Mises Wire

Home | Wire | La crisis ha expuesto los daños causados por las regulaciones gubernamentales

La crisis ha expuesto los daños causados por las regulaciones gubernamentales

  • red
0 Views

Etiquetas Burocracia y RegulaciónSalud

04/02/2020

Mientras observamos en tiempo real cómo responden los gobiernos a la nueva pandemia de coronavirus, se han puesto en marcha algunas de las formas más predecibles de extralimitación estatal, desde las restricciones a la libertad de reunión hasta la supresión del comercio regular. Afortunadamente, no hay un gobierno mundial unificado, por lo que existen varios ejemplos de cómo ciertos países están lidiando con la crisis que podemos examinar de cerca y aprender de ellos.

El pesimismo y el cinismo están generalmente justificados en el clima político en el que vivimos. Sin embargo, hay algunos aspectos positivos que podemos quitar a la respuesta de América al coronavirus. En un artículo anterior, señalé que varios estados han comenzado a adoptar la desregulación en una serie de cuestiones. Con el coronavirus todavía en marcha, ahora los funcionarios electos están empezando a reconocer lentamente lo absurdo de algunas de las regulaciones de los Estados Unidos.

A pesar de lo mucho que los expertos restan importancia a la capacidad de las personas para coordinarse de forma voluntaria, la sociedad civil está dando un paso adelante para hacer frente a la crisis de forma heroica. Sin embargo, la regulación ha frenado en gran medida su capacidad y la de los gobiernos estatales y locales para trabajar de forma sinérgica para frenar la crisis sin que el gobierno federal nos ponga la bota en la garganta. Los estadounidenses han tomado un descanso ahora que algunos funcionarios electos se comportan racionalmente al reconsiderar algunas de las políticas regulatorias más equivocadas de los Estados Unidos.

Varias acciones razonables de desregulación se destacan en el último mes.

La FDA relaja algunas restricciones, todavía tiene mucho trabajo por hacer

Algunos consideran que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) es inexpugnable, y si se atreven a hablar en contra, es evidente que quieren que millones de personas mueran a causa de productos defectuosos. Bueno, el mundo real muestra que el largo proceso de aprobación de la FDA, que consiste en tres fases de ensayos de medicamentos que pueden durar años, en realidad pone muchas vidas en riesgo. En el contexto actual de los coronavirus, la gente no tiene el lujo del tiempo, así que la burocracia está literalmente matándolos cuando no pueden acceder a tratamientos o medicamentos restringidos.

Aunque no vemos que se recorte el presupuesto de la FDA o que una organización privada como Underwriters Laboratories ocupe su lugar en un futuro próximo, los políticos están empezando a notar al menos que sus requisitos son evidentemente absurdos en ciertos aspectos. Las cabezas frías han prevalecido en la FDA, por el momento, ya que la agencia dio un nuevo kit de pruebas de coronavirus de autorización de uso de emergencia (EUA) después de semanas de retraso.

Sin embargo, no debemos dejar que la FDA se libere completamente. Como es de esperar de una agencia del gobierno, la FDA se está tomando su tiempo para aprobar los kits de pruebas caseras para el coronavirus COVID-19. En una nota similar, el multimillonario Elon Musk fue capaz de adquirir más de mil ventiladores de China y enviarlos a los hospitales de California junto con otros suministros como máscaras de respiración. Pero ninguna historia empresarial está completa sin su sección de burocracia. Musk inicialmente tuvo un inconveniente cuando las máscaras fueron retenidas en el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles. Afortunadamente, todos pudieron respirar un suspiro de alivio después de que la aduana y la FDA autorizaron los suministros.

No nos engañemos, sin embargo. Llamadas cercanas como estas podrían ser letales en circunstancias donde las restricciones de tiempo son aún menos flexibles.

Texas ofrece acciones de desregulación dirigidas por el nivel

Varios estados han dado órdenes de cerrar restaurantes y bares, lo que ha obligado a muchos negocios a limitar sus servicios a la comida para llevar. Algunos gobiernos, como el de Texas, bajo el mandato del gobernador Greg Abbott, han sido razonables en su enfoque para hacer frente a la crisis del coronavirus, levantando las normas sobre la entrega de alcohol y dejando que los restaurantes entreguen alcohol junto con las compras de alimentos, lo que antes estaba prohibido.

Además, Abbott se aseguró de renunciar a las regulaciones que habrían debilitado las cadenas de suministro de Texas frente a esta crisis. Los camiones que generalmente se limitan a entregar alcohol a las licorerías ahora pueden entregar suministros de comestibles a los supermercados. Esta medida sirve para reforzar las cadenas de suministro de Texas en un momento de incertidumbre. «Al renunciar a estas regulaciones, estamos agilizando el proceso para reponer los estantes de las tiendas de comestibles en todo el estado», declaró Abbott.

Los sistemas de atención de la salud de todo el país están sometidos a una gran presión, lo que ha llevado a las legislaturas estatales a ser más flexibles con sus reglamentos médicos, que de otro modo serían muy estrictos. El Estado de la Estrella Solitaria ha acelerado la concesión de licencias temporales a los médicos, asistentes y enfermeras que vienen de otros estados para ayudar a los profesionales de la salud de Texas. Estados como Maryland y Carolina del Sur han adoptado enfoques similares, reconociendo que sus restricciones médicas pueden ponerlos en un aprieto mortal a medida que aparecen más casos de coronavirus y no tienen suficiente personal para atenderlos. El gobierno federal pronto se puso al día con los estados cuando el vicepresidente Mike Pence anunció una nueva directiva proveniente del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) que ahora permite a los proveedores de atención médica tratar a los pacientes a través de las líneas estatales.

¡Sorpresa! Algo razonable de la TSA

Posiblemente una de las agencias gubernamentales más odiadas de los Estados Unidos, la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA, por sus siglas en inglés), mostró una pizca de decencia humana al permitir a los viajeros llevar en su equipaje de mano botellas de doce onzas de desinfectante para manos. Esto excede con creces el límite de 3,4 onzas al que están sujetos otros líquidos. Hablando de una exención para la destrucción de la tierra. Es casi como si las medidas de seguridad de la TSA fueran un teatro en el mejor de los casos y sólo hicieran de las experiencias de los viajeros un total dolor de cabeza. Pero en estos días, tomaremos lo que podamos conseguir.

Cualquier persona que respete las libertades civiles debe ser siempre escéptica sobre el papel que el gobierno juega durante una crisis. El efecto de trinquete no es ninguna broma, y cualquier poder que los organismos gubernamentales obtengan durante esta crisis se mantendrá y probablemente se ampliará después de que haya disminuido. Para evitar esos abusos de poder, no sólo hay que abogar por enfoques descentralizados de la gobernanza, sino también por la desregulación, mostrando cómo hay tanta reglamentación en los libros que los agentes privados y la sociedad civil se ven impedidos de aportar una solución a los numerosos problemas que la humanidad debe sortear.

La liberación de estos actores les permite cooperar de manera simbiótica con las entidades locales y estatales para hacer frente a estas crisis. Si nos limitamos a admitir que el gobierno debe tener el monopolio total de las respuestas en materia de salud, hacemos inevitable la centralización y dejamos que el gobierno federal aplaste a los gobiernos estatales, los municipios y los individuos más adelante.

El caso moral para la desregulación

El fetiche actual de los políticos por la regulación somete a cientos de miles de estadounidenses a penas criminales injustas, y una mayor expansión del exceso del gobierno pondrá al país en el camino del despotismo burocrático.

Este es un momento en el que los defensores del libre mercado deberían ir más allá de sus mundanos puntos de vista sobre la política fiscal y empezar a hablar más sobre las regulaciones que hacen que la vida cotidiana de la gente sea una molestia. La desregulación salva vidas, y deberíamos aprovechar esta oportunidad para demostrar cómo la gente libre a la que se le permite cooperar puede encontrar soluciones a los problemas de la sociedad.

Organizaciones como el Instituto de Empresas Competitivas ya han establecido que los reglamentos le cuestan al país una cantidad significativa en actividad económica, 1,9 billones de dólares para ser exactos. Imagine lo que los ciudadanos más emprendedores de América podrían hacer sin esas restricciones. En términos de costos humanos, las regulaciones pueden resultar mortales en escenarios de pandemia. Así que no estamos hablando sólo de números o abstracciones. Vidas reales y de carne y hueso están en juego cuando confiamos al estado regulador el dominio de nuestras actividades.

El camino hacia una política sólida no será fácil, pero sólo podemos esperar que el coronavirus sea la última clavija que reviente el globo reglamentario que los políticos han inflado imprudentemente durante su mandato. Las crisis no tienen por qué estar automáticamente asociadas a las tomas de poder. En cambio, pueden proporcionarnos oportunidades para avanzar y corregir algunos de los errores del pasado.

Author:

Contact José Niño

José Niño is a Venezuelan American freelance writer. Sign up for his mailing list here. Get his e-book The 10 Myths of Gun Control here. Follow him on Facebook and Twitter, or email him here.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire