Mises Wire

Home | Wire | George Hearst: empresario en el molde de Mises

George Hearst: empresario en el molde de Mises

  • hearst

Etiquetas Reseñas de librosHistoria de EEUU

01/25/2022

¿Los empresarios se hacen o nacen? Con la aparición de programas de estudios empresariales en las universidades de todo el país, uno podría suponer que se pueden hacer, como los médicos o los arquitectos. La realidad es que la principal cualidad de un empresario no se puede enseñar: el estómago para arriesgarlo todo y seguir queriendo más. 

George Hearst era un verdadero empresario. Al crecer en Missouri, se dio cuenta de que la minería era más lucrativa que la agricultura y, como escribe Matthew Bernstein en George Hearst: Silver King of the Gilded Age, «apostó su vida fácil como esclavizador y terrateniente de Missouri por una oportunidad para el oro de California».

Pero Hearst estaba lejos de haber terminado con sus éxitos, y fracasos, en los campos de oro de California. Creía que había llegado tarde a la fiebre de California, y cuando recibió noticias de lo que se convertiría en la veta de Comstock, se dirigió a Virginia City (hoy en Nevada), para buscar plata. Haría otra fortuna.

Durante la primera mitad del libro de Bernstein, muy ameno y con abundantes notas a pie de página, Hearst estaba en bancarrota o era rico; no había nada intermedio. Hizo y perdió fortunas, pero nada le frenó. Tenía un olfato natural para encontrar oro y plata. Incluso después de casarse con Phoebe, que le dio un hijo, Willy, al que llamaron W.R. cuando creció y al que el mundo conoció como William Randolph, el mayor de los Hearst rara vez estaba en casa. Buscaba constantemente el siguiente gran golpe.

Por el camino, Hearst compró millones de acres de ranchos en el oeste y en México y crió cientos de miles de cabezas de ganado. Mientras que su pan de cada día era la minería, los talones de Aquiles de Hearst eran los bienes raíces de San Francisco, la especulación bursátil y la política. Pero tenía cinco mil hombres en nómina y su familia vivía de forma extravagante. «Simplemente no podían arruinarse», escribe Bernstein.

Con una vida que abarca de 1820 a 1891, Hearst conocería y se haría amigo de personajes como Mark Twain en Virginia City y apenas se perdería el tiroteo en el O.K. Corral de Tombstone en el que participaron los hermanos Earp, Doc Holliday y Curly Bill Brocius. Wild Bill Hickok recibiría un disparo en una mesa de juego en Deadwood justo antes de la llegada de Hearst, que acabaría ganando millones con la mina Homestake. Ambrose Bierce acabaría entrando en su nómina en el San Francisco Examiner

Los fans de la serie de HBO Deadwood reconocerán la mención que hace el autor del propietario del Gem Saloon, Al Swearengen, Calamity Jane y Seth Bulloch. Bernstein menciona la serie y el retrato que Gerald McRaney hace de Hearst como un sociópata. El autor cree que es demasiado duro. Los abogados libraron sus batallas, no los pistoleros.    

Hearst no era un boy scout. Se le acusó de sobornar a los jurados durante su juicio por asesinato en Deadwood, hubo el pleito de la Gran Minería en Pioche, y sobornó su camino hacia el Senado de los Estados Unidos. «Emblemático de la Edad Dorada, Hearst era patológicamente competitivo», escribe Bernstein.

Hearst cerró la mina Homestake con un poco de jiggery pokery para dar la falsa impresión de que era un fracaso y luego investigó personalmente y encontró las demarcaciones originales de la mina. Bernstein subraya: «Hearst demostró para siempre que en el gran juego de la fortuna no tenía rival». 

Fue la política la que puso de manifiesto la falta de educación y cultura de Hearst. El diario Los Angeles Times lo llamó «George Hearst sin cerebro», «un viejo ignorante, tan iletrado como el reverso de una lápida» y un «analfabeto de las bolsas de dinero».

Las fuentes de Bernstein incluyen varias cartas de Phoebe y W.R. a George, pero también periódicos de la época que parecían informar de todas y cada una de las idas y venidas de Hearst. El Pioche Daily Record se cita a menudo. Situada a 180 millas al noreste de Las Vegas, Pioche era una floreciente ciudad de la plata. Pero el último censo de 2010 situaba la población de la ciudad en poco más de mil habitantes y actualmente no existe ningún periódico. El Daily Record sólo se publicó de 1872 a 1876.   

Mark, propietario del boletín minero IKN Weekly, escribe: «Aparte de la agricultura, no hay otro sector de la industria que haya creado más riqueza real para la sociedad humana que la industria minera, y el simple hecho de tomar una parte de la corteza terrestre, procesarla y vender el producto para obtener un beneficio es la esencia misma del capitalismo».

Para ilustrarlo, hay pasajes en el libro de Bernstein que harían que el corazón de un geólogo se detuviera. Por ejemplo, al describir la mina de cobre de Anaconda, cerca de Butte (Montana): «Hearst contrató un molino y siguió hundiendo. Treinta pies después dieron con un lecho de cobre puro. Siguiendo con la excavación, descubrieron que el lecho tenía entre treinta y cuarenta pies de ancho y descendía más de mil pies. En otras palabras, era el mayor hallazgo de cobre del planeta». Puro implica 100 por ciento de cobre. Hoy en día, los mineros esperan perforar pozos que contengan un 1% de cobre.

Ludwig von Mises escribió en Acción humana: «Para tener éxito en los negocios un hombre no necesita un título de una escuela de administración de empresas. Estas escuelas forman a los subalternos para trabajos rutinarios. Ciertamente, no forman a los empresarios. Un empresario no puede ser entrenado. Un hombre se convierte en empresario aprovechando una oportunidad y llenando el vacío. No se requiere ninguna educación especial para ese despliegue de juicio agudo, previsión y energía».

George Hearst era exactamente a quien Mises describía.

Author:

Doug French

Douglas French is President Emeritus of the Mises Institute, author of Early Speculative Bubbles & Increases in the Money Supply, and author of Walk Away: The Rise and Fall of the Home-Ownership Myth. He received his master's degree in economics from UNLV, studying under both Professor Murray Rothbard and Professor Hans-Hermann Hoppe.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Wikimedia
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire