Mises Wire

Home | Wire | La inflación del dos por ciento es mucho peor de lo que piensas

La inflación del dos por ciento es mucho peor de lo que piensas

  • daycare

Etiquetas Dinero y bancos

Con el crecimiento del IPC de junio de 2021 en un máximo de trece años, la inflación ha estado en la mente de mucha gente últimamente. No se les puede culpar, ya que más del 23% de todos los dólares existentes se crearon sólo en 2020. Aunque la inflación futura es ciertamente una preocupación importante, en este artículo me centraré en la inflación crónica a la que se ha enfrentado este país durante más de un siglo.

En circunstancias normales, cuando la mayoría de la gente piensa en la inflación, es probable que piense en una subida gradual de los precios de una media del 2% anual. La mayoría de la gente no piensa en esta inflación y simplemente la considera una parte de la vida, o una parte necesaria de una economía en crecimiento. Estoy aquí para argumentar que no sólo esta cifra del 2% de inflación es una mentira, sino que también se suele ignorar un aspecto más perjudicial de la inflación: la deflación de precios que nunca llega a producirse.

Durante las últimas décadas, la Fed ha intentado históricamente alcanzar un objetivo de inflación del 2% anual. Este objetivo se mide a través del Índice de Precios al Consumo (IPC), una cesta ponderada de bienes de consumo que se utiliza para estimar los niveles generales de precios para el consumidor «medio». El uso del IPC como medida presenta varios problemas.

En primer lugar, los elementos que componen el IPC son, por naturaleza, subjetivos y arbitrarios, ya que no existe una forma objetiva de medir un valor único del dinero, puesto que éste se expresa necesariamente en términos de otros bienes. Además, los componentes del IPC comprenden bienes de consumo que la gente puede permitirse, por lo que si un bien se vuelve demasiado caro para los consumidores, dejará de estar incluido en el IPC. Esto se denomina sesgo de sustitución. Cuando el precio de un bien sube, la gente encuentra sustitutos, lo que significa que es probable que este bien sea eliminado de la cesta del IPC. Esto significa que los bienes que aumentan de precio a un ritmo considerable (y que indicarían una mayor tasa de inflación) se eliminan de la ponderación. Además, la expansión monetaria suele dar lugar a una contracción de los bienes, por la que se reduce la cantidad o la calidad de un bien en lugar de aumentar su precio, en lugar de aumentarlo directamente. Es mucho más difícil para el IPC incorporar cambios discretos en la calidad o la cantidad de un bien en comparación con un simple aumento del precio.

Incluso si se ignoran estas cuestiones y se toman las cifras del IPC al pie de la letra, sigue siendo esclarecedor observar las diferencias en la variación de los precios en los distintos sectores que componen el IPC.

A continuación se muestran un gráfico y una tabla que miden la variación porcentual de los precios por sector desde 1997 hasta 2017. El IPC general aumentó aproximadamente un 43% durante este periodo, pero sectores como la educación, el cuidado de niños y la atención médica aumentaron mucho más, y sectores como el software y la televisión disminuyeron su precio nominal durante este periodo.

sc

Cambios en los precios de la industria, 1997-2017

Industria

Total % de cambio

Variación anual media

Matrícula universitaria

170.1%

8.5%

Educación

151.1%

7.6%

Guardería

110.2%

5.5%

Atención médica

99.7%

5.0%

Energía doméstica

68.4%

3.4%

Vivienda

58.0%

2.9%

Alimentos

56.5%

2.8%

Coches nuevos

2.1%

0.1%

Ropa

–3.9%

–0.2%

Software

–67.2%

–3.4%

Juguetes

–68.9%

–3.4%

TVs

–96.0%

–4.8%

IPC

42.9%

2.1%

Fuente: Oficina de Estadísticas Laborales (BLS).

Aunque el crecimiento anual del IPC fue de una media del 2,1% durante este periodo de veinte años, las matrículas universitarias aumentaron más de cuatro veces esta tasa, con un 8,5% anual. Los precios de sectores como el cuidado de los niños y la atención médica también aumentaron mucho más rápido que el IPC general.

Lo interesante de las industrias que vieron disminuir sus precios es que se trata de sectores en los que, o bien el aumento de la tecnología ha provocado un enorme crecimiento de la productividad, o bien los Estados Unidos han subcontratado la producción a otros países, como China. No sólo la inflación está disminuyendo nuestro poder adquisitivo general de forma crónica, sino que este aumento general del IPC existe incluso a pesar del problema del sesgo de sustitución y la deflación masiva de precios en ciertas industrias. Si el IPC no incluyera estas industrias masivamente deflacionarias, veríamos mejor el verdadero daño de la inflación.

Las industrias con grandes aumentos de precios son precisamente las que han experimentado un menor crecimiento de la productividad, por lo que permiten conocer mejor los efectos de la inflación monetaria. La educación, el cuidado de los niños y la atención médica son industrias bien establecidas y con un uso intensivo de mano de obra, lo que significa que un aumento del capital y de la tecnología suele tener menos efecto deflacionista en los precios de sus productos. Comparemos estas industrias con la relativamente nueva industria de la televisión, en la que las mejoras en la producción se producen a un ritmo rápido.

Se plantea entonces la cuestión: Si el IPC no mide adecuadamente la inflación, ¿cómo deberíamos medirla?

El significado original de inflación, y el que utilizaba Ludwig von Mises, se definía como un aumento de la oferta de dinero. Esto conduce a una disminución del poder adquisitivo del dinero (PAM), pero esta disminución del PAM es un resultado de la inflación, no la inflación en sí misma.

En la teoría austriaca sabemos que el poder adquisitivo del dinero viene determinado por 1) la demanda total de dinero que se mantiene como saldos en efectivo y 2) el stock de dinero existente. Basándonos en este conocimiento, la medición de la variación de la oferta monetaria puede darnos una visión importante de uno de los dos factores que determinan el PMP. En este caso, se utiliza M2, que incluye el efectivo, los depósitos en cuenta corriente y los sustitutos monetarios de gran liquidez, como los depósitos de ahorro y los valores del mercado monetario.

Utilizando los datos del BLS encontramos que la oferta monetaria M2 creció de 3,83 billones de dólares en 1997 a 13,22 billones en 2017, para un aumento anual medio del 12,25%.

Este 12,25 por ciento es muy superior a la inflación del 2 por ciento que se nos dice repetidamente que se está produciendo. La gran disparidad entre el crecimiento del M2 y la inflación del IPC puede explicarse parcialmente en base al aumento de la productividad que se produce por el incremento del capital por persona y la existencia de nuevas tecnologías. Estos factores contribuyen a un aumento de la calidad de vida de todas las personas en una economía en progreso en forma de precios más bajos, pero la actual expansión monetaria no sólo sofoca estas fuerzas deflacionarias positivas, sino que también provoca una inflación de los precios nominales.

Además, dado que el dinero no es neutral, el nuevo dinero que entra en la economía no aumentará los precios o los salarios de manera uniforme. Los beneficiarios de la creación de nuevo dinero se benefician, mientras que todos los demás tienden a quedarse atrás. Los datos empíricos corroboran esta conclusión, ya que los salarios reales de los trabajadores del sector privado que no son directivos han estado prácticamente estancados desde los años 70, incluso con grandes aumentos de productividad. En cualquier caso, el efecto Cantillon nos dice que los primeros en recibir y gastar el dinero recién creado se benefician a expensas del resto de la sociedad, ya que consiguen comprar bienes a sus precios originales y para cuando este nuevo dinero es recibido por otros, los precios de los bienes ya han aumentado.

Conclusión:

Además de provocar distorsiones en la estructura económica y desencadenar el ciclo de auge y caída, la expansión monetaria causa un efecto negativo tangible en la vida de todos los consumidores. Perjudica el ahorro, elimina el aumento del poder adquisitivo del dinero que vendría del crecimiento económico y desvía recursos del sector privado.

Los efectos deflacionarios del aumento de la productividad pueden ocultar los efectos negativos de la expansión monetaria, pero la inflación se hace mucho más visible cuando se observan los bienes relativamente más escasos, como los inmuebles, la educación y las acciones. Todas estas cosas son fundamentales en nuestras vidas, pero están muy poco representadas en el IPC y son cada vez más difíciles de obtener para los trabajadores de clase media.

Deberíamos evitar la idea errónea de que la inflación ha sido en gran medida «suave» durante las últimas décadas y darnos cuenta de todas las consecuencias que la política de los bancos centrales tiene en nuestra vida cotidiana.

   
Author:

Sammy Cartagena

Sammy Cartagena is an undergraduate student attending Rutgers Business School studying finance. He has a particular interest in monetary theory and financial markets. He is a Mises University 2021 alumnus.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here