Mises Wire

Home | Wire | La inflación es una forma de malversación

La inflación es una forma de malversación

  • embezzlement

07/01/2021

La inflación monetaria no es más que un tipo de malversación. Históricamente, la inflación se originaba cuando el gobernante de un país, como el rey, obligaba a sus ciudadanos a entregarle todas sus monedas de oro con el pretexto de que una nueva moneda de oro iba a sustituir a la antigua. En el proceso de acuñación de las nuevas monedas, el rey reducía la cantidad de oro que contenía cada moneda y devolvía las monedas de oro más ligeras a los ciudadanos.

Debido al reducido peso de las monedas de oro que se devolvían a los ciudadanos, el gobernante podía generar monedas extra que empleaba para pagar sus gastos. Lo que pasaba como una moneda de oro de peso fijo era en realidad una moneda de oro más ligera. Sobre esto Rothbard escribió,

De forma más característica, la ceca fundía y volvía a acuñar todas las monedas del reino, devolviendo a los súbditos el mismo número de «libras» o «marcos», pero de menor peso. Las onzas de oro o plata sobrantes eran embolsadas por el rey y utilizadas para pagar sus gastos.1

Lo que tenemos aquí es una inflación de monedas, es decir, un aumento de la cantidad de monedas provocado por el gobernante que aligera las monedas de oro. Las monedas de oro adicionales que el gobernante pudo generar le permitieron canalizar los bienes de los ciudadanos hacia él mismo.

El proceso de malversación de fondos se vio aún más favorecido cuando, por razones de seguridad, en lugar de guardar ellos mismos su oro, los particulares comenzaron a almacenarlo en los bancos. Para reconocer este almacenamiento, los bancos emitieron recibos de oro. Con el tiempo, estos recibos fueron aceptados como medio de cambio. Sin embargo, los problemas surgieron cuando los bancos empezaron a emitir recibos que no estaban respaldados por oro. Los recibos de oro sin respaldo se empleaban ahora en la economía junto con los recibos de oro totalmente respaldados. Esto supuso una inflación de recibos debido a la introducción de recibos de oro sin respaldo (los recibos de oro sin respaldo se hacían pasar por los verdaderos representantes del dinero propiamente dicho, el oro).

El emisor de recibos sin respaldo podía ahora realizar un intercambio de nada por algo. Esto produjo una situación en la que los emisores de los recibos sin respaldo desviaron bienes para sí mismos sin hacer ninguna contribución a la producción de esos bienes.

En el mundo moderno, el dinero propiamente dicho ya no es el oro sino las monedas y los billetes en circulación; la inflación en este caso es un aumento de la oferta de este tipo de dinero. El aumento de la oferta de dinero crea un intercambio de nada por algo. Esto equivale a la desviación de la riqueza real de los generadores de riqueza a los poseedores del nuevo aumento de dinero. Además, hay que tener en cuenta que en el mundo moderno los bancos emiten depósitos a la vista que están parcialmente respaldados por el dinero. Esto se denomina banca de reserva fraccionaria.

De ello se deduce que la esencia de la inflación no es una subida general de los precios como tal, sino un aumento de la oferta de dinero. Obsérvese que no decimos, como los monetaristas, que la inflación está causada por el aumento de la oferta monetaria. Lo que decimos es que la inflación es un aumento de la oferta monetaria. Estos aumentos se manifiestan, por regla general, a través de incrementos en los precios de los bienes y servicios. Sobre esto Mises escribió,

Para evitar que se les culpe de las nefastas consecuencias de la inflación, el gobierno y sus secuaces recurren a un truco semántico. Intentan cambiar el significado de los términos. Llaman «inflación» a la consecuencia inevitable de la inflación, es decir, al aumento de los precios. Se empeñan en relegar al olvido el hecho de que esta subida se produce por un aumento de la cantidad de dinero y de sustitutos del dinero. Nunca mencionan este aumento. Hacen recaer la responsabilidad del aumento del coste de la vida en las empresas. Este es un caso clásico del ladrón que grita «atrapen al ladrón». El gobierno, que produjo la inflación multiplicando la oferta de dinero, incrimina a los fabricantes y comerciantes y se enorgullece de ser el campeón de los precios bajos.2

Dinero y precios

Es extraordinario que al intentar explicar los movimientos de los precios, varios comentaristas no tengan nada que decir sobre el papel del dinero en la formación del precio de un bien. Al fin y al cabo, el precio de algo es la cantidad de dinero, es decir, de dólares pagados, por unidad de algo. (El número de dólares por una barra de pan, o el número de dólares por una camisa, etc.).

Una vez que el dinero entra en un mercado determinado, se paga más dinero por un producto en ese mercado. Alternativamente, podemos decir que el precio de un bien en este mercado ha subido. (Nótese, de nuevo, que un precio es el número de dólares por unidad de algo).

Obsérvese que cuando se inyecta dinero, éste entra en un mercado determinado. Una vez que el precio de un bien ha subido hasta el nivel en el que se percibe como totalmente valorado, el dinero va a otro mercado que se considera infravalorado.

El traspaso de dinero de un mercado a otro no es instantáneo; existe un desfase temporal entre el aumento del dinero y su efecto en el incremento de los precios medios.

Debido a los recientes aumentos masivos de la oferta monetaria, es probable que el impulso de crecimiento de los precios siga una tendencia al alza en los próximos meses. La tasa de crecimiento anual de nuestra medida de la oferta monetaria (la MGA) subió al 79% en febrero de este año, desde el 6,5% de febrero de 2020.

¿Cuál es la situación actual de la inflación?

¿Cuál es la situación actual de la inflación? Una vez más, según el pensamiento popular, tal y como refleja la tasa de crecimiento anual del Índice de Precios al Consumo (IPC), la inflación se situó en mayo en el 5%, frente al 4,2% de abril y el 0,1% de mayo de 2020.

Sin embargo, en términos de oferta monetaria la tasa de crecimiento de la inflación fue mucho mayor. Dado el enorme aumento de la inflación monetaria, es cada vez más probable que la tasa de crecimiento anual del IPC esté preparada para un fuerte aumento. Lo que importa no es el aumento del IPC como tal, sino el aumento de la oferta monetaria. Los aumentos de la oferta monetaria inician el proceso de empobrecimiento de los generadores de riqueza y crean la amenaza del ciclo de auge y caída.

Obsérvese que los aumentos de los precios de los bienes y servicios son sólo los síntomas de los aumentos de la oferta monetaria. Estos aumentos de precios no provocan el desvío de la riqueza real de los generadores de riqueza a los poseedores de dinero de la «nada». Los aumentos de precios son indicadores que nos dicen que se está produciendo la malversación de los productores de riqueza. (Obsérvese que las subidas de precios no siempre reflejan la gravedad del daño infligido a los productores de riqueza).

Una vez inyectado el dinero, se inicia el proceso de empobrecimiento de los productores de riqueza. Debido al tiempo que transcurre entre los cambios en la oferta monetaria y el acto de malversación, el empobrecimiento no puede detenerse como tal. Para evitar un mayor empobrecimiento de los generadores de riqueza, lo que se requiere es el cierre de todos los resquicios para el aumento de la oferta monetaria.

  • 1. Murray N. Rothbard, What Has Government Done to Our Money? (Nueva York: Libertarian Publishers 1964).
  • 2. Ludwig von Mises, Economic Freedom and Interventionism (Irvington-on-Hudson, NY: Foundation for Economic Education, 1990), p. 94.
Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire