Mises Wire

Home | Wire | El socialismo no tiene nada de natural

El socialismo no tiene nada de natural

  • socialism1_1.PNG
0 Views

Tags Socialismo

09/13/2019

La idea socialista tiene muchas formas y sabores; sin embargo, se pueden observar tres caminos principales hacia el socialismo. Son la socialización de los medios de producción, la redistribución de la riqueza y la colectivización de la conciencia. Diferentes movimientos socialistas utilizan estos tres enfoques en diferentes grados.

Los marxistas ortodoxos y los marxistas-leninistas consideran la expropiación total de la propiedad privada como la vía principal hacia una sociedad socialista. Los fascistas italianos y los nacionalsocialistas alemanes permitieron la propiedad privada de jure, pero establecieron de facto el control total sobre todas las esferas de las actividades económicas. La subyugación del individuo a lo colectivo, que es la colectivización de la conciencia, y la redistribución de la riqueza fueron sus caminos preferidos hacia el socialismo. En todos estos casos, sin embargo, encontramos que el totalitarismo es un denominador común, y los regímenes más odiosos del siglo XX utilizaron la colectivización de la conciencia al máximo.

«Socialistas» evolucionistas

La socialdemocracia, o socialismo democrático, como se le conoce en Estados Unidos, eligió un camino intermedio. Los socialistas evolucionistas no han pedido explícitamente la expropiación de la propiedad privada, ni han abogado por el establecimiento de un Estado totalitario. Por el contrario, han estado apoyando a las instituciones democráticas y a las empresas privadas, especialmente cuando están en la oposición. Su modus operandi es socavar gradualmente el capitalismo desde dentro y presentar este proceso como un desarrollo natural de la sociedad humana.

Las guerras mundiales desempeñaron un papel crucial en el establecimiento de la socialdemocracia como la principal fuerza de la izquierda en los países post-industrializados. Así, el fascismo, el nacionalsocialismo y el comunismo se habían desacreditado a los ojos de la mayoría de la gente. Los dos primeros fueron quemados en las llamas de la Segunda Guerra Mundial; el segundo fue asfixiado durante la Guerra Fría. Así, la izquierda tenía un claro ganador: la socialdemocracia. Los anarquistas, sindicalistas y el resto de los marxistas y fascistas no habían desempeñado un papel significativo en la vida política de Europa y Norteamérica. En vez de eso, actuaron como espantapájaros que recordaban a todos: «mejor yo (socialismo suave) que ellos».

Moralidad e igualdad

La base filosófica de la socialdemocracia es el concepto kantiano de la auto-integridad de la persona humana de la que (según ellos) sigue la justificación ética del socialismo. Los socialistas demócratas abogan por la igualdad económica como principio moral y tratan de ganarla mediante el mecanismo de redistribución de la riqueza. Numerosos programas sociales son impulsados por la redistribución de la riqueza que la sociedad debe apoyar de acuerdo con los más altos estándares morales. Tan pronto como una nueva idea de orientación social encuentre su lugar en la ley de la tierra, la próxima generación de personas la considerará como un hecho y ni siquiera sospechará que era posible vivir sin esas reglas. Además, será casi imposible hacer retroceder algunas leyes de estilo socialista. Por ejemplo, la idea de abolir la Ley de Seguridad Social sería considerada absurda por muchos.

La doctrina socialista basada en la moral superior ha penetrado constantemente en los gobiernos, el mundo académico, los medios de comunicación y las instituciones internacionales a lo largo de los años. El socialismo se inyectaba en pequeñas dosis invocando argumentos éticos del más alto grado en beneficio de algunos grupos o individuos o de la sociedad humana en su conjunto. La clave del éxito del socialismo evolucionista ha sido su gradualismo y firmeza. Ha ayudado a enmascarar las transformaciones socialistas como mejoras continuas de la sociedad humana debido a la aceptación de cualidades morales cada vez más elevadas y a la defensa de causas nobles. Por ejemplo, la izquierda contemporánea utiliza el deseo de «salvar el planeta» como pretexto para inyectar aún más socialismo en el cuerpo de las sociedades libres.

No es una evolución natural

El siglo XX fue el siglo del gasto. Todos los países desarrollados registraron un crecimiento constante del gasto social, desde prácticamente cero a finales del siglo XIX hasta un máximo de casi el 32% del PIB, como fue el caso de Francia, ilustrado en la Foto 1.

spending_0.png

Foto 1. Gasto público social en los países de la OCDE (% del PIB)

La burocracia internacional, al revisar el panorama, ve una tendencia de «progreso», los cambios positivos en la sociedad y la única forma racional de desarrollo humano. Sin embargo, los defensores del libertarismo económico ven, como dijo el poeta, «el otro lado del arco iris»: el asalto gradual al capitalismo y la inyección del socialismo que se camuflan como un progreso evolutivo real. Hasta ahora, los socialistas han logrado persuadir falsamente a la gente de que una transformación socialista es una forma natural de evolución humana.

Pero no lo es. Por el contrario, el socialismo democrático requiere intervenir constantemente en la libre elección de los seres humanos en el mercado.

Sin embargo, la noción de redistribución de la riqueza es el principio central del socialismo democrático, por lo que estos socialistas se preocupan más por la redistribución de la riqueza planificada centralmente que por la producción de riqueza. Y esto ilustra la principal diferencia entre las economías libres y las economías de planificación socialista. Los socialistas quieren redistribuir la riqueza de una manera que se ajuste a los planificadores del gobierno. Pero los defensores de las elecciones libres buscan permitir que los individuos libres distribuyan los recursos a través del mercado, donde la riqueza se construye en proporción a lo mucho que uno sirve a los demás. Los socialistas democráticos están comprometidos a romper ese sistema natural y proporcional a través de la redistribución de la riqueza, que en esencia es una expropiación latente y continua de la propiedad privada.

En consecuencia, el socialismo democrático es peligroso como otros sabores del socialismo y no constituye un desarrollo natural de la sociedad humana. Por el contrario, es una construcción artificial que lleva a las naciones a un callejón sin salida evolutivo. Todos los países que practicaron el socialismo de varios sabores nunca han logrado la igualdad económica, sino más bien la igualdad en su miseria. La historia de las ex repúblicas soviéticas muestra que la única salida de la pobreza y de la decadencia moral es abrazar de nuevo el capitalismo.

Allen Gindler is a scholar from the former U.S.S.R., specializing in Political Economy, Econometrics, and Industrial Engineering. He taught Economic Cybernetics, Standard Data Systems, and Computer-Aided Work Design in the Khmelnytskyi National University, Ukraine. He is currently a private consultant to IT industry on Database Administration and Cryptography. As a hobby, he is interested in political philosophy, history, population genetics, and Biblical archaeology. He has published articles and opinion pieces in Mises Wire, American Thinker, Foundation for Economic Education, and Biblical Archaeology Review.

Image source:
Getty

Add Comment

Shield icon wire