Mises Wire

Home | Wire | La japonización de la Unión Europea

La japonización de la Unión Europea

  • japan_eu.PNG
0 Views

Tags Economía GlobalIntervencionismo

12/11/2019

Conferencia inaugural del XII Congreso de Economía Austríaca organizado por el Instituto Juan de Mariana y la Universidad Rey Juan Carlos, 14-15 de mayo de 2019.

Introducción

El tema de mi conferencia de hoy es la japonización de la Unión Europea. Me gustaría comenzar con una observación que hace Hayek en su The pure theory of capital. (Por cierto, a través de Union Editorial, acabamos de publicar una edición impecable en español, y se la recomiendo a todos ustedes.) Según Hayek, la «mejor prueba de un buen economista» es entender el principio de que «la demanda de materias primas no es demanda de mano de obra», lo que significa que es un error pensar, como muchos lo hacen, que un mero aumento de la demanda de bienes de consumo da lugar a un aumento del empleo. Quien sostiene esta creencia no comprende los principios más básicos de la teoría del capital, lo que explica por qué no es así: el crecimiento de la demanda de bienes de consumo siempre va en detrimento del ahorro y de la demanda de bienes de inversión, y dado que la mayor parte del empleo se encuentra en las etapas de inversión más alejadas del consumo, siempre se produce un simple aumento del consumo inmediato a expensas del empleo dedicado a la inversión y, por ende, del empleo neto.

Añadiría a esto mi propia prueba de un buen economista: la prueba de la profesora Huerta de Soto. Según mis criterios, la mejor prueba para determinar si estamos tratando con un buen economista (y no quiero restarle importancia a la prueba de Hayek) es si la persona entiende o no por qué es un grave error creer que la inyección y manipulación de dinero puede traer prosperidad económica. En otras palabras, la mejor prueba de un buen economista, según la profesora Huerta de Soto, es entender por qué la inyección y manipulación de dinero nunca son el camino hacia la prosperidad económica sostenible.

Como es lógico, ni los keynesianos ni los monetaristas pasarían mi prueba ni la de Hayek, y por lo tanto fracasarían y no pasarían al segundo año. Por ejemplo, Keynes nunca entendió que es posible ganar dinero incluso cuando las ventas de bienes de consumo no aumentan. Verá, el beneficio es igual a los ingresos menos los costes. Los ingresos pueden permanecer sin cambios, pero si usted reduce los costos, todavía puede ganar dinero. ¿Y cómo se reducen los costes marginales en un entorno de crecimiento económico normal? Bueno, uno reemplaza la mano de obra (que es más cara que los bienes de capital, relativamente hablando) con bienes de capital. Y que los bienes de capital que van a sustituir a la mano de obra en las etapas más cercanas al consumo deben ser producidos por alguien, y que generan un gran número de puestos de trabajo: las máquinas nunca dañan el empleo; por el contrario, lo crean y a escala masiva.

Esto es algo que Keynes nunca entendió, y por lo tanto habría fallado tanto en la prueba de Hayek como en la mía. Lo mismo le habría ocurrido a una de las figuras que, junto con Keynes, ha causado el mayor daño no sólo a nuestra disciplina, la ciencia económica, sino también a la sociedad. El daño se debió principalmente a que en su obra A Monetary History of the United States defiende la idea de que la Gran Depresión de 1929 fue el resultado de la incapacidad de la Reserva Federal para inyectar suficiente dinero, es decir, que su intervención o manipulación de la oferta monetaria no fue suficiente. Obviamente, me refiero a Milton Friedman (que ahora es muy elogiado por todos los banqueros centrales a favor de las políticas monetarias ultra-laxas). También habría fallado mi prueba de comprensión de que las inyecciones monetarias y la manipulación nunca son el camino hacia la prosperidad económica sostenible.

La historia ilustra una y otra vez la solidez de la pregunta esencial que Hayek y yo hacemos para determinar si un economista sabe realmente de lo que está hablando. Por ejemplo, podemos observar la afluencia masiva de metales preciosos a España tras el descubrimiento de las Américas. Lejos de generar prosperidad, esta afluencia hizo de España un páramo, un verdadero desierto económico que no alcanzó la prosperidad económica de sus países vecinos hasta muchos siglos después. De hecho, la llegada del oro hizo subir los precios nominales, es decir, hundió el poder adquisitivo de la unidad monetaria en España. Como resultado, los productos españoles dejaron de ser competitivos, y se hizo mucho más barato comprar en el extranjero, por lo que tan pronto como el oro entró en el país, abandonó nuestras fronteras para pagar importaciones masivas. Como consecuencia de este proceso, los productos tradicionales de la Península Ibérica dejaron de ser competitivos y sus productores quebraron y se vieron obligados a emigrar. Recordemos que en España había básicamente tres caminos profesionales que una persona podía seguir en aquel momento: «la iglesia, el mar o la casa real», es decir, podía llegar a ser clérigo o entrar en un convento y vivir de los beneficios eclesiásticos, cruzar el Atlántico en busca de fortuna en las Américas, o servir al rey como soldado en Flandes. Todo esto explica el tradicional atraso económico de España, su relativo letargo y subdesarrollo durante siglos.

Otro ejemplo histórico es la aparición de la banca de reservas fraccionadas: otro intento -primero privado, y más tarde en cooperación con los bancos centrales y las autoridades públicas- de inyectar dinero basándose en la idea de que la economía se beneficia de tales inyecciones. En otras palabras, la idea es que crear préstamos de la nada sin el respaldo del ahorro real es algo positivo y favorable, y muchos economistas lo han defendido, incluso economistas de renombre como Joseph Alois Schumpeter, que, por lo tanto, tampoco aprobarían mi examen y no aprobarían mi examen. Sin embargo, no discutiremos ahora los efectos desestabilizadores que la banca de reserva fraccionada ejerce sobre el sistema económico. Ya están familiarizados con el contenido de mi libro Dinero, crédito bancario y ciclos económicos y los argumentos esenciales desarrollados en él.

Finalmente, otra ilustración muy clara de la importancia de nuestra prueba puede encontrarse en las salvajes manipulaciones e inyecciones monetarias con las que las autoridades de todo el mundo han reaccionado a la Gran Recesión de 2008. Esta reacción llega a su apogeo en lo que llamaremos la «enfermedad económica japonesa» o la «enfermedad de la japonización económica», ¿en qué consiste este síndrome o enfermedad, esta «enfermedad económica japonesa»? Primero echaremos un vistazo a sus síntomas y luego los analizaremos teóricamente desde la perspectiva de la Escuela Austriaca. Entonces consideraremos hasta qué punto esta enfermedad es contagiosa y existe un riesgo de transmisión a otras zonas económicas, concretamente a la Unión Europea. Pero antes de que comencemos a analizar los síntomas de esta enfermedad, vamos a esbozar los antecedentes históricos inmediatos de la economía japonesa.

Los antecedentes de la actual economía japonesa

Debemos remontarnos a los años sesenta, y en particular a los setenta y principios de los ochenta. No sé si usted es consciente (aunque ciertamente lo soy, porque lo experimenté de primera mano cuando estudiaba para mi Maestría en Administración de Empresas en la Universidad de Stanford) de que si bien puede ser una sorpresa ahora, durante esos años la economía japonesa fue una de las más envidiadas y admiradas en el mundo. En todas las escuelas de negocios se estudió con entusiasmo el «milagro económico japonés». La gente alababa e incluso adoraba la cultura económica y empresarial japonesa, que de alguna manera parecía haber cuadrado el círculo. Los trabajadores estaban fuertemente protegidos en todas las empresas, en un ambiente casi familiar, a cambio de la absoluta lealtad recíproca de cada empleado. Todo ello en un contexto de constante innovación y crecimiento económico continuo de las exportaciones. Es cierto que el modelo se basaba en gran medida en copiar innovaciones y descubrimientos anteriores de los Estados Unidos y Europa y lanzarlos al mercado a precios mucho más bajos y con un nivel de calidad que al principio era bastante aceptable y más tarde incluso muy elevado. Sin embargo, este modelo idealizado, que todos querían seguir como ejemplo durante esas décadas, resultó ser en gran medida un espejismo. Ocultaba el hecho de que tanto la cultura japonesa como (especialmente) la economía japonesa eran (y siguen siendo) extremadamente rígidas e intervencionistas, y que lo que parecía ser una economía altamente próspera y estable durante esos años en realidad se basaba en una enorme burbuja de crecimiento artificial, manipulación monetaria y expansión del crédito. La burbuja se formó principalmente en torno al mercado inmobiliario, y los precios en las zonas más valoradas de Tokio y otras importantes ciudades japonesas alcanzaron incluso los miles de yenes y se cotizaron por centímetro cuadrado. Y en ese ambiente eufórico y de juerga especulativa, los grandes conglomerados industriales japoneses (zaibatsus) se convirtieron de hecho en instituciones financieras especulativas que, como actividad secundaria, en términos relativos, también fabricaban vehículos, aparatos electrónicos, etc. Pues bien, a principios de los años noventa, la burbuja japonesa estalló, en perfecta consonancia con nuestra teoría austríaca del ciclo económico. Para que se haga una idea, el índice nikkei bajó de treinta mil yenes a principios de los años 90 a doce mil yenes diez años más tarde. Y aún hoy, casi treinta años después, aún no se ha recuperado. Hubo un colapso catastrófico del mercado de valores, y varios de los principales bancos e instituciones financieras fracasaron, uno tras otro.

Debemos centrar nuestro análisis en la reacción de las autoridades económicas y financieras japonesas ante el estallido de la burbuja y la llegada de la crisis financiera. Pero antes de hacerlo, debemos recordar los cuatro escenarios posibles que pueden seguir al estallido de una burbuja financiera irracionalmente exuberante como esta en Japón.

Los cuatro escenarios posibles que pueden desarrollarse después de una crisis financiera

Teóricamente, hay cuatro escenarios posibles que pueden desarrollarse cuando una burbuja ha estallado y la subsiguiente e inevitable crisis y recesión ha golpeado. En primer lugar, las autoridades económicas y monetarias podrían insistir en seguir inyectando dinero en un interminable vuelo hacia adelante que tiende a impedir la llegada de la recesión. Eventualmente, la hiperinflación resulta, como hemos visto en ciertos momentos en el pasado: por ejemplo, después de la Primera Guerra Mundial, la hiperinflación en Alemania casi destruyó el sistema monetario alemán y ayudó a llevar a Hitler al poder. Este primer escenario es posible, y se ha desarrollado en varias ocasiones en el pasado, pero no en el último ciclo ni en el caso de Japón.

El segundo escenario es exactamente lo contrario. Consiste en un colapso absoluto y total del sistema bancario y financiero. Cuando el sistema monetario desaparece, debe evolucionar de nuevo desde cero y se debe elegir dinero nuevo para reemplazar el dinero fiduciario destruido y desaparecido. Este es otro escenario posible y catastrófico que no se ha desarrollado en el último ciclo (ni en ciclos anteriores, ya que los bancos centrales fueron creados precisamente para apoyar a los bancos privados tanto como fuera necesario para evitar que suspendieran los pagos uno tras otro, en una reacción en cadena).

El tercer escenario suele ser el más común. Con gran dificultad, y a pesar de manipulaciones monetarias que pueden ser más o menos tímidas o aisladas, retóricas o reales, la economía real termina por reestructurarse y ajustarse a la nueva situación. En otras palabras, se eliminan masivamente los factores productivos de las líneas de inversión insostenibles y, en un entorno de relativa libertad empresarial, los empresarios recuperan finalmente su confianza y comienzan a detectar nuevas líneas de negocio y proyectos de inversión sostenibles, y de esta manera, la recuperación comienza gradualmente. Es cierto que los seres humanos no aprenden, y una vez que se ha producido una recuperación sostenida, los incentivos políticos e institucionales conducirán, tarde o temprano, a una nueva expansión artificial del crédito que plantará las semillas para el próximo ciclo, y así sucesivamente.

Este tercer escenario es el que habitualmente se ha desarrollado en el mundo occidental tras las diferentes crisis financieras y recesiones que lo han devastado. Por ejemplo, este escenario se ha desarrollado en Estados Unidos tras el último ciclo económico estadounidense. Debemos recordar que la burbuja se originó en la economía estadounidense y, después de la crisis, la Reserva Federal inyectó una enorme cantidad de dinero (y de hecho, la Reserva Federal lideró y dirigió la expansión cuantitativa con Japón). Sin embargo, la economía estadounidense es una de las más flexibles del mundo. De hecho, en términos relativos, si algo caracteriza a la economía estadounidense es su gran flexibilidad, su notable capacidad para eliminar rápidamente los factores productivos y reasignarlos a otras inversiones sostenibles descubiertas por un emprendimiento que es bastante libre, inquieto y creativo. Por lo tanto, a pesar de toda la agresión monetaria y el creciente intervencionismo en la economía estadounidense, una y otra vez termina reestructurándose y comenzando un camino hacia una recuperación sostenible. Es cierto que a veces la recuperación comienza con lentitud y, de hecho, incluso hoy en día, la economía estadounidense aún no se ha reestructurado completamente ni se ha normalizado la política monetaria. Como sabemos, a los banqueros centrales les resulta extremadamente difícil subir los tipos de interés, y constantemente buscan la más mínima excusa para bajarlos. En este contexto, los tipos de interés a largo plazo se elevaron al 3 por ciento (lo que es insuficiente, ya que los tipos de interés deberían estar en torno al 4 ó 5 por ciento cuando la inflación prevista es del 2 por ciento). Y más recientemente, en respuesta a presiones políticas y con el pretexto de un aumento de la incertidumbre, no sólo se ha paralizado la normalización monetaria, sino que se ha dado un paso atrás y se han reducido los tipos de interés en un cuarto de punto. ... Pero, en cualquier caso, la economía estadounidense es muy flexible y, por lo tanto, es el ejemplo típico de una recuperación que, tarde o temprano, se convierte en realidad.

Finalmente, un cuarto escenario también existe y surge cuando el entorno económico, en fuerte contraste con el de Estados Unidos, es muy rígido y está plagado de impuestos, intervencionismo y regulaciones. En este contexto tan rígido, cuando las autoridades monetarias insisten en inyectar una gran cantidad de dinero, se produce inevitablemente el síndrome que he denominado «enfermedad económica japonesa» o «japonización económica». Y este cóctel de gran rigidez institucional, impuestos elevados, mercados laborales altamente regulados, junto con la creciente intervención estatal en la economía a todos los niveles, la manipulación intensa y las inyecciones desenfrenadas de dinero, es precisamente lo que caracteriza la economía de Japón y amenaza con extenderse a otras áreas económicas en el mundo, empezando por la Unión Europea.

De hecho, las autoridades japonesas respondieron al estallido de su burbuja con una política monetaria excesivamente laxa, en la que también se decidió que habría una renovación continua de los préstamos. En otras palabras, a las empresas que no podían pagar sus préstamos se les ofrecieron nuevos préstamos con los que pagar los antiguos, y así sucesivamente, y el banco central japonés apoyó y promovió todo el asunto. En Japón, es culturalmente inaceptable que una empresa fracase; es culturalmente inaceptable que se despida a los trabajadores. Cada empresa es como la madre de una familia numerosa, y debe mantener a todos los miembros seguros y empleados. Aunque oficialmente las cifras de desempleo pueden ser muy bajas, y todo el mundo puede parecer que tiene un trabajo, debemos recordar las fotografías de esos grandes departamentos de muchas empresas japonesas, donde se ve a los empleados durmiendo o sin hacer nada. Oficialmente, están trabajando, pero obviamente el desempleo oculto es masivo, y la caída de la productividad y la continua pérdida de competitividad relativa son muy altas (especialmente con respecto a China, Corea del Sur y las otras economías emergentes asiáticas). Además, los tipos de interés se redujeron casi a cero y, además, el gobierno añadió una política fiscal agresiva que hizo que el gasto público se disparara.

Pues bien, toda esta mezcla de medidas de política económica es la responsable de generar el cuarto escenario, que hemos llamado «japonización», y al que hoy dedico mi conferencia. En un entorno de gran rigidez institucional y económica, como en Japón, la manipulación monetaria masiva y el aumento desenfrenado del gasto público bloquean cualquier posible incentivo para reestructurar espontáneamente la economía. En consecuencia, los factores productivos no se transfieren de los proyectos en los que se invirtieron erróneamente hacia líneas de inversión alternativas y sostenibles, que los empresarios sólo podrían descubrir en un entorno de libertad, flexibilidad económica y confianza. Así es como Japón entró en un período indefinido de recesión y letargo económico que ya ha durado varias décadas y del que aún no ha logrado salir.

La llamada abenomía y los principales síntomas actuales del síndrome de la japonización económica

Sería inútil y aburrido analizar ahora todas las vicisitudes de la economía japonesa en las últimas décadas, pero nos centraremos en (y esto proporciona una excelente ilustración de mi punto) Abenomics, el enésimo y más reciente intento de estimular la economía japonesa. La abenmía es una política económica de más de lo mismo. Toma su nombre de su patrocinador, el Primer Ministro de Japón, Shinzo Abe, quien designó a Haruhiko Kuroda, gobernador del Banco Central de Japón, para implementar lo que ha sido un intento fallido.

¿En qué consiste la abemomía? Como he dicho, consiste en hacer más, mucho más, de lo mismo. Si algo caracteriza la política económica del Japón es que ha utilizado y aplicado –y con gran entusiasmo e ingenuidad– todo el arsenal de recetas intervencionistas monetarias y fiscales contenidas en los manuales de monetarismo y keynesianismo, pero sin lograr nada. En el último capítulo de la abenomía, el Banco de Japón adoptó una política monetaria aún más agresiva (si es posible) y completamente ultralaxa. De hecho, las «políticas monetarias no convencionales» no se originaron en la Reserva Federal, sino que, a partir de marzo de 2011, precisamente con la implementación pionera de la relajación cuantitativa por parte del banco central japonés. Todo esto se combinó con una dosis adicional, aún mayor y más desproporcionada de gasto público, lo que provocó que el déficit fiscal se disparara. Y esta prescripción de más de lo mismo es de lo que dependían las autoridades japonesas para sacar a Japón de su letargo. Pues bien, a excepción de una «mejora» económica de corta duración, que se derivó de la depreciación del yen y que, en un principio, estimuló un poco las exportaciones, el letargo volvió de nuevo rápidamente. En resumen, no se logró nada, excepto hacer de la economía japonesa la más endeudada del mundo.

De hecho, la deuda pública de Japón equivale al 250 por ciento de su PIB. Eso es fácil de decir, pero aquí en Europa estamos criticando a Portugal e Italia, cuyo endeudamiento está entre el 110 y el 130 por ciento, y a Grecia, con una cifra del 170 por ciento. Es decir, estos países están aproximadamente la mitad de endeudados que Japón, con un 250 por ciento del PIB. En cuanto al déficit anual de las cuentas públicas japonesas, no es, por ejemplo, el 3 por ciento establecido como límite en la Eurozona ni siquiera el 4 o 5 por ciento. El déficit anual de las cuentas públicas japonesas es del 6 por ciento, mientras que el crecimiento económico se ha estabilizado. En otras palabras, se trata de un claro letargo económico y de una inflación muy baja (de la que hablaremos más adelante): tipos de interés en torno a cero o incluso negativos, inflación del 1 por ciento y aparentemente «pleno» empleo (con un volumen muy elevado de desempleo oculto y pérdidas continuas de productividad y competitividad).

Por utilizar un término militar, Japón ya ha agotado toda su munición intervencionista disponible, y no sólo no ha logrado nada, sino que el resultado ha sido contraproducente y decepcionante. Se ha intentado todo lo que se podía intentar, y no se ha alcanzado ninguna meta palpable. Y ahora la pregunta clave es: ¿Por qué no se ha logrado nada? Y la respuesta es clara: porque en todas estas décadas no ha habido reformas estructurales para liberalizar la economía, para liberalizar el mercado laboral, para introducir la desregulación en medio de un intervencionismo sofocante a todos los niveles, para bajar los impuestos en general, para reorganizar y equilibrar las cuentas públicas, ni siquiera para reducir el gasto público.

Y aunque este es un resultado muy lamentable, el mensaje principal de mi conferencia de hoy es que esta enfermedad o síndrome económico japonés podría transmitirse fácilmente a otras economías y dejar de ser exclusivo de Japón. En otras palabras, este escenario de japonización podría desarrollarse en cualquier otra economía en la que existan las mismas condiciones y a la que se responda de la misma manera, es decir, en un entorno altamente rígido y sin flexibilidad económica, en el que los empresarios no puedan recuperar la confianza necesaria porque están abrumados por las regulaciones, los impuestos, la intervención y el acoso del Estado, junto con una grave manipulación monetaria y fiscal. Pero antes de analizar si existe o no un riesgo de que esto ocurra en la Unión Europea, hagamos algunas reflexiones analíticas que nos permitan interpretar mejor lo que podría ocurrir (si no está ocurriendo ya). Específicamente, ¿qué tiene que decir la teoría económica austriaca sobre este fenómeno relacionado con la enfermedad económica japonesa, o el síndrome de la japonización económica?

El análisis austriaco del síndrome de la japonización económica

En resumen, el principal mensaje que revelan los instrumentos analíticos de la Escuela Austríaca es que la única manera de recuperar una prosperidad económica sostenible tras una burbuja especulativa y una expansión del crédito (que, como ya sabemos, conducen invariablemente a una crisis financiera y a una recesión económica) es promover la liberalización económica y la libre empresa a todos los niveles. No hay otra manera.

Esto significa que en las economías muy rígidas deben llevarse a cabo una serie de reformas estructurales fundamentales. Básicamente, todos ellos son de naturaleza microeconómica, y ninguno tiene que ver con la manipulación macroeconómica de la oferta monetaria o del gasto fiscal. Los políticos y las autoridades monetarias sucumben inevitablemente a la tentación de realizar tal manipulación en contextos de gran rigidez institucional, crisis financiera y recesión económica. ¿En qué consisten exactamente las reformas microeconómicas necesarias? Básicamente, consisten en desregular sistemáticamente la economía; liberalizar los mercados, en particular el mercado laboral (clave en el caso de Japón y de la Unión Europea); reducir y rehabilitar el sector público y el gasto público; minimizar los subsidios y reformar el «estado de bienestar» para que devuelva la responsabilidad a los ciudadanos; y reducir los impuestos que sobrecargan a los agentes económicos, especialmente los impuestos sobre los beneficios empresariales y la acumulación de capital.

Debemos recordar que los beneficios son las señales que guían a los empresarios en el mercado en su búsqueda constante de inversiones sostenibles. Y un sistema tributario que recae sobre los beneficios mancha esencialmente los semáforos que nos guían en el mercado, lo que inevitablemente hace que el cálculo económico sea caótico y da lugar a una mala asignación de los escasos recursos. Además, los impuestos sobre el capital tienen un efecto particularmente adverso sobre los asalariados, y especialmente sobre los más vulnerables, ya que su remuneración depende de su productividad, que en términos absolutos depende de la cantidad acumulada de capital bien invertido por trabajador. Por lo tanto, para estimular el desarrollo económico y aumentar los salarios, lo que se necesita es la acumulación per cápita de un volumen cada vez mayor de bienes de equipo bien invertidos. Si los capitalistas son acosados y el capital es gravado, la acumulación de capital es bloqueada a expensas de la productividad laboral y, en última instancia, de los salarios.

Todas las reformas mencionadas están orientadas a fomentar la eficiencia dinámica de nuestras economías y a promover un entorno en el que la confianza empresarial se recupere rápidamente y los empresarios puedan detectar los errores de inversión cometidos en la etapa de la burbuja y transferir masivamente los factores productivos de los proyectos en los que fueron invertidos erróneamente a proyectos de inversión sostenibles. Ciertamente, estos nuevos proyectos de inversión sostenible no van a ser descubiertos por el Estado, ni por los ministerios de gobierno, ni por funcionarios públicos o expertos, sino sólo por un ejército de empresarios motivados en un contexto en el que han recuperado su confianza.

Por lo tanto, necesitamos un entorno favorable al mundo de la iniciativa empresarial y la economía libre, un entorno en el que los impuestos sean bajos y nunca expropiatorios, y en el que valga la pena que los empresarios acepten la incertidumbre en la continua búsqueda y realización de proyectos de inversión rentables.

¿Qué sucede cuando, en lugar de impulsar estas reformas estructurales, no se lleva a cabo ninguna de ellas, la economía sigue siendo rígida y las únicas reacciones, como hemos visto en el caso de Japón, son una inyección masiva de la oferta monetaria, la reducción de los tipos de interés a cero y un aumento del gasto público? En este caso, se producen dos efectos muy importantes. En primer lugar, una política monetaria ultra-laxista es contraproducente; en otras palabras, impide que cumpla su objetivo y, por lo tanto, no puede producir ninguno de los resultados esperados (por razones que pronto consideraremos). En segundo lugar, una política monetaria ultralaxa actúa como una verdadera droga que bloquea cualquier incentivo político e institucional potencial para lanzar, apoyar y completar las reformas estructurales necesarias. Estos son los dos efectos más importantes. Una política monetaria ultralaxa es contraproducente y no logra sus objetivos, y al mismo tiempo, bloquea casi automáticamente cualquier incentivo para llevar a cabo reformas estructurales en la dirección correcta. Y, como veremos, esto nos golpea en Europa, especialmente si recordamos la política monetaria que ha empleado el Banco Central Europeo.

Hay varias razones por las que una política monetaria ultralaxa es contraproducente. Para empezar, si el tipo de interés se reduce prácticamente a cero, el costo de oportunidad de mantener saldos en efectivo queda prácticamente eliminado. Es decir, en una economía normal en la que los tipos de interés están entre el 2 y el 4 por ciento, mantener dinero en efectivo implica ese costo de oportunidad. Si usted no invierte el dinero, no está recibiendo ese tipo de interés. Si los bancos centrales bajan artificialmente el tipo de interés a cero, el costo de mantener ese dinero en efectivo en su bolsillo es cero en términos de interés. Esto explica por qué las políticas monetarias ultralaxas van siempre acompañadas de un aumento de la demanda de dinero. En otras palabras, la gente guarda en sus bolsillos gran parte del dinero inyectado. Sobre todo, si, como ocurre en nuestro entorno, no se llevan a cabo reformas estructurales, la economía sigue siendo muy rígida, lo que alimenta una considerable incertidumbre sobre el futuro. De hecho, una de las principales razones para mantener saldos de caja es precisamente poder hacer frente y responder a cualquier imprevisto que pueda ocurrir. El deseo de poder hacer frente a las incertidumbres futuras es una de las principales razones por las que exigimos dinero. Y en tales circunstancias de gran incertidumbre y de una economía rígida, altamente controlada, inundada de dinero inyectado, donde el costo de oportunidad de mantener saldos en efectivo es cero, sin duda lo más sensato es mantener su liquidez.

A esto hay que añadir que la mayoría de los empresarios siguen siendo cautelosos y temerosos por lo que pasó en la última crisis financiera y económica, en la que perdieron mucho, y ven que la economía sigue estando muy controlada, que es prácticamente imposible dar un solo paso sin pedir permiso a las autoridades, que hay muchas dificultades burocráticas y laborales, etcétera. Además, los empresarios son plenamente conscientes de que si, a pesar de todo, dan en el blanco y tienen éxito, el Estado, a través de diversos impuestos (impuesto de sociedades, impuesto sobre la renta e impuesto sobre el patrimonio), se va a llevar más de la mitad de los beneficios que obtienen. En estas condiciones, podemos entender que la gran tentación a la que se enfrentan los empresarios es tirar la toalla y evitar problemas. («¡Que invierta su puta madre!», ya que el sentimiento se expresa tan gráficamente en las camisetas que mis estudiantes diseñaron y están distribuyendo con tanto éxito por todo el campus universitario.)

Debemos tener en cuenta que todas las acciones económicas son incrementales y que, al margen, no se dan muchos miles de pasos introductorios que se habrían dado para buscar proyectos empresariales sostenibles en la dirección correcta y lanzarlos. Y esto explica la diferencia entre una economía que comienza a recuperarse de manera sostenible, aunque quizás con grandes dificultades, como en el caso de Estados Unidos, y una economía que permanece indefinidamente letárgica o en recesión, como en el caso de Japón.

Sin embargo, los bancos centrales nos venden la idea de que la solución consiste en inyectar grandes cantidades de dinero y bajar las tasas de interés a cero para que el sistema bancario conceda préstamos (sean viables o no) y la gente se sienta inspirada para solicitarlos. Y para que los banqueros eviten errores y presten sabiamente (no a las personas equivocadas), se establecen todo tipo de precauciones, inspecciones y nuevas regulaciones bancarias (Basilea I, II y III), junto con requisitos de capital cada vez más altos, etc. Y al final, ¿qué pasa? Pues bien, el sistema bancario es incapaz de prestar el dinero que prácticamente se le da de forma gratuita, porque los empresarios ordinarios como grupo siguen siendo cautelosos en un entorno de gran incertidumbre y desconfianza y, por lo tanto, devuelven sus antiguos préstamos más rápido de lo que solicitan otros nuevos. Esto provoca una contracción monetaria adicional que bloquea, compensa y esteriliza los efectos esperados de la inyección de dinero.

Por lo tanto, las inyecciones monetarias son contraproducentes; no logran ninguno de sus objetivos; bloquean y paralizan la recuperación; y nunca aumentan la prosperidad.

En este punto, llegamos a la máxima indignación: tipos de interés negativos. En una economía de mercado natural e incontrolada, los tipos de interés nunca pueden ser negativos. Si el tipo de interés es negativo –por ejemplo, si te presto mil euros, y al final de un año sólo tienes que devolver 990—, obviamente, esto es un estímulo para que la gente no haga nada y evite invertir. Motiva a la gente a dejar el dinero en sus bolsillos y un año después devolver exactamente 990 euros, y ganar diez euros sin hacer nada y sin tener que asumir ningún riesgo empresarial ni soportar el acoso y la incomprensión de los burócratas. Si, como empresario, me busco problemas, invierto, y las cosas van mal, puede que no pueda devolver ni los 990 euros, y si gano algo, me quitarán la mitad, los funcionarios públicos vendrán a por mí, y los sindicatos me harán la vida miserable. En contraste, con tasas de interés negativas, lo mejor que se puede hacer es pedir préstamos sin parar, sentarse sobre ellos y no hacer nada, y luego pagar menos que la cantidad prestada, mantener la diferencia y obtener una ganancia segura sin correr ningún riesgo. Por lo tanto, en términos conceptuales, un tipo de interés negativa conduce directamente a no hacer nada, al letargo y a la japonización económica.

Además, la aberrante política monetaria de tipos de interés negativos tiene otro efecto secundario muy perjudicial: La política se utiliza para financiar automáticamente el déficit público sin coste alguno y sin límites, bloqueando así los pocos incentivos que podrían quedar a los gobiernos para llevar a cabo cualquier reforma estructural. Por el contrario, una política monetaria de este tipo anima a las autoridades a aumentar las políticas de subvenciones y de compra de votos, lo que inevitablemente hunde a nuestras sociedades en la demagogia y el populismo. De hecho, tenemos una clara ilustración de lo que estoy diciendo: en nuestro propio país, España, y en el resto de Europa, prácticamente el mismo día en que el Banco Central Europeo introdujo la relajación cuantitativa en 2015, todas las reformas quedaron paralizadas. Y los países que más los necesitaban y que estaban a punto de adoptarlos, pero que aún no lo habían hecho, los archivaron indefinidamente. Por lo tanto, las políticas de manipulación monetaria no logran ninguno de sus objetivos, son contraproducentes y bloquean lo único que podría sacar al país de su letargo: las reformas estructurales necesarias y la liberalización económica.

Y ahora, el golpe final. Aturdidos y desconcertados, los banqueros centrales ven que no están logrando ninguno de sus objetivos y que simplemente están convirtiendo sus economías en drogadictos, ya que a la más mínima mención de la retirada de los estímulos, las economías se hunden en la recesión. Y como estas autoridades no ven salida a este círculo vicioso que ellas mismas han creado, lo único que se les ocurre es recomendar la adopción de una política fiscal que implique aumentos vigorosos del gasto público. Esto es aún peor, porque distorsiona aún más la economía real al colocar un número creciente de factores productivos en proyectos que dependen del gobierno y que no tienen más sostenibilidad que una mera decisión política. Por ejemplo, en España, el empleo ha aumentado debido principalmente al sector público y a proyectos relacionados con él (y en el caso de Japón, a proyectos relacionados con los Juegos Olímpicos de 2020). Sin embargo, el creciente volumen de empleo en el sector público no es sostenible, y su continuidad no está respaldada por los consumidores y dependerá únicamente de la futura decisión de los políticos de mantener o no ese gasto. Una vez más, estas políticas fiscales preparan aún más el terreno (si es posible) para el desarrollo de la enfermedad económica japonesa.

Las posibilidades de que la enfermedad japonesa se extienda a otras áreas económicas: el caso de la Unión Europea

A continuación se analiza la influencia que esta enfermedad japonesa ha venido ejerciendo en otras áreas económicas, especialmente tras la última crisis financiera y la Gran Recesión de 2008.

No voy a extenderme demasiado sobre los Estados Unidos. Ya he mencionado que la diferencia fundamental entre las economías japonesa y estadounidense es que esta última es mucho más ágil y flexible. Por eso, a pesar de todos los errores y de la agresión monetaria, la economía estadounidense se ha reorientado con relativa rapidez. En otras palabras, a pesar de la relajación cuantitativa, ha salido de la recesión porque ha reestructurado y corregido de forma muy significativa muchos de los errores cometidos. Sin embargo, esto no se ha logrado del todo: todavía hay empresas y sectores muy grandes en la economía estadounidense que siguen dependiendo en gran medida del dinero barato. En cualquier caso, los estadounidenses se han atrevido a subir los tipos de interés, aunque lo han hecho con mucha vacilación y luego los han bajado, lo que podría significar que se encuentran en la típica fase inicial de una nueva expansión del crédito, lo que, a su vez, indicaría el inicio de un nuevo ciclo en pocos años. El obstáculo lo plantea la política proteccionista de Trump, porque si se establecieran nuevos aranceles, forzarían artificialmente una asignación errónea de los factores productivos hacia una estructura económica y empresarial más cerrada, por lo tanto menos productiva y menos abierta al comercio exterior. Esta incertidumbre añadida ha sido utilizada por la Reserva Federal precisamente como excusa para suspender temporalmente o incluso invertir su política de normalización monetaria. Con el más mínimo pretexto, los banqueros centrales siempre están dispuestos a justificar la reducción de los tipos de interés, pero les resulta extremadamente difícil empezar a subirlos. Sin embargo, aunque la economía de los Estados Unidos es la más grande del mundo, no nos detengamos más en los Estados Unidos, con sus problemas particulares. En su lugar, centrémonos en el área económica más cercana a nosotros y que actualmente es la que más nos interesa.

El caso de la Unión Europea es mucho más interesante. Para empezar, la política del Banco Central Europeo (BCE) ha pasado por dos etapas muy distintas. Hubo una etapa previa en la que el Banco Central Europeo intervino, más o menos como lo hizo la Reserva Federal, pero sin dar el paso hacia una agresiva relajación cuantitativa. Durante esta primera etapa, que se prolongó hasta el año 2015, el euro sirvió para disciplinar a los gobiernos europeos más derrochadores, sobre todo a los de los países periféricos. Al haber obligaciones de déficit público que cumplir, se produjo una crisis de deuda soberana (no del euro) en algunos países, entre ellos España, y el Banco Central Europeo utilizó esta crisis para forzar la puesta en marcha de las reformas necesarias en varios países, entre ellos España. El BCE incluso intervino en las economías de varios países, entre ellos Irlanda, Grecia y Portugal. En los países donde se llevaron a cabo las reformas, las economías se reestructuraron y finalmente superaron la crisis. Es el caso de nuestro propio país, España, en el que el Estado, con grandes dificultades, de una manera muy tibia, y cometiendo el grave error de hacer hincapié en el aumento de los impuestos más que en la reducción del gasto público, dio varios pasos en la dirección correcta al emprender ciertas reformas estructurales que nuestra economía necesitaba.

El problema más grave ha surgido durante la segunda etapa, cuando el BCE introdujo innecesariamente (puesto que el crecimiento de M3 ya se acercaba al 4 por ciento a principios de 2015) su política monetaria ultra-laxista de reducir los tipos de interés a cero (e incluso a menos de cero) y, especialmente, cuando aplicó su propia y muy agresiva relajación cuantitativa. De hecho, el BCE compró deuda soberana y corporativa a un ritmo de ochenta mil millones de euros al mes, lo que significó casi un billón de euros en dinero de nueva creación (o aumentos en el balance del BCE) al año. Esto equivale al 10 por ciento del PIB de la Eurozona durante casi todos los cuatro largos años – 2015, 2016, 2017 y 2018, cuando el programa fue suspendido temporalmente y luego reintroducido en medio de una fuerte controversia y con la oposición expresa de Alemania, Francia, Holanda y otros países en noviembre de 2019 (a un ritmo de veinte mil millones al mes).

Esta segunda fase del BCE ha sido desastrosa. En el mismo momento en que se inició esta política monetaria ultralaxa, como ilustra el caso de España, se suspendieron de repente todas las políticas de reforma estructural, de reducción del gasto y de liberalización que la muy rígida economía europea necesitaba. Claramente, en comparación con Japón, Europa está compuesta por un conjunto heterogéneo de economías. Mientras que Japón comprende una economía y una sociedad muy uniformes, la variedad económica en Europa es mucho mayor. Algunas de las economías europeas ya se encontraban en una posición relativamente sólida, por otras razones históricas y políticas, como en el caso de la economía alemana. Otras economías son muy rígidas, y en cierto sentido más japonizadas, a pesar de su riqueza, y éstas son las verdaderamente «economías enfermas de Europa»: Francia y, en particular, Italia. Estas economías tienen una larga lista de reformas estructurales pendientes, y prácticamente ninguna de ellas ha sido implementada, especialmente desde que el BCE comenzó a comprar su deuda pública. Por último, otro grupo de países ha emprendido reformas estructurales en la dirección correcta; algunos de estos países -como Irlanda y Portugal, e incluso Grecia- ya casi las han completado, mientras que otros -como España- están sólo a medio camino. Los países que han logrado completar sus reformas son muy afortunados. Pero en España se suspendieron todas las reformas posteriores –las que se habían planificado pero que aún estaban pendientes–. Si no tenemos cuidado, esto tendrá un costo social y económico muy alto, especialmente si se fortalece el populismo, basado en los aumentos de impuestos, subsidios y gasto público que ha anunciado la administración socialista.

En muchos sentidos, la economía alemana es paradigmática. Para empezar, es una potencia exportadora. Pero, ¿cómo ha llegado a exportar tanto? Exporta mucho, porque produce productos de muy alta calidad. ¿Y por qué produce productos de excelente calidad? Porque tradicionalmente, la cultura empresarial alemana se ha desarrollado en un entorno comercial muy difícil, es decir, con una moneda, el marco alemán, que se ha apreciado constantemente, lo que hace cada vez más difícil exportar algo. Y en este contexto, la única forma de exportar productos es producir los mejores del mundo. En otras palabras, en tales circunstancias, los alemanes no tuvieron más remedio que descubrir, innovar, producir e introducir los mejores productos del mundo, ya fueran vehículos, instrumentos de precisión, maquinaria, etc. Así, a pesar de toda la falsa lógica de la depreciación monetaria competitiva defendida por keynesianos y monetaristas, Alemania se convirtió en una de las potencias exportadoras más fuertes del mundo. Esto contradice el análisis proteccionista de los keynesianos y monetaristas. Es una moneda fuerte, y no débil, que a largo plazo fomenta el éxito empresarial y el triunfo como exportador. Pero la mayoría de los analistas se ven perjudicados conceptualmente por sus modelos matemáticos, en los que la depreciación competitiva parece ser la receta ideal, ya que conduce inmediatamente a una aparente prosperidad a corto plazo que se deriva del aumento fugaz de las exportaciones que toda depreciación hace posible. Esta prosperidad es «pan para hoy, hambre para mañana», es fundamentalmente engañosa y efímera, e implica el costo inevitable de amortiguar el espíritu empresarial creativo e innovador, el impulso para hacer las cosas cada vez mejor. ¿Por qué deberíamos hacer un esfuerzo si, con una moneda débil, nuestros productos se venden solos? Recuerden mi «mejor prueba de un buen economista»: La manipulación monetaria y fiscal nunca producirá una prosperidad económica sostenible, sino todo lo contrario. Sin embargo, la mayoría de mis colegas no aprobarían mi examen; la prueba de ello es el hecho de que constantemente elogian la expansión cuantitativa cada vez que se pone en marcha en Europa. Sin duda, esta política depreciaba el euro, y la pérdida de valor del euro ha permitido a Alemania, a corto plazo, exportar productos con mucha más facilidad y, en consecuencia, ha descuidado, en términos relativos, su tradicional ventaja competitiva basada en la mejora continua de la calidad. El euro depreciado ha actuado como una droga. Ha generado grasa en lugar de músculo en la economía alemana y, hasta cierto punto, le ha permitido dormirse en los laureles. Como resultado, Alemania se ve obligada a recuperar al menos el músculo perdido si el país no entra en recesión.

Francia e Italia son caballos de otro color. Sus economías son extremadamente rígidas y es prácticamente imposible llevar a cabo una sola reforma en ellas. Tomemos, por ejemplo, a Macron, con todas sus reformas prometidas, prácticamente ninguna de las cuales ha logrado. ¿Adoptar reformas en Francia? ¡Nunca! Es prácticamente imposible, por lo que Francia, que es un país muy rico, se acerca rápidamente a la japonización y a la enfermedad del letargo indefinido.

La situación de Italia, aunque más pintoresca, es aún peor que la de Francia. Y en cuanto al resto de los países periféricos, ya los hemos discutido, especialmente nuestro propio país, España. Todas las señales apuntan a una ralentización del crecimiento económico del que ha disfrutado España debido a las tímidas reformas en la dirección correcta adoptadas en el pasado y a una serie de vientos muertos que tienden a desaparecer. Esta situación no augura nada bueno, sobre todo si, como anuncia la administración socialista, se aumentan los impuestos y el gasto público y se refuerzan las regulaciones (aumento del salario mínimo, regulación del mercado de alquileres, obligación de los trabajadores de fichar en el trabajo, etc.).

Varios mitos económicos insostenibles

Me gustaría concluir con una mirada crítica a varios mitos económicos poderosos y tediosos que leemos y escuchamos una y otra vez en los periódicos y en la televisión.

El primer mito es que el aumento del salario mínimo en España (de 600 a 900 euros, y eventualmente a 1.000 o 1.200 euros) no está teniendo un efecto negativo en el empleo. Toda la teoría económica muestra que los aumentos en el salario mínimo sí aumentan el desempleo, la economía sumergida y la mala asignación del factor trabajo. Teóricamente, la única manera en que tal aumento no podría tener estos efectos negativos sería si el Estado fijara el nuevo salario por debajo del salario de mercado ya existente. Pero en ese caso, ¿por qué poner uno? Sin embargo, no es así como funciona. Además, como resultado de este cambio, si, en la constelación de diferentes puestos de trabajo y salarios, hay incluso un trabajador cuyo producto de valor marginal descontado es inferior al mínimo legal, eso será suficiente para evitar que ese trabajador sea contratado o, si ya está trabajando, para que se le despida. Sin duda, esta medida provocará –y ya lo está haciendo– desempleo y una mala asignación de recursos (aunque en economía, los cambios siempre se producen de forma gradual y marginal). El propio Banco de España ha publicado un estudio en el que predice que se destruirán al menos 150 mil puestos de trabajo, que son trabajos realizados por los más vulnerables (jóvenes que se incorporan al mercado laboral, mujeres, inmigrantes, etc.). Por ejemplo, es obvio que un inmigrante que ha conseguido, con gran dificultad, poner en orden sus papeles, va a tener muchas dificultades para encontrar trabajo si el coste para el empresario de contratarlo va a ser, incluida la seguridad social, de más de dieciséis mil euros al año (novecientos euros al mes, en catorce nóminas, más el 30 por ciento de la seguridad social). ¡Nadie lo va a contratar! (Y es evidente que muy pocas familias van a poder permitirse pagar dieciséis mil euros al año a las personas que cuidan a sus miembros mayores, o a sus trabajadoras domésticas, un sector que, hasta ahora, ha dado trabajo a cientos de miles de personas). Por lo tanto, es muy probable que nuestro inmigrante se vea forzado a vagar de un lugar a otro en la economía sumergida. La hipocresía del gobierno en este asunto es asombrosa. Les damos la bienvenida a todos («¡Los refugiados son bienvenidos!»), pero ten en cuenta que nadie va a encontrar trabajo aquí en la economía formal, porque ahora el salario mínimo es de 900 euros, y el gobierno planea aumentarlo a 1.000 e incluso a 1.200 euros. (¿Y por qué no aumentarlo a dos mil o incluso más, si el empleo no se verá afectado?)

El segundo mito que he comentado a menudo es que los bancos centrales salvaron nuestras economías durante la Gran Recesión. Este es el mito del incendiario, pues fueron precisamente los propios bancos centrales los que orquestaron la expansión del crédito y generaron la burbuja que más tarde condujo inexorablemente a una crisis y a una recesión. Y ahora parecen los responsables de salvar el día, porque evitaron que los bancos quebraran. Pero también salvaron a Bankia, pero permitieron que el Banco Popular se hundiera, porque era más pequeño. Cometieron errores, como cuando dejaron que Lehman Brothers se derrumbara y todo lo demás casi se derrumbó con él. Es evidente que los bancos centrales han intervenido de manera irresponsable y ad hoc, lo que genera gran incertidumbre e inestabilidad financiera constante.

El tercer mito es que la expansión cuantitativa era necesaria para evitar una crisis deflacionaria. Esto no es cierto. Por ejemplo, la expansión cuantitativa europea fue innecesaria. Cuando se inició en enero de 2015, el M3 europeo ya estaba creciendo por sí solo a un ritmo del 4 por ciento, es decir, a un ritmo muy cercano al objetivo del 4,5 por ciento. La flexibilización cuantitativa era totalmente innecesaria y, como he argumentado, ha tenido un efecto muy perjudicial y contraproducente y ha bloqueado por completo las reformas que necesitaba la zona del euro. Incluso la vieja retórica de Mario Draghi de que la política monetaria no sustituye a las reformas estructurales necesarias que los distintos países deben realizar para cumplir sus obligaciones de Maastricht fue, tras la relajación cuantitativa, casi totalmente olvidada y sustituida por una petición desesperada de más gasto fiscal. Por ahora, es tan obvio que nadie está haciendo reformas estructurales porque el Banco Central Europeo está financiando a los gobiernos de forma gratuita que sería hipócrita seguir mencionando tales reformas. Es evidente que el BCE ha traicionado sus principios fundadores. En última instancia, está financiando el déficit público de todos los países. (Recuerde que ya posee el 30 por ciento de su deuda pública pendiente, incluida la de España.) Además, intenta estimular el crecimiento económico (como la Reserva Federal), cuando sólo tiene autoridad para mantener la estabilidad monetaria. En consecuencia, el BCE se ha convertido en rehén de sus propios errores, de su política monetaria ultralaxa. En el momento en que anuncie que retira esta política, se producirá una recesión, y nadie está dispuesto a hacer frente a ella. Y si el BCE continúa inyectando dinero, Japonizará completamente la Eurozona y la sentenciará a un letargo indefinido en un ambiente de constante discordia entre los miembros de su consejo de gobierno, que ya está completamente politizado.

El cuarto mito (o mejor dicho, el dogma de la fe) es que la inflación debe ser inferior al 2 por ciento, pero cercana al 2 por ciento. Pero, ¿por qué? ¿De dónde salió esa figura mágica? Proviene de modelos matemáticos. Todos los «expertos» se encerraron en una sala de reuniones: los gobernadores del BCE, el Banco de Japón, la Reserva Federal, el Banco de Inglaterra, etc. ¡Y bingo! Ellos determinaron que la tasa debía ser del 2 por ciento. ¿Pero por qué el 2 por ciento? Se trata de un objetivo extraño, totalmente arbitrario y muy difícil de alcanzar en un entorno en el que la productividad ha aumentado tanto como a principios de siglo, como consecuencia de la revolución tecnológica y de la introducción de numerosas innovaciones. En este contexto, el 2 por ciento es una meta poco realista, y para alcanzarla se necesita una política monetaria superlaxista que cause todos estos efectos que hemos discutido. Estos efectos desestabilizan la economía y el mundo financiero y, como hemos visto, conducen al proceso de japonización en economías rígidas como la nuestra. Hace un par de años, me invitaron a una reunión en el Instituto Kiel para la Economía Mundial. A la reunión también asistió, entre otros expertos, un ex economista jefe del BCE. Pues bien, finalmente llegamos a la conclusión de que, en las circunstancias actuales, la meta de inflación no debería ser del 2 por ciento, sino del 0 por ciento, y la meta de referencia para el crecimiento de M3 debería estar entre el 2 y el 2,5 por ciento. Si este hubiera sido el objetivo, nos habríamos librado de la política monetaria ultra-laxista y del proceso de japonización. Y –paradoja de paradojas– muy recientemente se ha hablado de flexibilizar el objetivo, pero no de suspender la política de ultra laxitud (una política innecesaria cuando el objetivo de inflación se reduce a 0 o 1 por ciento), sino de justificar tasas de inflación más altas a lo largo de todo el ciclo (que «compensan» las anteriores disparidades a la baja). ¡Qué lógica!

El quinto mito que habrán escuchado es que el tipo de interés natural está bajando. ¡Qué hipocresía! Ellos artificialmente bajan el tipo de interés a cero (o incluso la hacen negativa), y luego argumentan que el tipo natural está bajando. Nadie puede observar el tipo de interés natural. Todo lo que se puede observar es el tipo de interés bruta en el mercado de crédito. A falta de intervención coercitiva, este tipo incluye el tipo de interés natural, las primas por inflación o deflación esperadas y las primas de riesgo (y ocasionalmente, a muy corto plazo, una prima de liquidez negativa). Pero es obvio que nadie puede observar la tasa de interés natural. Algunos dicen: «Bueno, el tipo de interés de los bonos "libres de riesgo" podría ser un indicador aproximado».¡Un momento! Son precisamente los bonos soberanos sin riesgo los que estás comprando compulsivamente y generando en sus mercados una burbuja como nunca antes se había visto! ¡Qué descaro e hipocresía!

El sexto y último mito que vamos a discutir es el mantra de que los tipo de interés son muy bajos porque la gente está ahorrando mucho y la población está envejeciendo. Se dice que la japonización se debe al hecho de que la población japonesa envejece cada vez más y está ahorrando mucho. Este argumento es falso y confunde el ahorro con la inflación (inflación en el sentido tradicional austriaco de crecimiento monetario). Benjamin Anderson solía decir que, según este argumento, cuanto mayor es la inyección de dinero, mayor es el ahorro. Por supuesto, se inyecta dinero, y la gente se lo guarda en los bolsillos, como hemos visto, y luego se argumenta que la gente está ahorrando mucho. Pero no. Lo que está sucediendo es que hay un aumento de la demanda de saldos de caja (existencias), que no debe confundirse con un aumento del ahorro (flujo). Y en cuanto al envejecimiento de la población, ese argumento también es débil. Cuando la gente se jubila, consume lo que había ahorrado antes. Debemos tener en cuenta que en Japón, la demanda de dinero ha aumentado drásticamente, y este aumento de la demanda se está canalizando en gran medida hacia los bonos del Estado, que son tratados como dinero en efectivo. ¡Qué bomba de tiempo para Japón si los mercados de bonos colapsan!

Recuerde lo que hemos dicho acerca de estos mitos repetidos hasta el cansancio, para que pueda refutarlos cuando los escuche incluso de mentes prestigiosas en nuestra disciplina.

Conclusión

Ahora voy a concluir dónde empecé cuando presenté mi prueba alternativa para complementar la de Hayek, y mi conclusión es que los estímulos monetarios y fiscales fracasan porque no atacan el problema subyacente. El problema subyacente es la rigidez de la economía, es decir, la excesiva regulación, los altos impuestos, el gasto público desenfrenado y la consiguiente desmoralización de los empresarios. Una economía sólo puede salir de una crisis y de una recesión si la clase empresarial está motivada. No estoy hablando de los «espíritus animales» de Keynes, que nos hacen maniaco-depresivos. Los empresarios hemos sido acosados y desmoralizados por la fuerza. Mientras las autoridades continúen regulando, recaudando impuestos y regalando dinero, lo más fácil es retener nuestro dinero y dejar que otros hagan las inversiones, los que lo deseen (y hay muy pocos, si es que hay alguno). Además, el dinero fácil bloquea la aplicación de cualquier reforma del mercado libre y la hace políticamente imposible. Por lo tanto, la única manera en que nuestras economías pueden escapar de la japonización – estancamiento estructural y baja inflación – está bloqueada. ¿Y cuál es nuestra única salida de este problema, hacia el que nos estamos deslizando peligrosamente en la Eurozona? Nuestra fuga es nuestro gran reto para los próximos años: el reto que tiene Francia (que parece no tener escapatoria), el reto que tiene Italia, y el gran reto que tiene España también.

Author:

Contact [node:title]

Jesús Huerta de Soto, professor of economics at King Juan Carlos University, is Spain's leading Austrian economist, and a Senior Fellow of the Mises Institute. As an author, translator, publisher, and teacher, he also ranks among the world's most active ambassadors for classical liberalism. He is the author of Money, Bank Credit, and Economic Cycles, as well as Socialism, Economic Calculation and Entrepreneurship (Edward Elgar 2010), The Austrian School (Edward Elgar 2008) and The Theory of Dynamic Efficiency (Routledge 2009).

Image source:
Getty

Add Comment

Shield icon wire