voluntad.

A medida que las reservas se agotan y los ciudadanos ven que su gobierno está destruyendo el poder adquisitivo de la moneda, los ahorradores locales leen a los ministros hablar de «guerra económica» e «injerencia extranjera», pero saben lo que realmente ocurre. Los desequilibrios monetarios se disparan. Y huyen.

Fuente: Capital Economics.

La inflación no se resuelve con (más) impuestos.

Muchos defensores de la TMM resuelven esta ecuación de la inflación causada por el exceso monetario negando que la inflación es siempre un fenómeno monetario, y diciendo que la inflación se resolvería con impuestos. ¿No es fantástico?

El gobierno se beneficia el primero de la creación de nuevo dinero, aumenta masivamente sus desequilibrios y culpa de la inflación a los últimos receptores del nuevo dinero creado, los ahorradores y el sector privado, por lo que «soluciona» la inflación creada por el gobierno gravando de nuevo a los ciudadanos. La inflación es un impuesto sin legislación, como decía Milton Friedman.

Primero, la política del gobierno hace una transferencia de riqueza de los ahorradores al sector político, y luego aumenta los impuestos para «resolver» la inflación que creó. Doble imposición.

¿Cómo funcionó eso en Argentina? Eso es exactamente lo que los gobiernos implementaron, sólo para destruir la moneda, crear más inflación y enviar la economía a la estanflación (léase).

Estos dos factores, la inflación y los altos impuestos, impactan negativamente en la competitividad y en la facilidad para atraer capitales, invertir y crear puestos de trabajo, relegando a una nación de enorme potencial, como Argentina, a las últimas posiciones del índice del Foro Económico Mundial, cuando debería estar en los primeros puestos.

La excesiva inflación y los elevados impuestos son dos factores casi idénticos que esconden un excesivo gasto público que ha actuado como freno a la actividad económica al no ser considerado como un servicio para facilitar la actividad económica, sino como un fin en sí mismo. El gasto público consolidado alcanzó el 47,9% del PIB en 2016, una cifra claramente desproporcionada. Incluso si consideramos el gasto público primario, es decir, excluyendo el coste de la deuda, se duplicó entre 2002 y 2017.

La idea de que la deuda de un país no es un pasivo, sino simplemente un activo que será absorbido por los ahorradores pase lo que pase, es incorrecta ya que no considera tres factores.

  1. Ninguna deuda es un activo porque el gobierno lo diga, sino porque existe una demanda real de la misma. El gobierno no decide la demanda de ese bono o instrumento de crédito, lo hacen los ahorradores. Y el ahorro no es ilimitado, por lo que el gasto deficitario tampoco es infinito.
  2. Ningún instrumento de deuda es un activo atractivo si se impone a los ahorradores mediante la represión. Incluso si el gobierno impone la confiscación del ahorro para cubrir sus desequilibrios, la fuga de capitales se intensifica. es literalmente como hacer que un cuerpo humano deje de respirar para conservar el oxígeno.
  3. El endeudamiento es sencillamente imposible de asumir cuando el inversor y el ahorrador saben que el gobierno destruirá el poder adquisitivo a cualquier precio para beneficiarse de «inflar su deuda». La reacción es inmediata.

La idea socialista de que los gobiernos que crean dinero artificialmente no causarán inflación, porque la oferta de dinero aumentará al mismo tiempo que la oferta y la demanda de bienes y servicios, es simplemente ciencia ficción.

El gobierno no tiene un conocimiento mejor o más preciso de las necesidades y la demanda de bienes y servicios o de la capacidad productiva de la economía. De hecho, tiene todos los incentivos para gastar en exceso y transferir sus ineficiencias a todos los demás.

Así, como cualquier incentivo perverso bajo la falacia de «estimular la demanda interna», el gobierno simplemente crea mayores desequilibrios monetarios para disfrazar el déficit fiscal creado por el gasto y el préstamo sin retorno económico real. Creando una inflación masiva, un estancamiento económico al desplomarse la productividad y empobreciendo a todos.

La realidad es que la fortaleza de la moneda y la demanda real de bonos a largo plazo son los signos definitivos de la salud de un sistema monetario. Cuando todo el mundo intenta jugar con la Fed sin la libertad económica y las instituciones de EEUU, sólo se hace el tonto. La ilusión monetaria puede retrasar lo inevitable, una crisis, pero ésta se produce más rápido y con más fuerza si se ignoran los desequilibrios.

Sin embargo, cuando fracasa, la multitud de la TMM le dirá que no se hizo correctamente. Y que es usted, y no ellos, quien no entiende lo que es el dinero.

Author:

Daniel Lacalle

Daniel Lacalle, PhD, economist and fund manager, is the author of the bestselling books Freedom or Equality (2020), Escape from the Central Bank Trap (2017), The Energy World Is Flat (2015), and Life in the Financial Markets (2014).

He is a professor of global economy at IE Business School in Madrid.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire