Mises Wire

Home | Wire | La mortalidad ajustada por edad está en los niveles de 2004. Sin embargo, nos dicen que el covid es peor que la gripe de 1918.

La mortalidad ajustada por edad está en los niveles de 2004. Sin embargo, nos dicen que el covid es peor que la gripe de 1918.

  • cov

Etiquetas Historia de EEUU

10/09/2021

La semana pasada, los medios de comunicación volvieron a intentar aumentar el miedo del público al covid-19 calificándolo de más mortífero que la epidemia de gripe de 1918. «El COVID-19 es ahora la enfermedad más mortífera de la historia de Estados Unidos», rezaba un titular de una filial de la NBC. Teniendo en cuenta la realidad del cáncer y las enfermedades cardíacas, ese titular es absurdamente falso. Tal vez el autor quiso decir «enfermedad transmisible». Un titular de TIME era, al menos, discutiblemente real, al declarar: «El COVID-19 es ahora la pandemia más mortal de la historia de Estados Unidos».

Pero incluso el titular de TIME sólo es discutiblemente cierto si se le quita todo el contexto. Si observamos realmente la mortalidad por enfermedad en proporción a la población, la epidemia de 1918 fue mucho peor que el covid. Si tenemos en cuenta que la población de EEUU en 1918 era un tercio de su tamaño actual, encontramos que las muertes por millón de la epidemia de gripe ascendieron a unos sesenta y cinco por millón. En comparación, la covida se sitúa en la actualidad —en las cifras oficiales— en torno a los veintidós centenares por millón.

Pero todo esto forma parte de un patrón más amplio —bien adoptado por los medios de comunicación— de presentar la información con el menor contexto posible. Un ejemplo de ello fue la información sobre las tasas de suicidio en 2018, que ignoró todo excepto la tendencia más reciente.

Un ejemplo actual —y muy relacionado con los intentos de comparar el covid con la gripe de 1918— es la falta de atención a la mortalidad por covid —y a la mortalidad en general— a la luz del envejecimiento de la población.

Aumento de la mortalidad y envejecimiento de la población

Al fin y al cabo, el hecho de que la población americana envejezca rápidamente va a aumentar la mortalidad total con el tiempo. Lo vemos en los datos de mortalidad total de los últimos veinte años. Por ejemplo, de 2001 a 2020, el total de muertes aumentó en todos los años menos en cuatro. Es poco probable que esto se deba a que Estados Unidos se esté convirtiendo en un lugar más mortífero para los niños o las personas de mediana edad. Más bien, durante ese tiempo, la población americana se volvió cada vez más anciana —y también más grande en general— y más gente estaba muriendo.

Esta tendencia parece haberse acelerado después de 2011, con un aumento del 33% del total de muertes anuales. Además, incluso si creamos una tasa de mortalidad y contabilizamos así los aumentos en el tamaño total de la población, seguimos encontrando que la tasa de mortalidad ha aumentado en cada uno de los años desde 2009. De nuevo, tenemos que preguntarnos si esto se debe a que la vida es más mortal para la población en general.

mort1
Fuente: Centros de Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU.; Centro Nacional de Estadísticas de Salud.

Y, por supuesto, está el mayor aumento de la mortalidad que se produjo en 2020, gracias —en parte— a las muertes por covid. Pero este aumento se produjo en un contexto de muertes totales que ya presentaba una tendencia al alza.

Podemos tener una mejor perspectiva de esto si nos ajustamos al envejecimiento de la población. Dado que la composición de la población cambia con el tiempo, tiene más sentido hacer comparaciones a lo largo del tiempo utilizando el total de muertes «ajustadas por edad».

Utilizando las cifras oficiales de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades para el total de muertes ajustadas por edad, la tendencia es naturalmente diferente. Las tasas de mortalidad ajustadas por edad han disminuido en general durante los últimos veinte años. De hecho, la tendencia general ha sido mayoritariamente a la baja durante los últimos 120 años. (Una notable excepción fue de 1914 a 1918, cuando la tasa aumentó un 18%).

mort
Fuente: Datos históricos hasta 2018 obtenidos de National Center for Health Statistics Data Visualization Gallery (Mortality Trends in the United States, 1900-2018). Tasas de mortalidad ajustadas por edad para 2020 obtenidas de Farida B. Ahmad, Jodi A. Cisewski, Arialdi Miniño y Robert N. Anderson, Provisional Mortality Data-United States, 2020, Morbidity and Mortality Weekly Report 70, no. 14 (9 de abril de 2021): 519-22. El informe señala: «En 2020, se produjeron aproximadamente 3.358.814 muertes en los Estados Unidos (Tabla). La tasa ajustada por edad fue de 828,7 muertes por cada 100.000 habitantes, un aumento del 15,9% respecto a las 715,2 de 2019.»

¿Qué nos dice este contexto añadido?

Por un lado, nos dice que las comparaciones con 1918 son bastante inapropiadas. Las muertes ajustadas por edad aumentaron en más de 265 por cada cien mil de 1917 a 1918. La misma tasa aumentó en 113 por cada cien mil de 2019 a 2020.

Además, si observamos con más detenimiento los últimos veinte años, encontramos que el aumento de 2019 a 2020 nos retrotrae sólo a algún punto entre 2003 y 2004 en términos de tasas comparables. Cualquiera que tenga más de veinticinco años y que recuerde aquellos días puede recordar que ese periodo no se consideraba una época de crisis sanitarias sin precedentes.

 

mort
Fuente: Centros de Control de Enfermedades. Datos históricos hasta 2018 obtenidos de National Center for Health Statistics Data Visualization Gallery (Mortality Trends in the United States, 1900-2018). Tasas de mortalidad ajustadas por edad para 2020 obtenidas de Farida B. Ahmad, Jodi A. Cisewski, Arialdi Miniño y Robert N. Anderson, Provisional Mortality Data-United States, 2020 Morbidity and Mortality Weekly Report 70, no. 14 (9 de abril de 2021) 519-22.

La cuestión aquí, por supuesto, no es que las muertes de covid en los últimos dieciocho meses sean insignificantes. De hecho, incluso si no distinguimos entre las muertes por covid y las no covid desde principios de 2020, está claro que han muerto más americanos por todas las causas. Y eso no es algo para celebrar o ignorar. Sin embargo, sigue siendo importante obtener algo de contexto muy necesario al examinar una enfermedad que se está utilizando para justificar un aumento sin precedentes del poder del Estado y las violaciones de los derechos humanos.

Hoy en día, los ciudadanos americanos están sometidos a un bombardeo incesante de afirmaciones sobre niveles de mortalidad «sin precedentes». Incluso se nos dice que el covid es igual que la gripe de 1918. ¿Y con qué fin? Aparentemente, para quitarle a la gente su sustento si se niega a recibir la vacuna. Es para intentar convertir en parias a cualquiera que tome decisiones sanitarias que el régimen no apruebe. Es para seguir justificando los cierres ineficaces de 2020. Es justificar el gasto público a niveles sin precedentes en tiempos de paz. Es para negar que la inmunidad natural proporciona una resistencia significativa a la enfermedad. Sin embargo, toda esta retórica se produce en un momento en el que la mortalidad ajustada por edad no es precisamente motivo de pánico si miramos más allá de los límites de los últimos años.

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and Power and Market, but read article guidelines first. Ryan has a bachelor's degree in economics and a master's degree in public policy and international relations from the University of Colorado. He was a housing economist for the State of Colorado. He is the author of Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here