Mises Wire

Home | Wire | Impuestos a través de un lente rothbardiano

Impuestos a través de un lente rothbardiano

  • tax

Etiquetas Impuestos y gastoIntervencionismo

Todos los estudiantes de economía se enfrentarán tarde o temprano al análisis neoclásico estándar de la pérdida de peso muerto de los impuestos. El objetivo de este análisis no es aclarar a qué deben destinarse los ingresos fiscales del gobierno, sino cómo y dónde debe gravar el gobierno para minimizar las distorsiones en la estructura del mercado, en cierto sentido, de forma que perjudique lo menos posible. Lo ideal es que el impuesto sea «neutral».

Murray Rothbard fue un pionero en el análisis de los impuestos desde un punto de vista austriaco o causal-realista.1 También escribió una importante crítica al análisis estándar de la economía del bienestar. Sin embargo, nunca se enfrentó a la teoría estándar de la pérdida irrecuperable de eficiencia de los impuestos, aunque sus ideas contienen la semilla para su refutación. Este artículo se basa en las ideas clave de Rothbard y desarrolla el análisis austriaco de la fiscalidad con este fin.2

El análisis convencional en el libro de texto de economía estándar es el siguiente. Tanto la oferta como la demanda en un mercado determinado se caracterizan por un mayor o menor grado de elasticidad de los precios. La elasticidad del precio mide la intensidad con la que la cantidad de un bien demandado u ofrecido responde a un cambio en el precio.

Por ejemplo, si la demanda en un mercado es inelástica, los consumidores compran cantidades similares del bien tanto a precios bajos como altos, es decir, la cantidad demandada no varía mucho cuando los precios cambian. Si, por el contrario, la demanda es elástica, entonces la cantidad demandada se desploma de forma relativamente brusca cuando suben los precios.

Por lo tanto, en un diagrama normal de oferta y demanda, la demanda elástica es relativamente plana y la inelástica relativamente empinada, como se muestra en la figura 1.

Figura 1: equilibrio del mercado con demanda inelástica y elástica

 

En todo mercado existe una tendencia al equilibrio, es decir, los bienes tienden a intercambiarse por un precio (p*) al que las cantidades demandadas y ofrecidas son idénticas (q*). Así pues, el equilibrio del mercado se encuentra en la intersección de la oferta y la demanda.

Un impuesto sobre un bien abre una brecha entre la oferta y la demanda. Los consumidores deben ahora pagar un precio más alto por el bien, y los productores se quedan con menos del precio pagado de lo que sería sin el impuesto. En lugar de un precio de equilibrio uniforme, ahora hay un precio bruto y un precio neto.

Incluso con impuestos, existe un equilibrio de mercado. Desde el punto de vista del consumidor, el precio bruto a pagar es decisivo. Desde el punto de vista del productor, es decisivo el precio neto, que es el que queda después de deducir los impuestos. Por lo tanto, en equilibrio, la cantidad demandada al precio bruto es exactamente igual a la cantidad ofrecida al precio neto. Este equilibrio sólo puede alcanzarse si se reduce la cantidad del bien que se intercambia en el mercado.

Figura 2: pérdida irrecuperable de eficiencia de los impuestos con una demanda inelástica y elástica

La pérdida irrecuperable de eficiencia es mayor cuanto más elástica es la demanda.

El gráfico 2 ilustra que la disminución de la cantidad intercambiada para un determinado esquema de oferta depende de la elasticidad de la demanda. Cuanto más elástico (plano) sea el esquema de demanda, más se reduce la cantidad intercambiada en el mercado debido al impuesto. El triángulo rojo corresponde a la cuña fiscal que se abre entre la oferta y la demanda. El tamaño de la cuña es una medida de la pérdida de bienestar derivada de los impuestos.

Esto es intuitivo: la reducción de la cantidad intercambiada corresponde a una eliminación de transacciones que serían mutuamente beneficiosas para productores y consumidores si no fuera por el impuesto. En este sentido, existe una pérdida de bienestar, normalmente llamada pérdida de peso muerto, que debe minimizarse por el bien de todos. La pérdida irrecuperable de eficiencia corresponde al tamaño de la cuña fiscal. Utilizando el análisis neoclásico estándar, se puede concluir que los mejores mercados para gravar son los que se caracterizan por una demanda especialmente inelástica.3 Allí la cuña será menor y la pérdida de peso muerto se minimizará.

El análisis estándar destaca un punto muy importante: existe una pérdida de bienestar por la imposición. Sin embargo, su conclusión dista mucho de ser convincente. Esto queda claro en cuanto ampliamos un poco la perspectiva. No basta con considerar únicamente los efectos directos de los impuestos en el mercado en el que se aplican. Hay que pensar también en los efectos indirectos de los impuestos sobre todos los demás mercados, es decir, sobre la economía en su conjunto.

Si la demanda en el mercado gravado es inelástica, el gasto total de los consumidores en ese mercado aumentará tras un incremento de los precios como el causado por los impuestos. Esto puede verse claramente en la figura 2. Si la demanda es inelástica (izquierda), el precio que los consumidores pagan por unidad del bien aumenta considerablemente, pero la cantidad suministrada sólo disminuye ligeramente. Por tanto, con el impuesto los consumidores gastan más dinero en general en este bien. Pero, ¿de dónde procede este gasto adicional?

El aumento del gasto no se materializa de la nada. Los consumidores, con una renta determinada, sólo pueden gastar más dinero en un bien si gastan menos en otro u otros bienes.4 Esto implica una pérdida adicional de bienestar por la imposición, pero que se produce en un mercado diferente. El aumento del gasto sólo puede financiarse si los consumidores reducen la demanda en al menos otro mercado. La figura 3 ilustra este escenario.

Figura 3: Pérdida total de bienestar por un impuesto sobre un bien con demanda inelástica

Existe una pérdida parcial adicional de bienestar en al menos otro mercado, porque la demanda se reduce para financiar el aumento del gasto total en el mercado donde se ha aplicado el impuesto.

Siguiendo el mismo razonamiento, podemos ver que cuando se aplica un impuesto a un bien con una demanda elástica, el gasto en este mercado disminuye. Es decir, los consumidores gastan menos en general en el bien gravado tras la aplicación del impuesto. Así, el gasto se desplaza a favor de otro mercado, en el que ahora aumenta la demanda. Esto, a su vez, provoca una ganancia parcial de bienestar que compensa parte de la pérdida de bienestar que se produce en el mercado donde se aplica el impuesto. Esto se ilustra en la figura 4.

Figura 4: pérdida total de bienestar por un impuesto sobre un bien con demanda elástica

Existe una ganancia parcial de bienestar en al menos otro mercado, en el que aumenta la demanda, ya que el gasto disminuye en el mercado en el que se aplica el impuesto, pero esta ganancia parcial de bienestar nunca puede anular completamente la pérdida derivada de la imposición. Se trata de un corolario del principio de preferencia revelada5: el conjunto de bienes elegido con el impuesto habría estado disponible sin el impuesto, pero los compradores prefirieron otro. Por lo tanto, la imposición de un impuesto siempre conduce a que los consumidores estén en peor situación de la que habrían tenido.

Por lo tanto, es evidente que el análisis estándar de la pérdida irrecuperable de eficiencia de los impuestos es engañoso. Sobreestima la pérdida total de bienestar cuando la demanda es elástica, y subestima la pérdida cuando es inelástica. El error surge porque las interrelaciones entre los bienes y los mercados quedan fuera del análisis estándar de equilibrio parcial. Sin embargo, en la teoría causal-realista de los precios, de la que Rothbard fue uno de los principales exponentes, estas relaciones causales se entienden claramente.

Conclusión:

El análisis neoclásico estándar de la pérdida irrecuperable de eficiencia derivada de los impuestos, conocido por numerosos libros de texto, se queda corto. Sólo tiene en cuenta los efectos directos de un impuesto en el mercado en el que se recauda y pasa por alto completamente los efectos indirectos del impuesto en otros mercados.

Además, la pérdida irrecuperable de eficiencia no es necesariamente menor si se aplica un impuesto a un bien que tiene una demanda inelástica en el mercado. Desde el punto de vista del consumidor, esto es bastante fácil de ver: la demanda de un bien es inelástica precisamente cuando el bien satisface una necesidad particularmente importante y no hay alternativas fácilmente disponibles, o sustitutos, en la terminología de la economía. La falta de sustitutos significa que los consumidores no pueden evitar el impuesto muy fácilmente. Desde el punto de vista de las finanzas públicas, éste puede ser un buen argumento. Desde el punto de vista de la economía del bienestar, no lo es.

Queda por decir que todo impuesto distorsiona el mercado. La cuestión es que las distorsiones no se producen necesariamente sólo en el lugar en el que se aplica el impuesto, sino que se extienden por toda la economía, ya que los individuos que actúan sustituyen los intercambios beneficiosos por los que impide la imposición (en el caso de la demanda elástica) o sacrifican los intercambios en otros mercados para mantener la reducción de la cantidad relativamente pequeña en el mercado gravado (en el caso de la demanda inelástica). Si se quiere minimizar la distorsión global y, por tanto, la pérdida de bienestar derivada de los impuestos, tendría más sentido centrarse en la reducción de impuestos que en la elasticidad de la demanda. Murray Rothbard llegó a esta misma conclusión en su ensayo «El mito de la fiscalidad neutral». Su conclusión, radical pero lógicamente ineludible, era que:

Nos vemos obligados, pues, a constatar puntos cruciales de los que los economistas del libre mercado parecen haber huido como de la mismísima peste. Que la fiscalidad neutra es un oxímoron; que el libre mercado y la fiscalidad son intrínsecamente incompatibles; y que, por tanto, o bien hay que renunciar al objetivo de la neutralidad, o bien hay que abandonar la propia institución de la fiscalidad.6

  • 1. Véase, por ejemplo,  Man, Economy, and State, cap. 12; y Power and Market, cap. 4, en Murray N. Rothbard, Man, Economy, and State with Power and Market, 2d scholar's ed. (Auburn, AL: Ludwig von Mises Institute, 2009); y Murray N. Rothbard, «The Myth of Neutral Taxation», «The Myth of Tax 'Reform», «The Consumption Tax: A Critique», «The Case against the Flat Tax», «The Uneasy Case for Degressive Taxation: A Critique of Blum and Kalven», «The Single Tax: Economic and Moral Implications», «The Value-Added Tax Is Not the Answer» y «A Reply to Georgist Criticisms», en Economic Controversies (Auburn, AL: Ludwig von Mises Institute, 2011), caps. 24-31, para algunas de las principales contribuciones de Rothbard sobre la fiscalidad.
  • 2. Para un análisis más detallado, véase nuestro documento de trabajo «A Causal-Realist Analysis of Deadweight Loss from Taxation», que se presentará en la Conferencia de investigación de economía austriaca de este año, los días 19 y 20 de marzo.
  • 3. La elasticidad de la oferta tiene el mismo efecto. Cuanto mayor sea, mayor será la pérdida de peso muerto.
  • 4. También podrían reducir sus existencias de efectivo, pero eso sería a lo sumo una solución a corto plazo, ya que la gente no puede retirar sus existencias de efectivo indefinidamente.
  • 5. Murray Rothbard, «Toward a Reconstruction of Utility and Welfare Economics», en The Logic of Action, vol. 1, (Londres: Edward Elgar, 1997), pp. 211-54.
  • 6. Véase Rothbard, «The Myth of Neutral Taxation», p. 501.
Authors:

Contact Tate Fegley

Tate Fegley is a Postdoctoral Associate at the Center for Governance and Markets at the University of Pittsburgh. Research Fellow at the Independent Institute.

Kristoffer Mousten Hansen

Kristoffer Mousten Hansen is a research assistant at the Institute for Economic Policy at Leipzig University. He received his PhD from the University of Angers and is a former Mises Institute research fellow. 

Contact Karl-Friedrich Israel

Karl-Friedrich Israel is an assistant professor in the department of economics and business at Western Catholic University in Angers, France. He is an organizing member of the Austrian Economics Meeting Europe and is a Mises Institute Research Fellow.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire