Mises Wire

Home | Wire | La represión de Lituania contra los no vacunados

La represión de Lituania contra los no vacunados

  • Vilnius, Lithuania

Etiquetas Historial mundial

Oh, mi ofensa es grave, huele a cielo,
tiene la maldición más antigua,
la muerte de un hermano.

—Hamlet, acto 3, escena 3

Las violaciones de los derechos humanos fundamentales y el maltrato de los seres humanos no son un aspecto nuevo de la humanidad. Los asesinatos estalinistas, la deportación de millones de personas a los gulags siberianos y los países anexionados a la URSS son sólo un ejemplo doloroso en la historia de la humanidad. Lituania lo ha vivido todo, incluyendo cincuenta años de dictadura comunista. Cuando la Unión Soviética se derrumbó, Lituania fue también la primera en declarar su independencia—el 11 de marzo de 1990.

El 13 de enero de 1991, miles de lituanos desarmados se enfrentaron a los tanques soviéticos tras la declaración de independencia del país, protegiendo su parlamento y su torre de televisión, que no dejó de traducir las noticias al mundo. Catorce murieron y cientos resultaron heridos, porque los lituanos se negaron a retroceder ante los ataques y los disparos esporádicos continuaron durante al menos noventa minutos. Justo antes de que la emisora de radio cerrara, un locutor dijo: «Nos dirigimos a todos los que nos escuchan. Es posible que (el ejército) pueda doblegarnos con la fuerza o cerrarnos la boca, pero nadie nos hará renunciar a la libertad y la independencia». Los soviéticos se retiraron.

Los lituanos siguen siendo conscientes de que su vecindad es un reto—es decir, la proximidad de Bielorrusia y la provincia rusa de Kaliningrado. Treinta años después, Lituania se ha convertido en una de las economías más innovadoras del mundo. El país tiene el nivel de educación más alto de la Unión Europea, con un 92% de la población en edad de trabajar con educación secundaria o superior, y una de las velocidades de Internet más rápidas del mundo. En 2017, Forbes situó a Lituania en el decimoquinto puesto de su lista anual de mejores países para hacer negocios.

Y sin embargo, a lo largo del último año de pandemia covídica, han aflorado algunos resabios del viejo sistema soviético: el culto a la personalidad, o más bien el culto al gobierno indiscutible. Sólo me viene a la mente una paráfrasis de Shakespeare: «Algo está podrido en el Estado de Lituania». El gobierno lituano está explorando nuevas formas de restringir los derechos humanos del casi 50% de los lituanos que no están vacunados.

El 10 de agosto, hasta seis mil lituanos de todo el país viajaron a Vilnius, la capital de Lituania, y se reunieron cerca del palacio parlamentario, donde el gobierno estaba debatiendo las enmiendas a la legislación estatal destinadas a negar a las personas no vacunadas, incluidos los niños en edad escolar, el acceso al transporte público, las instituciones médicas de atención primaria y secundaria, el subsidio de enfermedad obligatorio, el empleo, cualquier comercio o servicio en el que el contacto humano dure más de quince minutos, y la admisión a escuelas, universidades, bibliotecas, museos, conciertos, teatros y todas las tiendas y centros comerciales no esenciales con una superficie superior a mil quinientos metros cuadrados.

La protesta ha unido a ciudadanos de todas las edades y etnias, incluidos algunos vacunados. Y es que esta lucha no es contra la vacunación, sino a favor de la libertad de elegir las propias opciones de salud y hacerlas respetar sin perder la dignidad y los derechos legales.

El gobierno ya ha tenido que suprimir parcialmente las restricciones en el transporte público, derogar completamente las prohibiciones de acceso a las instituciones médicas y a las escuelas para los no vacunados, y suavizar algunas medidas restrictivas menores.

Todavía no se han revisado los cambios previstos en la legislación laboral y en el subsidio de enfermedad obligatorio.

Siendo realistas, muy pocas protestas se mantienen absolutamente pacíficas cuando se reúnen miles de personas. Pero los lituanos mantuvieron la paz durante casi doce horas, cuando se convocó a las fuerzas especiales de seguridad pública.

Sin embargo, los partidarios de los mandatos de las vacunas se han mostrado dispuestos a presentar a los manifestantes antimandato como enemigos de la independencia de Lituania. Por ejemplo, la ministra lituana del Interior, Agne Bilotaite, calificó los disturbios ante el Parlamento lituano (Seimas) como un ataque híbrido, relacionándolo con la grave situación de los inmigrantes ilegales que llegan a Lituania a través de Bielorrusia.

(El énfasis perpetuo en el peligro de Rusia y Bielorrusia sería comprensible, dada la historia del país. Por suerte, no se aplica a nivel personal: el padre de la presidenta del parlamento lituano, Viktorija Čmilytė-Nielsen, estaba en la lista de reserva de oficiales del KGB).

La ministra Bilotaite llegó a sugerir que algunos diputados no deberían haber salido a hablar con los manifestantes. Según ella, esos legisladores están perpetrando actos contra el Estado.

Afortunadamente, en esta época de cámaras y medios sociales, las traducciones directas, las grabaciones y las imágenes del acto hicieron que las mencionadas sugerencias de colaboración con potencias extranjeras fueran bastante cuestionables. ¿Desde cuándo hablar con políticos preocupados o no estar de acuerdo con el gabinete de ministros es una amenaza para el Estado?

Mientras tanto, a los principales funcionarios y personal del parlamento lituano que no están vacunados se les desactivaron sus tarjetas de identificación de entrada el viernes 6 de agosto, y no se les permitirá asistir a las sesiones. ¿Serán los diputados de la oposición los siguientes?

La santurronería puede derivar fácilmente hacia el territorio del discurso del odio. La diputada del Parlamento Europeo Rasa Jukneviciene ha instado recientemente a los lituanos a que cesen todo contacto con las personas no vacunadas, que son «el peligro para nuestra salud, la economía estatal, los negocios y la vida». Irónicamente, Jukneviciene es doctora en medicina, y seguramente debería adelantarse a la noticia de que las personas vacunadas también pueden ser propagadoras de coronavirus.

Otro miembro del Parlamento Europeo, Andrius Kubilius, fue aún más lejos, diciendo que los no vacunados deberían preparar sus tumbas por adelantado. ¿Se da cuenta de que está hablando de casi el 50% de los lituanos?

El vitriolo parece estar de moda entre los diputados lituanos: Aušra Maldeikiene dijo que «los defensores de las familias tradicionales (incluidos los cardenales, obispos, sacerdotes y sacristanes) son primitivos y lujuriosos». Extrañas palabras de la diputada del Partido Demócrata Cristiano.

No es de extrañar que los lituanos estén cada vez más preocupados y unidos en muchos niveles, en lugar de someterse a la segregación. Las encuestas del 5 de agosto mostraron que sólo el 24,8% de la población confía en los medios de comunicación convencionales, el porcentaje más bajo desde 1998.

Las estadísticas son flexibles, y en este punto los lituanos se fijan en los hechos y en las matemáticas elementales. ¿Por qué, por ejemplo, el país con 4.451 muertes totales repartidas en casi veinte mil asentamientos durante todo el periodo de la pandemia, está planeando más restricciones en lugar de levantarlas? Después de todo, hubo una muerte por cada cinco asentamientos durante todo el periodo de la pandemia. Una muerte siempre es demasiado, por supuesto, pero ¿ha escuchado alguien pedir que se restrinjan los derechos humanos de los portadores de la hepatitis o la gripe? Hay que plantearse estas cuestiones.

También hay que tener en cuenta que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido que tanto los vacunados como los no vacunados pueden ser portadores y propagadores, en cuyo caso ambos grupos son un peligro igual para la sociedad, aunque sólo uno de ellos obtiene privilegios—aparentemente sin otra razón que su conformidad.

También hay que plantear cuestiones legales sobre los acuerdos gubernamentales con los proveedores de vacunas. El gobierno lituano, al igual que muchos otros estados europeos, ha firmado una amplia variedad de contratos de gran gasto con proveedores de vacunas como Pfizer. Tal vez no sea una coincidencia que el experto legal lituano, el profesor asociado Vaidotas Vaičaitis, en su análisis del contrato de vacunas entre la UE y Pfizer, sugiera «un vínculo directo entre la obligación [contractual] de utilizar estas vacunas» y la cuarentena u «otros regímenes legales especiales que restringen los derechos humanos y otros valores constitucionales» en los estados miembros de la Unión Europea.

El gobierno lituano puede reescribir toda la constitución, pero debería recordar la Resolución 2361 (2021) del Consejo de Europa, el Convenio de Oviedo y la Declaración Universal de Derechos Humanos para empezar.

La valiente nación que un día quebró a la URSS se está convirtiendo en objeto de una represión casera e injustificada. Puede parecer más conveniente que una dictadura germine rápida y silenciosamente en un país pequeño, pero cuanto más pequeño es, menos probable es que la gente sea un espectador apático. No existe un modelo predictivo de la dictadura, pero no hay que ignorar las señales de alarma y los factores predisponentes.

Author:

Emilia Mituziene

Emilia Mituziene has studied chemistry and engineering in Lithuania, where four generations of her family have been subject to Stalinist repressions and Siberian gulags. Her parents never engaged with the communist party and embraced freedom of choice as a core value. Emilia has lived in the UK for more than a decade and runs career coaching for international medical graduates.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire