Mises Wire

Home | Wire | Eliminen el FBI

Eliminen el FBI

  • fbi

05/17/2023

El abogado especial John Durham publicó el lunes su informe sobre el papel del FBI en la investigación de la supuesta colusión de la campaña de Donald Trump con Rusia en 2016. Esta investigación, cuyo nombre en clave es «Crossfire Hurricane», había sido —según el informe de Durham—  «rápidamente» abierta como una investigación en toda regla en respuesta a «información de inteligencia no evaluada» por personal del FBI «sin haber hablado nunca con las personas que proporcionaron la información.»

Durham muestra que la investigación había sido impulsada en gran medida por el agente del FBI Peter Strzok, un hombre conocido por ser políticamente hostil al candidato Trump. Durham también señala una curiosa diferencia entre el entusiasmo del FBI por investigar a Trump, y los procedimientos más cautelosos de la agencia utilizados en la investigación de la campaña de Hillary Clinton:

La rapidez y el modo en que el FBI abrió e investigó el huracán Crossfire durante la temporada de elecciones presidenciales, basándose en información de inteligencia bruta, no analizada y no corroborada, también reflejaron un notable alejamiento de la forma en que abordó asuntos anteriores relacionados con posibles intentos de planes de injerencia electoral extranjera dirigidos contra la campaña de Clinton.

Durham llegó a la conclusión de que

Una evaluación objetiva y honesta de estos hilos de información debería haber llevado al FBI a cuestionar no sólo la predicción del Huracán Crossfire, sino también a reflexionar sobre si el FBI estaba siendo manipulado con fines políticos o de otro tipo. Desgraciadamente, no fue así.

Por el contrario, el FBI incurrió en una «falta de rigor analítico, un aparente sesgo de confirmación y una excesiva disposición a confiar en la información procedente de personas relacionadas con adversarios políticos.»

En conjunto, el informe Durham pinta un cuadro de un FBI muy poco profesional que aparentemente da luz verde a investigaciones basadas en las agendas políticas de los agentes y en rumores políticamente convenientes. Durham lo resume así: El FBI y el Departamento de Justicia «no cumplieron su misión de estricta fidelidad a la ley».

El informe fue tan condenatorio que incluso Jake Tapper de CNN admitió que es «devastador para el FBI», y que las conclusiones del informe sirven como recordatorios adicionales de que los agentes del FBI —incluidos muchos en el liderazgo— desempeñaron papeles clave en la promoción del mito del «Rusiagate». Esta fue la falsa narrativa de que la administración Trump había trabajado con el régimen ruso para amañar las elecciones de 2016. El mito alimentó años de investigaciones del Congreso. Los medios de comunicación utilizaron la investigación del FBI como justificación para años de ataques especulativos contra la administración Trump. La historia desacreditada del Rusiagate incluso le valió a algunos periodistas un premio Pulitzer.

Todo este asunto ha ayudado a ilustrar cómo los agentes del FBI —al igual que los banqueros centrales, los burócratas de los CDC y los generales del Pentágono— son tecnócratas altamente políticos, y difícilmente «servidores públicos» desapasionados y servilmente dedicados a la profesionalidad y la precisión. Mantener esta fachada, sin embargo, ha sido durante mucho tiempo un aspecto importante de la formación y la política del FBI. El propio Durham da por sentado que el FBI debe actuar para «reducir el riesgo de que se dañe su reputación». No es sorprendente, entonces, que un aspecto de la condena de Durham al FBI sea el «grave daño a la reputación» de la oficina como resultado de su participación en la promoción del mito de la colusión Trump-Rusia.

Esperemos que Durham esté en lo cierto. Un grave daño a la reputación del FBI es justo lo que se necesita, ya que el FBI generalmente goza de un alto grado de aprobación pública que es totalmente injustificada. Ya es hora de una evaluación más realista del FBI por lo que es: una agencia innecesaria, inconstitucional e incompetente. Además, los agentes del FBI llevan mucho tiempo mostrando un desprecio por los derechos humanos básicos, y en su lugar funcionan como una «policía secreta» federal partidista diseñada para proteger a los poderosos a expensas de los americanos de a pie. Esta organización debería ser descentralizada, desfinanciada, despojada de sus poderes y, en última instancia, abolida. No hay nada que haga el FBI que la inteligencia militar y la policía estadual y local no puedan hacer por sí solas.

El FBI: un largo historial de criminalidad y fracasos

La larga tradición del FBI de hacer caso omiso de la ley para atrapar a los «malos» ofrece demasiados ejemplos como para relatarlos aquí. Sin embargo, James Bovard, en su artículo «The FBI's Forgotten Criminal Record» (Los antecedentes penales olvidados del FBI), nos recuerda muchas acciones vergonzosas del FBI, desde la detención de disidentes durante las guerras hasta la quema de mujeres y niños hasta la muerte en Waco. También están, por supuesto, los esfuerzos ilegales del FBI contra activistas por la paz bajo COINTELPRO e innumerables casos de chantaje, intimidación y espionaje ilegal.

Bovard también ha catalogado cómo el FBI ignora rutinariamente la ley en sus propias investigaciones, y en su lugar emplea tácticas utilizadas durante mucho tiempo por organizaciones que podríamos describir con precisión como «policía secreta.» Él escribe:

Según Politifact, el FBI no es una «agencia policial secreta» porque «el FBI se rige por leyes, no por caprichos». Pero hace cinco años supimos que el FBI enseña explícitamente a sus agentes que «el FBI tiene la capacidad de doblegar o suspender la ley para atentar contra la libertad de los demás.» Ningún funcionario del FBI fue despedido o castigado cuando se filtró ese dato porque ha sido el código tácito del FBI durante eones. Del mismo modo, un curso de ética de la academia del FBI enseñaba a los nuevos agentes que los sujetos de las investigaciones del FBI han «perdido su derecho a la verdad».

Podría decirse que incluso peor que la rutinaria relación casual del FBI con la ley es el historial de fracasos del FBI contra verdaderos criminales. Lo más notable, por supuesto, es cómo el FBI chapuceó las investigaciones sobre Al-Qaida. En su libro Enemies of Intelligence: Knowledge and Power in American National Security, Richard K. Betts señala que la CIA tuvo un papel central en el fracaso del gobierno federal a la hora de impedir el 11-S, aunque la incompetencia del FBI fue quizá la más amplia. Escribe:

El FBI fue el que más cayó. ... El FBI no organizó una investigación completa sobre Zacarias Moussaoui [miembro de Al Qaeda y conspirador del 11-S], un estudiante de una escuela de vuelo de Minnesota. Los agentes descubrieron que tenía creencias yihadistas, una gran cantidad de dinero en el banco y un historial sospechoso de viajes por Pakistán y sus alrededores. ...Sin embargo, los agentes del FBI no obtuvieron una orden para registrar el ordenador de Moussaoui porque no pudieron encontrar una causa probable suficiente para cumplir lo que ellos pensaban que eran las normas legales requeridas. Más tarde se reveló que su comprensión de las limitaciones legales era incorrecta.

El FBI no sólo hace caso omiso de la ley cuando ésta se interpone en su chantaje a ciudadanos respetuosos de la ley, sino que ni siquiera conoce la ley cuando se trata de investigar a terroristas reales.  Compárese esta actitud displicente hacia Moussaoui con la presteza y el gusto con que el FBI persiguió a los no terroristas en Waco, o cómo el FBI ha perseguido a los intrusos de poca monta y a los vándalos que participaron en los disturbios del 6 de enero.

El FBI no ha mejorado mucho en los más de 20 años transcurridos desde el 11 de septiembre. El FBI nunca asumió ninguna responsabilidad por sus fracasos del 11-S, y su ineficacia e incompetencia fueron recompensadas con mayores presupuestos y más poder. Ahora el FBI dedica su tiempo a perseguir a los padres que expresan opiniones políticas a los consejos escolares de una manera que no le gusta al FBI. El FBI también espía a las parroquias católicas a las que considera implicadas en diversos delitos de pensamiento.

No satisfecho con su propia falta de responsabilidad y corrupción, el FBI también proporciona medios para que las fuerzas policiales locales eludan la ley. En las últimas décadas, muchos gobiernos locales han intentado mejorar la rendición de cuentas de la policía poniendo límites a la inmunidad policial y exigiendo el uso de dispositivos como las cámaras corporales.  Sin embargo, el FBI proporciona a la policía local una forma de eludir estas leyes. El gobierno federal ha inventado «grupos de trabajo conjuntos» que delegan en la policía local para que trabaje con el FBI y otras agencias federales. Simone Weichselbaum señala cómo estos agentes federales de facto no necesitan utilizar cámaras corporales y emplean un estándar más bajo en el uso de la fuerza. También es una fuente de ingresos para los burócratas locales, como ha demostrado USAToday:

Los más de 1.100 grupos de trabajo conjuntos del país incluyen a miles de policías, ayudantes del sheriff y policías estaduales que colaboran con agentes federales. Los funcionarios locales y estaduales que prestan servicio en los grupos de trabajo federales siguen estando en nómina de la agencia que los emplea, pero pueden ganar fácilmente horas extraordinarias pagadas por el gobierno federal.

Dado el trato especial del que disfrutan los agentes del FBI, no es de extrañar que resulte que muchos de ellos sean directamente ladrones. Por ejemplo, el FBI se incautó de unos 86 millones de dólares en efectivo de cientos de cajas de seguridad de U.S. Private Vaults en una redada realizada en marzo de 2021.  Los documentos judiciales muestran ahora que, para obtener la orden de llevar a cabo este atraco, el FBI mintió al juez que emitió la orden. Además, el FBI «omitió en su solicitud de orden judicial una parte central del plan del FBI: La confiscación permanente de todo lo que hubiera dentro de cada caja que contuviera al menos 5.000 dólares en efectivo o bienes, según declaró recientemente un alto agente del FBI». No está claro si realmente se acusó a alguien de algún delito real como resultado de esta incautación masiva de bienes.  Este entusiasmo por confiscar propiedad privada sin ninguna condena penal no es raro. El FBI ha desempeñado un papel central en la incautación por parte del gobierno federal de 50 dólares de propiedad privada de ciudadanos particulares, la mayoría de ellos sin supervisión judicial.

Cuando no está robando cenizas incineradas y reliquias familiares, el FBI está ocupado impulsando teorías descabelladas como el «análisis de llamadas al 911». El FBI lleva años organizando «cursos de formación» para policías locales en los que se enseña al personal policial que se pueden analizar las llamadas al 911 para determinar la culpabilidad de las personas que llaman para denunciar la muerte de seres queridos. No hay ninguna investigación o ciencia detrás de esta moda avalada por el FBI.

Por supuesto, si te preocupan los verdaderos criminales, no esperes ninguna ayuda del FBI. El FBI ha llegado recientemente a un acuerdo con las familias y las víctimas de los tiroteos de Parkland, Florida, en 2018, después de que el FBI no diera seguimiento a las pistas sobre el pistolero. El FBI admite que no siguió sus propios protocolos. Tal vez lo más notorio en los últimos años es la negativa del FBI a investigar a Larry Nassar, el hombre que ahora cumple 100 años de prisión por agredir sexualmente a niñas menores de edad. El FBI hizo caso omiso de las peticiones de investigar durante dos años, y las víctimas están ahora demandando por 130 millones de dólares en daños y perjuicios.

En respuesta a todo esto, el FBI siempre está lleno de excusas sobre cómo están reformando las cosas y poniendo en marcha nuevas «políticas» que lo arreglarán todo. Sin embargo, los altos funcionarios prácticamente nunca son despedidos o sancionados, y el FBI disfruta de presupuestos crecientes año tras año. El verdadero historial, sin embargo, es el de una agencia sin capacidad de respuesta que ignora los delitos reales y se centra en delitos no penales políticamente convenientes y políticamente gratificantes, como la «conspiración sediciosa».

Esto es tanto más penoso cuanto que el FBI es totalmente innecesario e inútil. Incluso si ignoramos el hecho de que no hay ninguna disposición en la Constitución de los EE.UU. para una fuerza de policía federal, no obstante, es evidente que el FBI, que ahora se anuncia principalmente como una organización de inteligencia, es simplemente duplicar el trabajo de un sinnúmero de otras organizaciones en este sentido. En la actualidad hay al menos 18 organizaciones de inteligencia financiadas por los pagadores de impuestos de los EEUU.

Además, la persecución de cualquier delito real no requiere una capa adicional de la ley federal. El fraude, el robo, el asesinato y la agresión ya son ilegales en todos y cada uno de los estados de los EEUU. Si para mantener la ley y el orden es necesaria una enorme fuerza policial que se extienda por todo el continente, ¿cómo es que Europa se las arregla para sobrevivir sin una policía de ámbito europeo? Las organizaciones de intercambio de datos como INTERPOL —que cuenta con agentes sin poder para detener o iniciar sus propias investigaciones— se las arreglan de alguna manera para funcionar. El FBI argumentará sin duda que aporta recursos valiosos a las fuerzas policiales con escasez de efectivo cuando se necesitan más recursos. Sin embargo, el FBI sólo tiene acceso a estos recursos porque el gobierno federal extrae primero más de 10.000 millones de dólares de los pagadores de impuestos estaduales y locales, y luego se los entrega al FBI para que «ayude» a los locales.

El informe Durham es sólo el último indicio de la verdadera naturaleza del FBI.  En un ensayo de 2020, Angelo Codevilla examinó la podredumbre en el núcleo del FBI. Él va demasiado fácil en el FBI en las primeras décadas, pero tenía razón suficiente cuando se trataba de la situación actual de la agencia. Escribió:

De este modo, los agentes del FBI se convirtieron en burócratas al uso que aprendieron a actuar bajo el supuesto de que todos los americanos tenían las mismas probabilidades de ser objeto de investigación. Sustituyeron las distinciones por las que habían operado anteriormente por el clásico imperativo burocrático: cuidar de uno mismo asegurándose de complacer a los poderosos.

Esta apreciación es ahora más acertada que nunca.

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is executive editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and Power and Market, but read article guidelines first. Ryan has a bachelor's degree in economics and a master's degree in public policy, finance, and international relations from the University of Colorado. He was a housing economist for the State of Colorado. He is the author of Breaking Away: The Case of Secession, Radical Decentralization, and Smaller Polities and Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
FBI