Mises Wire

Home | Wire | La fraudulenta Comisión del 6 de Enero supone una amenaza real para la libertad

La fraudulenta Comisión del 6 de Enero supone una amenaza real para la libertad

  • cap

Etiquetas Historia de EEUU

05/25/2021

«La verdad saldrá a la luz» es el cuento más popular en Washington. Los miembros del Congreso se enfrentan para decidir si los políticos nombrarán una comisión «independiente» que revele los hechos que se esconden tras el alboroto del 6 de enero en el Capitolio. Los partidarios presentan la cuestión como una simple elección entre «la verdad o Trump».

La historia reciente no proporciona ninguna razón para esperar que un proceso controlado políticamente exponga hechos que socavan a los políticos poderosos. El Congreso ha sido durante mucho tiempo peor que inútil como agencia de investigación. «Supervisión» es un eufemismo para los procedimientos estupefacientes del Congreso diseñados para evitar descubrir información que pueda avergonzar a sus aliados. Un republicano de alto rango de la Cámara de Representantes admitió en 2004: «Nuestro partido controla las palancas del gobierno. No vamos a salir a buscar debajo de un montón de piedras para provocar acidez». La mayoría de los miembros del Congreso son más propensos a arrastrarse ante las agencias federales que a desafiar su poder. «¿Qué tan grandes y cómo podemos ayudarlos?» es la respuesta habitual cuando testifica el director del FBI, como señaló el columnista de The Guardian Trevor Timm en 2016.

No hay razón para presumir que una comisión que investigue el 6 de enero no se acorralaría a los funcionarios. El ex director de personal del Comité de Inteligencia del Senado, Andy Johnson, observó en 2014: «La niebla del secreto convirtió en una burla la supervisión» del escándalo de la tortura de la CIA. El gobierno de Obama no se opuso ni siquiera cuando la CIA espió ilegalmente a un comité del Congreso para frustrar la investigación sobre la tortura. Tanto los funcionarios del gobierno de Bush como los de Obama mintieron repetidamente durante su testimonio en el Congreso sobre las políticas de la guerra contra el terrorismo, pero no tuvieron que enfrentarse a ninguna consecuencia. Pero todo sería diferente en esta investigación, ¿verdad?

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y su equipo quieren una comisión nombrada por el Congreso en lugar de revelar lo que realmente ocurrió el 6 de enero. Las cámaras colocadas en el Capitolio y sus alrededores grabaron mil cuatrocientas horas de película el 6 de enero, pero muy pocas de las pruebas se han hecho públicas. Catorce organizaciones de noticias han solicitado que el Departamento de Justicia divulgue públicamente los vídeos clave en los archivos electrónicos del tribunal federal, pero no ha habido suerte. El abogado jefe de la Policía del Capitolio, Thomas DiBiase, advirtió que «proporcionar acceso sin restricciones a horas de información extremadamente delicada a los acusados que ya han mostrado su deseo de interferir en el proceso democrático... [provocará que esa información sea] transmitida a quienes podrían desear atacar de nuevo el Capitolio». Pero también es «interferir en el proceso democrático» retener pruebas de acciones que han sido demonizadas sin cesar por el presidente, los principales líderes del Congreso y sus aliados mediáticos.

Divulgar el vídeo podría resolver la cuestión de si la mayoría de los manifestantes se comportaron como atacantes violentos o como turistas boquiabiertos. Julie Kelly, que escribe para American Greatness, publicó recientemente un vídeo de cuarenta y cinco segundos de los manifestantes después de que entraran en el Capitolio ese día. El oficial de la policía del Capitolio Keith Robishaw dice a un grupo de manifestantes: «No estamos en contra... tenéis que mostrarnos... no atacar, no agredir, mantener la calma». Los ciudadanos que aparecen en ese clip no parecen haber estado empeñados en derrocar al gobierno ese día.

Los medios de comunicación están promocionando el hecho de que Tom Kean y Lee Hamilton, los copresidentes de la Comisión del 11-S, han respaldado una comisión para investigar el 6 de enero. Pero invocar a Kean y a Hamilton es como confiar en los Tres Chiflados como referencias para una solicitud de empleo en una fábrica de pasteles.

Kean y Hamilton emitieron una declaración conjunta en la que presumían de la Comisión del 11-S: «Ponemos el país por encima del partido para examinar, sin prejuicios, los acontecimientos antes, durante y después de los atentados.... El ataque del 6 de enero al Capitolio de Estados Unidos fue uno de los días más oscuros de nuestra historia. Los americanos se merecen un relato objetivo y preciso de lo ocurrido. Como hicimos tras el 11 de septiembre, es hora de dejar de lado la política partidista y unirnos como americanos en la búsqueda común de la verdad y la justicia».

La Comisión del 11-S «persiguió la verdad y la justicia» al permitir que la Casa Blanca editara la versión final de su informe antes de que se hiciera público. A pesar de su canonización dentro del Beltway, ese informe no sería admisible en un tribunal, porque se basó en la tortura para muchas de sus afirmaciones clave. Philip Shenon, del New York Times, autor de The Commission: The Uncensored History of the 9/11 Investigation, señaló que «más de una cuarta parte de las notas a pie de página del informe—441 de unas 1.700—se referían a detenidos que fueron sometidos al programa de interrogatorios “mejorados” de la CIA». Shenon informó de que los miembros de la comisión «remitieron las preguntas a la CIA, cuyos interrogadores las plantearon en nombre del panel». El informe de la comisión no dio ninguna pista de que se utilizaran métodos de interrogatorio severos [incluido el waterboarding] para obtener información». El informe de la comisión se publicó meses después de que se filtraran fotos impactantes de Abu Ghraib y memorandos clave del Departamento de Justicia y del Pentágono, que pusieron al descubierto el régimen de tortura de la administración Bush. Sin embargo, como señaló Shenon, «la comisión exigió que la CIA realizara nuevas rondas de interrogatorios en 2004 para obtener respuestas a sus preguntas.» La Comisión del 11-S se hizo profundamente cómplice de la tortura al mismo tiempo que pretendía juzgar objetivamente el historial de Bush.

El informe de la comisión se publicó en julio de 2004, al mismo tiempo que Bush explotaba los atentados del 11-S y la guerra de Irak para su campaña de reelección. La comisión ignoró las pruebas recopiladas por una investigación conjunta de la Cámara de Representantes y el Senado que revelaban que agentes del gobierno saudí financiaron a múltiples secuestradores saudíes en Estados Unidos antes de los atentados (quince de los diecinueve secuestradores eran saudíes). Pero la administración Bush suprimió esas veintiocho páginas de ese informe del Congreso y no se publicaron hasta 2016. Bush abrazó a los líderes saudíes mientras insistía en que el líder iraquí Saddam Hussein era de alguna manera el culpable del 11-S. Si la Comisión del 11-S hubiera citado el memorándum del FBI de 2002 en el que se afirmaba que había «pruebas irrefutables de que existe apoyo a estos terroristas [secuestradores del 11-S] dentro del Gobierno saudí», Bush podría haberse visto seriamente perjudicado, pero los comisionados del 11-S optaron por servir a la Casa Blanca en lugar de a la verdad. Kean y Hamilton siguen siendo venerados por los medios de comunicación, ya que su complacencia reforzó la confianza del público en el sistema político.

¿Sería más honesta una investigación del 6 de enero que la del 11 de septiembre? El presidente Biden y los líderes demócratas del Congreso se aferran a la narrativa del «ataque terrorista/Pearl Harbor» que establecieron a las pocas horas de los disturbios. Los demócratas siguen refiriéndose a que los manifestantes asesinaron a un agente de la Policía del Capitolio mucho después de la tardía revelación de que murió por causas naturales. El New York Times señaló que los defensores de una comisión del 6 de enero insisten en que es «una necesidad ética y práctica para comprender plenamente el ataque más violento contra el Congreso en dos siglos». Que se lo digan a los nacionalistas puertorriqueños que tirotearon el Congreso en 1954 o al congresista Steve Scalise y otros dos empleados del Capitolio que fueron tiroteados por un fanático del Partido Demócrata en 2017. Si tales «hechos» son la base de la exactitud, entonces los ciudadanos pueden empezar a burlarse mucho antes de que una comisión emita un informe final.

La mayor ilusión detrás de la presión para una comisión el 6 de enero es que hay un grupo político en Washington para la verdad. Pero ese no ha sido el caso durante décadas. Como advirtió hace tiempo el ensayista francés Paul Valery, «a cada paso, la política y la libertad de espíritu se excluyen mutuamente».

De la misma manera que se tardó casi quince años en revelar algunos hechos clave sobre los atentados del 11-S, pueden pasar meses o años hasta que se extraigan de las agencias federales o de individuos y grupos privados revelaciones condenatorias clave sobre el choque del Capitolio. La creación de una comisión pseudo-independiente tiene más posibilidades de codificar una historia engañosa pero políticamente rentable que de exponer hechos que socaven a los poderosos habitantes de Washington o a las agencias gubernamentales.

Una fachada de «verdad» política puede ser más peligrosa que no revelar nada. Biden y los demócratas del Congreso están tratando de acelerar su impulso para una nueva ley de terrorismo doméstico que permita una amplia represión federal de sus oponentes. Cualquier comisión amañada echaría gasolina a un fuego que podría chamuscar muchos más derechos y libertades americanas.

Author:

James Bovard

James Bovard is the author of ten books, including 2012’s Public Policy Hooligan, and 2006’s Attention Deficit Democracy. He has written for the New York Times, Wall Street Journal, Playboy, Washington Post, and many other publications.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here