Mises Wire

Home | Wire | ¿Es el dinero una creación del gobierno?

¿Es el dinero una creación del gobierno?

  • pixabay

Etiquetas Dinero y Banca

03/04/2021

Según algunas teorías, como la Teoría monetaria moderna (TMM), el dinero se origina por decreto del gobierno. El dinero según la TMM es lo que el Estado decide que sea.

Siguiendo las ideas del economista alemán Georg Knapp, la Teoría monetaria moderna (TMM) considera el dinero como una ficha. Por ejemplo, cuando un individuo deposita un abrigo en el guardarropa de un teatro, recibe un disco de lata o un recibo de papel. Este recibo o disco es una prueba de que el individuo tiene derecho a exigir la devolución de su abrigo.

Según la TMM, el material utilizado para fabricar las fichas es irrelevante: puede ser oro, plata o cualquier otro metal, o incluso puede ser papel.

Según esta teoría, el dinero se establece porque el Estado obliga a las personas a pagar impuestos con el dinero que el Estado ha decidido.

Los impuestos estatales deben pagarse con las fichas monetarias emitidas por el Estado. El Estado intercambia fichas vacías por bienes y servicios producidos por los particulares. A continuación, exige a los particulares que paguen los impuestos con parte de las fichas.

El Estado también tiene la capacidad de controlar el valor del dinero a través de su declaración de cuánto está dispuesto a pagar por una determinada mercancía producida por el sector privado.

En el marco de la TMM, el dinero simbólico se considera un recibo sobre los recursos de la economía. El dinero simbólico que posee un individuo se considera su derecho a una parte de los recursos. Los individuos han intercambiado bienes y servicios por un recibo que les da el gobierno.

Los individuos que han generado bienes y servicios son reconocidos por ello mediante las fichas que les entrega el gobierno. Dado que los individuos son los propietarios de los bienes y servicios, pueden ejercer su derecho sobre estos bienes y servicios cuando lo consideren necesario.

En sus escritos, Carl Menger planteó dudas sobre la solidez de la opinión de que el origen del dinero es la proclamación gubernamental. Según Menger en Sobre los orígenes del dinero,

Un acontecimiento de tan alta y universal significación y de notoriedad tan inevitable, como el establecimiento por ley o convención de un medio de cambio universal, habría sido ciertamente retenido en la memoria del hombre, tanto más ciertamente cuanto que habría tenido que realizarse en un gran número de lugares. Sin embargo, ningún monumento histórico nos da noticias fidedignas de ninguna transacción que confiera un reconocimiento distinto a los medios de cambio ya en uso, o que se refiera a su adopción por parte de pueblos de cultura comparativamente reciente, y mucho menos que atestigüe una iniciación de las primeras épocas de la civilización económica en el uso del dinero.

¿Tiene sentido que el gobierno pueda obligar a los individuos a utilizar tokens en las transacciones entre ellos? ¿Por qué iba a aceptar alguien un token como pago si el gobierno acepta estos tokens como pago de impuestos? Intentemos otro enfoque.

El origen del dinero

Para establecer el origen del dinero tenemos que averiguar cómo evolucionó una economía que utiliza el dinero. El dinero surgió por el hecho de que el trueque no podía sostener la economía de mercado. La característica distintiva del dinero es su función como medio general de intercambio. Ha evolucionado a partir de la mercancía más comercializable. Sobre esto Mises escribió en La teoría del dinero y del crédito,

Habría una tendencia inevitable a que las mercancías menos comercializables de la serie utilizada como medio de intercambio fueran rechazadas una a una hasta que al final sólo quedara una única mercancía, que fuera empleada universalmente como medio de intercambio; en una palabra, el dinero.

Del mismo modo, Rothbard escribió en «¿Qué ha hecho el gobierno a nuestro dinero?»,

Al igual que en la naturaleza existe una gran variedad de habilidades y recursos, también existe una variedad en la comerciabilidad de los bienes. Algunos bienes son más demandados que otros, algunos son más divisibles en unidades más pequeñas sin pérdida de valor, algunos son más duraderos durante largos periodos de tiempo, algunos son más transportables a grandes distancias. Todas estas ventajas hacen que la comercialización sea mayor. Es evidente que, en toda sociedad, los bienes más comercializables serán seleccionados gradualmente como medio de intercambio. A medida que se seleccionan más y más como medios de comunicación, la demanda de los mismos aumenta debido a este uso, por lo que se vuelven aún más comercializables. El resultado es una espiral que se refuerza: una mayor comerciabilidad provoca un mayor uso como medio, lo que provoca una mayor comerciabilidad, etc. Finalmente, una o dos mercancías se utilizan como medios de comunicación generales -en casi todos los intercambios- y se denominan dinero.

Por lo tanto, el dinero es la cosa por la que se intercambian todos los demás bienes y servicios. Esta característica fundamental del dinero debe contrastarse con otros bienes. Por ejemplo, la característica de los alimentos es que proporcionan el sustento necesario a los seres humanos.

La característica de los bienes de capital es que permite la expansión de la infraestructura que a su vez permite la producción de una mayor cantidad de bienes y servicios.

Al contrario de lo que dice la TMM, la esencia del dinero no tiene nada que ver con el pago de impuestos al gobierno. Además, según Rothbard en «¿Qué ha hecho el gobierno a nuestro dinero?»

El dinero no es una unidad de cuenta abstracta, divorciable de un bien concreto; no es una ficha inútil que sólo sirve para intercambiar; no es un «reclamo a la sociedad; no es una garantía de un nivel de precios fijo. Es simplemente una mercancía. Se diferencia de otras mercancías en que se demanda principalmente como medio de intercambio.

Y en El misterio de la banca, escribe,

Además, el dinero no se origina ni puede originarse por orden del Estado o por una especie de contrato social acordado por todos los ciudadanos; debe originarse siempre en los procesos del libre mercado.

El dinero se demanda porque tiene un valor de cambio; es intercambiable en términos de otros bienes y servicios. El beneficio que ofrece es su poder adquisitivo, es decir, su precio. Por lo tanto, para que algo sea aceptado como dinero, debe tener un poder adquisitivo preexistente, un precio.

Ahora bien, sabemos que la ley de la oferta y la demanda puede explicar el precio de un bien. Del mismo modo, parecería que la misma ley debería explicar el precio del dinero. Sin embargo, hay un problema con esta forma de pensar; ya que la demanda de dinero surge porque el dinero tiene poder adquisitivo. Sin embargo, si la demanda de dinero depende de su poder adquisitivo, ¿cómo puede explicarse el poder adquisitivo del dinero mediante la demanda?

Parece que estamos atrapados aquí en una trampa circular, ya que el poder adquisitivo del dinero se explica por la demanda de dinero, mientras que la demanda de dinero se explica por su poder adquisitivo. La circularidad parece poner en duda el proceso de selección histórica del dinero, tal y como lo describen Mises y Rothbard, y parece dar solvencia a la opinión de que la aceptación del dinero es el resultado de un decreto gubernamental.

El teorema de regresión de Mises resuelve el problema de la circularidad

En sus escritos, Mises en Acción humana resolvió el problema de la circularidad y mostró cómo el dinero se convierte en aceptado. Comenzó su análisis señalando que la demanda de dinero de hoy está determinada por el poder adquisitivo del dinero de ayer.

En consecuencia, para una oferta determinada de dinero, se establece a su vez el poder adquisitivo de hoy. A su vez, la demanda de dinero de ayer quedó fijada por el poder adquisitivo del dinero del día anterior. Por lo tanto, para una determinada oferta de dinero, se fijó el precio del dinero de ayer. El mismo procedimiento se aplica a los períodos anteriores.

Al retroceder en el tiempo, acabaremos llegando a un momento en el que el dinero era una simple mercancía en la que la demanda y la oferta fijaban su precio.

La mercancía tenía un valor de cambio en términos de otras mercancías, es decir, su valor de cambio se estableció en un trueque. El día en que una mercancía se convierte en dinero ya tiene un poder adquisitivo o precio establecido en términos de otras mercancías.

Este poder adquisitivo nos permite fijar la demanda de esta mercancía como dinero. Esto, a su vez, para una oferta determinada, establece su poder adquisitivo el día en que esta mercancía empieza a funcionar como dinero.

Una vez establecido el precio del dinero, sirve de base para establecer el precio del dinero de mañana. Por lo tanto, sin la información de ayer sobre el precio del dinero, no se puede establecer el poder adquisitivo del dinero de hoy.

En cuanto a los demás bienes y servicios, no es necesario el historial para determinar los precios actuales. Ya que la demanda de estos bienes surge por los beneficios percibidos al consumirlos.

La ventaja que ofrece el dinero es que puede cambiarse por bienes y servicios. En consecuencia, es necesario conocer el poder adquisitivo del dinero en el pasado para establecer la demanda actual del mismo. Además, el teorema de regresión demuestra que el dinero debe surgir como una mercancía y no como una ficha vacía.

Además, siguiendo el teorema de regresión, también podemos deducir que si el gobierno impusiera su propio dinero, se correría el riesgo de destruir el sistema monetario actual. (Nótese que el sistema monetario actual sobrevive gracias al vínculo histórico con el dinero elegido por el mercado, que es el oro).

Esto, a su vez, va a socavar la división del trabajo y, a su vez, la economía de mercado. Esto, a su vez, corre el riesgo de sumir al mundo en una existencia primitiva con un drástico colapso del nivel de vida de los individuos.

El marco de la TMM y la creación de riqueza

En el mundo de la TMM, dado que el dinero es creado por el gobierno y dado que el gobierno es capaz de imprimir libremente tanto dinero como necesite, el gobierno, por implicación, tiene el mando sobre cantidades ilimitadas de riqueza real.

Si el gobierno determina lo que debe considerarse como dinero y cuál va a ser su valor, esto significa también que el gobierno dicta el tipo de cambio entre el dinero y los bienes y servicios. Esto significa que los precios son fijados por el gobierno y que pasa por alto las fuerzas del mercado. La teoría económica demuestra que esta conducta conduce a un uso ineficiente de los recursos y, a su vez, al empobrecimiento económico. Un ejemplo en este sentido es el colapso de la antigua Unión Soviética y la incapacidad de economías planificadas como Cuba y Corea del Norte para alimentar a su población.

Conclusión:

Utilizando el teorema de regresión de Mises, podemos deducir que no es posible que el dinero haya surgido por un decreto gubernamental como sugiere la teoría monetaria moderna (TMM).

Porque el decreto no puede otorgar poder adquisitivo a una cosa que el gobierno proclama que se convertirá en el medio de cambio. El teorema de regresión muestra que el dinero debe surgir como una mercancía.

Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Pixabay
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire