Mises Wire

Home | Wire | La deuda de EEUU nos enganchó a los petrodólares – y a Arabia Saudita

La deuda de EEUU nos enganchó a los petrodólares – y a Arabia Saudita

  • saudi
0 Views

01/14/2020

El régimen iraní y el de Arabia Saudita son enemigos desde hace mucho tiempo, y ambos compiten por el control de la región del Golfo Pérsico. Parte del conflicto se deriva de las diferencias religiosas – diferencias entre los grupos musulmanes chiítas y sunitas. Pero gran parte del conflicto proviene de los deseos mundanos de establecer un dominio regional.

Sin embargo, durante más de cuarenta años, Arabia Saudita ha tenido un importante as en la manga en lo que respecta a su batalla con Irán: el continuo apoyo de Estados Unidos al régimen saudí.

Pero, ¿por qué debería Estados Unidos continuar apoyando tan firmemente a este régimen dictatorial? Ciertamente, estas estrechas relaciones no pueden deberse a ningún apoyo estadounidense a la democracia y los derechos humanos. El régimen saudí es uno de los más antiliberales y antidemocráticos del mundo. Su clase dominante ha sido conectada repetidamente con grupos terroristas islamistas, con la revista Foreign Policy el año pasado llamando a Arabia Saudita «el corazón palpitante del wahabismo – el duro credo religioso absolutista que ayudó a sembrar las visiones del mundo de al-Qaeda y del Estado islámico».

Los saudíes detrás del petrodólar

La respuesta está en el hecho de que el Estado saudí está en el centro de los esfuerzos de EEUU para mantener el dólar como la moneda de reserva mundial, y para asegurar la demanda global de la deuda estadounidense. Los orígenes de este sistema se remontan a décadas atrás.

En 1974, el dólar estadounidense estaba en una posición precaria. En 1971, gracias al gasto despilfarrador tanto en la guerra como en los programas de bienestar interno, los Estados Unidos ya no podían mantener un precio global fijo para el oro en línea con el sistema de Bretton Woods establecido en 1944. El valor del dólar en relación con el oro cayó cuando la oferta de dólares aumentó como subproducto del creciente gasto deficitario. Los gobiernos e inversionistas extranjeros comenzaron a perder la fe en el dólar, y tanto Suiza como Francia exigieron oro a cambio de dólares, como lo estipuló Bretton Woods. Sin embargo, si esto continuara, las reservas de oro de EEUU se agotarían pronto. Además, el dólar estaba perdiendo valor frente a otras monedas. En mayo de 1971, Alemania abandonó el sistema de Bretton Woods y el dólar cayó frente al marco alemán.

En respuesta a estos acontecimientos, Nixon anunció que Estados Unidos abandonaría el sistema de Bretton Woods. El dólar comenzó a flotar contra otras monedas.

No es de sorprender que la devaluación del dólar no haya restaurado la confianza en el mismo. Además, los Estados Unidos no han hecho ningún esfuerzo para frenar el gasto deficitario. Por lo tanto, Estados Unidos necesitaba seguir encontrando formas de vender la deuda pública sin aumentar los tipos de interés. Es decir, los Estados Unidos necesitaban más compradores para su deuda. La motivación para un arreglo creció aún más después de 1973, cuando la primera crisis del petróleo exacerbó aún más la inflación de precios impulsada por el déficit que los estadounidenses estaban soportando.

Pero para 1974, la enorme avalancha de dólares de Estados Unidos en la Arabia Saudita, principal exportador de petróleo, sugería una solución.

Ese año, Nixon envió al nuevo Secretario del Tesoro de los Estados Unidos, William Simon, a Arabia Saudita con una misión. Según lo relatado por Andrea Wong en Bloomberg, el objetivo era

neutralizar el petróleo como arma económica [contra los EEUU] y encontrar una manera de persuadir a un reino hostil para financiar el creciente déficit de Estados Unidos con su nueva riqueza en petrodólares. …

El marco básico era sorprendentemente simple. Estados Unidos compraría petróleo de Arabia Saudita y le daría al reino ayuda militar y equipo. A cambio, los saudíes invertirían miles de millones de sus ingresos en petrodólares en bonos del Tesoro y financiarían los gastos de Estados Unidos.

Desde el punto de vista de las finanzas públicas, esto parecía ser una situación en la que todos salían ganando. Los saudíes recibirían protección de los enemigos geopolíticos, y los Estados Unidos obtendrían un nuevo lugar para descargar grandes cantidades de deuda gubernamental. Además, los saudíes podrían aparcar sus dólares en inversiones relativamente seguras y fiables en los Estados Unidos. Esto se conoció como «reciclaje de petrodólares». Al gastar en petróleo, los EEUU – y otros importadores de petróleo, a quienes ahora se les exigía usar dólares – estaban creando una nueva demanda de deuda y de dólares estadounidenses.

El acuerdo del dólar tampoco se limitó a Arabia Saudita. Dado que Arabia Saudita dominaba la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), el acuerdo con el dólar se extendió a la OPEP en general, lo que significó que el dólar se convirtió en la moneda preferida para las compras de petróleo en todo el mundo.

Este esquema aseguró el lugar del dólar como moneda de inmensa importancia mundial. Esto fue especialmente importante durante los años setenta y principios de los ochenta. Después de todo, hasta principios de la década de los ochenta, la OPEP disfrutaba de una cuota de mercado del 50 por ciento en el comercio del petróleo. Sin embargo, gracias a la segunda crisis del petróleo, gran parte del mundo comenzó a buscar una amplia variedad de formas de disminuir la dependencia del petróleo. A mediados de los años ochenta, la participación de la OPEP había disminuido a menos de un tercio.

Hoy en día, Arabia Saudita se encuentra detrás de Rusia y Estados Unidos en cuanto a producción de petróleo. A partir de 2019, la participación de la OPEP se mantiene en torno al 30 por ciento. Esto ha disminuido el papel del petrodólar en comparación con los días embriagadores de los años 70. Pero la importancia del petrodólar no se destruye.

Podemos ver la continua importancia del petrodólar en la política exterior de los Estados Unidos que ha continuado antagonizando y amenazando a cualquier estado importante exportador de petróleo que se mueve hacia el fin de su dependencia de los dólares.

Como señaló Matthew Hatfield en el Harvard Political Review, no es probable que sea una mera coincidencia que se haya aplicado una política exterior estadounidense especialmente beligerante a los regímenes iraquí, libio e iraní. Hatfield escribe:

En el año 2000, Saddam Hussein, el entonces presidente de Irak, anunció que Irak se estaba moviendo para vender su petróleo en euros en lugar de dólares.

Después del 11 de septiembre, Estados Unidos invadió Irak, depuso a Saddam Hussein y convirtió las ventas de petróleo iraquí al dólar estadounidense.

Este patrón exacto se repitió con Muammar Gaddafi cuando intentó crear una moneda africana unificada respaldada por las reservas de oro de Libia para vender el petróleo africano. Poco después de su anuncio, rebeldes armados por el gobierno de los Estados Unidos y sus aliados derrocaron al dictador y su régimen. Después de su muerte, la idea de que el petróleo africano se vendiera en otra cosa que no fuera el dólar se desvaneció rápidamente.

Otros regímenes que han pedido el abandono del petrodólar son Irán y Venezuela. Los EEUU han pedido un cambio de régimen en ambos países.

Los exportadores de petróleo controlan nuestros activos

Sin embargo, las amenazas se pueden nivelar en ambas direcciones. El año pasado, por ejemplo, Arabia Saudita amenazó con «vender su petróleo en otras monedas que no sean el dólar» si Washington «aprueba un proyecto de ley que exponga a los miembros de la OPEP a las demandas antimonopolio de Estados Unidos», es decir, el régimen saudita es consciente de que tiene al menos cierta influencia con Estados Unidos debido a la posición saudita en el centro del sistema de petrodólares.

Arabia Saudí es uno de los pocos estados que puede incluso fingir que se está echando un farol con EEUU en asuntos como éste. Como ha quedado muy claro en la política estadounidense de las últimas décadas, los Estados Unidos están más que dispuestos a invadir países extranjeros que se meten en el sistema del petrodólar.

En el caso de Arabia Saudí, sin embargo, la posición del Reino como antagonista de Irán – y como el tercer mayor exportador de petróleo del mundo – significa que es probable que Estados Unidos evite un conflicto innecesario.

Además, es probable que las tenencias saudíes de deuda y otros activos estadounidenses sean significativas. Cuando los sauditas hacen amenazas, implícitamente también «incluyen liquidar las posesiones del reino en Estados Unidos». Como informó Bloomberg, Arabia Saudita también ha «advertido que empezaría a vender hasta 750 mil millones de dólares en bonos del Tesoro y otros activos si el Congreso aprueba un proyecto de ley que permita responsabilizar al reino en los tribunales estadounidenses por los ataques terroristas del 11 de septiembre».

A menudo oímos que China y Japón tienen mucha deuda con los Estados Unidos, y por lo tanto tienen algún apalancamiento sobre los Estados Unidos debido a esto. (El problema aquí es que si los extranjeros se deshicieran de los activos de los EEUU, bajarían de precio. Si la deuda de los EEUU cae en precio, entonces la deuda debe aumentar en rendimiento, lo que significa que los EEUU deben entonces pagar más intereses sobre su deuda). Pero hay buenas razones para creer que Arabia Saudita también es un gran defensor. Sin embargo, es difícil seguir la pista de la magnitud de estos activos porque el régimen saudí ha trabajado estrechamente con el régimen estadounidense para mantener en secreto las compras saudíes de activos estadounidenses. Cuando el Tesoro informa sobre los titulares extranjeros de la deuda de EEUU, Arabia Saudita se pliega junto con varias otras naciones para ocultar la naturaleza exacta de las compras saudíes. Sin embargo, como afirma Wong, el régimen saudí es «uno de los mayores acreedores extranjeros de Estados Unidos».

El problema crece a medida que crecen las deudas.

En igualdad de condiciones, los EEUU deberían ser menos dependientes de los titulares de deuda extranjera. Esto debería ser especialmente cierto en el caso de la deuda de Arabia Saudita y de la OPEP, dado que el papel global de la OPEP y de Arabia Saudita ha ido disminuyendo en términos de participación global.

Pero todo lo demás no es igual y los Estados Unidos han estado acumulando cantidades cada vez mayores de deuda en los últimos años. En 2019, por ejemplo, el déficit anual superó el billón. En una época pasada, menos despilfarradora, este tipo de creación de deuda estaría reservada sólo para los tiempos de guerra o un período de depresión económica. Sin embargo, hoy en día, este inmenso crecimiento de los niveles de deuda hace que el régimen estadounidense sea más sensible a los cambios en la demanda de la deuda estadounidense, y esto ha hecho que el régimen estadounidense dependa cada vez más de la demanda extranjera tanto para la deuda estadounidense como para los dólares. Es decir, para evitar una crisis, los EEUU deben asegurarse de que los tipos de interés se mantengan bajos, y que los extranjeros quieran adquirir tanto dólares como deuda estadounidense.

Si los petrodólares y el reciclaje de petrodólares desaparecieran, esto tendría un doble efecto en las finanzas del gobierno de los Estados Unidos: una disminución considerable del reciclaje de petrodólares ejercería una importante presión al alza en los tipos de interés. El resultado sería una crisis presupuestaria para el gobierno de los EEUU, ya que tendría que dedicar cantidades cada vez mayores del presupuesto federal a los pagos de la deuda. (La otra opción sería que el banco central de los Estados Unidos monetizara la deuda comprando cantidades cada vez más grandes de deuda estadounidense para compensar la falta de demanda extranjera. Esto llevaría a una creciente inflación de los precios).

Además, si los participantes comenzaran a salir del sistema de petrodólares (y, por ejemplo, a vender petróleo en euros) la demanda de dólares caería, exacerbando cualquier escenario en el que el banco central esté monetizando la deuda. Esto también contribuiría en general a una mayor inflación de los precios, ya que los titulares extranjeros sacan menos dólares de los Estados Unidos.

El resultado podría ser una continua disminución del gasto público en servicios y una creciente inflación de los precios. La capacidad del régimen estadounidense para financiar su deuda disminuiría significativamente, y los Estados Unidos tendrían que retirarse de los compromisos militares, las pensiones, y más. O eso, o seguir gastando al mismo ritmo y enfrentar una espiral inflacionaria.

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for Mises Wire and The Austrian, but read article guidelines first. Ryan has degrees in economics and political science from the University of Colorado, and was the economist for the Colorado Division of Housing from 2009 to 2014. He is the author of Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire