Mises Wire

Home | Wire | La diferencia entre «fluctuaciones económicas» y recesión

La diferencia entre «fluctuaciones económicas» y recesión

  • storm1.PNG

Etiquetas Auges y Declives

[Adaptado de Hombre, economía y Estado, pp. 851-55.]

En el mundo real, habrá cambios continuos en el patrón de la actividad económica, cambios resultantes de cambios en los gustos y demandas de los consumidores, en los recursos disponibles, en el conocimiento tecnológico, etc. Por lo tanto, es de esperar que los precios y los productos fluctúen, y la ausencia de fluctuación sería inusual. Los precios y las producciones particulares cambiarán bajo el impacto de los cambios en la demanda y en las condiciones de producción; el nivel general de producción cambiará de acuerdo con las preferencias de tiempo individuales. Todos los precios tenderán a moverse en la misma dirección, en lugar de cambiar en diferentes direcciones para diferentes bienes, siempre que haya un cambio en la relación monetaria. Sólo un cambio en la oferta o la demanda de dinero transmitirá sus impulsos a lo largo de toda la economía monetaria e impulsará los precios en una dirección similar, aunque a ritmos variables. Las fluctuaciones generales de los precios sólo se pueden entender analizando la relación de dinero.

Sin embargo, las simples fluctuaciones y cambios no bastan para explicar ese terrible fenómeno tan marcado en el último siglo y medio: el «ciclo económico». El ciclo económico ha tenido ciertas características definidas que se revelan una y otra vez. En primer lugar, hay un período de auge, cuando los precios y la actividad productiva se expanden. Hay un mayor auge en los bienes de capital pesados y en las industrias de orden superior, como las materias primas industriales, los bienes de máquinas y la construcción, y en los mercados de títulos de estos bienes, como la bolsa de valores y los bienes raíces. Entonces, de repente, sin previo aviso, se produce un «desplome». Se produce un pánico financiero con corridas sobre los bancos, los precios caen muy bruscamente, y hay una repentina acumulación de inventarios no vendidos, y en particular una revelación de un gran exceso de capacidad en las industrias de bienes de capital de orden superior. Sigue un doloroso período de liquidación y quiebra, acompañado de un fuerte desempleo, hasta que se produce gradualmente la recuperación de las condiciones normales.

Donate today and receive this bookletEste es el patrón empírico del ciclo de negocios moderno. Los acontecimientos históricos pueden explicarse por las leyes de la praxeología, que aíslan las conexiones causales. Algunos de estos acontecimientos pueden explicarse por leyes que hemos aprendido: un aumento general de los precios podría ser el resultado de un aumento de la oferta de dinero o de una caída de la demanda, el desempleo debido a la insistencia en mantener unas tasas salariales que han aumentado repentinamente en valor real, una reducción del desempleo a partir de una caída de las tasas salariales reales, etc. Pero una cosa no puede ser explicada por ninguna economía del libre mercado. Y este es el fenómeno crucial de la crisis: ¿Por qué hay una revelación repentina de error empresarial? De repente, todos o casi todos los empresarios se dan cuenta de que sus inversiones y estimaciones han sido erróneas, que no pueden vender sus productos a los precios que habían previsto. Este es el problema central del ciclo económico, y este es el problema que cualquier teoría adecuada del ciclo debe explicar.

Ningún hombre de negocios en el mundo real está equipado con una previsión perfecta; todos cometen errores. Pero el proceso de libre mercado premia precisamente a los empresarios que están preparados para cometer un número mínimo de errores. ¿Por qué debería haber de repente un grupo de errores? Además, ¿por qué estos errores deberían penetrar particularmente en las industrias de bienes de capital?

A veces, cambios bruscos, como un repentino estallido de acumulación o un aumento repentino de las preferencias de tiempo y, por lo tanto, una disminución del ahorro, pueden llegar de forma imprevista, con la consiguiente crisis de error. Pero desde el siglo XVIII ha habido un patrón casi regular de grupos de error consistentes que siempre siguen a un auge y expansión del dinero y los precios. En la Edad Media y hasta los siglos XVII y XVIII, las crisis empresariales rara vez se sucedieron de esta manera. Tuvieron lugar repentinamente, en medio de la actividad normal, y como resultado de algún evento externo obvio e identificable. Así, Scott enumera las crisis de los siglos XVI y principios del XVII en Inglaterra como irregulares y causadas por algún acontecimiento obvio: hambruna, peste, confiscaciones de bienes en guerra, malas cosechas, crisis en el comercio de telas como resultado de manipulaciones reales, confiscación de lingotes de oro por parte del Rey, etc...63 Pero a finales de los siglos XVII, XVIII y XIX, se desarrolló el mencionado patrón del ciclo económico, y se hizo evidente que la crisis y la consiguiente depresión ya no podían atribuirse a un solo acontecimiento externo o a un solo acto de gobierno.

Como ningún evento podía explicar la crisis y la depresión, los observadores comenzaron a teorizar que debe haber algún defecto profundamente arraigado dentro de la economía de libre mercado que causa estas crisis y ciclos. La culpa debe recaer en el propio «sistema capitalista». Se han presentado muchas teorías ingeniosas para explicar el ciclo económico como una consecuencia de la economía de libre mercado, pero ninguna de ellas ha sido capaz de explicar el punto crucial: el cúmulo de errores después de un auge. De hecho, tal explicación nunca puede ser encontrada, ya que ningún grupo de este tipo podría aparecer en el libre mercado.

Donate $5 today.

El intento más cercano de explicación subrayó los cambios generales de «exceso de optimismo» y «exceso de pesimismo» en la comunidad empresarial. Pero dicho de esta manera, la teoría se parece mucho a un deus ex machina. ¿Por qué los hombres de negocios testarudos, educados en el intento de maximizar sus ganancias, de repente caen víctimas de estos cambios psicológicos? De hecho, la crisis trae bancarrotas sin importar el estado emocional de los empresarios en particular. ... [L]os sentimientos de optimismo juegan un papel, pero son inducidos por ciertas condiciones económicas objetivas. Debemos buscar las razones objetivas que hacen que los empresarios se vuelvan «demasiado optimistas». Y no se encuentran en el libre mercado.

  • 63. Citado en Wesley C. Mitchell, Business Cycles, the Problem and Its Setting (Nueva York: National Bureau of Economic Research, 1927), págs. 76-77.
Author:

Murray N. Rothbard

Murray N. Rothbard made major contributions to economics, history, political philosophy, and legal theory. He combined Austrian economics with a fervent commitment to individual liberty.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire